jueves, 10 de agosto de 2006

Ley Bosman para la política (II)

Foto vista en Escolar.net:


Alberto Núñez Feijoo, líder del PP gallego, demostrando el escaso pudor que los políticos españoles tienen a la hora de hacerse la foto. Ni en las peores circunstancias se cortan. Por un puñado de votos.

Ley Bosman para la política YA!

miércoles, 9 de agosto de 2006

Galicia se quema

Foto vista en 20 Minutos:
Parece mentira, pero todos los años ocurre lo mismo. Más de 100 focos distintos hacen sospechar sobre la naturaleza deliberada de la catástrofe, que algunos ya comparan con la del Prestige. Y también hay, no sin parte de razón, quien echa de menos las movilizaciones de entonces.

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, apunta a "actos de despechados de provocar los incendios por no haber sido contratados éste año en las cuadrillas de incendios", pero de momento no hay más datos. Veremos a ver si se confirma, pero si finalmente es una afirmación gratuita, la ministra debería explicar cual es la fuente de su información. Que ya tenemos precedentes de versiones preventivas de altos cargos
destinadas a justificarles con otras catástrofes de fondo.

sábado, 5 de agosto de 2006

Ley Bosman para la política

Ésto ya tiene unos días pero creo que no ha trascendido como merecía.

Acerca del desgraciado accidente del metro de Valencia -dejando de lado un nuevo episodio de carroñerismo político con una comisión de investigación como escenario- y visto en El Semanal Digital del 31/07/06:

el subdelegado del Gobierno en Valencia ha reconocido abiertamente que sus primeras manifestaciones no tenían ninguna base real y las formulaba poco menos que a la ligera. Felipe Martínez ha tenido que evidenciar la falsedad de sus primeros testimonios asegurando que "comuniqué la hipótesis inicial de la rotura de una rueda para la evitar la posible alarma social que provocaría un posible atentado". Además, añadió el subdelegado del Gobierno, "era fundamental descartar un atentado terrorista porque la alarma social era grande".
Increible. Sin tener ninguna prueba sobre la mesa el subdelegado del Gobierno se tira a la piscina -sin agua- y nos regala una explicación de su cosecha porque juzga que así estaremos todos más tranquilos. ¿Desde cuando un cargo como el que ostenta tiene la misión de velar por el estado anímico de sus conciudadanos, hasta el punto de inventarse hipótesis sobre accidentes? ¿Así es como pretenden los cargos públicos que confiemos en la clase política?

Por supuesto, éste señor ni ha dimitido ni le han cesado. ¿Para cuando una ley Bosman en política que permita la libre circulación de políticos europeos por toda la UE? Forzosamente en Europa tiene que haberlos mejores.

viernes, 4 de agosto de 2006

Las abuelas vuelven a ejercer de madres

Ésta es una realidad a la que nos lleva un ritmo de vida frenético y unos horarios laborales imposibles. Y lo digo con conocimiento de causa.

Visto en Crónica Social:

"Quien más ayuda a las madres trabajadoras a hacer compatible la familia y el empleo es la abuela materna, incluso más que la pareja", aseguró la catedrática.
En este contexto la catedrática ofreció el dato estadístico según el cual una de cada tres abuelas se encarga del cuidado de los nietos menores en edad preescolar.

Constanza Tobio indicó que en España la solidaridad "sustituye a la madre cuidadora tradicional", que en la actualidad cuenta con una menor disponibilidad, y criticó que el Estado "todavía no ha asumido su papel en este ámbito".
Me hierve la sangre cuando escucho o leo a los salvapatrias de HazteOir o del Foro de la Familia abominar del matrimonio homosexual porque, dicen, perjudica al modelo de familia tradicional que ellos defienden. Pero luego bien poco se preocupan de las situaciones cotidianas sufridas por su "familia tradicional", que parecemos tener interiorizadas hasta el punto de considerarlas "lo normal" y conducen a que muchos niños ni siquiera se puedan permitir, en mayor o menor medida, ser criados por sus padres.

jueves, 3 de agosto de 2006

La deshonestidad de los peones negros

Desde hace un tiempo, y al amparo de la bitácora de Luis del Pino en Libertad Digital, la cadena COPE y el diario El Mundo, se ha venido fraguando una iniciativa ciudadana llamada Peones negros que pretende seguir extendiendo la duda (socializarla, como dicen ellos) sobre la autoría de los atentados del 11-M en Madrid.

Cualquiera que haya visitado el blog de Del Pino u otros sitios conspiracionistas sabe de qué va la historia que intentan colocar: el 11-M fue un complot montado por el PSOE en connivencia con ETA, facciones corruptas de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, servicios secretos marroquíes y/o franceses y, quizá, sólo quizá, algún elemento del islamismo radical. Si alguno de los que está leyendo ésto y, no sabiendo nada de antemano se está echando las manos a la cabeza, que se prepare que acabamos de comenzar el viaje.


Por supuesto, el propio Del Pino es el primero que se guarda muy mucho de acusar directamente, para eso ya tiene a los anónimos participantes de su bitácora. Pero a lo que vamos.


El caso es que navegando por la web de los peones negros, como a sí se hacen llamar los que "quieren saber" la verdad (sólo ellos y ningún otro quiere conocerla, por lo que se ve...), me ha llamado la atención un díptico "informativo" que, al parecer, reparten en varias ciudades y que está plagado de los habituales sofismas, consignas, falacias y falsedades típicos de quien se ha erigido en representante absoluto del bien y la verdad cual profeta del apocalipsis. Y con la mala baba de titularlo "11 M entiras que nos contaron del atentado", que ya tiene guasa a tenor de lo que a continuación viene. Sólo pensar en la cantidad de incautos ciudadanos que pueden llegar a tener uno de éstos panfletos en sus manos y que, llevados por el desconocimiento, pueden llegar a reconocerles buena fe, me ha llevado a hacer una serie de aclaraciones sobre el particular. Empezamos.

1.-Nos dijeron que los terroristas eran islamistas fanáticos pertenecientes a Al Qaeda pero los procesados son en su mayoría delincuentes comunes y casi todos ellos confidentes o controlados por las fuerzas de seguridad.
Cabría preguntarse ¿quién dijo tal cosa? Porque hasta el 17 de abril de 2004, José Luis Rodríguez Zapatero no hizo efectiva su toma de posesión y creo que antes ya se le había transmitido a la ciudadanía esa información por medio de quienes entonces mandaban. Sería el primer caso en la historia en que a unos cuerpos de seguridad se les controla desde la oposición y no desde el Gobierno. Además, existen evidencias de que esos "delincuentes comunes" tenían vínculos con el islamismo radical más que sugerentes. Pero para qué se van a facilitar estos datos a los receptores del díptico, quizá es que no les quedaba sitio...
2.-Nos dijeron que los terroristas se dejaron en la famosa furgoneta Renault Kangoo de Alcalá una bolsa con explosivo pero los perros que la inspeccionaron no encontraron nada anormal.
Resulta que los perros detecta explosivos no son infalibles, y más si se trata de un mínima cantidad de explosivo metido en una bolsa. Aquí van algunos ejemplos:
Los perros especializados que la policía desplazó a la calle Alcántara de Madrid tras recibir ayer por la mañana el aviso de coche bomba no detectaron los 30 kilos de explosivos que los etarras habían colocado en su interior, lo que llevó a los agentes a abandonar el lugar tras no hallar ningún vehículo sospechoso.
Otro más:
A media tarde, la Policía desplazó al lugar perros especialistas en la detección de explosivos, cuya inspección dio resultado negativo. Pese a ello, un equipo de los TEDAX acudió al lugar y procedió a retirar el paquete adosado a los bajos del vehículo, que explotó antes de que pudieran proceder a desactivarlo.
En el primer caso los perros no detectaron 30 kg de explosivo, y en el caso de la furgoneta Kangoo hablamos de unos pocos gramos. ¿Cabe hablar categóricamente como hacen los peones negros? Bajo mi punto de vista, no, pero la simplificación de argumentos para dirigir interesadamente la conclusión es práctica habitual en éste colectivo.
3.-Nos dijeron que en la furgoneta acabaron apareciendo numerosos objetos que probaban la implicación de los terroristas en la masacre pero cuando los primeros policías inspeccionaron el vehículo en Alcalá no vieron ninguno de estos objetos.
Ocultan que no se hizo inspección ocular, solo una inspección desde el exterior y estando el interior de la furgoneta en penumbra, de modo que no hay manera de asegurar tajantemente que esos objetos no estaban ahí. Además, dudan que esos objetos estuvieran desde el principio en la zona de carga de la furgoneta pero dejan de mencionar que la mayoría pertenecen al dueño de la Kangoo, José Garzón, y, sobre todo ocultan que en el Renault Megane propiedad de Hichan Amidan (cuyo ADN incriminatorio fue encontrado en el interior de la furgoneta) se encontraron más objetos de éste señor, los cuales aparecen enbadurnados con el perfil genético de, entre otros, José Garzón. Nuevamente, una simplificación orientada a dirigir una conclusión (nos engañaron).

Tengo que explayarme más sobre la furgoneta, no puedo evitarlo, y es que en una misma semana los conspiracionistas han sostenido una teoría y su contraria en relación a éste vehículo. Primero defendían aquello de que era una prueba falsa plantada para incriminar a los islamistas, pero a raiz de la información publicada por El Mundo sobre el hallazgo de una tarjeta del Grupo Mondragón en el salpicadero, las cosas dieron un brusco giro. Tal descubrimiento les hizo dar un vuelco al sentido de sus siempre veladas acusaciones para afirmar que se ocultó deliberadamente esa información con el propósito de evitar señalar "al norte", cosa que no interesaba a los partidarios de la autoría islamista. Así, como quien no quiere la cosa. Luego llegaría el ridículo para El Mundo cuando se confirmó que el hallazgo no era otra cosa que una carátula de cassete de la Orquesta Mondragón, que no existe ningun Grupo Mondragón, sino MCC (Mondragón Corporación Cooperativa), que la tarjeta era de la empresa madrileña Gráficas Bilbaínas... También se trató de explotar ésta última referencia al norte, pero se conoce que al enterarse que es una empresa radicada en Madrid y que su administrador único se presentó a las elecciones al parlamento europeo por el partido ultraderechista Democracia Nacional, debieron decidir que mejor lo dejaban, que por ahí no llegaban a donde querían. Cosas del periodismo de investigación...
4.-Nos dijeron que una bomba no estalló y fue encontrada casi 20 horas más tarde en una comisaría de policía pero hay muchos indicios que apuntan a que, en realidad, esa bomba nunca estuvo en los trenes.
Por supuesto, no concretan lo de los indicios, la cuestión es sembrar la duda aprovechando la falta de información. Los responsables siempre han afirmado que nunca se rompió la cadena de custodia de los objetos apilados procedentes de los trenes.
5.-Nos dijeron que el fallo de la bomba se debió a un error de los terroristas pero los indicios apuntan a que el artefacto fue diseñado de forma deliberada para que no estallase y pudiera servir de prueba incriminatoria.
¿Todos los indicios? ¡Serán los vuestros! Había dos cables sueltos que, de haber hecho contacto de manera accidental en el momento de sonar la llamada que activaba la bomba, la habrían hecho explosionar. Menuda molestia se tomaron al montar un artefacto explosivo hasta el último detalle y lista para explotar exclusivamente para plantarla como prueba incriminatoria. Ésta es la falacia del falso dilema, ocultar alternativas razonables y presentar como única posible la que interesa.
6.-Nos dijeron que los terroristas dejaron el día del atentado un vehículo Skoda fabia en Alcalá, que se encontró tres meses después pero hay evidencias que demuestran que el coche no se encontraba el día del atentado en el lugar donde más tarde sería hallado.
Nuevamente, fuerzan la conclusión que les interesa y ni asomo de esas evidencias. Si tan claras son ¿Por qué no lo denuncian ante un juez? Nadie puede afirmar con esa rotundidad que el coche no estuviera ahí el 11 de marzo.
7.-Nos dijeron que los terroristas utilizaron el Skoda fabia para realizar los atentados pero no hay ninguna prueba que apunte a que los terroristas estuvieron alguna vez dentro de ese coche salvo la ropa y efectos que se encontraron en su interior de forma harto sospechosa.
A ver, a ver, para la cinta... Primero dice que "no hay ninguna prueba" y luego afirma que había ropa y otros efectos, pero como lo segundo desmiente lo primero (las continuas contradicciones son consustanciales al conspiracionismo) añade la coletilla "de forma harto sospechosa". Constantemente se quiere dirigir artificilamente la conclusión del lector, si ésto no es manipular que baje Baal y lo vea.
8.-Nos dijeron que un grupo de islamistas puso las mochilas bomba en los trenes pero, al contrario que en Nueva York o Londres, las cámaras no lograron grabar la imagen de ninguno de ellos.
Ésta es cojonuda, y habla bien a las claras de la mentecatez y la deshonestidad intelectual de quien ha perjeñado éste engendro. Las cámaras de seguridad de las estaciones por donde pasaron los terroristas NO GRABAN, sólo envían las imágenes a un circuito cerrado de TV. Repito, NO GRABAN. Y ya es algo que se ha hecho público desde hace tiempo por lo que la mala sangre de incidir en ello ya nos habla de con qué clase de individuos estamos tratando.
9.-Nos dijeron que en Leganés se produjo un largo tiroteo entre los terroristas y la policía pero, tras la explosión, tan sólo se encontraron cinco cartuchos y ningún agujero de bala en las inmediaciones.
¿Y quién lo dijo? Que yo recuerde, un tal Casimiro García Abadillo, subdirector de El Mundo. No hay versión policial alguna que hable de "un largo tiroteo". Ya es el colmo de la desvergüenza, utilizar un argumento que sostuvo un medio conspiracionista para atribuirselo a los defensores de lo que ellos llaman "versión oficial", que no es otra cosa que la versión judicial. ¿Por qué no le rinden cuentas al escudero de PedroJota?
10.-Nos dijeron que los terroristas de Leganés provocaron la explosión para suicidarse matando a todo el que se pusiera por delante pero estos “islamistas” tuvieron la delicadeza de esperar a que todos los vecinos saliesen antes de hacer estallar el edificio.
Menudo juicio de intenciones. Ni ellos ni nadie conocen las circunstancias en que la policía les acorraló. Cabe sospechar que no esperaban ser capturados por lo que no tenían ninguna bomba armada y lista para explotar. Pero miente, miente, que algo queda...
11.-Nos dijeron que el caso estaba claro y resuelto pero cada día se publican más informaciones que cuestionan la veracidad de la versión oficial.
Falso. Cada vez que una información periodística ha puesto en cuestión algún punto, el juez ha ordenado una diligencia para aclararlo, sin que de éste modo se haya reforzado con prueba alguna la tesis conspiracionista.

Y todo ésto sin una sola prueba, sin una sola evidencia, empleando sin rubor y de continuo la falacia del falso dilema que elimina explicaciones alternativas sin absolutamente nada que avale sus teorías. Sólo conjeturas, sólo elucubraciones, que en la mayoría de ocasiones van contra toda lógica, que un simple ciudadano de a pie como yo, eso sí, con interés y curiosidad por conocer las cosas, puede desmontar fácilmente dejando a los conspiracionistas como una patulea de botarates obcecados en el mejor de los casos. O como un grupo organizado que miente y manipula a sabiendas y que busca unos objetivos muy concretos sin importarle lo más mínimo estar a diario chapoteando en la sangre de las víctimas a las que dicen defender y apoyar. Ahora me entero que defender y apoyar son sinónimos de utilizar.

Actualización 06/08/2006:

En la réplica al punto 8 cometo un error: las cámaras de las estaciones de Alcalá de Henares, El Pozo y Santa Eugenia, efectivamente, no graban, pero no por el motivo señalado por mí sino porque tales cámaras NO EXISTIAN:
Las imágenes de Atocha son el único material gráfico de las explosiones en poder del juez. Ni la estación de Alcalá de Henares, ni la del Pozo del Tío Raimundo ni las anteriores del corredor de Henares hay cámaras instaladas. La vigilancia se realiza exclusivamente con agentes de seguridad privada.

Renfe estaba a punto de instalar videocámaras en todas estas estaciones para mejorar la seguridad. La partida económica para financiar el proyecto estaba aprobada y ya se habían adjudicado, incluso, los puntos en los que se debían instalar.
Información con fecha
20/03/2004.

Humanidad

Visto en Terra:

Un total de 88 inmigrantes, entre los que se encuentran dos mujeres y un menor, viajaban en la barcaza que hoy arribó a la playa de La Tejita (sur de Tenerife) y que fueron socorridos en un primer momento por los bañistas, informó a EFE la Delegación del Gobierno.
(../..)
Según testigos presenciales consultados por EFE, los bañistas auxiliaron a los 'sin papeles' a salir de agua y algunos utilizaron sus propios vehículos todo terreno para trasladarles hasta la carretera donde se encontraban efectivos de la Cruz Roja, Guardia Civil y Policía Nacional.
No es lo mismo ver la llegada de cayucos por la tele cómodamente sentado en el sofá del salón que verlos caer agotados y víctimas de la hipotermia junto a tu sombrilla y tu toalla.
La humanidad se manifiesta, sobre todo, si se presenta la ocasión de demostrarla.

miércoles, 2 de agosto de 2006

Los Tarugos

Recibido por e-mail:

La Fundación de Ayuda Para la Reintoxicacion de Extoxicómanos, le invita a Vd. a un estupendo concierto de Los Tarugos en Peralejos de las Truchas, el sábado 5 de agosto.

Cuando uno cree que ya lo ha visto todo...

martes, 1 de agosto de 2006

Israel, terrorismo y el GAL

El despliegue militar que Israel está protagonizando en el sur de Líbano como respuesta a las acciones bélicas de Hezbolá acapara las portadas de los últimos días. A la luz de las víctimas civiles libanesas que el conflicto se está cobrando, el adjetivo "desproporcionado" es el más utilizado para calificar dicha respuesta. Y a eso voy.

Las declaraciones del secretario de organización del PSOE, José Blanco, en las que aseguraba que Israel buscaba causar víctimas civiles el Líbano deliberadamente, aderezadas con la imagen del presidente Zapatero con una kufiya o pañuelo palestino hicieron que el embajador israelí protestara enérgicamente ante el gobierno español. Inmediatamente, la derecha política, por boca del
portavoz del Partido Popular en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados, Gustavo de Arístegui, y la mediática saltaron al unísono para abroncar a ambos líderes socialistas tildándoles de antisemitismo e israelofobia. No abundaré en lo que decía Arístegui cinco días después de comenzar los bombardeos..., bueno, por qué no:

"los ataques israelíes están afectando a millones de personas inocentes que no sólo no tienen nada que ver con la organización radical, sino que son firmes opositores a la misma. Yo no pongo en duda el derecho a defenderse, especialmente después de sufrir un ataque unilateral sin que mediase provocación alguna. Sin embargo, las medidas tomadas por el ejecutivo de Ehud Olmert son desproporcionadas, indiscriminadas y muy probablemente, ineficaces. La reacción israelí hubiese debido centrarse en objetivos claramente vinculados a la organización terrorista y no a los que han afectado gravemente a la población civil libanesa y que han causado decenas de victimas civiles. Ese no es el camino, eso no es aceptable."
Dejémoslo estar. El caso es que la derecha política parece justificar las acciones de Israel, aunque implique la matanza de civiles, suponga la invasión de un país soberano (el mismo motivo que tuvo la ONU para bendecir la primera guerra del Golfo) y lleve a saltarse a la torera cualquier atisbo de legalidad internacional.

¿Y el GAL que pinta aquí?

Muy sencillo. El GAL fue un grupo terrorista montado desde las cloacas del gobierno socialista de Felipe González. Su objetivo era, simple y llanamente, matar etarras. Lo consiguieron, pero también cometieron errores (el asesinato de Santiago Brouard, el secuestro de Segundo Marey,...). En mayor o menor medida, era una iniciativa armada auspiciada desde el Estado para acabar ilegalmente con una banda terrorista que no paraba de causar bajas entre la población española (recordémoslo, eran los terribles años 80, los años de plomo).

¿Cual es, entonces y en su fundamento básico, la diferencia entre el GAL y la actual actividad bélica desarrollada por Israel? A mi juicio, sólo una: el GAL era negado por el Estado y después fue perseguido por el propio Estado, mientras que las acciones de Israel son promovidas en primera persona por el ejecutivo israelí. Es decir, hacen bandera del lo que aquí calificábamos de terrorismo de estado en el caso del GAL y bajo el mismo pretexto: proteger a sus ciudadanos.

Y los que ahora se muestran comprensivos con Israel, ¿qué han llegado a decir del GAL?

Los diputados del PP les aplaudieron en pie y luego despidieron al presidente del Gobierno con abucheos y gritos referidos al GAL.
Aquí tenemos otra:
La reacción del PP a una proposición no de ley presentada la semana pasada por el PSOE ha sido rápida. En la iniciativa socialista se pedía que el Parlamento declare que, "más allá de toda duda razonable", Irak no poseía armas de destrucción masiva en 2003. El PP ha registrado este martes otra proposición no de ley para que el Congreso declare "probado, más allá de toda duda razonable", que existieron los GAL y que "se produjo también una continuada utilización ilegal de los fondos reservados en el Ministerio del Interior".
Y no hablemos de la cal viva...
La Diputación Permanente del Congreso (órgano que sustituye al Pleno en períodos no ordinarios) volvió a rechazar la solicitud del Grupo Popular de convocar una sesión plenaria extraordinaria que discuta la creación de una comisión de investigación sobre la detención ilegal de dos militantes del PP en una manifestación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) en enero de 2005. En un intenso debate con el portavoz adjunto socialista, Julio Villarrubia, la diputada del PP, Ana Torme, agradeció al PSOE que no utilizara "cal viva" contra los detenidos.
¿Alguien se imagina a un dirigente del PP instando al primer ministro israelí, o al embajador, a que haga público reconocimiento del incumplimiento sistemático de las resoluciones de la ONU que su país viene realizando? Yo tampoco.

Parece que el PP considera el GAL como una de las siete plagas de Egipto, poco menos. A nadie se le escapa que en la refriega política, el principal partido de la oposición se agarra al clavo del GAL siempre que piensa que ello puede hacer daño al presidente o al Gobierno. Pero ello no deja de ser curioso habida cuenta de la benevolencia con que despachan las acciones de Israel, que en comparación dejan a los Grupos Antiterroristas de Liberación como una muchachada jugando a los petardos. No se si esa actitud deja traslucir una mal disimulada doble moral o todo forma parte del cálculo electoral.


El ministro portavoz en funciones, Josep Piqué , ha dicho al término del Debate de Investidura en el Congreso de los Diputados, que el Gobierno, «como es habitual en estos casos», no quiere pronunciarse sobre la sentencia del «caso Lasa y Zabala». Según Piqué, «el Gobierno expresa el máximo respeto a lo que es el ejercicio de la independencia del Poder Judicial y, por tanto, no va a hacer mayores comentarios».Tabién el vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Alvarez-Cascos, ha asegurado que no está en condiciones de hacer valoraciones sobre la sentencia del caso por respeto a la Justicia y porque la norma del Gobierno en materia de resoluciones judiciales es «no hacer declaraciones».
Personalmente, me quedo con lo segundo.

Pórtico


Acabo de terminar la novela de ciencia-fición Pórtico, de Frederick Pohl, considerada una de las más importantes dentro del mundillo sci-fi. Y la verdad es que ha colmado mis espectativas.

La trama tiene como telón de fondo un futuro en el que ya se colonizan otros planetas, y el detonante de la acción es el descubrimiento de unos importantes restos pertenecientes a una avanzada civilización extraterrestre. Tan importantes como naves espaciales listas para ser utilizadas, pero que ya tienen prefijado su rumbo sin que haya humano que sea capaz de revertirlo o alterarlo levemente.

Lógicamente, es un descubrimiento mayúsculo al que una gigantesca corporación no tarda en sacar rédito. Se monta todo un negocio alrededor de Pórtico (un asteroide que orbita alrededor de Venus, lugar del hallazgo) con la promesa de cuantiosos beneficios económicos para el que consiga regresar de uno de los viajes que las naves tienen programados con algo de valor. El problema es que estos viajes son un cara o cuz. Los terrícolas solo saben accionar el despegue, pero poco más, y hay tantas posibilidades de volver como de quedarse en el camino. Es todo un reto a lo desconocido.

Sin embargo, el nivel de vida en la Tierra es tan precario que, para muchos, incluso una apuesta tan arriesgada es preferible a permanecer en unas condiciones de existencia que distan mucho de ser dignas. Y es aquí donde la novela de Pohl trasciende de lo puramente fantástico para entrar en la crítica social y someter a un feroz análisis a esa (ésta) sociedad de los avances tecnológicos, donde importa más un simple objeto (o, a veces, la simple posibilidad de descubrirlo) al que tan solo se le supone valor a priori, que la calidad de vida de millones. Es cierto que los navegantes se ofrecen voluntarios, pero la inexistencia de alternativas viables, dignas, les empuja a jugarse el pellejo en un viaje que, saben, puede no tener retorno, pero que para ellos es la oportunidad de dar un giro radical a sus, hasta el momento, miserables vidas.

Y el entramado social que lo ha propiciado todo ve libre de culpa su conciencia con la coartada del acto consciente y voluntario que supone el embarque de cada tripulante. Así, todos los cabos quedan atados y el sistema no es puesto en entredicho.

Espero que no hagan una película y la pifien como con
Solaris.

La presunción de estulticia

Por motivos que no viene al caso comentar, y que por el bien de mi salud mental y la integridad de mis retinas trataré que no se vuelvan a producir, hace pocos días estuve viendo durante un rato del culebrón que emite Tele 5 después de comer, una versión patria del ya de por sí abyecto serial colombiano "Betty la fea".

Ignoro su título, pero después de aquellos interminables minutos no puedo imaginar volver a estar frente al televisor y sentir la descomunal vergüenza ajena que me embargó mientras visionaba tamaño despropósito hecho programa de TV.

Las situaciones, simples hasta el extremo, son ridículas de puro imposibles. Los actores (nunca ésta profesión fue más mancillada que en el caso que nos ocupa), más que interpretar, PERPETRAN sus personajes sobreactuando hasta la náusea (el que hace de padre de la prota se ganó mi odio eterno en tan solo unos minutos). El guión no dejaba lugar a la duda: exagerando estereotipos hasta el insulto, está perjeñado desde la presunción de estulticia del espectador, dirigido a un televidente de nula capacidad crítica y con un inexistente grado de exigencia. Ideal para orangutanes comatosos.

Se supone que por la franja horaria que ocupa éste tipo de programas van dirigidos, primordialmente, a las amas de casa. Nunca en mi vida observé que a éste colectivo se le insulte y se le humille de la manera lo hace ésta cadena emitiendo
 semejante excremento que, se supone, está hecho a la medida del público al que va orientado.

Si les dan basura, es que consideran a su potencial audiencia consumidora de basura. Me parece increible y pavoroso que algo tan terrible esté tan consolidado y que, pese a ello, haya quien sigua pulsando el botón de encendido de su televisor cada día.

Bienvenido a mí mismo

Fue en el año 1998 cuando tomé mi primer contacto con Internet. Sólo buscaba hablar de cine con otros interesados, pero las conversaciones irremediablemente iban por otros derroteros, casi siempre libertinos. Entonces fue cuando adopté por primera vez mi sobrenombre, cogido de Harry Flashman, protagonista de la saga de novelas de aventuras del escritor británico George McDonald Fraser que por entonces leía. Hoy, ocho años después, creo mi propia bitácora sin saber si tendré temas con qué llenarla o siquiera si tendré tiempo (y ganas) de hacerlo.

Yo mismo me he echado guante. Veremos a ver si también lo recojo.