martes, 31 de marzo de 2009

El 11-M y la manipulación de la izquierda antisistema

A raíz del post anterior, cuyo origen son las teorías alternativas de corte conspirativo sobre el 11-S, he entrado en una de las webs que difunde su particular percepción del asunto. Una vez allí, he tropezado con un vídeo destinado a convencer al público de que el 11-M está encuadrado dentro de la misma dinámica sobre la que desarrollé el citado post: la teoría de que ambos atentados (junto con el 7-J y alguno más) son parte de una gigantesca maniobra geoestratégicomilitar dirigida desde los USA destinada a instaurar un nuevo orden mundial basado en el totalitarismo, obtenido éste a través del miedo al terrorismo. Y de eso quiero hablar: del vídeo mentiroso, falaz, tendencioso y manipulador que ésta gente ha tenido la desvergüenza de colgar haciendolo pasar por información fiable. Empecemos.

Empieza el vídeo con el argumento de que el imperio Bush necesitaba otro atentado terrorista de impacto mundial para movilizar a la opinión pública de su país “en pro de su guerra mundial contra el terrorismo”. Ello, cuenta, era necesario porque el transcurrir del tiempo había desactivado en gran medida los iniciales y devastadores efectos del 11-S en el ánimo de sus conciudadanos. Es, como poco, una curiosa forma de sacudir a los usamericanos la de ejecutar otro atentado masivo en un país que, con toda probabilidad y llevados por su tradicional chauvinismo, millones de ellos no sabrían ni ubicar en un mapa. Luego habla de la repercusión que los atentados de Madrid tuvieron en los medios USA, destacándolo como algo inusual. Me pregunto qué otra noticia copó los noticieros, no ya de los Estados Unidos de América, sino de todo el mundo ese fatal día. ¿Qué otro acontecimiento mereció más atención en cualquier telediario el 11 de marzo de 2004? ¿Acaso no estaba sobradamente justificada la relevancia que se le dio?

Sigamos. A continuación el narrador se refiere el ejercicio denominado CMX que la OTAN llevó a cabo los días previos a la masacre en diversos puntos de Europa. O eso es lo que dicen ellos. Según éste enlace, dicho ejercicio tenía como escenario Holanda y otros lugares como Grecia y Canadá. La participación logística de todos los miembros de la OTAN, según el artículo, no implicaba movimiento de tropas o policía, al contrario de lo que se defiende en el vídeo. De hecho, en él se dice que esos días se movió por Madrid “personal militar y civil vinculado a la OTAN” con plena libertad para moverse por la capital, portador de toda clase de material militar y sin control de las autoridades. ¿Fuentes? Ninguna, sólo su palabra. Porque solo ellos son poseedores de la verdad absoluta.

LOS TERRORISTAS

Entrando ya en terreno más conocido, el vídeo aporta un dato hasta ahora inédito: los autores de los atentados se movieron en metro por Madrid el mismo 11 de marzo. Y, en un alarde de retorcimiento argumental, lo saben porque... ¡las camaras del suburbano no les captaron! Ni en el auto de procesamiento de abril de 2006, ni en la sentencia de la Audiencia Nacional ni, por extensión, en la del tribunal Supremo, se hace mención a que los perpetradores del 11-M utilizaran el metro en grado alguno el día de autos.

A continuación el narrador se extraña de que los acusados nunca hayan reconocido su relación con los atentados, aludiendo a que no es algo propio de unos “islamistas fanáticos”. Lo mismo ocurre con el hecho de que se movieran en ámbitos relacionados, en mayor o menor medida, con la droga o la prostitución, circunstancias mencionadas más adelante. A éste caballero le recomendaría que leyera lo que el auto de procesamiento de abril de 2006 dice de los takfires (pags. 1385 y 1386):

No es fácil detectar a los miembros del Takfir debido a la extrema cautela con la que realizan todas sus actividades ya que fingen costumbres no acordes con los preceptos coránicos e incluso llegar a ocultar que profesan la religión islámica. Así, pues tienen una capacidad Inigualable para infiltrarse en ías sociedades occidentales.
Hasta tal punto pueden hacer caso omiso de lo preceptuado por Ley Islámica, a fin de no levantar sospechas en las sociedades de infieles, que pueden tener relaciones sexuales con mujeres, beber alcohol, comer carne de cerdo y todas aquellas cosas que sean necesarias llevar a cabo con tal de cumplimentar las misiones encomendadas, incluso de índole delictivo común. De ahi, que sus contactos sean muy fluidos con elementos asociados a bandas de delincuentes comunes.

Luego entra en escena El Egipcio. Se extrañan los autores del vídeo de que fuera absuelto, como si de una circunstancia excepcional se tratase. Supongo que tan excepcional como la absolución del etarra que estaba acusado de asesinar a Francisco Tomás y Valiente (aunque apuesto a que éste asunto no les quita el sueño). Lo que no es más que el normal funcionamiento de un proceso judicial, donde se producen condenas o absoluciones en virtud de las pruebas presentadas y siempre con arreglo a criterios jurídicos, los autores del vídeo lo pretenden convertir en un hecho tremendamente anómalo utilizando para ello abundante lenguaje prejuiciado. Cabe señalar que el carácter terrorista de El Egipcio quedó acreditado por su condena firme en Italia, y que el propio Tribunal Supremo señaló en su sentencia cómo debería haber actuado la acusación que recurrió la condena de el Egipcio para abrirle una causa distinta por su relación con el 11-M. Pero ocurre que, una vez que la condena es firme, ya no hay lugar para ello.

Por cierto, ¿qué impedía a los conspiradores corruptos deslizar una prueba falsa para incriminar a El Egipcio como autor intelectual y así redondear la jugada?

Después le toca a la revisión de la “teoría de los pelanas”. Que si eran unos pobres mangantes que estaban en su mayoría fichados, que si la policia les tenía controlados... ¿Dónde les habran metido en la cabeza que a un confidente o a alguien con antecedentes se le controla las 24 horas del día? Éste es el tipo de mensajes que buscan al receptor confiado, iletrado en la materia y con poco acceso a datos concretos. Y cuanto más proclive se es al enfoque ideologico desde el que se le habla, antes se produce una rendición sin condiciones ante su discurso. Igual pasa con la presumida falta de experiencia en la comisión de atentados, como si para dejar una mochila con explosivos bajo el asiento de un tren de cercanías hiciera falta un máster en terrorismo.

Se alude posteriormente a que el operativo de seguridad montado con motivo de las elecciones del 14 de marzo de 2004, pensando en una posible acción armada de ETA, debería haber evitado los atentados. Es de dominio público que ETA era una preocupación de primer orden para el anterior ejecutivo del PP; no así el terrorismo islamista. Además, reitero que entrar en el transporte público con una mochila y dejarla bajo el asiento del vagón de un cercanías atestado es, en el más amplio sentido de la expresión, terriblemente fácil. Cualquiera que tome a diario éste medio de locomoción en hora punta (como es mi caso) lo puede comprobar. Especular sobre si las mochilas (que, ojo, estuvieron abandonadas varios minutos, sin duda una marca de récord; nadie se resiste a llevarse una mochila varios minutos abandonada bajo un asiento del tren como cualquier buen cristiano puede constatar) podían haber sido robadas, o sacado del sitio donde las pusieron por éste o aquel motivo no es más que eso, especular gratuitamente y sin el menor fundamento.

LEGANÉS

No me sorprende encontrar argumentos clavados a los de la conspiranoia promovida desde sus antípodas ideológicas. Un conspiranoico lo es con independencia de sus filias y sus fobias. Sobre Leganés, se sorprende el narrador por la ausencia de sangre en las paredes. ¿De qué paredes habla, si se vinieron abajo por la explosión? ¿Acaso los responsables de su página han hecho una pericia para comprobar qué pasa con la sangre de siete personas después de explosionar 30 kg de dinamita dentro de un piso? ¿Qué clase de autoridad les asiste para hacer afirmaciones de ese cariz? Además, hubo un funcionario de policía que declaró en el juicio el 24 de abril haber visto sangre en el interior del piso, lo cual ya entierra del todo la patraña que nos intentan vender.

Siguiendo con las coincidencias entre conspiranoias, también se pone en duda que los suicidas estuvieran vivos antes de la explosión. Sin duda, después de realizar su vídeo ni se molestaron en seguir el juicio, el mismo juicio en el que un GEO declaró que los habitantes del piso les insultaban, realizaban cánticos, y respondían a sus palabras, amén de dispararles (disparos que dejaron impactos en el rellano de la escalera). O que las autopsias que determinaron la causa de la muerte fue una “etiología violenta de carácter suicida”.

Se pregunta el narrador, nuevamente en paralelo con sus colegas del otro lado del charco...ideológico, por qué los terroristas no se suicidaron inmediatamente llevándose a cuantas más víctimas pudiesen por delante. Bien, es lógico inferir que no esperaban una visita de la policía y, por tanto, que no hubiera un plan definido que incluyera algo de lo que después aconteció. Desde que hubiera discrepancias sobre la resolución a adoptar hasta que necesitaran armar las bombas para su detonación. Hay que destacar también que existen ejemplos reales de autoinmolaciones terroristas en similares circunstancias de acoso policial.

Eso sí, el figura que hace la narración luego hace hincapié en que armar las bombas requiere tiempo... Contradicción tipica conspi.

La gamba que meten a continuación es de nota: destacan que el humo de color claro producido por la explosión del piso es demostrativa del uso de explosivo militar tipo C3, cuando el jefe TEDAX de Madrid declaró en el juicio que es justo al contrario: fue justamente el humo blanco lo que les llevó a descartar tal opción en los trenes aquella mañana, ya que el humo producido por los explosivos militares es de color oscuro. Pero no, debemos creer al fulano del vídeo.

También se abunda en presuntas dudas sobre el entierro del Geo Francisco J. Torronteras, única víctima policial del asalto al piso de Leganés, diciendo que fue enterrado a toda prisa. Pues al funeral acudió una nutrida representación gubernamental así como medio millar de compañeros y amigos. Con más motivo deberían haberse extrañado de las supuestas prisas, cosa que no ocurrió. ¿Quién nos debe merecer mayor crédito? Siembran también la duda sobre la profanación de su tumba, sugiriendo que se cometió para ocultar pruebas y critican su apresurada incineración posterior. El caso es que tras el ataque al nicho se encontraron 22 huellas no identificadas, algo impropio de una conspiración tan cuidadosamente planeada. Por no mencionar lo absurdo del montaje pudiendo haberlo incinerado desde el principio, o que tardaran en profanarlo dos semanas desde la fecha del entierro. Su paso al crematorio, al contrario de lo que afirma el vídeo, no se produjo con la celeridad que denuncian y fue por expreso deseo de la familia. Otra omisión más que echar en el cesto.

LOS TRENES

Sobre los trenes, se desliza que fueron desguazados como una maniobra de ocultación de pruebas. En cambio, no dice nada de la sentencia del Tribunal Supremo, en respuesta a una denuncia de Manos Limpias, en la que queda avalada la actuación del juez instructor, que fue quien en última instancia decidó que era momento de devolver los trenes a su dueño, RENFE. Se afirma también que los vagones fueron convertidos en chatarra tan solo dos días después de la masacre, cosa que es incierta. Hubo algunos que se pudieron recuperar y a día de hoy siguen prestando servicio. También es incierto que todos los vagones se desguazaran dos días después de la matanza, como bien se ha hecho notar en éste artículo de Robin´s Desert en el que se rescata la declaración del jefe TEDAX en el juicio, donde afirma que “se siguieron haciendo inspecciones en los trenes hasta finales de marzo”.

Un inciso, ¿os acordáis de la mención al metro de Madrid unos párrafos más arriba? Viene de lo siguiente: la narración del vídeo se refiere a los coches del comboy de cercanías como “vagones de metro”. Ahí es nada. Valga éste ejemplo como demostración del nulo rigor con el que los cantamañanas que han perjeñado éste bodrio han llevado a cabo su trabajo.

PARA ECHAR UNAS RISAS SI NO FUERA TAN SERIO

Hacia el final se formulan las afirmaciones más descacharrantes: se quejan de que los trenes fueran destruidos sin esperar al juicio. Los perpetradores de éste insulto a la inteligencia deberían hacer la siguiente prueba: comprense varios kilos de carne fresca; deposítense en un lugar más o menos ventilado y dejense transcurrir unos tres años, que fue lo que tardó en ponerse en marcha el juicio. Si hay que dar más explicaciones lo dejo a las entendederas de cada uno; las que los responsables del vídeo presumen a sus potenciales espectadores salta a la vista que no son superiores a la de un paramecio.

Lo que viene ahora es otro de esos chistes involuntarios que moverían a la carcajada de no estar tratando un tema tan serio. Se sorprende la voz en off de que las “miles de cámaras” (literal) de la red de cercanías no hayan registrado ni una sola imagen de los terroristas. A ver, la red de cercanías de Madrid cuenta con cerca de 100 estaciones. Aun suponiendo que los yihadistas se hubiesen paseado durante todo el día anterior por toda la extensión de la red, desde Humanes hasta El Escorial, pasando por Alcorcón o Alcobendas (suposición ya ridícula en extremo, ya que incluimos las que son simples apeaderos), y dejando el número de cámaras en unas 3000 (cantidad escasa a tenor del rango que manejamos –miles pueden ser de 2000 en adelante), tenemos que en cada estación hay instaladas unas 30 cámaras de seguridad. Esto es, que puede haber momentos durante el día en los que en las estaciones haya más cámaras que viajeros. Si nos quedamos sólo con las del Corredor del Henares, la cifra se multiplica de forma tan grotesca que no merece ni un segundo más de atención.

Finalizo con un testimonio a vuela pluma, recogido en el vídeo, de alguien que, al parecer, estuvo cerca de los trenes en uno de los fatídicos momentos, y que declara visiblemente afectado haber presenciado explosiones en el exterior de aquellos. Por supuesto, lo dan por bueno sin cuestionarse lo más mínimo que la confusión y el estrés del terrible momento pudiera haber confundido la percepción de éste ciudadano. Nada hay al respecto en ningún documento judicial o policial.

El vídeo finaliza con un discurso político que revela el verdadero carácter de los perpetradores de éste guisote: izquierda antisistema atascada de prejuicios hasta las trancas. Si quieren hacer política no deberían formular sus postulados en base a falacias y embustes (porque, que a día de hoy y con lo que se sabe, que el vídeo siga colgado en ésta web es una señal de respaldo a sus contenidos, por falsos que se revelen). Flaco favor le hacen a su causa. Hay 192 fallecidos, por favor, y miles de afectados entre heridos y familiares. El uso político que hacen de ellos es nauseabundo, digno justamente del conglomerado de poder que describen e intentan denunciar. No hay por donde agarrar éste engendro, señoras y señores. Y lo más delirante es que apelan al espíritu crítico ajeno para intentar reunir adeptos a su empresa al tiempo que aseveran cosas completamente ausentes de tal espíritu. No son mejores que sus colegas del entorno derechista talibán.

domingo, 29 de marzo de 2009

11-S y 11-M: de conspiraciones y de sombras

En los últimos tiempos tengo mi atención centrada en un extenso debate mantenido en el blog de Cordura, un lugar donde toman cuerpo teorías sobre la dominación mundial por parte de unos poderes fácticos que, a veces, actúan no ya en connivencia con los cauces de poder corrientes, sino totalmente solapados y confundidos con ellos.

En éste contexto, y aunque el hilo no trataba de ello directamente, hemos terminado enzarzados en una (cordial) discusión sobre las teorías conspirativas del 11-M y, en menor medida, del 11-S. El debate está discurriendo actualmente por terrenos cada vez más profundos y procelosos en los que mi siempre educado interlocutor
alude a la faceta conspirativa que todo esquema de poder lleva consigo desde el principio de los tiempos. Pero no es por aquí por donde ésta entrada quiere discurrir, sino por senderos más próximos y concretos.

Sostiene Cordura que los grandes atentados que el Occidente ha sufrido en el presente siglo (huelga decir que son el 11-S, el 11-M y el 7-J, amén de alguno más) forman parte de una gigantesca maniobra de poderes ocultos (y no tan ocultos) para implantar a lo largo y ancho del globo un nuevo orden mundial al servicio de sus intereses geopolíticos. Las libertades individuales y colectivas de todas y cada una de las personas y comunidades que pueblan el planeta estarían, pues, seriamente amenazadas. Argumenta que la palmaria falta de escrúpulos de las personas que dirigen éste movimiento les lleva a cometer acciones extremas, atentados sumamente violentos con el fin de crear una sensación de amenaza global. Hacen presente ante la opinión pública mundial la amenaza de la cual han de ser defendidos mediante sus políticas militaristas que sirve de justificación para la consiguiente escalada bélica (Irak, Afganistan, ¿Irán?) encaminada a fortalecer su anhelado nuevo orden.

Bien, mi concimiento del 11-S, a priori el primer acto (o al menos el de mayor significación de ésta sucesión de maniobras terroristas) es escaso. Primero porque, como es lógico, me queda muy lejos y el impacto emocional queda en gran parte relativizado por la distancia. El 11-M me pilló mucho más cerca (concretamente, a media de haber podido presenciar la exposión de Atocha). Además, es de suponer que la mayoría de la información relativa al 11-S que uno puede encontrar en la red está en inglés, y pese a que uno se maldefiende en el idioma de Chespir, no lo hace con la suficiente fluidez como para hacer de cada visita a un site en inglés una experiencia satisfactoria. No obstante, Cordura me sugiere algunas páginas en español que al final del post tendré a bien ofrecer a mis lectores.

Así pues, del 11-S sólo puedo hacer valoraciones basándome en razonamientos de orden lógico y lo que a mí me parece que es de sentido común. No así del 11-M, en cuyo caso me sumergí durante meses
dando fe de ello en ésta misma bitácora y como participante más o menos habitual de Desiertos Lejanos, siendo por ello mi conocimiento al respecto mucho más profundo (aunque, en cualquier caso, muy inferior al de otras personas con las que he dado en mi periplo anticonspi).

Argumentos a favor de la conspiración

Cordura afirma que hay precedentes del 11-S tal y como él lo entiende (ésto es, operaciones militares de
bandera falsa): se refiere a Pearl Harbor, la operación Northwoods, el incidente de Tonkin e incluso el hundimiento del Maine. En definitiva, un rosario de ejemplos que, presuntamente, vendría a avalar la aterradora carencia de escrúpulos de ese poder en la sombra (¿las cloacas del estado usamericano?) a la hora de acanzar sus objetivos.

El tradicionalmente rodeado de sospechas asesinato de Kennedy sería una nueva muestra de lo que los poderes fácticos made in USA son capaces de hacer cuando algo o alguien obstaculiza sus propósitos. Otro precedente que vendría a respaldar oscuras actuaciones de determinados grupos de poder.

La analogía con el pueblo alemán durante el nazismo, que posteriormente se reveló ignorante de las atrocidades cometidas por el III Reich, sirve para salvar el escollo del
silencio popular ante los presuntos atropellos cometidos por sus gobernantes. Tal y como Cordura aporta en su blog, hay denuncias de grueso calado contra George Bush y Tony Blair como orquestadores máximos del 11-S. La ausencia de respuesta judicial de éstos ante tamañas injurias sería otro argumento en favor de la veracidad de la teoría de la conspiración.

Personalidades políticas como el ex ministro de exteriores británico
Robin Cook o los congresistas Ron Paul y Dennis Kucinich, que ponen en duda algunas de las "verdades oficiales" relativas a Al Qaeda y a la autoría del 11-S.

La campaña de manipulaciones y falsedades articulada para justificar la invasión de Irak. Todo ésto se puede encontrar más desarrollado en en los comentarios del post del blog de Cordura que enlazo al inicio de ésta entrada.

Argumentos en contra de la conspiración

Según Wikipedia, no parece haber consenso respecto de que Pearl Harbor fuera abandonado deliberadamente por la flota usamericana para ser arrasado por la aviación japonesa. Hacer afirmaciones taxativas sobre el particular parece, pues, arriesgado.

La operación Northwoods finalmente no fue llevada a cabo, y
no parecería muy prudente retomar una metodología ya contemplada en el pasado y conocida del público, no al menos si se quiere desvincular por completo a las castas gubernamentales de ello. Teniendo en cuenta lo meticuloso y estudiado de la conspiración que tenemos entre manos, poco interesada a priori en proveer de munición a sus posibles perros de presa, no parece muy razonable arriesgarse a levantar sospechas reemprendiendo tal proyecto.

Sobre el hundimiento del Maine parece haber mayor acuerdo sobre lo acontecido en enero de 1898, pero
un precedende de un siglo de antiguedad no parece la mejor garantía para concluir que, a día de hoy, se está siguiendo idéntica dinámica. Asimismo, parece haber indicios que demuestran que el altercado de Tonkin fue artificialmente inflado para servir de excusa a los USA para iniciar la guerra de Vietnam, pero colegir a partir de ahí que el Gobierno está dispuesto a asesinar a 3000 compatriotas en nombre de la puesta en marcha de la “guerra contra el terror” es una inferencia muy osada. Y más si razonamos que no era necesario tamaño sacrificio: un ataque orquestado contra cualquier base o embajada usamericana en el mundo les hubiera nutrido de idénticas “razones” sin la necesidad del trauma que el 11-S le supuso a toda la nación.

Todo ello hace que, en mi opinión, el peso de la evidencia histórica a favor de la teoría de la conspiración decaiga notablemente.

Más cosas. Para que un acto de barbarie interna como el 11-S cumpla con su objetivo es necesaria la cooperación de cientos por no decir miles de personas entre fuerzas de seguridad, militares, ingenieros, políticos, personal sanitario y de asistencia... Tanto silencio por parte de tantísima gente no es muy explicable en el país que permitió salir a la luz escándalos como el Watergate o el Iran-Contra. Por otro lado, las reacciones populares contra la guerra de Vietnam en los años 70 son un precedente que no hacía muy previsible la reacción del pueblo usamericano a favor de la “guerra contra el terror". El riesgo, no ya de no alcanzar un éxito absoluto sino de ver entorpecidos los progresos de la operación, era una opción más que contemplable, ya que decenas de cosas pueden salir mal en una maquinación de tales dimensiones, o de ningún modo salir según el plan previsto. Sin ir más lejos, ahora tenemos en la Casa Blanca a Barack Obama, su propósito de deshacerse de Guantánamo y su intención de acercarse a Irán. Y de propina, el desencuentro con el sector de población más conservador el país, la conocida como América profunda, e incluso el derecho de secesión. ¿O es que alguien puede pensar que todo es producto de una milimétrica preparación en la que todo está absolutamente bajo control?

Seguimos. En el caso de las famosas armas de destrucción masiva (ADM) de Irak, a ésta ultramegaconspiración capaz de engañar a casi todo el mundo con el 11-S (salvo, por lo visto, a una pequeña estirpe de escogidos) no le hubiera costado, una vez controlado el país,
introducir pruebas de la fabricación de las mismas por el régimen de Saddam Hussein y, de ese modo, obtener respaldo mundial generalizado. Extrañamente, prefirieron quedar en evidencia ante todo el planeta al demostrarse, no solo su engaño, sino la certeza de que esas ADM no existían en suelo irakí. Singular comportamiento, sin duda, de quienes son capaces de planear y llevar a término con éxito el engaño más devastador de la historia humana reciente.

En cuanto a los congresistas mencionados, dudas más que fundadas planean sobre la honestidad de la postura conspiracionista de Ron Paul. No es en absoluto descartable que esté utilizando el 11-S como altavoz para ganar popularidad y conseguir que sus postulados políticos (siendo algunos de ellos más que cuestionables desde un punto de vista ético) sean escuchados. En todo caso, si su figura y de de Kucinich han de contar para que la “versión oficial” se vea objetada, dando la vuelta al argumento (al igual que ocurre con las dudas de Robin Cook hacia la existencia de Al Qaeda) tenemos al resto del Congreso usamericano concediéndo un contundente peso a dicha versión de los hechos, lo cual no es sino la demostración de la doble falacia que tenemos entre manos: una apelación a la autoridad en la que dicha autoridad no ha sido demostrada y una evidencia anecdótica (dos congresistas frente a 433).

No digo que las analogías sean escrupulosamente aplicables en éste caso, pero como referente patrio más cercano de lo anterior tenemos las actuaciones parlamentarias de los populares Eduardo Zaplana, Jaime Ignacio del Burgo y Alicia Castro. Que cada uno saque de éste dato las conclusiones que crea pertinentes.

En la mención al adormecimiento que sufría el pueblo alemán frente a la locura nazi, creo que se incurre en el error de juzgar un tiempo y unas circunstancias pasadas y distintas desde un prisma actual. Los contextos históricos han de ser tenidos en cuenta antes de establecer equivalencias gratuitas.

En referencia a las injurias, cada uno es libre de tener los motivos que estime oportunos para responder o no. En los USA, el país donde quemar la bandera no es delito, la libertad de expresión es sagrada y la Declaración de Derechos, aunque en la España de Jiménez Losantos nos resulte extraño, protege éste tipo de pronunciamientos. No así la alteración del orden (en referencia a ésto, con todo lo excesivo que me pueda parecer). Uno de los padres de la nación usamericana, Thomas Jefferson, abundó en la idea en una carta dirigida a su colega James Madison: “una sociedad que cambia un poco de libertad por un poco de orden los perderá ambos y no merecerá ninguno”.

Finalmente, encontramos que los atentados son congruentes con un fenómeno del que sí tenemos constancia real: el integrismo islamista, el cual se cobra cientos de vidas al año en diversos países. La yihad, por desgracia, no es ningún invento. Hay que decir que la idea de unos EE.UU. presididos por la corrupción a la escala que aquí estamos manejando es altamente seductora para según que mentes prejuiciadas. Yo mismo no apruebo casi nada de lo que la administración Bush ha impulsado en materia de política exterior durante su mandato, pero eso no me lleva a entregarme al conspiracionismo de manera acrítica. No al menos hasta que me presenten las pruebas de que algo tan extraordinario está verdaderamente ocurriendo. Pruebas más allá de videos de youtube cuya sola existencia ya demuestra el poco alcance de la confabulación a la que, nos dicen, estamos expuestos.

El 11-M como una extensión del 11-S

En el contexto ya reflejado de intento de dominación mundial por parte de las élites políticas y militares mundiales, el 11-M no sería más que un nuevo paso en pos de ese objetivo. Pero hay algunos razonamientos de orden lógico que no encajan con ese plan. Afirma Cordura que las coincidencias entre el ejercicio virtual CMX que la OTAN terminó el 10 de marzo de 2004 y lo sucedido en Madrid sólo un día después no son casuales. Dejando de un lado los rodeos, lo que sugiere es que el ejercicio se tornó real como parte de la estrategia dirigida a consolidar ante la opinión pública mundial la realidad de la amenaza de Al Qaeda. A mí, en cambio, no me parece muy sensato, ni propio de una organización que presumiblemente cuida todos los detalles de sus actos (por la cuenta que le trae), hacer coincidir el CMX de la OTAN (de celebración anual) con la materialización de los atentados. No si quieren evitar asociaciones poco convenientes dado que el ejercicio se ha revelado de conocimiento público (la noticia que enlazo al respecto está fechada en el 18 de marzo de 2004, sólo una semana después del 11-M). No hacerlo es mucho más lógico, conlleva muchos menos riesgos al evitar tener que dar explicaciones por la coincidencia y el impacto en la ciudadanía es exactamente el mismo. Sobre todo conociendo que el ejercicio no lleva aparejado movimiento de tropas o policía.

Además, desplegar esa operación en España, a tres días de unas elecciones generales en un país convulso por la generalizada oposición la guerra de Irak (otro movimiento más en su juego de sometimiento planetario), con el perjuicio que podía causarle a un aliado incondicional del imperio como era el gobierno de José María Aznar, no es desde luego el arquetipo de una actuación comandada por el sentido común ni la lógica militar. Éste es un razonamiento evitado por éste tipo de conspiracionismo porque concluye la improbabilidad de la conspiración en la masacre de Madrid, y como se vincula 11-M y 11-S, si el primero no tiene relación con el segundo significa que el tenderete conspiracionista se viene abajo ya que de la solidez del vínculo depende en gran medida la robustez de toda la teoría.

Y, esa es otra, ¿dónde encaja el empecinamiento del gobierno del PP en culpar a ETA de la masacre? ¿qué papel juega, más allá de la búsqueda local del rédito electoral? Es algo que Cordura o algún otro teórico de ésta conspiración debería determinar.

Para terminar, tal y como anuncié, quiero enlazar algunos sites donde se proporciona información relativa a lo que estamos tratando para que cada uno pueda evaluar por su cuenta la calidad de los argumentos que los teóricos de la conspiración del 11-S vienen manteniendo.

http://www.voltairenet.org/mot37.html?lang=es

http://www.ciaramc.org

http://www.investigar11s.org

http://investigar11s.blogspot.com/

Mientras, quien suscribe queda a la espera de pruebas verdaderamente concluyentes.

sábado, 21 de marzo de 2009

Y la elegida fue... Watchmen

Sí. Digo la elegida porque hacía, calculo, cerca de seis años que no pisaba una sala de cine. Bueno, en realidad hubo otra vez durante ese período (una invitación a ver una película infantil en modo gratis total; no fue idea mía y no la hubiera visto de ninguna otra forma, así que no cuenta). En cambio, he ido a ver Watchmen con todas las de la ley y por expreso deseo personal.

Antes de referirme a la película en sí tengo que decir que me parece un abuso y un escándalo que te cobren 7,40 euros por entrar a un cine en fin de semana. No es de extrañar la cada vez menor afluencia de público a las salas. Por mi parte, creo que tardaré en repetir.

A lo que iba. Leí el comic Watchmen hace ya bastantes años sin que dejara mayor huella en mí, quizá porque no estaba preparado para recibir adecuadamente tal estímulo intelectual; o porque, siendo seguidor de Marvel, tenía cierto prejuico hacia su rival, DC; o tal vez la razón fue que sólo entendía los cómics como un mero divertimento sin mayor pretensión. Volví a releerlo el pasado verano consciente de la intención que había de llevar la obra de Alan Moore y Dave Gibbons al cine. Ésta segunda lectura fue la que me hizo apreciar del recorrido creativo de la historia plasmada en Watchmen, un cómic publicado en mitad de los años 80 que desmitificaba el mundo de los superhéroes, ese que tanta vida ha dado al género que hoy día muchos denominan "novela gráfica" para darle un soplo de respetabilidad.

La versión cinematográfica contaba, a priori, con todos los ingredientes para dar miedo: la traslación al celuloide de un original considerado mayoritariamente intrasladable; los más que lamentables precedentes de adaptaciones de cómics de superhéroes que Hollywood ha perpetrado; la elección de un director que se dio a conocer por una película, 300, que basaba toda su fuerza en la estética y el impacto visual; la tendencia de las superproducciones usamericanas en supeditar el fondo a la forma... En fin, que los recelos eran muchos y en principio justificados.

Pero, a mí, Watchmen me ha gustado. Y me ha gustado bastante. Era muy difícil trasladar todas las subtramas del original en las dos horas habituales de una película comercial, y de hecho no se ha conseguido (leo en sitios de cine que es posible que las ediciones finales en DVD y Blu-Ray albeguen más metraje y tengan una duración cercana a las cuatro horas), pero con la esencia básica pienso que sí se ha logrado: el miedo global al holocausto nuclear que atenaza al mundo (la acción se sitúa en 1985 con Nixon gobernando aún los USA) y que marca el devenir de los protagonistas y sus acciones en un escenario de violencia y corrupción moral.

No soy partidario de destripar películas estando aún de actualidad, ni de avisar mediante spoilers de modo que me quedaré aquí. Sólo destacaré algunas cosas, unas que me gustaron y otras que no tanto. Me agradó el tono de historia adulta que se respira en todo momento, lejos de bobadas dirigidas al público adolescente como Spiderman o Los 4 Fantásticos. Hay verdaderos antiheroes de esos a los que cuesta cogerles apego pese a estar del lado de los "buenos", lenguaje malsonante y escenas de violencia cruda que pillarán a más de uno desprevenido. De hecho, la violencia está presente en todo momento de la historia y es ejercida sin concesiones por quienes en ella se autoproclaman luchadores contra el crimen, al igual que ocurría en otra cinta basada en en un cómic de Alan Moore, V de Vendetta, y que también fue analizada en ésta bitácora.

Como detalle que particularmente me desagradó está la caracterización de Richard Nixon, tan exageradamente caricaturesca (el actor que le da vida parece lucir una careta de Jesús Gil) que uno llega a pensar que es intencionada. Un Ozymandias excesivamente amanerado tampoco encaja todo lo bien que debería, al contrario que Rorschach, sin duda el personaje más popular de Watchmen y que, a mi parecer y pese haber visto una versión doblada, está brillantemente encarnado. El Comediante, otro de los personajes clave y que pierde al final mucho del protagonismo de que goza en la primera mitad del film, personifica la corrupción y la degeneración moral a la que puede llegar un poder e impunidad absolutos. Por otro lado, los devaneos filosóficos el Dr. Manhattan pondrán a prueba la paciencia de más de un incauto que espere algo parecido a los X-Men.

En definitiva, que quien disfrutó con la obra original de Alan Moore (tengo que decirlo: los dibujos de Dave Gibbons me parecen mediocres y faltos de personalidad) puede perfectamente sentirse satisfecho con Watchmen, la película. Y aquí no incluyo a los fundamentalistas, que los hay, del comic de Moore: a esos ninguna adaptación les parecerá suficientemente buena. Quienes sólo esperen peleas y acción sin descanso también se sentirán defraudados. Watchmen tiene de eso, pero es más.

jueves, 19 de marzo de 2009

Necesidad de hacer algo

El paro avanza inexorable en nuestro país. Ya no es en absoluto extraño que cada persona tenga al menos un recién despedido dentro de su círculo de amistades o familiares. Auténticos dramas ante los que sólo cabe preguntarse ¿cuándo me tocará a mí? Mientras, el Gobierno se muestra devastador con sus propias predicciones económicas favoreciendo que el ciudadano deshoje una sola margarita: ¿mentiroso o incompetente? La realidad no es tan simple pero hay tres millones y medio de parados que no están para zarandajas. Las prestaciones sociales corren el riesgo de agotarse ante la avalancha creciente de solicitantes, lo que sólo podría derivar en una subida de impuestos. Los bancos se niegan a prestar dinero a negocios y particulares, los mismos a quienes antes permitían endeudarse por décadas. El sector automovilístico reclama ayudas públicas, pero no para invertir en tecnología no dependiente del petróleo sino para relanzar el mismo modelo que ya huele a cadáver. El único partido que se postula como alternativa a nivel nacional hace trizas lo que enarbola como virtuosos principios sin el menor pudor. Hay políticos imputados por corrupción que reciben toda clase de bendiciones por parte de su partido; diputados que ganan sueldos de 5000 euros al mes por ni siquiera aparecer en el Congreso mientras suscriben contratos millonarios con entidades privadas sin que la ley se lo impida. La Iglesia se gasta los millones que éste Gobierno le regala en campañas falsarias y demagógicas al tiempo que ejerce lo que en la práctica no es más que promover la extensión del SIDA en África. En Madrid quienen obligar a los niños a vestir uniforme en los colegios públicos...

Hay algo que funciona jodidamente mal en éste país. Hay muchas cosas que deberían cambiar y yo siento la necesidad de hacer algo, de aportar mi granito de arena para que esos cambios se produzcan. Veo desde mi sillón cómo la injusticia y la incapacidad, cuando no la mala fe, campa a sus anchas y siento rabia e impotencia. Me entran ganas de emigrar a otro lugar en el que no tenga la sensación de que desde las instituciones se están burlando de mí a diario, de renegar de éste miserable país de chulería caciquil y oligarquías eternas. Se está creando el caldo de cultivo para que ciudadanos frustrados y hartos de ver cómo son sistemáticamente ninguneados decidan pasar a la acción. Ésto entraña un riesgo, pero yo solo espero que ello sirva para que se impulsen reformas que dignifiquen un sistema que se revela cada día más agotado, aunque a la vista del carácter dócil y acomodaticio del español medio, no lo veo probable a corto plazo. No obstante, siento la necesidad de hacer algo, algo que sea verdaderamente útil y ayude a superar ésta etapa de riesgo social para abrir el camino hacia un nuevo horizonte. Algo, pero no se el qué.

miércoles, 18 de marzo de 2009

Cosas que odio

Como a buen seguro habréis comprobado, apreciados lectores, últimamente no ando sobrado de tiempo ni de inspiración para tratar los temas que habitualmente son abordados en ésta bitácora. Y eso que hace pocos días la conspiranoia del 11-M volvió a saltar a la palestra pero, cuando no es posible, simplemente no es posible. De tal modo que para que éstos días Flash de Cámara mantenga un mínimo de actividad tengo que publicar entradas que combinen poco tiempo de elaboración y ligereza de contenido. Y qué menos complejo que copiar algo ya escrito de antemano, desde hace tiempo además. Se trata de un trivial listado de cosas que aborrezco y que cierto día decidí plasmar en una mugrienta libreta donde a veces anoto pensamientos de lo más diverso. Para quienes se asoman a éste modesto espacio virtual puede ser una oportunidad de conocer con algo más de profundidad al juntaletras que lo perpetra.

Cosas que odio

- La almendra en el dulce. Debería crearse una unidad especial de la policía para salvaguardar a la población de atentados culinarios como éste.

- El café. Jamás nada me ha dejado tan mal sabor de boca como las contadas veces en mi vida que he tomado café. En el helado constituye mi única excepción.

- La gente que se sienta abierta de piernas en el transporte público. Sentada a tu lado, te obliga mantener tus piernas encogidas para no "molestar"-como si les gustara hacer exhibición de paquete (obviamente, siempre son hombres)- haciendo gala de una educación que en modo alguno merece.

- Los eructos con olor a chorizo. ¿Quién no ha tenido alguna vez la desgracia de verse invadido, rodeado, AGREDIDO por los efluvios cavernosos e insanos de una de éstas bocanadas salidas directamente del infierno?

- El tabaco en todas sus formas. Pocas cosas hay que odie más que el tabaco. El día que se invente el cigarro sin humo será uno de los más felices de mi vida. Qué placer sería dejar de respirar cáncer...

- La gente prepotente. Aunque satisface saber que toda prepotencia tiene su origen en una carencia.

- Los ignorantes que pretenden saberlo todo. Cuesta creer que haya tanto indocumentado suelto sentando cátedra sobre cosas de las que no tiene repajolera idea.

- Los cantantes latinos. Como la gripe aviar, tuvieron un momento de auge para después caer en el olvido. Diría que afortunadamente hoy día se ven relegados a un segundo plano (cuando no tercero) si no fuera porque ahora su puesto lo ocupan los cantantes/conjuntos clónicos de pop aflamencado, la última plaga que asola nuestro sufrido país.

- Todo lo relacionado con "Operación triunfo". Afortunadamente también es un fenómeno del que sólo quedan residuos tan relevantes como la marca de bastoncillos para la higiene auditiva de Falete.

- Las personas que, en el tren de cercanías, se levantan de su asiento un rato antes de apearse. En especial cuando el vagón va atestado y obligan a medio pasaje a moverse para dejarle paso y poder colocarse en posición ventajosa para salir. Como si temieran que, sin esa manobra, alguien les fuera a impedir abandonar el tren.

- Calcetines blancos con calzado negro. Imaginarme las dos franjas roja y azul del calcetín ya termina de arruinar todo buen concepto que pudiera haber tenido de su propietario.

- La gente excesivamente parlanchina. Un perfecto ejemplo de retroalimentación: cuanto más hablan más ansío que ocurra algo que les obligue a cerrar la boca, momento en el que irrumpe Murphy con su dichosa ley para conducirte de cabeza hacia la embolia.

- La nata en la leche. Una de las pesadillas de todo infante en edad de crecer y el motivo por el que un servidor conoció el significado de la palabra "arcada".

- El arroz duro en la paella. Nada mejor para arruinar un plato por lo demás perfecto.

- Un grifo goteando. El impulso que desde pequeñito siento por cerrar todo grifo goteante que se me pone a tiro ha llegado a preocuparme.

- Que me pregunten qué pienso. Más de uno y de una no lo habrían preguntado de haberlo sabido.

- Que no me respeten por estar en minoría. Que a uno le cataloguen de "raro" es una cuestión exclusivamente cuantitativa.

- Restos de comida entre los dientes. Especialmente en los demás ya que los míos no los veo. No hay sonrisa que aguante un trozo de pollo asomando entre el canino y el premolar.

- Que me miren fijamente. La convención de Ginebra debería hacer alusión expresa a ésta refinada a la par que inhumana forma de tortura.

- Las mujeres que fuman. Se que suena machista, pero considero que la mujer es lo más hermoso de toda la creación y por ello repruebo ver esquilmada tanta belleza plástica por un maldito cigarro.

- Afeitarme. Es lo que más detesto de ser hombre todos y cada uno de los días de mi vida.

- La gente que habla a gritos por el teléfono móvil. Y si encima es para decir "voy en el tren, ahora llego" ya es para ponerles una diana en la espalda y repartir dardos entre el resto de pasajeros.

sábado, 14 de marzo de 2009

La construcción y el universo gitano

Nadie parece estar teniéndolo en cuenta pero, dejando aparte a los jubilados, el colectivo gitano puede ser uno de los más golpeados por la crisis inmobiliaria. Sabido es por todo aquel que tenga una obra cerca de su casa lo corriente de encontrar la, llamémosla así, marca territorial del vigilante gitano de turno. Lo siento mucho, pero lo que podría dar lugar a un sesudo y profundo análisis desde una óptica sociológica se va a quedar como un post de relleno en un momento de escaso tiempo libre para acometer otros temas de mayor calado. Así que procedo a exponer las imágenes más impactantes sobre el particular que ha encontrado por la red, así como alguna tomada por mi propia mano.

Para empezar tenemos a los concisos, para quienes no hacen falta entrar en detalles:



Los hay para quienes la palabra "vigilante" parece tener más enjundia, más clase:



Luego están los que piensan que no deben ahorrar palabas para dejar clara cual es la situación. Quizá para ahuyentar a posibles competidores:



Lo que desconocía es que los vigilantes de ésta étnia tuvieran zonificada su área de actuación:



La competencia en el sector debe ser terrible. Sólo así se explica la beligerancia de algunos:



Y si no se tiene a mano un arma de fuego, se puede disponer de otra clase de "munición":



Y para terminar, volvemos al concepto de síntesis con el que empezamos, aunque ésta no debería llevar aparejada necesariamente una patada al diccionario:


miércoles, 4 de marzo de 2009

"Amor" a los animales

El otro día me levanté moderadamente temprano y, a poco de estar despierto, escuché los gemidos lastimeros del perro de un vecino. Éste individuo vive en un bloque junto al mío y su patio interior es medianero con el de mi finca. Al parecer es dueño de las tres plantas de su bloque, de modo que ese patio lo puede usar a su antojo, mayormente para que el pobre animal (el perro, no el vecino) se pase allí una enorme cantidad de horas durante el día, completamente solo y volviéndose loco por el abandono y la frustración. Esa mañana sospeché que el can había pasado también la noche a la intemperie a tenor de lo lastimoso y tempranero de sus lamentos. ¿Podemos decir que su dueño posee un perro porque adora a los animales?

Tiempo atrás, en una conversación en la que me hallaba inmerso con algunos propietarios de mascotas, descubrí que éstos amantes de los animales toman ciertas medidas para acabar con algunas costumbres molestas de sus bichejos. Al parecer la época de celo gatuno es especialmente engorrosa, así que se tira por la calle de enmedio y no es raro llevar a la gata al cirujano para que le extirpe el útero. Así no hay manera de que pueda procrear y desaparecen de un plumazo los malos olores y demás incomodidades propias del trance. Pero no es el único inconveniente de los gatos. Sus uñas suponen otro quebradero de cabeza, así que también son extirpadas. Pero ocurre que la uña se regenera, por lo que la solución es extraer con ella la falange del dedo de la que parte. Como resultado se obtiene un felino de movilidad mermada para el resto de su vida.

Según estaba oyendo todas estas atrocidades me iba preguntando, ¿de verdad se consideran éstas personas amantes de los animales? ¿Para qué quieren un animal si lo acaban convirtiendo en algo distinto a lo que era? Me dio la impresión de que sus necesidades iban a estar igual de cubiertas por un juguete animado, mecánico, sin secreciones malolientes ni afición por estropear el mobiliario, pero por no un ser de carne y hueso con todas las características que lo convierte en tal.

Un animal necesita espacio y atención. Todo el que quiera poseer uno debería tenerlo en cuenta y aceptar que debe atender aspectos que no siempre resultan agradables. Amar a los animales tiene más que ver con renunciar a tener uno si no se le puede prestar la debida atención que con adquirirlo para dejarlo a su suerte o para convertirlo en poco más que un peluche a medida.

domingo, 1 de marzo de 2009

Por un ADSL más barato

Me hago eco a continuación de una iniciativa encaminada a conseguir bajar los precios de los servicios de ADSL prestados en España. Copio y pego:
España lleva varios años ocupando las últimas posiciones en Europa en banda ancha según varios documentos y estudios de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). Desde el Gobierno se han ido anunciado rebajas en el precio del ADSL que nunca han llegado.

Las declaraciones de dirigentes políticos y organismos con poder de decisión sobre ello han sido meras promesas que no se han traducido en una mejora de los precios, la cobertura y la velocidad de acceso. Ministros de Industria, presidentes autonómicos, candidatos a presidentes del gobierno, secretarios de telecomunicaciones y un sinfín de cargos públicos nos han tomado el pelo con falsas promesas en cada campaña electoral.

A día de hoy la realidad es que los precios del ADSL no han bajado y seguimos teniendo una banda "ancha" lenta y cara. De hecho, en estudios sobre precios presentados por la CMT(Comisión de Mercado de las Telecomunicaciones) resulta claramente Telefónica como el operador incumbente dominante y el más caro de toda Europa.

Los operadores alternativos (Ya.com, Jazztel, Orange, Tele2...) no han trasladado al usuario final los descuentos aplicados en el precio mayorista que cobra Telefónica a ellos.

Pero lo más desesperante es que el 40% del territorio nacional no tiene acceso a ofertas con cobertura directa de estos operadores alternativos, por lo que los usuarios de estas zonas están obligados a contratar ADSL directamente con Telefónica o revendido por otro operador con precios caros. La CMT aplicó dos rebajas en los precios mayoristas y a día de hoy todavía estamos esperando su aplicación en nuestro recibo de ADSL.

Hemos elaborado una queja masiva en forma de manifiesto donde solicitamos a Telefónica de España la rebaja incondicional de los precios del ADSL para que sean exactamente iguales a los proporcionados en el resto de países en los que está operando. Esta rebaja afectará a los precios mayoristas y como consecuencia los operadores alternativos deberán rebajar sus precios en la misma medida.

Así mismo se requiere al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio único implicado y provocador de esta cruda situación en los momentos económicos actuales, para que tome las medidas pertinentes a fin de que estas rebajas se lleven a cabo en breve plazo.

Leer manifiesto.

Más información en ADSLZone.