jueves, 30 de julio de 2009

El modus operandi de ETA contra casas-cuarteles

Los psicópatas de ETA han vuelto a atentar, ésta vez contra una casa cuartel de la Guardia Civil en Burgos. Y el gurú conspiranoico Luis del Pino vuelve a servirse del terrorismo para repartir una nueva dosis de soma a sus fieles devotos, consciente de que ninguna estafa que les venda sobre el 11-M tendrá suficiente entidad para los miembros de su secta. Se atreve el inmundo personaje a excretar la siguiente deposición:
Después del 11-M, fueron innumerables las voces que se alzaron desde la izquierda y desde sectores nacionalistas - ¿lo recuerdan ustedes? - para decirnos que la matanza de los trenes no podía ser obra de ETA, porque ése no era su "modus operandi", porque "ETA siempre avisa".

El argumento era infame, pero una parte de la sociedad española (esa parte tan enferma, en términos democráticos, como para odiar a Aznar mucho más que a Josu Ternera) se mostró dispuesta a comprar aquella falacia con auténtico entusiasmo. No en vano estaban en juego unas elecciones generales que habían de celebrarse tres días después.

Supongo que sería hora de recordarles a algunos sus palabras y preguntarles, siguiendo con su argumento, si el atentado contra la casa cuartel de Burgos es obra de Al Qaeda, dado que "ETA siempre avisa" y, en este caso, nadie ha avisado de la colocación de esos 200 kg de explosivos que han herido a 50 personas. Sería una forma de poner de manifiesto su brutal demagogia.
Como no podía ser de otra manera, Del Pino miente como sólo los profesionales de la trapacería saben hacerlo, aunque lo rendido de su habitual audiencia reste mérito a su presunto poder de convicción. El sujeto omite antecedentes y se salta datos esenciales para juzgar la validez de su forzado silogismo, herramientas necesarias para, utilizando sus propias palabras, “poner de manifiesto su brutal demagogia”. Basta con remontarse a hechos similares, los cuales jalonan alguno de los peores momentos la macabra historia de la lunática banda terrorista.

Atentado contra la casa cuartel de Zaragoza, 1987.
Marco explicó que en el caso de la casa cuartel de Zaragoza, un terrorista aparcó el coche cerca de la entrada sobre las ocho de la mañana. Precisó que cuando el terrorista se estaba bajando del coche, el guardia le dijo que no se podía aparcar ahí, pero el etarra salió corriendo hacia el otro extremo de la calle.

El guardia civil que estaba de guardia salió de la primera tapia vio que el coche echaba humo por abajo y salió corriendo detrás del terrorista, como vio que no le alcanzaba y que se iba por otra calle decidió volver hacia el coche para avisar en la entrada de la casa cuartel. El portavoz de la AVT recordó que al guardia civil sólo le dio tiempo a avisar a un compañero y mientras se iban alejando hacia el interior para dar la voz de alarma es cuando explotó el coche.

Atentado contra la casa cuartel de Vic, 1991.
Los hechos sucedieron el 29 de mayo de 1991 por la tarde, cuando un coche bomba cargado con 70 kilos de amonal asesinó a nueve personas, cinco de ellas menores. Una décima persona murió atropellada por un vehículo que intervenía en el rescate de las víctimas. Al día siguiente del atentado, la Guardia Civil localizó a los autores del atentado en Llicà d'Amunt, que murieron en un tiroteo.
Atentado contra la casa cuartel de Durango, 2007.
La furgoneta fue aparcada en la parte trasera de estas instalaciones por un individuo encapuchado que salió corriendo, indicaron fuentes de la lucha antiterrorista.
Estos hechos han sido visto desde la casa cuartel a través de las cámaras de seguridad.
Al parecer, un guardia civil ha intentado impedir la explosión con un inhibidor de frecuencias, pero no lo ha conseguido.
Atentado contra la casa cuartel de Legutiano, 2008.
Según las primeras investigaciones, el método usado por los terroristas ha sido similar al atentado de Durango del pasado 24 de agosto contra otra casa cuartel: han llegado al lugar, se han bajado del vehículo y han dejado la furgoneta con los explosivos, lo han activado y han huido en otro, un Peugeot 306, matriculado en Bilbao.
Cuatro ejemplos. En ninguno se dice que mediara una llamada de aviso. Sencillamente no la hubo porque, dentro de la lógica desquiciada que siguen éstas bestias, una casa cuartel de la Guardia Civil es objetivo militar, con independencia de que también la habiten mujeres y niños. Es un hecho objetivo, y no supone ninguna concesión a la banda terrorista, que cuando ETA sitúa objetivos civiles en su punto de mira sí hace uso de la llamada de advertencia, lo cual no les exime de culpa en caso de darse el peor de los escenarios posible, por supuesto. De tal manera construyen éstos gudaris de mierda su carácter heroico, apreciable tan solo por quienes padecen la misma enfermedad que lleva a un terrorista a convertirse en un despojo humano.

Pero no demos de lado a Luis del Pino, ese comerciante del dolor y la muerte que ha hecho carrera perjeñando toda clase de falacias sobre el 11-M. Los ejemplos aquí reseñados evidencian su último ejercicio de manipulación, lo mentiroso que es y lo fácil que es comprobarlo. Y como las desgracias, a ésta desgracia de ser humano le acompaña otro que tal baila, su socio conspiranoico PedroJ Ramírez. El pobre hombre hace un espantoso ridículo en su El Mundo en 2’, obcecado en su afán de culpar de algo a las FyCSE ahora que, casualmente, se encuentra litigando en los juzgados contra alguno de sus miembros (gracias a Lejíaneutra):
Solo la suerte ha impedido que el balance no haya pasado de heridos leves... Solo la suerte, no la prevención. Es incomprensible que un acuartelamiento tan importante no tuviera una vigilancia nocturna capaz de detectar que alguien aparcaba un vehículo sospechoso en su trasera a las cuatro de la mañana
Para su infamia, reveladora de su nulo cariz profesional, la edición digital de su periódico cuenta que la furgoneta bomba fue colocada sobre las 14:15 del día anterior, y que fue sometida a revisión al caer la noche, al igual que lo refiere Público, RTVE y Diario de Burgos entre otros medios.

---------------------------

Mientras escribo ésta entrada se ha producido otro atentado en Mallorca, y todas las sospechas apuntan a ETA en lo que sería un salto cualitativo en su escalada criminal, ya que las islas eran terreno vedado para sus comandos debido a la dificultad de eludir el cerco policial en un espacio rodeado de mar por todas partes. Un detalle (la ampliación del ámbito de actuación etarra en una presunta época de debilidad) que viene a ensombrecer aún más el negro panorama que nos dibuja ésta casta de puercos sociópatas.

viernes, 24 de julio de 2009

Novedades musicales rockeras: The Gathering, Lacuna Coil, Lacrimosa y Dream Theater

En las últimas semanas nos hemos topado con varias novedades musicales que merece la pena reseñar, aunque sea brevemente. Todas ellas pertenecen al ámbito del rock más o menos pesado y podemos concretar que comparten un mismo fundamento común: el continuismo dentro de cada estilo, lo cual no es algo que precisamente me agrade.

Comenzamos con el nuevo disco de la banda holandesa The Gathering, “The West Pole”, sobre la cual había serias dudas de si sería capaz de superar el abandono de su vocalista, la inigualable Anneke Van Giersbergen. La deserción de Anneke, aparte de los motivos personales aducidos, parece estar fundada en diferencias creativas, ya que su nuevo grupo, Agua de Annique, supone una extensión de lo practicado en los dos últimos discos de The Gathering, orientados al intimismo de un sonido cada vez más ambiental. Con “The West Pole” su ya ex-compañeros retoman parte de su faceta más rockera recuperando un sonido similar a “If Then Else” (2001), en el que imprimen más ritmo a las composiciones y redoblan su garra. No obstante, sus canciones persisten en esas estructuras fuera de los estándares al uso, por lo que sigue siendo un disco de The Gathering con todas las de la ley. Las dos vocalistas incorporadas para sustituir a Anneke cumplen correctamente sin mayores alardes en un disco que no está a la altura de sus mayores logros de mediados los 90 (la época de "Mandylion", 1995 y "Nighttime Birds", 1997), y en el que no hay cortes concretos muy por encima de otros; simplemente se ocupa de mantener a la banda dignamente en el candelero tras 15 años de existencia.

Continuamos. Los italianos Lacuna Coil fueron una de las bandas más destacadas del metal gótico europeo. Sus discos primeros discos destilaban una clase difícil de encontrar en coetáneos suyos, y sus melodías eran cantos a una belleza musical sin precedentes, con algunos de los puntos más álgidos del rock europeo de lo que llevamos de siglo. Su disco de 2002, “Comalies”, es una de las mejores obras que ha dado en género en décadas. Lamento hablar en pasado, pero el sueño se truncó hace tres años, en que decidieron entregarse al convencionalismo ramplón del rock mainstream. “Karmacode” (2006) supuso un retroceso difícil de encajar para quienes vivíamos extasiados ante la belleza de su música, y su nueva entrega, “Shallow Life”, es la constatación de que no habrá más Lacuna Coil, no para quienes encontramos en su pasado algunas de las piezas más sublimes del rock europeo reciente. Y no es que éste disco sea peor que su predecesor, cosa difícil, sino que deja claro que el camino emprendido no tiene vuelta atrás, y más al saber que la respuesta comercial al giro estilístico parece darles la razón. Comercialmente podrán haber acertado, pero artísticamente son ya una banda perdida que pudo ser y, por desgracia, no fue. Aún así, todavía encontramos destellos en “Shallow Life”, como la balada “Wide Awake”, campo en el que siempre tuvieron poca competencia. Una excepción que ya no confirma ninguna regla.

El estilo que practica el proyecto musical de Tilo Wolff, Lacrimosa, tiene tan poco misterio que cada nuevo disco no puede más que despertar una sensación de deja vu tras otra: su combinación de música sinfónica y rock duro ya no puede dar más de sí. Llegó un momento en que, una vez establecida esa premisa musical, a Lacrimosa ya no le iba a ser posible sorprender al oyente, y a fe que tras escuchar “Sehnsutch”, recientemente editado, la sorpresa es lo que más se echa en falta. Los mejores tiempos de Tilo, registrados en la segunda mitad de los 90, especialmente con Inferno (1995) y Stille (1997), ya pasaron, y hoy día parece aspirar únicamente a plagiarse a sí mismo y a repetir fórmula sin mayores aditamentos. Una pena para alguien de quien hay que valorar que arriesgara con una mixtura musical tan explícita, no apta para cualquier paladar, y que ha sabido ganar seguidores en numerosos países renunciando al inglés típico del rock por su alemán materno, una lengua siempre dura de escuchar.

Los neoyorkinos Dream Theater continúan editando discos como si no existiera un mañana, y ya tenemos en la calle “Black Clouds and Silver Linings”, lo último que nos viene de ellos. ¿Novedades? Ninguna, cero, nada, todo es más de lo mismo y no hay una sola coma que se atreva a saltarse el guión. Es más, parece incluso que el quinteto se recrea con atrevimiento en su estatismo musical hasta casi querer convertirlo en marca de fábrica, si es que no lo era ya. Nadie les niega su realidad como banda, la mejor que ha parido nunca el metal progresivo con obras cumbre absolutamente incólumes, pero una pizca de evolución tampoco les vendría mal. Bien es cierto que durante su carrera han venido salpimentando sus casi siempre extensas canciones con toques ajenos al eje central que vertebra su música: jazz, rock alternativo, pop, thrash metal... pero siempre como elementos añadidos, sin giros de personalidad especialmente agudos. Y tras dos décadas de carrera, al menos yo es algo que echo a faltar. En “Black Clouds and Silver Linings” tenemos todo lo que se puede esperar de un disco de Dream Theater, y en gran cantidad: solos supersónicos de guitarra, improvisaciones al teclado, redobles de batería por doquier, cambios de ritmo brutales, quiebros inverosímiles, temas de hasta 20 minutos de duración, baladas típicas A.O.R., agudísimos tonos de su cantante... Puro Dream Theater, como el primer día. Y pese a todo lo dicho, no puedo dejar de reconocer el talento de éstos tipos, plasmado siempre en alguna composición ante la cual uno termina agachando la cabeza y rindiéndose ante su maestría. En esta ocasión es “The Count Of Tuscany” la que, sin estar a la altura de “Take The Time”, “Learning To Live” (ambas de su obra maestra, “Images And Words”, 1992) o “Home” (“Scenes From A Memory”, 1998) entra en el olimpo selecto de piezas elevadas a los altares de lo sublime.

martes, 21 de julio de 2009

¿Qué tratamiento legal merece la violencia ejercida por menores?

El PP pedirá lo que a todas luces sería una rebaja de la edad penal para delitos especialmente escabrosos cometidos por menores. Éstas iniciativas siempre surgen al calor de los noticiarios, con la carga de populismo que por ello llevan y transmitiendo la idea de que hay menores violando niñas en cada descampado. Pero, por una vez y sin que sirva de precedente, coincido con los populares. Si un menor se siente lo suficientemente adulto para violar o asesinar, que la ley le trate como tal.

Quizá el número de delitos violentos cometidos por menores no sea realmente significativo, pero hay que admitir que casos como los de Marta del Castillo o alguno de los recientemente conocidos suponen un golpe a la conciencia colectiva y generan alarma social. No creo que la escasa relevancia numérica de hechos como éstos deba suponer un freno para la ley en su lucha por erradicarlos o, en su defecto, un obstáculo para la entrada en vigor de un castigo acorde con el delito cometido. El matrimonio gay existe sin que hubiera una demanda social masiva para su implantación, y funciona sin que se produzca mayor molestia para quienes no quieren hacer uso del mismo. En el caso de la rebaja de la edad penal estaríamos ante similar circunstancia.

En España un menor de 13 años puede cometer cualquier fechoría y salir completamente impune a efectos legales. En el momento en que se dan sucesos como los enlazados (y me viene a la cabeza el escalofriante caso del pequeño James Bulger en 1992), con menores de ésta edad implicados, me parece razonable el planteamiento una reforma legal que incluya exigencia de responsabilidad penal. El modo en que ésta se articule ya pide hilar más fino, pero por una cosa sí abogaría: que siendo delitos con especial violencia o con resultado de muerte, las penas se acerquen a las cumplidas por un adulto. Y que un chico de 15 o 16 años que cumpla condena por asesinato en un centro de menores ingrese en una prisión de adultos en cuando alcance la mayoría de edad y termine su pena allí.

Siempre he defendido que las leyes deben adaptarse a los cambios sociales. Desde el momento en que un hábito, una costumbre o una conducta se abre hueco entre los ciudadanos, sean aquellos mejores o peores, los legisladores deben tenerlo en cuenta para no desempeñar su labor al margen de la sociedad. Se hace con nuevas modalidades de delincuencia, o en el momento de normalizar tipos de familia distintos del tradicional. Un chaval que comete un crimen como los descritos no puede salir impune, y ni la familia de la víctima ni la sociedad puede percibir que sale impune. Una vez hecho el mal, al menos se ha de conceder el resarcimiento de una condena adecuada a la gravedad del delito ya que doy por descontada la potenciación de políticas de prevención y educación.

En España gozamos de un Código Penal bastante garantista, en gran medida debido a la rémora del franquismo según mi parecer. Durante la transición y los años sucesivos había que disociar el rumbo de nuestra recién nacida democracia de los usos y métodos del sistema legal franquista, lo cual es entendible habida cuenta del sufrimiento producido, pero no justifica que más 30 años después de muerto dictador aún sigamos presos de un buenismo nacido como contraposición a las premisas del franquismo. Pienso que ya es tiempo de afrontar sin complejos los problemas que aquejan a nuestra sociedad y de sentirnos democráticamente legitimados para ello.

jueves, 16 de julio de 2009

Qué vergüenza siento a veces de ser español

Qué vergüenza que he sentido al comprobar con qué tipo de engendros sub-humanos comparto país. Quiero reseñar algunos comentarios de internautas a una de las noticias relativas al caso de Rayan publicadas en la edición digital del diario gratuito Qué! Leyéndolos, a uno le hacen dudar que haya personas que merezcan tal apelativo.
En España se da mucha importancia si fallece un inmigrante. Cuando murió el ecuatoriano en el atentado de Barajas, por imprudencia de él ya que se avisó por megafonía que se despejara todo el parkings, el ecuatoriano estaba durmiendo en su coche escuchando música. Fue en persona el principe Felipe a Ecuador para dar los pésames a la familia y toda la familia (7 personas) no tardaron en venirse a España. Aquí el estado les dió 2 pisos y seguro que ya tienen su futuro económico solucionado. En cambio cuando ocurrió el accidente en el polideportivo de Sant Boi de Llobregat, y se desplomó el techo por el fuerte viento y murieron 4 niños no se presentaron ningún miembro de la casa real.
A éste anormal habría que explicarle que una víctima del terrorismo goza de un estatus especial por ley y una mayor atención por parte del Estado, con independencia de su lugar de procedencia. Además, Mohamed es español nacido en España. Seguro que si su esposa hubiera sido rubia y sueca no opinaba lo mismo. En fin, si no le gusta que le proteste a Irene Villa. Si se atreve.
hacen falta otros reyes catolicos. repasad la historia y me dareis la razón
Y a ti te hubieran hecho falta otros médicos, que te hubieran esterilizado al nacer para impedir que puedas extender tu podrida estirpe.
A pesar de su edad es muy listo el chico. Como esté en paro seguro que el gobierno le asegurará el futuro, demás de la indemnización que cobrará.
Qué cosas tiene perder a tus dos familiares más directos a manos de la sanidad pública española, ¿eh? Para éste animal de bellota sin duda Mohamed tendría que dejarse matar para no incrementar aún más el gasto de la administración, y lo contrario sería un acto de desconsideración. Menuda alimaña.
Antes de anterrar a su mujer ya exigía al gobierno un piso para su hijo ¿Dónde vivían hasta ahora?. Ahora que se muere su hijo "por negligencia de la enfermera" a saber lo que pedirá. Con sólo 21 años más despabilado el chico.
Y ésta acémila entrecomilla “negligencia de la enfermera” como si hubiera sido otra la causa de la muerte de Rayan. Mohamed pedirá lo que sus abogados crean conveniente como víctima de una negligencia médica, tiene todo el derecho. Éste burriciego ni siquiera sabe escribir “espabilado”.
Los moros son unos sinvergüenzas, aprovechan a la minima para sacar dinero a todo el mundo
Y tú eres un asqueroso racista que parece haber olvidado el glorioso pasado español de rapiña en las Américas. Una víctima de negligencia médica tiene todo el derecho, repito, a exigir una compensación por el daño sufrido, tanto si es físico como si es moral (ambas contempladas en nuestra legislación), pero no espero que éstos indigentes morales lo entiendan.
A ver, pagamos todos el tratamiento de su mujer que no ha cotizado en su vida, salvan a su hijo cuando en otro país los habrían mandado de vuelta a los 2, y ahora va de chulo? tendría que agradecer primero todo lo que han hecho por él y su familia. Ahora pedirá dinero, papeles y a vivir de las ayudas del estado.
Ya ves, según éste patán ignorante hacer valer tus derechos tras haber perdido a tu mujer y a tu hijo en un hospital público fruto de errores médicos es “ir de chulo”. Luego serás de los que piden religión en la escuela o van a misa los domingos, y encima te considerarás buen cristiano, ¿eh? Y no le hacen falta papeles porque, repito, Mohamed es español nacido en España. ¿Pero para qué va tamaño mentecato a informarse lo mínimo antes de hablar?

Son los primeros seis comentarios. Pues sí, con ésta gentuza, con estos despojos, purulentos desechos prehomínidos, tengo que compartir país. Qué vergüenza siento de llamarme “español” si con ello tengo que aceptar formar parte del mismo redil al que pertenecen semejantes desgracias humanas.

miércoles, 15 de julio de 2009

La sanidad madrileña en el punto de mira

No se qué más decir ya sobre el caso de Rayan, el bebé fallecido en el hospital Gregorio Marañón de Madrid por una negligencia médica. No puedo ni imaginar el dolor de su joven padre, que ya había perdido a Dalilah, su igualmente joven esposa producto de, quien sabe si también (carezco de la autoridad sanitaria para pronunciarme categóricamente) un cúmulo de infortunios médicos. Sólo puedo desear que ambos descansen en paz y que Mohamed y el resto de familiares superen algún día éste durísimo golpe y vuelvan a confiar en que alcanzar la felicidad aún es posible en éste, por momentos, maldito mundo.

Luego está el debate abierto en torno a si éstas dos desgracias pueden o no ser fruto de la política de privatización y de recorte sanitario practicada por el gobierno de la Comunidad Autónoma de Madrid. Personalmente, creo que es difícil conectar dichas políticas con el error puntual de una enfermera, por grave que éste sea. Pienso que el caso de Rayan responde más a una incompetencia personal, agravado por el hecho de haber destinado a una persona sin las aptitudes necesarias para desempeñar la labor de alimentar a un bebé prematuro. De no ser así no hubiera requerido la supervisión que ahora tanto se echa en falta. La enfermera ni siquiera dudó, ya que de haberlo hecho hubiera esperado hasta recibir verificación o el consejo de alguien cualificado, por lo que su ineptitud, en mi opinión, queda fuera de toda duda. No es el simple extravío de un expediente. A ese nivel no se pueden cometer errores, porque errar tiene consecuencias letales, como así ha sucedido.

No obstante, los hay que insisten en utilizar el fallecimiento de Rayan como arma arrojadiza contra Esperanza Aguirre y su modelo sanitario aplicado en la CAM. Sabida es por los habituales del blog la escasa simpatía de quien suscribe por la presidenta madrileña y, en general, por quien comparte su perfil ideológico, pero no por ello opino que vale todo para zurrarle al adversario, o que no haya líneas rojas intraspasables. El error de la enfermera con Rayan se produce, pienso, con independencia del modelo sanitario imperante en Madrid. Son dos debates quizá relacionados, pero distintos. No hay sistema perfecto que erradique al cien por cien los desatinos médicos, ni siquiera el público, y para comprobarlo no hay más que teclear en el buscador de Google +“error medico” +”servicio andaluz de salud". Ningún sistema está a salvo, por bueno que éste sea. La concatenación de dos errores (o al menos sospecha de error en el caso de Dalilah) que afectan a la misma familia en tan corto lapso de tiempo es lo que agudiza el drama en éste caso concreto.

Lo que sí es cierto es que las quejas y las protestas de los profesionales de la sanidad madrileña ya son un clásico en ésta comunidad, sea por la masificación de pacientes en los centros de atención primaria por escasez de personal, los turnos inhumanos a los que se ve sometido el personal hospitalario, la carencia dotacional de los nuevos hospitales o el desvío de fondos a empresas privadas, gestionantes de éstos centros de reciente apertura (ver Informe sobre la sanidad en la Comunidad de Madrid). Madrid también es la comunidad que más denuncias (y condenas judiciales) recibe por negligencias médicas (4.111 en 2008), cosa que podría explicarse por su elevada densidad de población (más de 6,2 millones de habitantes). Pero sorprende que comunidades más pobladas (datos poblacionales consultables en Wikipedia) como Andalucía y Cataluña cuentan con una menor cantidad de denuncias (1.538 y 1.105 respectivamente). Se podría especular sobre si los madrileños son más combativos en su actitud denunciante, pero sería entrar en juicios de intenciones que en modo alguno añaden rigor al debate. Los datos son los que son, pero insisto, es difícil establecer relación directa entre todo esto y que una enfermera se equivoque de vía para alimentar a un bebé.

sábado, 11 de julio de 2009

Encierros mortales sufragados con dinero público

El pasado viernes murió un joven de 27 años en el encierro del día de las fiestas de San Fermín. Nuevamente el debate sobre la peligrosidad en las fiestas populares está servido así que trataré de filtrarlo para quedarme con los argumentos que más respondan a criterios lógicos y racionales.

Correr delante de un toro es una actividad peligrosa, de eso no hay duda. Y entraña riesgos que pueden desembocar en desenlaces fatales. Pero también lo es practicar el montañismo, la espeleología o el submarinismo, y no parecen tener la mala prensa de los festejos taurinos. Los sanfermines son una fiesta y todo el que participa lo hace, en teoría, sabedor del riesgo que corre. En toda la historia de éste festejo han fallecido 15 personas, lo cual es ciertamente poco (la estadística de heridos y/o lisiados seguro que es mucho más larga), pero depende del punto de vista. Desde una óptica de salvaguarga de la integridad de las personas, el coste humano es mucho, ya que toda vida segada es una pérdida irreparable que lamentar. Ahora bien, parece que lo extendido es que un reducido número de muertes es una cantidad asumible si con ello preservamos la diversión de millones, pareciendo que el factor cantidad pesa más que el de calidad. Un defensor de la vida y del ser humano no debería tener dudas acerca de con cual argumento quedarse.

No pongo en duda el derecho de cada uno a exponer su vida a cualquier peligro. Cada uno es libre de hacer con su cuerpo lo que le venga en gana, aunque cabría preguntarse sobre el grado de responsablidad que es capaz de albergar una persona que juega a ruleta rusa o que tiene por afición saltar la vía justo al paso del tren, actividades ambas equiparables a ponerse delante de un animal de media tonelada, desbocado, asustado y armado con dos afilados estiletes. No obstante, es el mismo derecho que asiste a otras personas a incrementar sus probabilidades de morir prematuramente de cáncer fumando un cigarrillo tras otro, cosa aceptada socialmente sin el menor problema.

Así pues, desde el punto de vista de la seguridad, los encierros no son peores que subir un ocho mil, explorar una cueva a 150 metros de profundidad o pasearse sobre una moto a 250 km/h. Tampoco está en cuestión la libertad de las personas de arriesgar su vida siempre que con ello no dañen a terceros. Entonces, para los que no podemos evitar ver en los encierros un espectáculo decadente, bárbaro y troglodita ¿qué nos queda?

Tanto los sanfermines como cualquier encierro de menor entidad suelen celebrarse en el marco de las fiestas patronales, fiestas patrocinadas por el ayuntamiento del lugar. ¿Es lícito que desde las instituciones públicas se fomenten actividades lúdicas que supongan peligro para la salud de las personas? Puestos a arriesgar el pellejo, estúpidamente en mi opinión, que al menos quien elija ese modo de diversión se lo pague de su bolsillo. Me parece impresentable que con dinero público se sufraguen y patrocinen actos que ponen en peligro la integridad de la gente, por mucho que luego sean los propios ciudadanos quienes busquen atentar contra su propia seguridad. Tan impresentable como la existencia de una empresa pública de tabacos.

Pero éste es nuestro país. Como cantaban Mecano a principios de los 80, "cuanta más sangre cae más ovación". Y que siga la fiesta.

viernes, 10 de julio de 2009

El Mundo, otra vez, miente sobre el 11-M

El Mundo sigue embalado en su vertiginosa espiral conspiranoica y yo sigo sin tiempo para poder dedicarle la atención que tal circunstancia"merece". Es por ello que dejo paso al rápido resumen que Hollowman, forista de Desiertos Lejanos, ha tenido la atención de redactar para conocimiento de esas almas cándidas que siguen confiando en la buena fe profesional de PJ Ramírez y sus secuaces, y que me he permitido completar con aportaciones propias.

El Mundo ha sacado a la luz un alud de pruebas que demostraba que Juan Jesús Sánchez Manzano, comisario jefe de los TEDAX cuando se perpetraron los trágicos atentados del 11-M, había falsificado pruebas/incumplidos los protocolos/etc, etc, etc.

Básicamente, según El Mundo:

-Un documento de la Dirección General de la Policía que hace constar que «el examen y estudio de explosivos corresponde con carácter exclusivo al laboratorio de la Policía Científica».

Pues resulta que Sánchez Manzano dijo en el juicio del 11-M, aportando la Circular 50:

Nos vamos a las funciones reglamentarias de la resolución del Director General de la Policía, que es norma de superior rango que la del Subdirector General Operativo y dice, dentro del apartado primero, que establece las funciones, que establece las funciones de la especialidad TEDAX, en el apartado c) dice: «La realización de exámenes, análisis, investigaciones y estudios técnicos sobre los artefactos explosivos o incendiarios, desactivados o neutralizados, así como sobre los restos de explosiones, emitiendo los oportunos informes técnico-periciales.» Esas son las normas de actuación TEDAX.

Basta además consultar la información que aporta Rasmo a tenor de la jurisprudencia existente sobre el valor probatorio de los análisis TEDAX. Seguimos.

-Dos expertos de la Guardia Civil, con un gran historial de servicios, declararon ante la juez que ellos no hubieran dado «el visto bueno» a los análisis realizados el 11-M en el laboratorio de los Tedax.

Para no explayarnos, corto y pego lo dicho por Acorrecto y Manel Gozalbo en Hispalibertas:

Pedro J. Ramírez hace eso. Lleva por ejemplo a dos «abnegados» ex-Tedax a declarar en su favor, y así lo consignó en la portada de ayer, pero en la vista, a preguntas de la parte contraria, según cuenta nuestro colegui Donís de muy buena fuente, resultó que los susodichos «abnegados», retirados en 2000, no habían hecho nunca un informe químico, jamás habían realizado una analítica, desconocen los protocolos de la Policía Nacional, tampoco saben si el laboratorio Tedax está o no homologado, no saben si la jurisprudencia admite pericias de un solo perito, no han visto los informes realizados por sus compañeros Tedax… y su fuente de conocimiento del tema es la prensa.

Toma castaña.

-EL MUNDO aportó al tribunal un dictamen pericial que demuestra que Sánchez Manzano no dijo la verdad al afirmar que el teléfono móvil Trium 110, hallado en la mochila de Vallecas, guardaba en su memoria la fecha y la hora para la que estaba programado. Eso es imposible porque este modelo borra los datos almacenados al agotarse o ser retirada la batería, como así sucedió.

Resulta que el mismísimo gurú conspiranoico Luis del Pino, en Libertad Digital, contradice éste extremo:

Hemos repetido las pruebas de funcionamiento de la alarma con cinco teléfonos Trium T-110, para verificar estos extremos. En todos los casos, la prueba realizada fue la siguiente:

--------------------------------------------------------------------------------

1. Introducimos la tarjeta telefónica en el teléfono.
2. Colocamos la batería
3. Encendemos el teléfono, introducimos el PIN de la tarjeta y programamos la hora actual.
4. Programamos la hora de la alarma para 2 minutos después (pueden usarse otros valores).
5. Apagamos el teléfono.
6. Quitamos la batería.
7. Extraemos la tarjeta telefónica.
8. Volvemos a poner la batería inmediatamente y dejamos apagado el teléfono.

--------------------------------------------------------------------------------

En todos los casos, el teléfono conservó la hora programada (sólo pierde la hora si se deja la batería sin poner durante un periodo de tiempo prolongado) y la alarma funcionó perfectamente en el momento indicado.

Luis del Pino derrumbando la "Versión Oficial de El Mundo". Tronchante.

Baste además decir que, como señaló Isócrates, los datos no se borran si el teléfono está conectado a la red. A mí me viene a la cabeza el aparato de vídeo VHS que tengo en casa. Si se produce un apagón breve la hora no se desprograma, al contrario de si el corte de luz se prolonga. Por tanto, ambas versiones pueden ser ciertas.

-Los peritos Antonio Iglesias y Carlos Romero califican durante la vista de "aberrante y negligente" el informe que la perito de los Tedax hizo el 11-M.

En fin, el co-autor de ese bodrio llamado “Titadyn” (ver hilo al respecto), el mismo perito que afirmó una cosa bajo juramento y ahora dice la contraria fuera de los juzgados; que practica análisis de granulometría a ojo y ello le sirve para sentenciar la similitud de dos fragmentos distintos de explosivo; que asevera que simples trazas de dibutilftalado en muestras de titadyn demuestran que forman parte de su composición, pero sin enseñar ninguna estadística u hoja de especificaciones que lo avale; y que da a conocer tan relevantes hallazgos previo paso por caja en lugar de ir directamente al juzgado... Y el perito que dejó “totalmente desbaratada” la teoría de la contaminación y que se cuadra ante todo lo que diga su compañero de tribulaciones... Francamente, sus opiniones profesionales no valen un chavo.

-La Guardia Civil avala que ETA montó móviles como los del 11M.

La Guardia Civil certifica en un oficio que en 2002 se intervino al etarra Balbino Sáenz Olarra, ingeniero electrónico, el diseño de un teléfono móvil manipulado para que sirviese como iniciador de artefactos explosivos, con un sistema idéntico al que utilizaron los terroristas del 11-M.
Este documento ha sido aportado durante el juicio por la demanda interpuesta contra EL MUNDO por el ex comisario jefe de los Tedax Juan Jesús Sánchez Manzano.
Éste no informó de ese hallazgo que ahora confirma la Dirección General de la Guardia Civil cuando, en mayo de 2006, remitió al juez Juan del Olmo un documento en el que detallaba, a solicitud del magistrado, los atentados en los que ETA utilizó un teléfono móvil para activar bombas y comparaba el sistema empleado por la banda con el del artefacto de la mochila de Vallecas.

Genial el comentario de Lejianeutra:
Recuerden, recuerden, móviles como el encontrado en la mochila de Vallecas que era falsa y plantada y que ahora vuelve a ser verdadera, solo que es de ETA, no de los “moritos”. Pero resulta que tenemos una mochila de ETA y un teléfono de ETA, pero con un explosivo que es Goma 2 ECO, no Titadyn. Vale, tenemos por tanto que o bien ETA atentó con Goma 2 ECO y el perito Iglesias se ha sacado el Titadyn de la manga, o bien hay una mochila verdadera con un teléfono verdadero llenita de un explosivo que es falso. Lo que no sé como cuadrar es que el teléfono de ETA tuviera una tarjeta que lleva a unos “moritos”, en vez de a unos etarras.
Por no mencionar que Sánchez Manzano no dejó de enviar nada que debiera, puesto que ese supuesto diseño del que habla El Mundo no derivó en atentado alguno, y eso fue lo que le pidió el juez Del Olmo: "
atentados en los que ETA utilizó un teléfono móvil para activar bombas". Pero para un buen yonki del conspiracionismo cuatro insinuaciones bien colocadas de sus medios de referencia bastan y sobran.

jueves, 2 de julio de 2009

La basura con la que Intereconomía nutre a su hinchada

Una vez (casi) solucionado el asunto que me ha tenido alejado de mi alter ego virtual, volvemos a la faena. Aunque para ver engendros como el que viene a continuación casi era preferible seguir alejado de la red.



No es tanto que los responsables de Intereconomía consideren el aborto un asesinato, que entra dentro de lo normal hablando de quien hablamos, sino del fin último del vídeo, que es colgarle a ZP la etiqueta de asesino, y la forma de hacerlo. Si exhibieran un mínimo rigor y lógica, dentro de lo se puede exigir a los delirios de una caterva de fanáticos, el último en aparecer en el vídeo tendría que ser Felipe González, ya que fue el impulsor de la ley del aborto a la que atribuyen esas cien mil muertes. La responsabilidad de Zapatero es exactamente la misma que la de Aznar, ya que ambos convivieron plácidamente con esa ley sin cambiar una sola coma.

Ese es el detalle relevante. Echan piedras sobre su propio tejado, porque culpar a Zapatero es culpar a Aznar, y entregan el mejunje a su fiel parroquia a sabiendas de que lo deglutirán con sumo placer sin hacerse más preguntas. Cuentan con que sentido crítico de su público objetivo brille por su ausencia. Saben a qué tipo de personas se dirigen, les dan lo que quieren ver y oir y de éste modo les fidelizan, extremando aún más si cabe sus posturas. Una retroalimentación de la que ambas partes salen satisfechas.

Hay una derecha que siempre le negará el pan y la sal a la izquierda, hasta en lo más básico, hasta en lo más fundamental, aun a costa de alinearse con lo más rancio y troglodita del espectro ideológico. En fin, cada uno es libre de elegir sus compañeros de viaje, pero que cada palo aguante su vela.