domingo, 31 de enero de 2010

Thirty Seconds to Mars, rock para el nuevo milenio

Si sumas Muse y U2, le añades unas gotitas de Nine Inch Nails y lo revistes de estética emo, tienes como resultado Thirty Seconds to Mars, la banda de Rock que actualmente me tiene enganchado. Con el actor Jared Leto (Réquiem por un sueño) como carismático frontman, en 2009 publicaron su último trabajo, "This is war", pero ya me estoy machacando sus dos anteriores. Imperdonable por mi parte no haberlos conocido antes.

lunes, 25 de enero de 2010

Afganistán da carta de existencia al PPSOE

"No queremos ver a España sentada en el rincón de la historia; en el rincón de los países que no cuentan, que no sirven, que no deciden. Queremos verla en otro sitio y por eso hemos luchado durante muchos años".
(...) ha asegurado este miércoles que España incrementará la ayuda a Estados Unidos en Afganistán porque "estar con los grandes" implica un mayor compromiso en escenarios como el del país asiático.
(...)
"Cuando uno está a ese nivel, no solamente se sienta en la mesa de los grandes para departir, sino que se compromete con los grandes en la gestión de los asuntos que son más delicados. Y Afganistán es uno de ellos."

¿Estiman mis amables lectores que existe diferencia sustancial entre lo dicho por Valenciano y lo sostenido por Aznar hace seis años y medio? Yo tampoco. Es otra forma de, en esencia, decir lo mismo. Seis años y medio después de aquel triste episodio de la política española una alto cargo del partido que hizo bandera del "no a la guerra" de Irak, y que criticó hasta el agotamiento (y con razón) el servilismo de Aznar ante George Bush, recoge en forma y fondo el testigo aznaril de la política exterior rastrera y plegada a los intereses del imperio.

Los hay que se quejan de que en España sufrimos un sitema bipartidista de facto, pero declaraciones como esta lo que certifican es la institucionalización del partido único en no pocos ámbitos. Lo dicho por Valenciano le da carta de existencia al PPSOE, oficiosa pero más real de lo que muchos nos hubiéramos atrevido a temer. Y esto si es un motivo para que legiones de votantes de izquierdas se lo piensen antes de volver a introducir la papeleta en la urna.

viernes, 22 de enero de 2010

Censura en los blogs del PP de Madrid

Últimamente sigo a través de Twitter las andanzas del PP madrileño, y más concretamente las del consejero de sanidad del Gobierno regional, Juan José Güemes. Ya he comentado alguna vez en su blog y debe haber pensado que convertirme en comentarista habitual en su reducto personal era mucho atrevimiento por mi parte, así que ha tirado por la calle de enmedio y ha decidido censurarme. En una entrada titulada Internet es libertad dejé un comentario, crítico pero respetuoso, como no podía ser de otro modo, en el que ponía de relieve las falacias que Güemes expele como si fuesen verdades incuestionables y que, vistos los primeros comentarios (esos no censurados, por supuesto) en seguida encuentran alborozado eco entre su parroquia de fieles.

Tras pasar el tiempo y comprobar que el comentario no aparecía, volví a Twitter para pedir explicaciones al PP de Madrid y al propio Güemes, pero no obtuve respuesta. Conociendo los antecedentes debería habermelo esperado, pero llevado por mi buena fe y por la breve pero tranquilizadora experiencia previa en ese sitio ni guardé mi texto ni hice captura de pantalla alguna. En ese momento no imaginé que fuera a necesitar una prueba para demostrar que realmente hice ese comentario. Una lástima, eso me pasa por presumir honestidad a quien, visto lo visto, carece de ella. Ahora ya se a que atenerme con el señor consejero de sanidad. No obstante, voy a tratar de reproducir de memoria el comentario que allí dejé para dejar constancia documental, aunque solo sea frente a mí mismo y a posteriori, de que en el blog de Juan José Güemes existe la censura.
"No poco contentos con tener el control sobre gran parte de las cadenas de televisión, las emisoras de radio y la prensa" [Güemes se refiere al Gobierno del PSOE]

¿Control, dice? ¿Control de las cadenas de televisión? ¿Lo dice por la fusión entra La Sexta y Antena 3 (Planeta) o la adquisición de Cuatro por Telecinco (Berlusconi)? ¿Quizá entonces en las radios? ¿COPE, Punto Radio, Onda Cero? RNE también estuvo bajo control del PP, al alimón con todas las anteriores. ¿Van a ser los medios escritos? ¿Se refiere a ABC, La Razón, La Gaceta o El Mundo?

Hay algo, sr. consejero, por lo que les tengo que admirar: el descaro, el desparpajo y la absoluta ausencia de complejos a la hora de emitir axiomas fácilmente desmontables como si fueran verdades incontrovertibles, presumiéndole una carencia total de sentido crítico a su hinchada. Les insulta la inteligencia y encima cuela!

Por cierto, por qué no le explica a sus lectores lo que pasó el pasadomiércoles en el Congreso, donde su partido se negó a unirse a la petición de retirada de la la famosa disposición anti descargas de la LES.
Esto fue, a grandes rasgos y de memoria, lo que dejé escrito en el blog de Juan José Güemes, consejero de sanidad de la CAM, y transcurridas varias horas ya no puedo concederle más el beneficio de la duda. Comentario censurado en una entrada llamada "Internet es libertad", ahí es nada. Libertad, posiblemente uno de los términos más prostituidos a lo largo de la historia por el ser humano. Ahora se lo que el sr. Güemes entiende por libertad: la de censurar e impedir la libre expresión al discrepante.

viernes, 15 de enero de 2010

Todos con Haití, que quiero cenar tranquilo

Todos con Haití. Todos con Haití, ahora que ese país asalta catódicamente nuestros hogares asolado por la tragedia. Todos con Haití, ahora que nos interrumpe la cena mientras vemos el telediario, y eso da mucha pena. Todos con Haití, que lavar la conciencia cuesta tan poco...

Morir víctima de la malnutrición, de una diarrea, por falta de medicamentos o fruto de unas condiciones higienicosanitarias pavorosas no es noticia. Tampoco lo son unos niños rebuscando entre desperdicios algo que echarse a la boca. Eso es una realidad silenciosa y no molesta, no es algo digno de atención. Pero un terremoto, buf, eso concita la atención mediática, especialmente la TV, y lo que pasa a través de la caja tonta obtiene para el ciudadano medio el certificado automático de existencia. Parece que la muerte y la desgracia venden, se hace mucho ruido y así despierta nuestra remolona conciencia solidaria, que en el fondo está ahí y todos somos más buenos que el pan.

Nos tienen que golpear cuando más nos duele: cenando mientras vemos las noticias con la cucharada de sopa a medio camino de la boca y disfrutando de las comodidades que nos proporciona el sistema capitalista occidental. No se trata de sentirse culpables por tener una vida mejor que los pobres haitianos, pero tampoco de ser hipócritas pensando que un ratito de mala conciencia nos hace mejores. En Haití reinaba la miseria antes del terremoto y a nadie le importaba un carajo. ¿Cuántos de quienes ahora exhortan a los demás a que ayuden le han dedicado en el pasado un mínimo de la atención que la situación del país merecía? ¿Cuántos habrá de los que ahora apelan a la solidaridad ciudadana que habrán puesto a parir las ayudas al desarrollo que el Gobierno destina a los países pobres?

Ahora todo es solidaridad, telemaratones, envíos de ayuda material... y luego otra vez el olvido ¿Por qué no tendrá ese jodido país unas cuantas bolsas de petroleo bajo su suelo? Bueno, una riqueza natural pretendida por Occidente tampoco es garantía de nada. Que se lo pregunten a
los congoleños y su coltán.

lunes, 11 de enero de 2010

El populismo de Mariano Rajoy


Dice Mariano Rajoy que cuando gobierne bajará el paro con total seguridad. El discurso de Mariano es el propio de alguien que sabe cómo tiene que dirigirse a una ciudadanía castigada por una lacra social: él tiene la solución y punto pelota. En una coyuntura como la actual cualquier receta que asegure un descenso del desempleo puede ser un éxito potencial entre el electorado. En este país de acríticos pocos se preguntan por los costes de medidas como el abaratamiento del despido y la mayoría solo entiende la expresión “bajar el paro”, embotada su capacidad de análisis por las dramáticas cifras de desocupación. Que no hablen a esas personas de neoliberalismo ni de terminología política, lo que quiere oir es otra cosa: que bajará el paro, y eso es lo que Rajoy les da. No es cuestión de culpar a quien lo esté sufriendo, desde luego, pero es un hecho objetivo que cuanto más límite sea su situación mucho más sensible será a los cantos de sirena.

Si Rajoy gana en 2012 posiblemente lo haga con España ya en pleno proceso de repunte económico, aunque sea en su fase inicial. Y si éste repunte se confirma el líder conservador se podrá anotar el tanto en su casillero. Otro milagro económico del PP, igual que el 1996, cuando Rodrigo Rato no hizo otra cosa que continuar la política económica de Pedro Solbes, tal y como confirmó tiempo después Jordi Pujol, estando la economía española ya en la senda de la recuperación tras superar otra crisis a nivel mundial (no hay más que consultar los datos del PIB de entonces).

Rajoy da a la gente lo que quiere escuchar, aprovechando el ansia ciudadana de esperanza ante un presente poco dado a la sonrisa. Como aquella ocasión en que creyó conveniente soltar aquello de tengo la convicción moral de que fue ETA. Todo por la poltrona. Sospecho que la carencia de ética y vergüenza de este tipo es mucho mayor de lo que incluso sus más furibundos detractores suponen.

viernes, 8 de enero de 2010

Internet y el P2P se cuelan en la Audiencia Nacional

Hoy se aprueba el anteproyecto de ley de economía sostenible, contenedora de la archifamosa disposición de la Ministra González Sinde que, en un primer momento, pretendía regular las descargas de material sujeto a derechos en Internet sin el concurso de un juez. En el momento de escribir esto Twitter arde con el tema. Las últimas novedades son que por fin será un profesional de la judicatura el que decida sobre el cierre de las páginas web que vulneren el derecho a la propiedad intelectual, cosa que podrá hacerse mediante una especie de procedimiento de urgencia.

Desde esta bitácora me he pronunciado en contra de que algo tan serio como cerrar una página web (que es como cerrar un comercio o una publicación) se salte el paso fundamental del juzgado, pero tampoco he mostrado mayores simpatías por el manifiesto que en su momento se redactó en contra de la medida. Me parece que parte de la reivindicación de un presunto derecho adquirido de los internautas que no es tal, y es el de la libre disposición y distribución de la obra ajena. Como dije en aquella entrada del blog, cultura libre no equivale a cultura gratis, o así lo entiendo yo. Todo el mundo tiene derecho a intentar vivir de su propia producción si encuentra quien se la pague y sin que nadie se la apropie por la cara. Posiblemente hay aspectos cuestionables en la ley que protege la propiedad intelectual, como puede ser el tiempo en que este queda vigente tras el fallecimiento del autor (70 años), a todas luces excesivo, o el derecho del usuario a la copia privada, marcado en los últimos tiempos por la implantación del aberrante canon digital.

Dicho lo anterior, de lo que hasta el momento se sabe me llama la atención una cosa: el procedimiento exprés que se habilitará para cerrar una web en tiempo récord si viola la ley. Uno se pregunta, ¿tan importante es esto como para acelerar el proceso de esta forma? Y se sigue preguntando, ¿es que no hay casos que demandan esa misma rapidez y que tienen una mayor trascendencia? Es decir, se transmite que la justicia no es intrínsecamente lenta, sino que la hacen lenta, y cuando no interesa que lo sea, la aceleran. O eso o el juez que le toque un caso relativo a la disposición Sinde (aunque parecen haberla apartado de la redacción final, al menos de cara a los medios) deberá dar prioridad a su nueva "patata caliente" en detrimento de otras causas quizá con menor peso mediático pero de idéntica relevancia para sus implicados.

A lo anterior sumémosle que, según los medios, será la Audiencia Nacional la encargada de tramitar las causas relacionadas con el cierre de páginas P2P. Recordemos que las competencias de este organismo tienen que ver principalmente con el crímen organizado, léase terrorismo, narcotráfico y similares, aunque no son las únicas (vease enlace). ¿Nos están diciendo que puede darse el caso en que un juez de la AN tenga que interrumpir la instrucción de una causa por terrorismo para resolver otra sobre descargas ilegales? Es una broma demasiado pesada para que sea cierta, así que esperemos a que se haga público el texto definitivo antes de anticiparnos a ello con demasiada virulencia.

Creo que a todo esto le están dando una importancia desmedida, tanto el Gobierno, sospechosamente interesado en satisfacer a colectivos de artistas que, casualidades de la vida, nutren su masa electoral, como la comunidad internauta, presa de un histerismo propio de quien se va a ver privado de un bien de primera necesidad.

PD: un ejemplo de las sandeces que pueden llegar a decirse cuando todo se sale de madre:
Victor Manuel: "Si pagas por los langostinos de tu boda tienes que pagar por la
música"
Claro, si no fuera porque los langostinos los pagas una vez, los repartes si te place y a comer, mientras que tú quieres que se pague cada vez alguien ponga uno de tus discos aunque ya se haya abonado una cantidad por su adquisición. Espero que no tarde en recuperarse del denuedo intelectual que le ha llevado a semejante razonamiento, que a esas edades los sobreesfuerzos se pagan. Y a los usuarios les diría: si lo consideran un abuso, lo deberían tener claro: no consumir. Pero los hay en apariencia demasiado enganchados al consumo como para poder soportar tamaña abstinencia.

martes, 5 de enero de 2010

Ateismo es neutralidad

Son estos propicios días para sentirse orgulloso de ser ateo. No es por estar en las postrimerías de las fiestas navideñas sino por diversos acontecimientos aislados que juntos dibujan un escenario que reafirma mi declarada condición con un convencimiento renovado.

Por un lado, el arzobispo de Granada afirma que abortar legitima al hombre a ejercer cualquier clase de abuso contra la mujer. Si esto no es toda una incitación a la violencia sexista que venga su dios y lo vea, aunque también convendría que alguien con autoridad tomara cartas en el asunto por si hubiera delito en esta repugnante apología. Me preguntaría que hay de cristiano en las palabras de este sujeto si no fuera porque hoy día ser católico implica en gran medida ser anticristiano. No les basta haber tenido un trato preferente por un Gobierno presuntamente laico, no. Quieren más, y no dudan en recurrir a la agitación social para intentar conseguirlo. Muy a su pesar España avanza hacia la secularización, exasperantemente lenta, sí, pero inexorable.

Luego está la multa recientemente implantada en Irlanda para todo aquel que blasfeme contra cualquier credo. Hasta 25.000 euros nada menos. Otra duda surge, y es si tendrá el mismo coste blasfemar contra Dios, Jehová o Alá que contra el Monstruo Volador de Espagueti. Todas cuentan con la misma cantidad de pruebas para sostener su existencia de modo que, según la lógica y el raciocinio que guían cada uno de nuestros actos más cotidianos, considerarlas a todos los efectos entidades imaginarias es lo más consecuente. ¿O acaso debemos hacer un alto en la razón para que la religión entre en nuestras vidas? ¿No es esta una forma de admitir que se rige al margen de esa misma razón que, entre otras cosas, concibe el código penal irlandés que ahora la bendice? ¿No es un sinsentido mezclarlas? Un peligroso paso atrás el que se da en la verde Erin de los crucigramas.

También tenemos el ataque sufrido que hace poco por el autor de las archifamosas caricaturas de Mahoma por un exaltado islamista. No digo que la caricatura de marras fuese un acierto, ya que era una forma de asociar la violencia a toda una religión, pero sirvió para evidenciar el fanatismo que puebla amplios sectores del Islam y que no soporta el menor atisbo de crítica.

Ateismo es neutralidad, sin sesgos, sin filias exacerbadas ni mayores fobias que las desatadas por lo irracional y contrario al sentido común y hacia la ausencia de evidencias. La misma neutralidad con la que cada ser humano viene a este mundo antes de ser contaminado por los prejuicios y miedos de los ya adultos. Prejuicios y miedos como los que hemos visto retratados en los tres párrafos anteriores.