domingo, 28 de febrero de 2010

Por qué es improbable que estallara titadyn en los trenes del 11-M (II): la velocidad de detonación

Artículo relacionado: Por qué es improbable que estallara titadyn en los trenes del 11-M: el porcentaje de los componentes

Quería comenzar el segundo capítulo de esta serie con uno de esos mantras conspiranoicos que se resisten a morir bajo el peso de la evidencia. Me refiero a la solitaria aparición de nitroglicerina en una sola de las muestras procedentes de los focos de explosión en los trenes, la M-1. El motivo aducido por los conspis es que el resto fueron lavadas con agua y acetona, lo que daría a entender que ese lavado destruyó deliberadamente la incómoda evidencia. Pero, a la vista que esto ya está tratado de manera más que eficiente, proseguiremos con el guión previsto.

Demos entrada al siguiente argumento que desarma la teoría del titadyn, y que se llama velocidad de detonación. ¿Por qué es importante? Porque según se declaró en el juicio, la velocidad de detonación del titadyn no se corresponde con los daños sufridos por los vagones, ya que estos... En fin, quien mejor para contarlo que el mayor experto en explosivos de Madrid, el inspector jefe Cáceres Vadillo:

MF SÁNCHEZ: La bolsa o mochila que se explosionó controladamente en el vagón primero del tren de Atocha, ¿qué tipo de explosivo pensó usted que contenía?
T: Bueno, lo que sí teníamos claro porque hablamos entre nosotros, es que no era un explosivo convencional tipo dinamita Goma2-EC o tipo Titadyne. Porque este tipo de dinamitas...
MF SÁNCHEZ: Perdón, perdón vuelva a repetir lo que ha dicho, que no le, le he entendido.
T: Lo que comentamos entre nosotros que los efectos causados por el explosivo, porque tenga en cuenta que ya teníamos cuatro focos en el tren, ya podíamos ver los daños producidos, y sí teníamos claro que una dinamita tipo Goma2-EC o una dinamita tipo Titadyne, no podía hacer, realizar esos efectos, tenía que ser por la velocidad de detonación que tienen este tipo de dinamitas que estoy hablando con el paso del tiempo se va deteriorando, alcanzando normalmente a partir del tercer o cuarto mes una velocidad de detonación que es en lo que nosotros medimos la potencia de un explosivo unos 3000, 3200 metros, sin embargo el explosivo que había realizado aquello, tenía que andar en torno a los 6000 metros , 5000 y pico metros, 6000 más o menos fue el cálculo que llegamos a establecer.
MF SÁNCHEZ: ¿Qué tipo de corte hace un tipo de explosivo u otro?
T: Pues la velocidad de detonación es el impacto con que choca la onda explosiva contra el objeto con el que está en contacto. Cuanto más grande sea ésta, más limpio es el corte. El caso de, en el primer caso, por ejemplo las dinamitas que ha utilizado, y perdonen la expresión, ETA en numerosas ocasiones ya tenía una antigüedad muy relativa con lo cual perdía muchísima potencia. Entonces si se trataba de una dinamita de este tipo no llegaba a cortar tan limpiamente como lo podría hacer una de, de mayor velocidad de detonación.
MF SÁNCHEZ: ¿Recuerda usted la declaración que prestó en el Juzgado de Instr... de Central de Instrucción nº 6 el día 12 de julio de 2004?
T: Sí.
MF SÁNCHEZ: Hoy, eh... ha introducido usted otro, otro tipo de explosivo, Dijo que observó que podía tratarse de un alto explosivo.
T: Sí.
MF SÁNCHEZ: Que tenían claro que no era Titadyne porque este tipo de explosivo muerde, es decir no tiene corte limpio, lo que nos acaba de manifestar, en cambio un alto explosivo corta totalmente y una vez visto los resultados de las explosiones, usted dio que podía tratarse de un C3 o un C4, que es un alto explosivo que procede a cortar limpiamente. Hoy ha introducido también la Goma2-EC.
T: Sí, pero...
MF SÁNCHEZ: Este tipo de explosivo, la Goma2-EC y la Titadyne, ¿no son altos explosivos?
T: No, no lo son.
MF SÁNCHEZ: Cuando estaban en el vagón número uno del tren de Atocha y que intentaron desactivarla, ¿dijo usted que podía considerarse un alto explosivo? ¿Que podía tratarse de un alto explosivo?
T: Sí, por eso utilizamos los métodos que utilizamos los utilizamos en todo momento pensando que era un alto explosivo.
MF SÁNCHEZ: Y finalmente ¿qué fue lo que resultó?
T: Pues resultó que bueno, según los análisis posteriores creo, creo que ha dado dinamita Goma2-ECO que tiene una velocidad de detonación en torno a lo que habíamos pensado nosotros, cercana a los 6000 metros con la ventaja que la ECO, no pierde las características ni la velocidad de detonación con el paso del tiempo al estar formada por nitroglicol y nitrato amónico es mucho más estable y se mantiene en el tiempo. Lo cual quiere decir que podría ser dinamita Goma2-ECO, podría ser otro explosivo.

Meridiano hasta para el más contumaz: la experiencia le dice que el titadyn utilizado por ETA en sus atentados no es precisamente fabricado para la ocasión sino que suele tener ya cierta solera. Y dada su decreciente velocidad de detonación transcurridos varios meses desde su fabricación es más que improbable que produjera en los trenes daños del cariz que se observaron. Dicho por todo un experto. Conviene resaltar como complemento informativo que ETA no adquiere armamento en el super, sino que lo suele robar, y las FyCSE tenían determinada la procedencia y evolución del titadyn que empleaba la banda terrorista. Concretamente, sus últimas adquisiciones tenían como origen sendos robos en Plevin (Francia) en 1999 y Grenoble (Suiza) en 2001. Hasta marzo de 2004 se cumple bastante más plazo del señalado por el declarante (a partir del tercer o cuarto mes) para el comienzo de su deterioro.

Pero... el titadyn guarda un as en la manga, y es que puede acompañarse de un potenciador llamado cordón detonante. ¿De qué se compone el cordón detonante? De un explosivo llamado pentrita. ¿Se mencionó algo la pentrita durante el juicio? Veamos:

AVT: Vamos a ver, ustedes, para, dado que bajan estos umbrales y demás ¿en algún momento utilizan o piden explosivos militares, tipo Semtex, C3 o C4, para hacer esa última comprobación, dado que en su informe, yo por lo menos no lo he entendido, para ver si se puede determinar el uso de un explosivo tipo militar, sobre los que estaban apareciendo, se podrían intuir su aparición?
P1: Vamos a ver, no se pidió nunca un explosivo militar. De todas las maneras, especialmente en las técnicas de HPLC, siempre se colocó algún patrón que incluía algún explosivo militar. Hablo de exógeno, octógeno o pentrita. Todos los peritos que estaban en la pericia observaban que cuando se analizaba una muestra intacta se inyectaban, siempre, en la misma secuencia, o en secuencias posteriores, patrones de explosivos que no estamos trabajando en ese momento, como pudiera ser octógeno, que recuerdo, octógeno, exógeno, pentrita, eh… TNT…
GB: En consecuencia ¿todos lo peritos descartan que ese tipo de explosivo estuviera en todas las muestras analizadas?
P3: Sí.
GB: Descartado. Por todos los peritos. No hay… aquí hay unanimidad. Bien. Otra pregunta.
P6: ¿Podría añadir una cosa?
GB: Sí, claro.
P6: Quiero decir que cuando… la técnica analítica que buscábamos nitratos, por confirmar la presencia de nitrato amónico, yo me empeñé en buscar eh… cloratos, que podrían determinar la presencia de clorato sódico, eh… explosivo mezclado con azufre, llamado cloratita. La cloratita es un explosivo muy utilizado en combinación con Titadyne, en muchísimas ocasiones. Mi empeño era buscar cloratos para poder determinar si existía cloratita. El resultado fue negativo. No apareció ningún rastro de clorato.
GB: Por lo tanto, todos los peritos descartan que hubiera pentritas, otros tipos de explosivo con exógeno, tipo militar, cloratita… Eso está descartado por todos, unánimemente. Alguna cuestión más.

Pentrita descartada. Por TODOS los peritos, incluidos los afines a la teoría de la conspiración. ¿Alguna cuestión más?

sábado, 27 de febrero de 2010

Por qué es improbable que estallara titadyn en los trenes del 11-M (I): el porcentaje de los componentes

Nuevamente la pasada semana el 11-M fue objeto de actualidad. Esta vez fue por los vídeos de las pericias realizadas para determinar el tipo de explosivo que estalló aquella terrible mañana del 11 de marzo de 2004. El aparato mediático estaba capitaneado por, como no, el diario El Mundo, esta vez acompañado por la cadena de televisión VEO 7, que forma parte del mismo conglomerado empresarial. En dicho canal se emitieron unos fragmentos de vídeo a través de los cuales se intenta convencer al espectador incauto de que quien afirmó una cosa en el juicio sostuvo la contraria durante las periciales. En otras palabras, que hubo perjurio y que este fue determinante en las conclusiones finales de la sentencia.

Lo que intenta transmitir El Mundo con el apoyo audiovisual citado es fácilmente rebatible, tanto que sólo hace falta aplicar unas pocas reglas lógicas junto a la lectura de algunos párrafos de esa sentencia que tanto aborrecen. Como no es este el motivo de esta entrada, aunque está vinculado estrechamente, baste añadir que las periciales de los explosivos ocupan unas 300 horas de vídeo; lo que se ha difundido estos días atrás apenas son unos minutos. No hace falta ser Einstein para establecer que tan nimio porcentaje no puede en ningún caso convertirse en representativo de un todo tan extenso, en el que puede haber mil deliberaciones hasta llegar a unas conclusiones que puedan llamarse definitivas.

El objeto de este post (y, acabo de decidir, al menos otro más) es demostrar, con los datos en la mano, la improbabilidad de que en los trenes del 11-M estallara el explosivo conocido como tidadyn (o titadine), hasta el punto de desechar por completo tal hipótesis. Porque, por si todavía hay quien no se ha enterado, la jugada que busca en entramado conspiranoico que encabeza El Mundo (Luis del Pino ya sigue otros derroteros, si cabe más delirantes) es vincular a ETA con el 11-M a través de uno de sus explosivos más empleados: el dichoso titadyn.

Bien, comenzamos con el dinitrotolueno (DNT). Esta sustancia, polémica a raíz de su aparición en las periciales y que no forma parte de la goma2 ECO, explosivo establecido por los tribunales como arma homicida usada en los atentados, está presente en todos los focos de explosión de los trenes. Y el DNT sí forma parte de la composición del titadyn. Ello ha sido uno de los datos que ha llevado a algunos peritos contratados por las defensas a afirmar con rotundidad que el ese fue el explosivo utilizado aquella mañana. ¿Qué objeciones presenta el argumento? Pues que la proporción de DNT hallada en los análisis, un porcentaje inferior al 0,01 % en todos los casos, es tan sumamente ínfima que no cabe hablar de presencia en grado de componente.

Para complementar el anterior párrafo, tratemos el otro componente de la discordia, ausente de la goma2 ECO y también presente en el titadyn: la nitroglicerina (NG). Esta sustancia aparece en los análisis de uno solo de los focos de explosión, pero es suficiente para que el conspiracionismo se altere ante su sola presencia. Veamos lo que se dijo en el juicio respecto a los porcentajes hallados:

GB: Se refiere, insisto, como ayer, a los focos de explosión.


MF ZARAGOZA: Sí, sí, a los focos de explosión.


GB: Porque hay otras muestras donde sí hay nitroglicerina.


MF ZARAGOZA: A los focos de explosión, han encontrado en una sola.


P6: En una sola, pero usted no sabe a qué niveles, porque estamos viendo un pico ahí, pero eso hay que explicarlo. Estamos viendo, eh… como si… para que se entienda bien, eh… miligramos en tonelada. En una tonelada, buscar miligramos.


MF ZARAGOZA: Trazas de contaminación.


P6: Trazas. Vamos, son absolutamente cantidades ridículas.


MF ZARAGOZA: No de componentes. Es decir, si hubiera sido el componente, si hubiera sido Titadyne, la magnitud de nitroglicerina hubiera sido mayor.


P6: Por supuesto.

De aquí se desprende que para considerar a la NG como componente del explosivo que nos ocupa ésta debe estar presente en un porcentaje mucho mayor. La lógica nos dice que lo mismo se ha de aplicar para el DNT.

Pero hay más. Hablemos de otro componente: el nitroglicol. Volvamos a otro momento del mismo interrogatorio:

GB: Bien, bien, antes que nos vayamos. Usted dice que en el Titadyne hubiera parecido mayor cantidad de nitroglicol que de nitroglicerina.


P6: No, no.


GB: Ah, es que le he entendido mal.


P6: No, igual me he explicado mal, pero yo no quería decir eso. No quería decir eso.


GB: ¿Qué es lo que quería decir, exactamente?


P6: Yo lo que quiero decir que cuando hay una explosión causado por Titadyne, el que más va a desaparecer es el nitroglicol. Siempre. Y así lo he observado yo siempre.


MF ZARAGOZA: Y esto no ha sido así aquí.


P6: Aquí, lo que nos están mostrando es lo contrario.

Es decir, que en una explosión de titadyn lo que primero se volatiliza es el nitroglicol; en cambio, el porcentaje de esta sustancia detectado en la muestra M-1 del foco nº 3 de la estación de El Pozo supera con mucho el de DNT o NG: 0.0022% p/p DNT, 0.014 % p/p nitroglicol, 0.0034 % p/p nitroglicerina (informe de explosivos aquí). Por tanto, es imposible que tras estallar titadyn queden más restos de nitroglicol que de NG o DNT, ergo, no hubo titadyn.


Pero traigamos una última cita:

P8: Me gustaría hacer notar, además, que la cantidad de nitroglicerina cuantificada en esta muestra M1, recuerden, es del 0,0034%, que digamos que es muy próxima, muy parecida, diría yo, a la cantidad de nitroglicerina que hay en un explosivo intacto, que es del 0,0028, que es muy próxima, igualmente, a otra muestra de explosivo intacto, que es del 0,0033, y así podría seguir sucesivamente muchas veces más.

O lo que es lo mismo, la cantidad de NG encontrada en la M-1 bien podría ser producto de una contaminación posterior de NG no explosionada. De hecho, es la explicación más plausible a la luz de los datos de los expertos.

Para terminar con este capítulo, hay que recordar que los análisis realizados en 2004 sobre esta muestra no detectaron NG, siendo uno de sus responsable el perito Manuel Escribano, quien se convirtió en uno de los héroes del conspiracionismo patrio al provocar el affaire del ácido bórico. ¿Aceptan los conspis entonces a este perito, uno de los personajes que más munición les ha facilitado, como parte de la conspiración para ocultar el titadyn?

Y sólo acabamos de empezar.

martes, 23 de febrero de 2010

Hundir el edificio para quedarse con el solar

Los hay que se sorprenden, pero el fenómeno no es nuevo. Ya mediada la legislatura pasada gente como Pío Moa, Losantos o PJ Ramírez lo sugirieron de forma más o menos solapada. La técnica funciona así: primero enervas a tu hinchada usando altas dosis de soberbia para erradicar de cuajo todo atisbo de autocrítica. Una vez asegurada la lealtad sin fisuras del público objetivo, se sube un peldaño y se emplean los púlpitos mediáticos disponibles para llegar al mayor porcentaje de población posible, no afín pero tampoco incondicional del adversario, de forma que, tacita a tacita, empiece a generarse una sensación de incomodidad con el sistema, con el partido gobernante, o con aquello que se quiera derribar. Luego, tras haber consolidado ese estado de opinión entre una masa apreciable de personas, el pirómano se ofrece como bombero para sofocar el incendio que él mismo ha provocado aprovechando la necesidad de remedios ante el triste panorama que, habiendo sido parido este desde sus propias entrañas, se le ofrece al ciudadano. De esta forma se concluye que una solución, llamémosla drástica, no estaría tan mal vista porque, total, el enrarecido ambiente que se ha logrado implantar en la sociedad lo requiere.

Tanto como un golpe de estado, no, no lo creo posible en España, pero hay otras maneras menos tumultuosas de conseguir el mismo objetivo, aunque implican idéntica carencia de escrúpulos. Ya lo dijo Luis María Ansón en aquella entrevista en la revista Tiempo, tras la campaña de acoso y derribo contra Felipe González a mediados de los años 90: se elevó "tanto el listón de la de crítica" que "se rozó la estabilidad del propio Estado". Y en eso están ahora, todos a una, algunos políticos y algunos medios. No les importa derruir el edificio entero si después son los dueños del solar. Y ahora, con las nuevas licencias de TDT y radio, cuentan con más poder mediático que hace quince años. ¿Alguien les imagina apoderándose también RTVE? Miedo da imaginarlo.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Grandes obras de la arquitectura y la ingeniería

El mundo de la arquitectura y la ingeniería a veces nos depara estampas impagables. Entre el Duomo de Milán y la chabola de un gitano existen estadios intermedios que convierten a estas profesiones en toda una plétora de talentos infravalorados. Valga esta entrada para hacerles un sentido homenaje en agradecimiento por crear el que, en muchos casos, podríamos denominar como "decorado de nuestras vidas".

Uno puede entender que en familia no haya secretos, pero entre eso y cagar en grupo creo que media cierta distancia (la cenefa laberíntica será para despistar).


Ahora sabemos por qué la evolución nos dotó de nalgas: tras deslizarnos por el pasamanos a toda velocidad necesitamos un airbag.


O les sobraba una puerta o quizá se quedaron sin ladrillos para terminar la pared, vaya usted a saber.


No me digan que no es grande: un inodoro para aquejados de colitis ya que no necesitan apoyar los pies para hacer fuerza. A eso le llamo yo hilar fino.


Esto no es una chapuza, es que el albañil liberó su caudal creativo inventando un nuevo aparejo. El reverso siniestro (o no) de Santiago Calatrava.


Claro que para imaginación, la aplicada en la resolución de imprevistos. Dedicado a quienes acostumbran a comprar vivienda sobre plano.


Escalera mecánica para liliputienses. Esto tiene que ser japonés.


El "cachete con cachete" llevado a la intimidad del cuarto de baño. O una tortura para indecisos patológicos.


Colosal. Era cuestión de tiempo que el genio de M.C. Escher tuviese aplicación en el mundo real.

martes, 9 de febrero de 2010

Alegato contra la guerra de Irak de un ex soldado USA

Demoledor y estremecedor discurso de un soldado estadounidense destinado en Irak. No quiero imaginar lo que le habrá llovido en su país por atreverse a decir lo que dice en este vídeo. Eso, en el supuesto de que haya difundido de forma más o menos decente. Hay que darle más difusión, de eso no cabe duda. Toda la que se pueda.

viernes, 5 de febrero de 2010

La izquierda ante el PSOE-Guatemala y el PP-Guatepeor

En mi devenir por blogs y foros en los últimos días he percibido un estado de ánimo que tiende a crecer entre un buen número de votantes de izquierdas. Hablo de votantes del PSOE que han visto como las medidas decretadas por el gobierno para paliar la crisis económica no solo no han tenido demasiado éxito sino que les han seguido otras que en absoluto encajan con lo que cabría esperarse del partido al que votaron. Y entre pitos y flautas seguimos sumergidos en una crisis que amenaza con llevarse por delante también todo el año 2010 y lo que te rondaré, morena.

Los últimos escarceos del ejecutivo socialista con políticas asociadas tradicionalmente al rancio consevadurismo se están cobrando su precio. Hay que añadirles otras muy impopulares entre su electorado natural como la disposición Sinde, la guerra de Afganistán o la servil política de gestos hacia Barack Obama, culminada en el acto de pleitesía rendido por Rodríguez Zapatero en la casa cuartel del cristianismo militante made in USA. Todo ello está ayudando a dar cuerpo a un cada vez más profundo desasosiego entre su tradicional masa de votantes y a que muchos duden acerca de si el voto entregado a quien está, al menos en apariencia, traicionando sus ideales es un voto bien invertido. Se estaría fraguando, por tanto, un voto de castigo, más o menos masivo y que puede traducirse de diversas formas, producto del desencanto y la decepción que podría golpear duramente al PSOE en la próxima convocatoria electoral.

No obstante, con este escenario de fondo surgen otras voces que discrepan. Vienen a decir que sí, que vale, la cosa está muy malita y el Gobierno tiene que adoptar medidas poco acordes con su presunto ideario y más cerca de lo que piden desde la otra orilla, pero que si no te gusta la sopa con una victoria del PP no solo te van a dar dos tazas, sino que te vas a jartar. O lo que es lo mismo, el PSOE es un mal menor porque los populares en Moncloa aplicarán esa misma receta multiplicada por tropecientos, y para eso mejor Guatemala que Guatepeor. Yo me pregunto, ¿hasta qué punto es defendible este argumento?

Ciertamente es un argumento peligroso. Si un partido político percibe que un alejamiento de su compromiso ideológico con el votante (o programático, que viene marcado por el ideológico) o una gestión acentuadamente ineficaz no tiene consecuencias electorales, ¿que acicate puede tener para renovarse, mejorar y tratar de hacerlo mejor? Si cuenta con un rebaño de mansos fieles dispuesto a darle la victoria sin mayores cuestionamientos, bajo la premisa de que el contrario es mucho peor (los tan practicados en España voto del miedo y voto útil), ¿no estaríamos ante un partido adocenado, sin horizonte ni motivación para hacer las cosas bien, ya que seguir disfrutando de una poltrona garantizada sería su única inquietud? Llegar al poder sería el fin y no el medio, y el acceso fácil al mismo devendría en corrupción, nepotismo y perpetuación de oligarquías. El escenario a priori no es apetecible bajo ninguna circunstancia y pienso que no hace falta un gran esfuerzo de inteligencia para concluir tal cosa.

Pero, ¿y si realmente la alternativa es peor, al menos a los ojos de ese votante desencantado? ¿Justifica cerrar los ojos ante los errores, por enormes que sean, de aquel a quien se considera afín por el hecho de serlo? En el caso de la izquierda española, el PP representa todo aquello en que aborrecería ver convertido a su partido de referencia. Es cierto que el PSOE está técnicamente virando hacia esa dirección empujado por la precaria situación económica del país, pero no es menos cierto que ese viraje no supone en absoluto un giro de 180 grados a su manera de hacer política, ya que hay más políticas que las económicas y en los últimos años se han implementado medidas poco esperables de un ejecutivo de derechas. Desde una óptica de izquierda pragmática tendrían razón quienes optan por quedarse con lo que les gusta del PSOE, y que saben imposible con un gobierno del PP. Desvian la vista de lo que les ofende y, ante ello, anulan deliberadamente su espítitu crítico para que este no haga peligrar el sentido de su voto. Hacen falta muchas dosis de pragmatismo para hacer eso, pero les queda el consuelo de no ver en el poder a quien, para ellos, impondría políticas aún más perjudiciales, y ese convencimiento les compensa. Supongo que todo depende de hasta qué punto se incline en la balanza el lado de los contras frente al de pros.

Confieso que me acojona ver al PP de nuevo en el poder. El partido del "España de rompe" (¿se rompió?), de la "rendición ante ETA" (¿se rindió? ¿Le reconocerán a Zapatero al menos como ha evolucionado el problema del terrorismo desde que gobierna?), de la Gürtel y de las escuchas ilegales fantasmas; de la privatización de la sanidad y servicios públicos para favorecer a personajes allegados y que se muestra beligerante con el terrorismo salvo si se trata del franquista; que demuestra complacencia y complicidad con el empresariado depredador modelo Díaz Ferrán, borracho de millones que despide masivamente mientras pide subvenciones. Un partido que negó y fomentó la burbuja inmobiliaria que hoy nos arruina mientras esta crecía a ritmo de "España va bien". Ese es el Partido Popular, la alternativa de gobierno. Los sucesivos maquillajes apenas han supuesto cambio desde la etapa de José María Aznar más que las caras; los talantes siguen como siempre. La pregunta es, ¿acojona TANTO?

Mi respuesta no contesta a la pregunta. Mi respuesta es que necesito opciones distintas a las que hoy existen. No todo puede ser tan malo pero, ¿qué hacer mientras tanto?.