jueves, 3 de agosto de 2006

La deshonestidad de los peones negros

Desde hace un tiempo, y al amparo de la bitácora de Luis del Pino en Libertad Digital, la cadena COPE y el diario El Mundo, se ha venido fraguando una iniciativa ciudadana llamada Peones negros que pretende seguir extendiendo la duda (socializarla, como dicen ellos) sobre la autoría de los atentados del 11-M en Madrid.

Cualquiera que haya visitado el blog de Del Pino u otros sitios conspiracionistas sabe de qué va la historia que intentan colocar: el 11-M fue un complot montado por el PSOE en connivencia con ETA, facciones corruptas de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, servicios secretos marroquíes y/o franceses y, quizá, sólo quizá, algún elemento del islamismo radical. Si alguno de los que está leyendo ésto y, no sabiendo nada de antemano se está echando las manos a la cabeza, que se prepare que acabamos de comenzar el viaje.


Por supuesto, el propio Del Pino es el primero que se guarda muy mucho de acusar directamente, para eso ya tiene a los anónimos participantes de su bitácora. Pero a lo que vamos.


El caso es que navegando por la web de los peones negros, como a sí se hacen llamar los que "quieren saber" la verdad (sólo ellos y ningún otro quiere conocerla, por lo que se ve...), me ha llamado la atención un díptico "informativo" que, al parecer, reparten en varias ciudades y que está plagado de los habituales sofismas, consignas, falacias y falsedades típicos de quien se ha erigido en representante absoluto del bien y la verdad cual profeta del apocalipsis. Y con la mala baba de titularlo "11 M entiras que nos contaron del atentado", que ya tiene guasa a tenor de lo que a continuación viene. Sólo pensar en la cantidad de incautos ciudadanos que pueden llegar a tener uno de éstos panfletos en sus manos y que, llevados por el desconocimiento, pueden llegar a reconocerles buena fe, me ha llevado a hacer una serie de aclaraciones sobre el particular. Empezamos.

1.-Nos dijeron que los terroristas eran islamistas fanáticos pertenecientes a Al Qaeda pero los procesados son en su mayoría delincuentes comunes y casi todos ellos confidentes o controlados por las fuerzas de seguridad.
Cabría preguntarse ¿quién dijo tal cosa? Porque hasta el 17 de abril de 2004, José Luis Rodríguez Zapatero no hizo efectiva su toma de posesión y creo que antes ya se le había transmitido a la ciudadanía esa información por medio de quienes entonces mandaban. Sería el primer caso en la historia en que a unos cuerpos de seguridad se les controla desde la oposición y no desde el Gobierno. Además, existen evidencias de que esos "delincuentes comunes" tenían vínculos con el islamismo radical más que sugerentes. Pero para qué se van a facilitar estos datos a los receptores del díptico, quizá es que no les quedaba sitio...
2.-Nos dijeron que los terroristas se dejaron en la famosa furgoneta Renault Kangoo de Alcalá una bolsa con explosivo pero los perros que la inspeccionaron no encontraron nada anormal.
Resulta que los perros detecta explosivos no son infalibles, y más si se trata de un mínima cantidad de explosivo metido en una bolsa. Aquí van algunos ejemplos:
Los perros especializados que la policía desplazó a la calle Alcántara de Madrid tras recibir ayer por la mañana el aviso de coche bomba no detectaron los 30 kilos de explosivos que los etarras habían colocado en su interior, lo que llevó a los agentes a abandonar el lugar tras no hallar ningún vehículo sospechoso.
Otro más:
A media tarde, la Policía desplazó al lugar perros especialistas en la detección de explosivos, cuya inspección dio resultado negativo. Pese a ello, un equipo de los TEDAX acudió al lugar y procedió a retirar el paquete adosado a los bajos del vehículo, que explotó antes de que pudieran proceder a desactivarlo.
En el primer caso los perros no detectaron 30 kg de explosivo, y en el caso de la furgoneta Kangoo hablamos de unos pocos gramos. ¿Cabe hablar categóricamente como hacen los peones negros? Bajo mi punto de vista, no, pero la simplificación de argumentos para dirigir interesadamente la conclusión es práctica habitual en éste colectivo.
3.-Nos dijeron que en la furgoneta acabaron apareciendo numerosos objetos que probaban la implicación de los terroristas en la masacre pero cuando los primeros policías inspeccionaron el vehículo en Alcalá no vieron ninguno de estos objetos.
Ocultan que no se hizo inspección ocular, solo una inspección desde el exterior y estando el interior de la furgoneta en penumbra, de modo que no hay manera de asegurar tajantemente que esos objetos no estaban ahí. Además, dudan que esos objetos estuvieran desde el principio en la zona de carga de la furgoneta pero dejan de mencionar que la mayoría pertenecen al dueño de la Kangoo, José Garzón, y, sobre todo ocultan que en el Renault Megane propiedad de Hichan Amidan (cuyo ADN incriminatorio fue encontrado en el interior de la furgoneta) se encontraron más objetos de éste señor, los cuales aparecen enbadurnados con el perfil genético de, entre otros, José Garzón. Nuevamente, una simplificación orientada a dirigir una conclusión (nos engañaron).

Tengo que explayarme más sobre la furgoneta, no puedo evitarlo, y es que en una misma semana los conspiracionistas han sostenido una teoría y su contraria en relación a éste vehículo. Primero defendían aquello de que era una prueba falsa plantada para incriminar a los islamistas, pero a raiz de la información publicada por El Mundo sobre el hallazgo de una tarjeta del Grupo Mondragón en el salpicadero, las cosas dieron un brusco giro. Tal descubrimiento les hizo dar un vuelco al sentido de sus siempre veladas acusaciones para afirmar que se ocultó deliberadamente esa información con el propósito de evitar señalar "al norte", cosa que no interesaba a los partidarios de la autoría islamista. Así, como quien no quiere la cosa. Luego llegaría el ridículo para El Mundo cuando se confirmó que el hallazgo no era otra cosa que una carátula de cassete de la Orquesta Mondragón, que no existe ningun Grupo Mondragón, sino MCC (Mondragón Corporación Cooperativa), que la tarjeta era de la empresa madrileña Gráficas Bilbaínas... También se trató de explotar ésta última referencia al norte, pero se conoce que al enterarse que es una empresa radicada en Madrid y que su administrador único se presentó a las elecciones al parlamento europeo por el partido ultraderechista Democracia Nacional, debieron decidir que mejor lo dejaban, que por ahí no llegaban a donde querían. Cosas del periodismo de investigación...
4.-Nos dijeron que una bomba no estalló y fue encontrada casi 20 horas más tarde en una comisaría de policía pero hay muchos indicios que apuntan a que, en realidad, esa bomba nunca estuvo en los trenes.
Por supuesto, no concretan lo de los indicios, la cuestión es sembrar la duda aprovechando la falta de información. Los responsables siempre han afirmado que nunca se rompió la cadena de custodia de los objetos apilados procedentes de los trenes.
5.-Nos dijeron que el fallo de la bomba se debió a un error de los terroristas pero los indicios apuntan a que el artefacto fue diseñado de forma deliberada para que no estallase y pudiera servir de prueba incriminatoria.
¿Todos los indicios? ¡Serán los vuestros! Había dos cables sueltos que, de haber hecho contacto de manera accidental en el momento de sonar la llamada que activaba la bomba, la habrían hecho explosionar. Menuda molestia se tomaron al montar un artefacto explosivo hasta el último detalle y lista para explotar exclusivamente para plantarla como prueba incriminatoria. Ésta es la falacia del falso dilema, ocultar alternativas razonables y presentar como única posible la que interesa.
6.-Nos dijeron que los terroristas dejaron el día del atentado un vehículo Skoda fabia en Alcalá, que se encontró tres meses después pero hay evidencias que demuestran que el coche no se encontraba el día del atentado en el lugar donde más tarde sería hallado.
Nuevamente, fuerzan la conclusión que les interesa y ni asomo de esas evidencias. Si tan claras son ¿Por qué no lo denuncian ante un juez? Nadie puede afirmar con esa rotundidad que el coche no estuviera ahí el 11 de marzo.
7.-Nos dijeron que los terroristas utilizaron el Skoda fabia para realizar los atentados pero no hay ninguna prueba que apunte a que los terroristas estuvieron alguna vez dentro de ese coche salvo la ropa y efectos que se encontraron en su interior de forma harto sospechosa.
A ver, a ver, para la cinta... Primero dice que "no hay ninguna prueba" y luego afirma que había ropa y otros efectos, pero como lo segundo desmiente lo primero (las continuas contradicciones son consustanciales al conspiracionismo) añade la coletilla "de forma harto sospechosa". Constantemente se quiere dirigir artificilamente la conclusión del lector, si ésto no es manipular que baje Baal y lo vea.
8.-Nos dijeron que un grupo de islamistas puso las mochilas bomba en los trenes pero, al contrario que en Nueva York o Londres, las cámaras no lograron grabar la imagen de ninguno de ellos.
Ésta es cojonuda, y habla bien a las claras de la mentecatez y la deshonestidad intelectual de quien ha perjeñado éste engendro. Las cámaras de seguridad de las estaciones por donde pasaron los terroristas NO GRABAN, sólo envían las imágenes a un circuito cerrado de TV. Repito, NO GRABAN. Y ya es algo que se ha hecho público desde hace tiempo por lo que la mala sangre de incidir en ello ya nos habla de con qué clase de individuos estamos tratando.
9.-Nos dijeron que en Leganés se produjo un largo tiroteo entre los terroristas y la policía pero, tras la explosión, tan sólo se encontraron cinco cartuchos y ningún agujero de bala en las inmediaciones.
¿Y quién lo dijo? Que yo recuerde, un tal Casimiro García Abadillo, subdirector de El Mundo. No hay versión policial alguna que hable de "un largo tiroteo". Ya es el colmo de la desvergüenza, utilizar un argumento que sostuvo un medio conspiracionista para atribuirselo a los defensores de lo que ellos llaman "versión oficial", que no es otra cosa que la versión judicial. ¿Por qué no le rinden cuentas al escudero de PedroJota?
10.-Nos dijeron que los terroristas de Leganés provocaron la explosión para suicidarse matando a todo el que se pusiera por delante pero estos “islamistas” tuvieron la delicadeza de esperar a que todos los vecinos saliesen antes de hacer estallar el edificio.
Menudo juicio de intenciones. Ni ellos ni nadie conocen las circunstancias en que la policía les acorraló. Cabe sospechar que no esperaban ser capturados por lo que no tenían ninguna bomba armada y lista para explotar. Pero miente, miente, que algo queda...
11.-Nos dijeron que el caso estaba claro y resuelto pero cada día se publican más informaciones que cuestionan la veracidad de la versión oficial.
Falso. Cada vez que una información periodística ha puesto en cuestión algún punto, el juez ha ordenado una diligencia para aclararlo, sin que de éste modo se haya reforzado con prueba alguna la tesis conspiracionista.

Y todo ésto sin una sola prueba, sin una sola evidencia, empleando sin rubor y de continuo la falacia del falso dilema que elimina explicaciones alternativas sin absolutamente nada que avale sus teorías. Sólo conjeturas, sólo elucubraciones, que en la mayoría de ocasiones van contra toda lógica, que un simple ciudadano de a pie como yo, eso sí, con interés y curiosidad por conocer las cosas, puede desmontar fácilmente dejando a los conspiracionistas como una patulea de botarates obcecados en el mejor de los casos. O como un grupo organizado que miente y manipula a sabiendas y que busca unos objetivos muy concretos sin importarle lo más mínimo estar a diario chapoteando en la sangre de las víctimas a las que dicen defender y apoyar. Ahora me entero que defender y apoyar son sinónimos de utilizar.

Actualización 06/08/2006:

En la réplica al punto 8 cometo un error: las cámaras de las estaciones de Alcalá de Henares, El Pozo y Santa Eugenia, efectivamente, no graban, pero no por el motivo señalado por mí sino porque tales cámaras NO EXISTIAN:
Las imágenes de Atocha son el único material gráfico de las explosiones en poder del juez. Ni la estación de Alcalá de Henares, ni la del Pozo del Tío Raimundo ni las anteriores del corredor de Henares hay cámaras instaladas. La vigilancia se realiza exclusivamente con agentes de seguridad privada.

Renfe estaba a punto de instalar videocámaras en todas estas estaciones para mejorar la seguridad. La partida económica para financiar el proyecto estaba aprobada y ya se habían adjudicado, incluso, los puntos en los que se debían instalar.
Información con fecha
20/03/2004.

3 comentarios:

  1. Estupendo análisis del panfleto de la secta de los Pezones Negros. Leyendo además la wiki de la web de Escolar, cada vez tengo menos dudas de que esta gentuza actúa con auténtica mala fe, usando todos los medios a su alcance para atacar directamente al corazón de la democracia.
    Qué ganas tengo de que lleguen las próximas elecciones, para ver la cara que se les quede a algunos cuando Zapatero vuelva a ganar.
    Bye

    ResponderEliminar
  2. Lo siento, pero no me has convencido y tenía ganas de estar equivocado, pero no hay manera.
    Cuánto mas leo sobre la tesis pro AlQaeda y menos sobre la contraria, menos me lo creo.

    ResponderEliminar
  3. Pues chico, si pongo en negro sobre blanco las mentiras, falacias y tergiversaciones de los peones negros, y aún así tus posiciones no se alteran ni lo más mínimo es que tu no te mueves mucho en el terreno de la razón, sino en el de la fe. Pero allá cada uno con sus creencias (y sus lecturas).

    ResponderEliminar