sábado, 5 de agosto de 2006

Ley Bosman para la política

Ésto ya tiene unos días pero creo que no ha trascendido como merecía.

Acerca del desgraciado accidente del metro de Valencia -dejando de lado un nuevo episodio de carroñerismo político con una comisión de investigación como escenario- y visto en El Semanal Digital del 31/07/06:

el subdelegado del Gobierno en Valencia ha reconocido abiertamente que sus primeras manifestaciones no tenían ninguna base real y las formulaba poco menos que a la ligera. Felipe Martínez ha tenido que evidenciar la falsedad de sus primeros testimonios asegurando que "comuniqué la hipótesis inicial de la rotura de una rueda para la evitar la posible alarma social que provocaría un posible atentado". Además, añadió el subdelegado del Gobierno, "era fundamental descartar un atentado terrorista porque la alarma social era grande".
Increible. Sin tener ninguna prueba sobre la mesa el subdelegado del Gobierno se tira a la piscina -sin agua- y nos regala una explicación de su cosecha porque juzga que así estaremos todos más tranquilos. ¿Desde cuando un cargo como el que ostenta tiene la misión de velar por el estado anímico de sus conciudadanos, hasta el punto de inventarse hipótesis sobre accidentes? ¿Así es como pretenden los cargos públicos que confiemos en la clase política?

Por supuesto, éste señor ni ha dimitido ni le han cesado. ¿Para cuando una ley Bosman en política que permita la libre circulación de políticos europeos por toda la UE? Forzosamente en Europa tiene que haberlos mejores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario