domingo, 4 de febrero de 2007

Progre: la palabra comodín

Una cosa que siempre me ha dado problemas hacer es definirme ideológicamente, y nunca he tenido las cosas tan claras en éste ámbito como para saber posicionarme de manera inequívoca en favor de ésta o aquella postura, pese a que siempre me he sentido más afín hacia la izquierda. Comencé a tomar conciencia política en pleno declive del felipismo, lo que me llevó a saludar el advenimiento del aznarismo como una buena noticia, hastiado como estaba de contemplar cómo, quien debería ser uno de mis referentes políticos, no paraba de dar motivos para merecer el castigo que en 1996 los electores le infligieron en las urnas.

Luego llegarían cuatro años de travesía del desierto, sin duda necesarios para que el PSOE renovara las caras y los proyectos. Hacía falta una derrota concluyente en 2000 para terminar de erradicar antiguos dejes y vicios que habían llevado al principal partido de izquierdas a no despertar confianza en un gran número de simpatizantes. Finalmente se produjo esa debacle, lo malo es que consigo trajo la mayoría absoluta de Aznar, el definitivo golpe de cincel que terminó de moldear mi ideario. Eso y escuchar cada día a Carlos Herrera hasta hace poco más de un año (¡qué habría pasado conmigo de haber estado escuchando a Jiménez Losantos!) acabaron de dibujar mi perfil ideológico. O al menos me ayudaron a convencerme de cual no iba a ser.

Ahora me sigue costando colgarme la etiqueta porque las cosas no son blancas o negras, pero si con algún término he de definir mi postura en política, ese es socialdemócrata. Sin embargo, para los autoproclamados liberales (nótese la cursiva) patrios, lo que soy es un progre, de modo que el cacao que tengo en la cabeza, una vez que por fin había conseguido sentirme a gusto con mi propio batiburrillo mental, es de órdago. Porque además, parece que ser progre es lo peor de lo peor a tenor de la saña con la que se pronuncia; es ser algo así como un cruce entre etarra, terrorista islamista, buitre carroñero y actor de teleserie española. De hecho, el adjetivo progre es para los liberales (nótese la cursiva) una especie de contracción de hiposocioprogretarraislamofascista, una suerte de término comodín que sirve para definir a todo aquel que, en definitiva, discrepe un ápice de las ideas que ellos defienden. Tal y como el término facha o fascista lo es para muchos integristas de izquierdas en el momento de referirse a alguien de ideas conservadoras.

Y leyendo el blog Libertad Dactilar me he animado a vampirizar uno de sus post para que los amables lectores me ayuden a pulir definitivamente ese perfil ideológico personal, ya que entre unos y otros no tengo forma de aclararme y saber si, en definitiva, me amoldo a la etiqueta de progre. Para ello ofrezco mi visión sobre algunas cuestiones que, al parecer, son cruciales para determinar la calidad de progre de una persona según la doctrina liberal (nótese la cursiva) nacional.

1) Aborto libre: estoy en contra, la concepción de una vida debe entrañar responsabilidad para quien la concibe, y el Estado no debe legislar de forma que esa concepción quede desprovista de esa responsabilidad. Los supuestos que actualmente permite la ley con respecto al aborto me parecen correctos.

2) Laicismo: A favor, siempre que no se convierta en anti-catolicismo. El Estado no debe promover ninguna enseñanza doctrinal ni hacer aportes económicos o de otra índole a confesión religiosa alguna, salvo los demostradamente destinados a la beneficencia. Y siempre de manera individualizada, transparente y no sistemática.

3) Matrimonio homosexual y adopción: A favor, aunque para mí que se utilice el término "matrimonio" no era imprescindible, y sólo por callar la boca a los vocingleros talibanes no lo hubiera empleado. Por lo demás, la equiparación de derechos con las parejas heterosexuales me parece justa y adecuada. La adopción de niños por parejas homosexuales ya existe de facto, por lo que legislar para regular ésta realidad social me parece un acierto.

4) Identidad sexual: me cuesta mucho tomar postura, no tengo nada claro que alguien que nació hombre pase a ser mujer a efectos legales por una cuestión emocional, cuando fisiológicamente no dejará de ser nunca un hombre, pese a los reajustes que pueda hacer en su cuerpo. En cuanto a las operaciones de cambio de sexo sufragadas por la Seguridad Social, me posiciono en contra mientras otras necesidades más básicas no se vean cubiertas.

5) Violencia de género: sobre la discriminación positiva que supone ésta ley, el número de casos de mujeres fallecidas por violencia doméstica que se siguen produciendo hace que, en mi opinión, sea necesario que dicha discriminación se produzca. Las cifras hablan por sí solas.

6) Paridad: se presta mucho a la demagogia el tema de la paridad de sexos, incluso a mí me cuesta pronunciarme. Es difícil demostrar que con mayor cuota femenina en según que puestos se consiga más eficacia, pero lo cierto es que durante muchos años la machista cultura española ha impedido la normal incorporación de la mujer al mercado laboral, creando un prejuicio que aún hoy perdura. La política de hechos consumados no es inamovible. Que la normalización de ésta situación conlleve mayor calidad de vida a la mujer si me parece más discutible, aunque eso ya es otro debate.

7) Estado social: mi idea de estado es la de uno fuerte, que no coarte la libertad individual y empresarial pero que actúe cuando el uso de esa libertad invada o agreda la de otros. Que promueva la sanidad y educación públicas y universales pero permita al sector privado competir con el estatal. Enseñanza y sanidad concertada, no; inversión hasta que el sector concertado sea innecesario, sí.

8) Legislación penal: estoy por un endurecimiento generalizado de penas. A peor delito, peor pena y mayores opciones de cumplirla. No hace falta cadena perpetua, con que se cumplan rigurosamente las condenas impuestas es suficiente. Es cierto que el fin último de las cárceles es la reinserción, pero me parece más peligroso trasladar a la opinión pública la impresión de que delinquir en según qué casos “sale gratis”.

9) Inmigración: apoyo la inmigración regulada, la descontrolada no puede ser sino fuente de conflictos en un país donde los servicios públicos resultan insuficientes para los que ya estamos en él. Apoyaría medidas como la expulsión para los inmigrantes que reincidan en el delito si éste es leve. Cárcel y expulsión para los delitos graves.

10) Economía: de mercado, pero sometida a regulación para evitar los abusos de las corporaciones. Tengo claro que libertad total de acción por parte de las empresas no lleva más que a que el pez grande devore al chico. Un pez demasiado grande y poderoso nunca tendrá piedad con el más débil, y ese desequilibrio es el que el Estado debe intentar compensar.

11) Antiamericanismo: en absoluto. De hecho, creo no hay tal, lo que pasa es que una postura que no sea de total sumisión hacia el coloso capitalista se interpreta interesadamente como atávico odio hacia todo lo que venga de los USA. Aprecio numerosos aspectos de la cultura estadounidense, pero la política exterior de su actual presidente no es una de ellas. Ni la de un buen número de electores de ese país, por cierto (¿antiamericanos?).

12) Autodeterminación: la acepto (no puedo decir que la apoye porque toda suerte de nacionalismos me la sopla) siempre que un porcentaje significativo de la población afectada se decante por una opción inequívocamente independentista/secesionista en un proceso electoral. Digamos, un 65-70%. Y siempre que no haya un escenario de violencia y coacción de fondo.

13) Diálogo con ETA: se me hace muy difícil imaginar un final para la banda terrorista al que no se llegue con diálogo de por medio, a la luz del apoyo social que hoy día mantiene. Ignorar ésta realidad me parece insensato, lo que no implica que haya que dar a los terroristas lo que quieren. Los términos de la resolución aprobada por el Parlamento a instancias de Zapatero me parecieron adecuados, son los terroristas los que tienen que dar el primer paso colgando las pistolas. Pero, por favor, nada de resoluciones judiciales ad hoc.

Creo que ya me he extendido bastante. Juzgad vosotros si cumplo con los parámetros que definen al buen progre. El juicio de los liberales (nótese la cursiva) ya se cual es.

16 comentarios:

  1. Al final el término "progre" se usa de modo peyorativo, para clasificar a los de izquierdas. A mí personalmente no me molesta, peor sería que me llamaran facha. Por lo demás, coincido contigo en la mayor parte de tu exposición.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Flash, me está empezando a dar miedo leerte... no sólo coincidimos en unos cuantos blogs, sino que coincido contigo en la inmensa mayoría de tus opiniones. Voy a ir a un laboratorio a que me certifiquen que no soy un experimento de clonación o algo

    :-P

    ResponderEliminar
  3. Osqar, ¿crees en los universos paralelos (que no para lelos)? Quizá el clonado sea yo... :-P

    Suerte que no suelo hablar de fútbol, la verdadera piedra de toque de toda analogía de posturas.

    ResponderEliminar
  4. Suscribo totalmente toda tu exposición.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. No sé si yo entro en tu definición de liberal (nótese que no sé poner cursivas y que yo prefiero que me llamen de derechas), pero coincido contigo en varios de los puntos expuestos... ¡A ver si voy a ser socialdemócrata!

    Y sí, he de confesar que he incurrido (innumerables veces) en el abominable delito de generalizar y llamar a todo lo que bloguea a mi izquierda "progre"...

    Asumo mi culpa y agradezco a la vez que tú asumas en nombre de los demás tu/su parte de culpa por llamar "liberalencursiva" a todo lo que bloguea a tu/su derecha los días que estás/están de buenas o directamente "facha" cuando tienes/tienen el día.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Big, tengo curiosidad por saber cuales son las coincidencias.

    Lo de liberal va por los del progre. Quien a hierro mata...

    ResponderEliminar
  7. A mi no me molesta que me llamen liberal, pero creo que muchos de derechas como yo, lo utilizan a modo de cobijo vergonzante para no decir "de derechas"... exactamente como yo antes de empezar esta cruzada pro-normalización de la derecha democrática, no esa que van vociferando por ahí los que piensan diferente de mi y tienen el "facha" en la boca a la mínima...

    Coincidencias: Punto 1 (aunque con los supuestos actuales ya se cometen auténticas aberraciones). Punto 2 (no creo que el gobierno deba dar nada a ninguna confesión, aunque hoy en día la iglesia católica saca de muchos apuros al estado). Punto 3 (nada que objetar a que se igualen en derechos personas de otras orientaciones sexuales. No tengo tan claro que la adopción sea tanto un derecho de los adoptantes como de los adoptados, pero desde luego me imagino que los últimos están en medio de una familia que los quiera). Punto 4. Punto 7 (nada de enseñanza o sanidad concertada: privado y público. Y en cuanto a lo primero, recuperación de los exámenes de estado, que hagan recuperar el prestigio de los centros, públicos y privados) Punto 8 (pero cadena perpetua, sí) Punto 9 (acuerdos con los paises de origen, porque de hecho, los necesitamos. Y nada de regularizaciones) Punto 12 (No me asusta el derecho a la autodeterminación... aunque no sé si coincideremos en que para recuperar una mínima "igualdad" de criterios en el PV harán falta lustros)

    ¿Diálogo con la eta? Sí, cuando esté derrotada. Y hasta sabremos ser "generosos". Me da igual el apoyo que tenga en el PV. Hitler también lo tenía y no por ello deja de ser lo que fue.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Y por cierto, con el infame nazi también se intentó negociar...

    ResponderEliminar
  9. Fe de erratas. Coincidencias. Punto 3. Debe decir: "me imagino que los últimos están MEJOR en medio de una familia que los quiera"

    ResponderEliminar
  10. Como agradablemente vampirizado (siempre que quieras) me arrogo el derecho de responder de una forma un tanto extensa. Me agrada ver algunos puntos de discrepancia que voy a exponer. Esos puntos de discrepancia me dan una tranquilidad de espíritu, porque muy a pesar de mis "amigos" neocons-neoliberales (curioso término ese que han adoptado), no soy "rojo" (:P) ni, afortunadamente, neoliberal.

    1.- Estoy totalmente de acuerdo. No puedo poner ni quitar una coma

    2.- También de acuerdo, y es más, yo lo haría todo via legislación ONG, que puede ser de inspiración religiosa o laica. Ya es problema entonces de las confesiones reconducir su beneficencia por esa vías.

    3.- De acuerdo en el matrimonio homosexual. En lo de la adopción, estoy más de acuerdo con bigpigmig. El derecho del niño prevalece sobre el de los adoptantes, y no está demostrado que el niño no sufra via psicológica ningún efecto en la asunción de roles. Que algo exista de hecho, no concede el derecho a que sea legalizado. En el último Congreso Internacional de Psiquiatría Legal al que asistí hubo una conferencia muy interesante al respecto por parte de una psiquiatra inglesa de reconocido prestigio que presentó unos datos notablemente sesgados, como se puso de manifiesto en la rueda de preguntas posteriores. Por eso no me fío de algunos de los informes recientemente aparecidos.

    4.- No veo problema en el reconocimiento civil que afectan a la personalidad cuando responde a una cuestión de hecho. Otra cosa diferente es que se tenga que sufragar por medios públicos. En tal caso yo quiero un aumento de miembro viril gratis, para poder responder a uno de los muchos SPAMs que en ese sentido me llegan.

    5.- Lo que se ha de hacer es dotar de medios a la justicia, pues la discriminación positiva no es tan positiva, pues es contraproducente en la enferma mente de los maltratadores. Las campañas publicitarias que hoy vemos al respecto responden más a cuestiones propagandísticas y electoralistas que a cuestiones prácticas. Las leyes que existen, previas a las de discriminación positiva, eran buenas. Sólo hay que dotar de medios a juzgados y tribunales, policía e instituciones penitenciarias para que sean efectivas. Lo que cuenta, en estos casos, es la rapidez y la buena gestión de los recursos, no leyes nominales. Y a las pruebas del telediario me remito.

    6.- La paridad es, con perdón, una parida. La paridad ha de venir de la competencia personal. La cual existe y por ello, hay que animar a las mujeres a denunciar situaciones de discriminación que se producen. Pero no forzar una paridad. Bendito el día en que sin forzarla, haya más mujeres que hombres en el Gobierno.

    7.- Estoy de acuerdo en esencia. Y coincido también con bigpigmig en el tema de las Reválidas. Hay que acabar YA con la LOGSE y otros sistemas educativos que nos están dejando la mayor manada de becerros que ha sufrido la historia reciente de España... y de Europa. ¿Para qué queremos un pais de universitarios que fracasan en la Universidad o en el mundo laboral?. Cada uno, en función de su competencia, donde le corresponde, pero todos los caminos, con idéntica dignidad. Tengo un amigo que gana más instalando aires acondicionados que la mayoría de licenciados en Derecho de España. ¿Por qué?. Porque fue un tio inteligente que supo donde dejar aquello para lo que no servía.

    8.- Estamos de acuerdo. No obstante, estoy en contra de las modificaciones penales por motivos de oportunidad política. Ese endurecimiento por el que abogas tiene que ir acompañado de dos medidas. Una, que el legislativo se deje de dictar normas en función de las modas. Dos, un sistema muy estudiado y muy efectivo de reinserción. Donde se pueda apreciar, motivar e impulsar la reinserción efectiva de aquellos (pocos) que abandonen las vias delictivas.

    9.- Totalmente de acuerdo en el tema de la inmigración ilegal. Y en el de la legal que incumpla las normas de convivencia.

    10. Totalmente de acuerdo contigo. Es que eso que has dicho es muy poco "rojo". :D

    11.- Eso del antiamericanismo es como lo del antisemitismo del que nos acusa a los que criticamos al Estado de Israel Una estúpida y burda forma de argumento ad hominiem que no tiene sentido. En eso también estoy de acuerdo contigo y me empiezo a cabrear :P

    12.- También estoy de acuerdo con eso. Y con las decisiones por circunscripciones. Porque si los alaveses prefieren ser españoles a vascos. ¿Los vamos a someter a un régimen que no quieren y que les imponen desde Bilbao?.

    13.- En esencia también de acuerdo. Pero narices... que se haga mejor la próxima vez, si la hay.

    Bueno, yo si que me he extendido. Pero me acoge el derecho del vampirizado :P Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  11. Celebro verte por aquí, Smartlink ;-)

    Puntualizaciones:

    3) Yo creo que el debe prevalecer el derecho de un niño a crecer en familia antes que en un orfanato, el sexo de los padres para mí no es tan relevante. ¿Cuantos casos existen de gays con padres heterosexuales? ¿Miles? ¿Millones? Es una situación novedosa, vale, pero no por ello da pie a algo negativo.

    Los solteros pueden adoptar y no parece relevante el hecho de si son gays o si viven en pareja a la hora de hacerlo, por ello yo prefiero que esa situación que se produce, que existe y no tenemos noticia de que provoque daños emocionales a los niños, se vea regulada no sea que lleguemos al caso de que se de algún supuesto no previsto que deje en situación de indefensión o desprotección a los chavales.

    4) Aquí tú eres más progre que yo XD. Se podría dar la crcunstancia de cambios de identidad sexual ad hoc para, pongo por caso, conseguir un trabajo, beneficiarse de subvenciones, conseguir determinadas ventajas... Sigo sin verlo claro, habrá que ver cómo se legisla si finalmente se hace.

    5) Evidentemente, si la ley no va acompañada de los medios necesarios, no hacemos nada.

    6) No es raro que se vea como una parida. Se que es forzado, otra discriminación positiva. Tampoco acabo de tenerlo claro, estoy en un 51 sobre 100.

    7) Los itinerarios, siempre que sean escogidos voluntariamente. Renunciar desde el principio a conseguir una mejora en el rendimiento escolar de los más rezagados no se ajusta al modelo que yo tengo en mente. Pero invirtiendo en ello, por descontado.

    El dinero no lo es todo, la universidad no solo es una fábrica profesionales cualificados, sino de ciudadanos con espíritu crítico. Ya se que no puedo generalizar, pero aunque un fontanero gana más que un licenciado en historia creo adivinar quien sucumbirá antes ante la tergiversación de un titular de prensa o ante una campaña electoral engañosa. Aunque se que de todo hay en la viña del señor.

    8) De acuerdo con tu puntualización.

    10) Estoy abierto a cambiar de postura en cuanto alguien me ofrezca un modelo mejor y que no provoque convulsiones económico-sociales :-D.

    12) OK.

    13) Si se vuelve a intentar, no me importará el color del gobierno que lo haga: tendrá mi apoyo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. En lo de la paridad, que algunos encuentran una parida, y como en tantas otras cosas, las mujeres no partimos con la misma ventaja que los hombres, sino que partimos de -0. Por ello es necesario realizar acciones positivas para paliar la clara desventaja. Cuando estemos en igualdad REAL de condiciones hombres y mujeres volvemos a hablar de la paridad.

    ResponderEliminar
  13. Las acciones discriminatorias que proponéis los progresistas degradan a las mujeres realmente preparadas y además son de dudosa constitucionalidad (en mi opinión son inconstitucionales).

    ResponderEliminar
  14. Eso es cierto, Merce, que se parte de una posición de desigualdad. Muchas de ellas fomentadas incluso por egregios miembros del gobierno socialista en Castilla-La Mancha que serían dignas de comentar. Pero eso no significa que fomentar la discriminación positiva sea la solución.

    Me explico. Las mujeres cobran menos que los hombres (en ciertos lugares de Castilla-La Mancha, en empresas de ciertos reputados socialistas incluso se les obliga a firmar nóminas superiores a su salario real).

    Bueno. La solución cual es ¿Aplicar la ley vigente que proscribe la discriminación o por el contrario impulsar una discriminación positiva que es indigna tanto para mujeres como para hombres?.

    ¿Es constitucional y digno que si un hombre maltrata a su mujer cumpla 5 años de condena más que si una mujer maltrata a un hombre?

    ¿No es mejor aplicar a todos por igual las leyes que proscriben la desigualdad?

    La lucha de todos ha de ir por ese camino. Al menos es lo que creo.

    ResponderEliminar
  15. libertad dactilar,
    las acciones positivas se tienen que realizar sólo en los ámbitos donde existe una clara desventaja, no en todos los ámbitos ni por sistema, por supuesto.

    ResponderEliminar
  16. Y porque esa necesidad imperiosa por definirse, por situarse en favor y en contra de algo.

    Yo no resguardo mis ideales bajo las siglas de ningún partido. Lo haría gustoso, pero me temo que ello solo se daría si yo mismo crease ese partido, algo impensable.

    Saludos

    ResponderEliminar