miércoles, 31 de enero de 2007

De "víctima de un golpe de estado" a condenado por tráfico de explosivos

Cuando El Mundo comenzó a publicar por entregas la entrevista que le hicieron al ex-minero e imputado por el 11-M, José Emilio Suárez Trashorras, con citas como
Soy una víctima de un golpe de Estado que se ha tratado de encubrir detrás de las responsabilidades de un grupo de musulmanes y de los confidentes, cuando estaba todo perfectamente controlado por los Cuerpos de Seguridad. Existen complicidades que el juez no está dispuesto a descubrir; si no, deberían estar detenidos o imputados agentes de varios Cuerpos de Seguridad
no podía imaginar hasta qué punto era aquella una apuesta perdedora. Hoy, a escasos días de comenzar el juicio por el mayor atentado terrorista nunca registrado en Europa, amanecemos con los 10 años de prisión que le ha encasquetado la
sección octava de la Audiencia Provincial de Asturias a Trashorras en el marco del juicio por operación Pípol. A su cuñado, Antonio Toro, también imputado por el 11-M, le condenan a 11 años y seis meses por los mismos delitos que le atribuyen a su pariente: tenencia y tráfico de explosivos y tráfico de drogas. La sentencia no es firme y cabe recurso de casación, pero a pesar de los "muchísimos argumentos" de los que la defensa dice disponer para recurrir, éstos no han podido evitar un veredicto condenatorio para su cliente.

Creo que es momento de recordar algunos de los párrafos que el diario de Pedro J. Ramírez dedicó a éste, ahora sí, traficante de explosivos con el fin de presentarlo como la víctima inocente de una conspiración:
José Emilio Suárez Trashorras, un ex minero asturiano, se convirtió desde el primer momento en el personaje clave de la investigación de los atentados del 11-M.
Pues el personaje clave ha resultado ser un delincuente condenado por la justicia. Si la clave es un convicto por tráfico de drogas y explosivos, no hace falta mucha imaginación para deducir cómo quedan quienes le han utilizado para alentar la teoría conspirativa al colocarlo en su portada.
José Emilio revela ahora cómo todo fue un montaje de la Policía y cómo siguió sus indicaciones en todo momento.
Nótese cómo el lenguaje intencional da por verdad incontrovertible lo que dice Trashorras, pero desde entonces ninguna actución judicial le corrobora. No en vano, el autor del artículo es Fernando Múgica, quien tuvo el dudoso honor de fundar la teoría de la conspiración con sus tristemente famosos (y decaídos) agujeros negros. Es, para algunos, el mayor tuercebotas de toda la tropa conspiranoica (con permiso de los chicos de City FM).
Nuestro periódico publicará, a partir de mañana lunes, todas sus respuestas, que abren nuevas puertas a la investigación.
¿Alguien conoce alguna vía de investigación abierta por algún juzgado a raíz de la entrevista a Trashorras? Yo tampoco. Cosas del periodismo-ficción.
Espera confiado la llegada del juicio convencido de que podrá probar su inocencia
De momento, la justicia ya ha decretado su culpabilidad en el caso de la operación Pípol. Mal precedente para encarar el juicio por el 11-M.

Lo dejo porque me pongo malo. ¿Con qué pirueta retórica tratará el inefable Pedro J. de desvincularse del apoyo tácito que brindó al ya condenado por tráfico de drogas y explosivos? Vaya número...

6 comentarios:

  1. ¡Huy! ¡Qué nervios! ¿Qué estarán diciendo ahora mismo los peoncillos? A ver si algún escolarita se anima a visitarles y nos cuenta... yo paso, que no me fío de que mi antivirus sea capaz de salir indemne de esa charca.

    ResponderEliminar
  2. Flash, ¿qué tiene que ver esta condena con el 11M? ¿Acaso afecta esta decisión a lo que tenga que dilucidar el juez con respecto al 11M?

    No digo que no esté también metido hasta las cachas, y que sus declaraciones a EM no fueran sino una huida hacia adelante...

    ... pero no entiendo cómo antes se insistía en que a De Juana no se le juzgaba por sus asesinatos, sino por sus escritos en Gara, y que lo uno no podía influir en lo otro...

    ... y ahora se echa a Trashorras a los leones por una sentencia que nada tiene que ver con lo de Atocha, en aras, en mi opinión, de buscar el descrédito "preventivo" por haber dicho algo que no es de tu gusto.

    Me parece incongruente.

    ResponderEliminar
  3. Este pollo era el marido que toda madre quería para su hija... Un ser más inocente que bambi, según pedrojota. Como todos los inocentes sean como este..

    ResponderEliminar
  4. Big, el vínculo entre la operación Pípol y el 11-M son Trashorras y su cuñado, y por el primer caso ya ha sido condenado. El descrédito es para quien diseñó una imagen límpida de él en portada y a cuatro columnas.

    El antecedente es inquietante, pero el derecho a la presunción de inocencia le asiste, por supuesto. Como verás menciono que la condena queda pendiente de recurso, por cierto, igual que la de Juanita Kaos.

    Si lees cualquier noticia del día sobre ésto me juego lo que quieras a que en todas se menciona su condición de imputado por el 11-M. Yo no he entrado en lo que dijo, sino el uso que le dio El Mundo a lo que dijo.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que hay gente que compra el inMundo como quien compra El Jueves: para echarse unas risas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. felipe, no creas. En realidad quien lee, el Mundo es para leer actualidad; el problema es que a las manipulaciones que incurre este medio han traspasado la línea de lo sensato y eso lleva a que la gente a tener un lavado de cerebro sobre temas muy serios. Yo conozco gente que se "informa" con ese medio.

    ResponderEliminar