miércoles, 30 de mayo de 2007

La venganza es un plato que se toma frío

Los resultados en las elecciones autonómicas y municipales recientemente celebradas dan para diversas lecturas, pero una de las más jugosas se puede hacer en Navarra. Su hasta ahora presidente, Miguel Sanz, ha pasado de proclamar a los cuatro vientos que Navarra no se vende a esgrimir un sumiso ¿hacemos una coalición?, en ambos casos dirigiéndose al Partido Socialista. Se conoce una vez que se empieza a vislumbrar el momento de abandonar la poltrona, expresiones anteriormente dichas desde la más absoluta de las convicciones como

"El Partido Socialista de Rodríguez Zapatero necesita el poder en Navarra para apalancar toda su política territorial y estatutaria y para el proceso de paz o de normalización política, en el que Navarra es clave en algunas de las pretensiones de los terroristas"
pasan a convertirse en anécdotas irrelevantes, y la transcendencia que sólo semanas antes tenían desaparece como por ensalmo. Ahora lo que importa es mantenerse en el poder, y si hay que pactar con los que querían (y según su propia lógica, quieren todavía) vender Navarra a los terroristas, pues se pacta. Total, los votantes de derechas han demostrado en éstas municipales que el sentido de su voto siempre les favorecerá, hagan lo que hagan.

Y en éstas que llega la sesión de control de hoy, y nos encontramos en el Congreso con un Rajoy relajado como si acabara de recibir un chute de valium. Quien da el último da dos veces, dicen, y Zapatero no ha dejado pasar la ocasión, como si le faltaran ganas:

"Los socialistas tienen principios muy profundos sobre lo que representa Navarra, sobre el modelo de convivencia de Navarra y sobre el modelo de Estado, y entre ellos está el de la dignidad, y mientras no rectifiquen (…) tendrán difícil la colaboración del PSOE, pero no imposible"
Con toda la basura proferida desde las filas populares acerca de éste y otros asuntos, ¿alguien se extraña de que el Presidente se recree al sacarle los colores al Partido Popular? Porque hace falta ser miserable y mentiroso, Marianico, para salir ahora con éstas:

"UPN y PSOE comparten el mismo modelo de Estado", y añadió que "ambos creen que Navarra debe ser Navarra"

Entonces, ¿a que venía toda la campaña patrocinada por tu partido alertando de la que se nos venía encima con el tema de Navarra cuando, según ésta última afirmación, nunca estuvo en peligro?

¿Hay algún votante del PP que le eche un par de narices y se atreva a responder a la pregunta? Es que a mí me da la risa...

6 comentarios:

  1. Pues no sé si Miguel Sanz acabará rectificando, lo que no acabo yo de creerme es que Rajoy se vaya a disculpar de nada. Está tan endiosado por su 0,5% de ventaja, que plantearse un cambio en su política de vomitar sobre el oponente es, a día de hoy, extremadamente improbable.

    ResponderEliminar
  2. Pero es que esto es lo mismo que tantas otras cosas, lo mismito que el "ETA nunca miente", o "no me creo nada de ETA", según convenga.

    Que el PSOE pactase con NaBai sería algo perfectamente legítimo (y por mi parte, deseable), pues hablamos de una coalición de partidos que SIEMPRE han condenado la violencia (PNV, EA, ARALAR y BATZARRE), por más que entre ellos haya gente procedente del entorno radical.

    Lo que pasa es que esto al votante socialista al sur del Ebro le puede oler a cuerno quemado, y las generales ya se ven en lontananza.

    De pitoniso tengo poco, pero no me extrañaría que, una vez más, pusiesen la otra mejilla y dejasen gobernar en minoría a UPN sólo por no enfadar a los Guerras, Bonos e Ibarras de turno.

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido, Canyamel.

    Más bien, yo creo que lo que temen es un recrudecimiento de la campaña de acoso y derribo que la derecha tiene a bien sostener desde su derrota electoral. Esa campaña ya les ha llevado a un retroceso electoral puesto de manifiesto en la autonómicas, y perder más terreno con las generales tan cerca es demasiado peligroso.

    Por otro lado, si llegara a buen término esa coalición que promueve el presidente navarro, a ver con qué cara iba Rajoy desde Madrid a continuar con el disparate ese de la rendición, si andan asociados con los que han puesto de rodillas al estado de derecho ante los terroristas. El obligado cambio de discurso igual desmovilizaba a unos cuantos votantes del PP y no creas que no suena interesante...

    ResponderEliminar
  4. Por eso digo, flashman. Al PSOE un pacto con NaBai le depararía un acoso bestial (más) por parte del PP y espantaría a bastante votante de centro (al sur del Ebro, como digo). Es lo que tiene tener varias Españas en una.

    Pero pero pero, fíjate, un pacto de verdad entre UPN y PSOE al PP le vendría de maravilla, quedarían como los únicos políticos responsables, que garantizan la estabilidad y tal y tal (al fin y al cabo lo han propuesto ellos).

    Por otro lado, la derecha cavernaria, los que se tragan la venta de Navarra y demás patrañas, esos ya están convencidos, no van a cambiar su voto por ese hipotético pacto. ¿A quién iban a votar si no? Y al fin y al cabo, ¡siempre pueden decir que UPN no es lo mismo que el PP!

    Así que sigo pensando que, al menos de momento, dejarán gobernar solita a UPN, a ver cómo se las compone.

    Lo más gracioso de todo esto es que tanto unos como otros ya han gobernado España con el apoyo de los nacionalistas vascos, o directamente en gobiernos de coalición (PSE en el Gobierno Vasco). Pero ahora parece que sea tabú.

    ResponderEliminar
  5. ¿Rectificar? ¡¡¡Rectificar es de cobardes!!!

    XD

    ResponderEliminar
  6. Canyamel, casi entran ganas de ver a un Rajoy como presidente del gobierno en minoría mendigando un pacto de investidura con los nacionalistas. Las bajadas de pantalones iban a ser históricas.

    ResponderEliminar