miércoles, 26 de septiembre de 2007

Diario Público: parcial pero independiente

Hoy a salido a la calle el primer ejemplar de Público, nuevo diario de información general. Se presenta éste diario como alternativa al atrincheramiento ideológico en el que se hallan inmersos los medios escritos en nuestro país, algo de lo que algunos de ellos han hecho un auténtico fin. No hace falta ser muy despierto para darse cuenta de qué pie cojea cada rotativo tras un rápido vistazo al kiosko y Público pretende convertirse en el periódico de todos aquellos que desean leer prensa sin notar que intentan manipularles. La duda es si lo conseguirán.

En sus páginas podremos encontrar las firmas de periodistas a los que en los últimos tiempos he seguido en su faceta de bloguero hasta el extremo de tener enlazadas aquí sus bitácoras. Tal de su director, Ignacio Escolar y de columnistas o jefes de sección como Javier Ortiz, Manuel Rico, Íñigo Sáez de Ugarte o Enrique Meneses, un plantel a priori más que interesante.

¿Es Público un periódico aséptico? La respuesta, leyendo las bitácoras de los nombres que acabo de citar y el ideario que aparece en las páginas centrales de su primer número, es que no. La línea editorial que va a seguir, declarada y fácilmente extraible de la campaña publicitaria que lo promociona, es progresista y de izquierdas. Huye deliberadamente de la neutralidad y pretende convertir su compromiso con la defensa de un modelo de sociedad concreto en su mayor virtud. Esto no es malo siempre que se separe la información de la opinión, algo que los medios escritos tradicionales ya ni se plantean. Hay que destacar que Público pertenece al grupo de comunicación Mediapro, la empresa propietaria de La Sexta y a la que algunos vinculan con el Presidente del Gobierno, lo cual le valdrá a buen seguro toda una batería de viscerales críticas desde la derecha mediática.

Pero desde su misma vertiente ideológica las aguas también bajan turbias. Público viene a cubrir, en mayor o menor medida, el mismo segmento comercial que El País, y la recepción que PRISA, el potente conglomerado empresarial al que pertenece, va a dispensar a un rival tan directo de su medio estrella aún está por conocerse, pero no está muy claro que vaya a ser buena. Existe un grave punto de fricción: la guerra del fútbol. Mediapro se ha hecho, a través de TV3, con la señal para televisar en abierto los partidos de liga en perjuicio de AudioVisualSport, empresa cuyo principal accionista (80%) es Sogecable, propiedad de PRISA. La cantidad de dinero en juego no hay ni que decir que nubla la vista, suficiente, al parecer, para emprenderla contra un grupo mediático ideológicamente afín, aún a costa de favorecer los intereses de la derecha. A nadie mínimamente avispado se le escapa que el único beneficiario de una guerra de medios en la izquierda es justamente la acera contraria ¿Importa algo la ideología aquí o todo es negocio? ¿Acaso la línea editorial marcada por PRISA no venía determinada por la coincidencia ideológica con el PSOE sino por sus intereses económicos y/o empresariales?

Precisamente en el blog de Ignacio Escolar ya se hizo mención al cambio de talante de El País a la hora de referirse al gobierno Zapatero, publicando unos acerados titulares que bien podrían encabezar las portadas de El Mundo o La Razón, como si ésta manera exacerbada de hacer periodismo necesitara de más practicantes.

Sobre Público dejo una pregunta en el aire ¿Se puede renunciar abiertamente a la neutralidad, presumir de independencia y resultar creíble con el patio mediático que tenemos en España? La respuesta la tendremos con el día a día.

9 comentarios:

  1. Pues a mí tampoco me importa tanto que información y opinión vayan entremezcladas, siempre y cuando yo ya esté sobre aviso.
    Es decir, que no me preocupa que me den una noticia interpretándola previamente bajo un prisma de izquierdas, eso sí, sin llegar al extremo de manipularla u ocultar información necesaria. Hay que ser muy optimista o ingenuo para tildar de imparcial a un medio de comunicación.
    En cuanto a la guerra El País - Público, era más que evidente que se iba a producir, incluso si no hubiera habido un conflicto previo entre PRISA y MediaPro. Aunque yo creo que la guerra periodística va a ser poco cruenta: Público se orienta a un público que hacía tiempo que no compraba El País a diario, que lee gratuitos y/o se informa a través de blogs y diarios electrónicos. Así pues, esperemos a ver los resultados del próximo EGM, pero sospecho que las ventas de El País no van a bajar estrepitosamente, si acaso lo notarán un poco los fines de semana. Tampoco creo que El Mundo vaya a dar la campanada y consiga el tan ansiado primer puesto de la prensa española, al menos a medio plazo. Veremos.

    ResponderEliminar
  2. Dudo que lo consiga, perdona por mi pesimismo, pero detrás de la información hay personas y las personas no somos objetivas, y de esto no hay quien se salve.

    Ojalá pudiésemos serlo. Creo que se puede intentar y consultar toda fuente de información, pero siempre tendremos prejuicios según la fuente.

    En fin, espero que consigan que no se les note mucho el plumero, pero vaya, creo que es tarea imposible.

    Salud!

    ResponderEliminar
  3. Los comienzos de un nuevo medio en un panorama tan asentado siempre son complicados. Si Público se asienta es de suponer que tardará en hacerlo.

    Coincido con Ósqar en que el potencial lector de Público no es consumidor de prensa de pago, pero pienso que sí habrá lectores de izquierdas que se agarraban a El País por aquello de ser el medio de referencia tradicional de la izquierda, además de ser el único a nivel nacional. La existencia de una alternativa sí puede hacer pupa en esa franja de lectores.

    Lo compré ayer para verlo y hoy por la película que regalaban. En efecto, se nota su compromiso ideológico pero no es en absoluto estridente ni despreciativo hacia posturas opuestas. Cuando se vaya acercando la campaña electoral y se vaya caldeando el ambiente político será una época clave. Me parece a mí que el modo en que se afronte la situación nos dirá muchas más cosas.

    ResponderEliminar
  4. En el EinProsit de Bilbao, mientras la parroquia daba comienzo a la Feista de la Cerveza, hemos estado hablnado de "Público". La opinión genreal es que el revuelo que ha causado, sobre todo en Madird, se debe a una politización excesiva del tema: si le va a queitar lectores a El País, y cómo puede influir eso en las Elecciones, etc.

    Lo cierto es que la prensa trdaicional está en crisis. Para poner un ejemplo, Deia vende en el País Vasco en torno a los 20.000 ejempalres, lo cual supone unos 50 o 60.000 lectores diarios. Hay páginas web que con unos medios muy precarios consiguen más de 100.000 vistas. Seguro que Flashamn, tirnaod por lo baoj, se saca a lo mejor 15.000 visitas diarias.

    Para mí no cabe duda de hacia dónde va la tnedencia.

    Buenas noches a todos.

    ResponderEliminar
  5. ¿15.000 visitas diarias? ¿Qué has fumado hoy, Patxi?

    ResponderEliminar
  6. Pues me ha picado ahora la curiosidad... ¿Cuántas visitas mueve tu blog, Flash?

    Si que creo cierto que últimamente hay más gente por aquí que de costumbre, cosa de la que me alegro.

    Salud!

    ResponderEliminar
  7. No lo se, Luismi, no es algo que mire con frecuencia pero ahí está el contador de visitas. Éste Igandekoa nunca sabes si habla en serio o no, pero 15.000 visitas diarias seguro que no.

    sALUDOS.

    ResponderEliminar
  8. Pues según el contador hay 16206, habría que ver si eso son diarias o es en total, de todas maneras, cuánto tiempo llevas con el blog?

    Yo tengo un blog, pero de índole personal que te aseguro que ni de coña se acerca a esta cifra y hace más de un año que lo tengo...

    Salud!

    ResponderEliminar
  9. Ese contador es de visitas totales desde el 1 de agosto de 2006, fecha en que abrí el blog. Comparado con otros es una miseria pero para mí son muchísimas habida cuenta de que soy un don nadie que salió de la nada.

    Aunque soy consciente de que es una cifra poco veraz ya que un simple refresco de página ya añade una nueva visita al contador, y habría que descontar todas las mías por mantenimiento, inclusión de elementos nuevos o lectura de comentarios. 15 mil visitas no suponen ni de coña 15 mil visitantes distintos.

    Saludos.

    ResponderEliminar