viernes, 14 de septiembre de 2007

Una posición indefinida sobre la monarquía

Normalmente, cuando participo en un debate virtual siento el impulso de ponerme de parte de la postura que menos efectivos cuenta para defender sus tesis. Cuando la polémica reza sobre que la forma de gobierno preferida para nuestro país, república o monarquía, siempre me he visto rodeado (virtualmente) de republicanos confesos que, más que hacer una exposición de razones que explique su posición, se dedican a poner a parir a la monarquía y a las personas que la conforman de diferentes maneras. Ante tales planteamientos yo siempre respondo lo mismo: ¿en que notaría el españolito de a pie un cambio en la forma de gobierno de nuestro país?

Por preferir, yo prefiero una república. Prefiero que el representante del Estado sea elegido mediante sufragio universal a que proceda de una dinastía de elegidos con la vida resuelta nada más nacer vía impuestos, pero no es una cosa que me quite el sueño. El debate monarquía-república no me interesa mientras cuestiones de mucho mayor calado no estén, al menos, en proceso de resolución. ¿Acaso los ciudadanos que viven ahogados por su hipoteca, consumidos por interminables jornadas de trabajo o desesperados por no poder disfrutar de esa misma jornada laboral van a ver suavizados sus padecimientos por el hecho de poder votar a un presidente de la república?

Puede que semejante discurso me encuadre, a ojos de algunos, en las filas de los pro-monárquicos, pero nada hay más lejos de la realidad. Lo que ocurre es que uno ya lleva unos cuantos años en el mundo, cierta cantidad de ellos enfrentándome a los retos propios de una vida adulta, los cuales requieren ser superados con soluciones prácticas y funcionales. La parcela vital que me ha tocado disfrutar, por lo general, no permite que el idealismo se sobreponga al pragmatismo, por tanto termino valorando más aquello que se a ciencia cierta que funciona por delante de aquello que podría funcionar, aunque sea más bonito. No en todos los casos, pero sí en la mayoría, aunque siempre hay condicionantes.

Aplicado al debate monarquía-república, hay que decir que no estamos ante una cuestión práctica, sino de índole moral. Y los españoles en los últimos tiempos no estamos para anteponer asuntos morales como éste, que tampoco es que ataque nuestros principios o nuestra dignidad, a la problemática tangible del día a día. No percibo que la cuestión esté en la calle, que la gente sitúe la forma de gobierno entre sus principales preocupaciones. Por otro lado, tampoco me parece negativo que exista una figura neutral que represente a España en el mundo,
y el rey que nos ha tocado no es ni con mucho el peor que podríamos tener. Un presidente de la república siempre estará escorado hacia un lado y en otros países ya se han dado difíciles cohabitaciones entre el jefe del Estado y el jefe del Gobierno. Tal y como pinta la política española, no quiero imaginar ambos cargos ocupados por cada uno de nuestros dos principales e irreconciliables partidos, haciéndose la puñeta el uno al otro cada vez que salieran al exterior.

El Rey Juan Carlos no me cae especialmente bien, y lo mismo puedo decir de su hijo. No me gusta lo ostentoso de sus vacaciones, sufragadas por todos sus súbditos, ni el trato preferencial, rayano en el lameculismo, que la prensa generalista le dispensa, ni la medieval cualidad de hereditario del cargo de jefe de Estado. Pero, simplemente, antes me preocupan otras cosas.

Todo ésto viene tras leer que un grupo de independentistas catalanes han quemado en público una imagen de los Reyes en el marco de una visita institucional de éstos a Girona. Personalmente, no me molesta lo más mínimo toda manifestación contraria a la monarquía, que denuncie los privilegios que disfruta la familia real o que exprese el desapego que se siente ante lo que representa, pero lo de Girona me suena a otra cosa. Me suena a incitación al odio, a exaltación de ánimos gratuita, casi a llamada a la kale borroka, encapuchado incluido. No es sólo una protesta, es una expresión de violencia visual que busca impactar bajo la coartada de la apelación a los sentimientos comunitarios, y tenemos el ejemplo del País Vasco para saber en lo que acaban algunos jóvenes ante la propaganda efectista de contenido político. Ante hechos como éste siento más simpatía por quienes son objeto de la agresión (en éste caso simulada) que por quienes la ejecutan, por mucho que puedan unirme con ellos lazos ideológicos (que no es el caso).
Con Zapatero me pasa igual: cuanto más virulentos, infames y rastreros son los ataques que sufre más fuerte es el impulso por defenderle, aunque haya cosas que aborrezca de él. Es la violencia, sea verbal, visual o física, la que obra el milagro.

Luego está quien intenta recoger las nueces que caen tras ser agitado el árbol por éstos burriciegos. ¿De quién hablo? Pues de quién va a ser, del imbécil de siempre. ¿Actuarán en comandita?

15 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo Flashman, los radicalismos no llevan a ninguna parte.

    ResponderEliminar
  2. No puedo estar más de acuerdo contigo, Flashman. Vale que el rey se pasa con sus vacaciones de lujo rodeado de todos sus vástagos, pero sinceramente creo que las alternativas disponibles serían mucho peores: o un presidente de la república sin sustancia, estilo Italia, con lo que perderíamos representación en el extranjero, o un presidente estilo Francia, con lo que las peleas políticas en caso de cohabitación serían espectaculares. En mi opinión, mejor no meneallo. Por cierto, no notáis que la animadversión a la m monarquía ha crecido mucho ahora que han tenido nietos? Como si la gente fuera juancarlista, pero no soportase la idea de que haya una descendencia también chupando del bote (aunque más o menos todos trabajen). A lo mejor la solución sería que solo tuviesen estatus de alteza real el rey y la reina, y los demás fueran gente normal.

    Ah, y lo de los aprendizes de borrokos quemando fotos, pues muy mal, joder, muy mal rollo. A mí no me gusta Terelu y no voy quemando fotos de ella por ahí. El antecedente directo son los yihadistas quemando fotos de Salman Rushdie, y el mensaje directo era: vamos a por tí, te vamos a matar. No es de recibo, ostias.

    ResponderEliminar
  3. Lo primero, dejar claro mi rechazo por este tipo de actos, aunque, considero que no tendrían que ser delito, mientras quemen fotos y no a personas ni immobiliario urbano...

    Aquiles, hay muchas más repúblicas que las italiana y la francesa y no funcionan tan mal... Yo lo que rechazo de la familia real es la posibilidad de ser funcionario por nacimiento, cobrando un dinero que no vamos a ver nosotros en nuestra familia y sin necesidad de tener estudios, simplemente por el hecho de nacer donde se ha nacido.

    Un presidente de república, seguramente ganaría también un buen sueldo, pero no toda su familia, además, tienes la ventaja de que si no te cae bien, lo puedes botar en las elecciones y votar a otra que te caiga mejor. Aunque creo que el papel de presidente de república tampoco es demasiado necesario los jefes de estado teniendo en cuenta que son el judicial, el legislativo y el ejecutivo los que hacen todo el "trabajo".

    Salud!

    ResponderEliminar
  4. Los radicalismos no llevan a ninguna parte. La verdad es que en Cataluña lo que pasa no es normal. ¿No habéis visto los insultos a líderes del PP?Estoy de acuerdo con Luismi, y contigo Flashman en que si hubiera un presidente de la República de un signo y uno del Gobierno de otro se estarían haciendo la puñeta por doquier.Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Podría decirte que comparto contigo el 95% de tu comentario, aunque hay varias cosas que no acaban de cuadrarme.

    Hablas de la quema de fotos del Rey y llamas imbecil a Rajoy, me da la sensación de que el artículo iba encaminado al insulto a Rajoy y has aprovechado el tema de las fotos para adornar el post.

    Otra cosa mas, adjetivar como virulentos los ataques a Zapatero me parece una sandez. ¿Cómo calificas entonces lo que se está haciendo con el PP en País Vasco y Cataluña?.

    Desde que conocemos la fecha de las elecciones, no hay semana en la que un representante del PP no salga en los periódicos por agresiones físicas.

    ¿Es esta la normalidad democrática que nos vende De la Vega?, ¿que opinas de Regina Otaola?, ¿es otra imbecil como Rajoy?

    A pesar de tener opiniones muy distintas en algunos temas,te fecilicito por el blog.

    ResponderEliminar
  6. Guis:

    Primer párrafo: lo de Rajoy es un último apunte del que me entero cuando ya tenía casi escrito del todo el post. Es un suma y sigue, ya hubo declaracionmes en las que digigentes del PP hacían más responsable a Zp de futuros atentados de ETA que a la propia ETA. Llamarle imbecil es bastante generoso.

    Segundo: No, sandeces son todas las barrabasadas de las que se le ha acusado a Zapatero, el presidente más difamado de la historia de nuestra democracia. ¿Lo que está pasando con el PP en Cataluña y Euskadi proviene de los dirigentes del PSOE? Me parece que no.

    Tercero: ¿qué tienen que ver las agresiones contra miembros del PP, siempre condenables, con lo que hablamos?

    Cuarto, en relación al estado general de las cosas, éstos hechos ocupan muy poco espacio, sin que por ello dejen de ser perseguibles. ¿Quién es Regina Otaola?

    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Chapó, Flashman, muy bien argumentado.
    Efectivamente, estoy contigo en que gran parte de la corriente republicana piensa que una vez depuesto el Rey, España se iba a convertir en una utópica república socialista federal en la que todos los problemas sociales, laborales, fiscales y económicos desaparecerían por obra y gracia del Presidente. Nada más lejos de la realidad, supongo.
    Por otra parte, coincido contigo en que habrá que ver qué pasará el día que Juan Carlos abdique o se muera, y si la gente admite de buena gana a una nueva generación de reyes. Entre la ciudadanía existe la idea de que Juan Carlos "se ha ganado" su puesto, por su papel en la Transición y el 23-F (tanto si se ha exagerado como si no)... ¿se tendrá la misma sensación con Felipe?
    En cuanto a las ventajas de tener un Jefe de Estado razonablemente neutral, frente a los problemas de tener un Presidente partidista, añadiría yo otra ventaja: el príncipe lleva años "entrenándose" para ser Rey... ¿lo haría mejor que un político por muy profesional que éste fuera?
    En fin, no quiero terminar sin decir que los actos de los encapuchados catalanes me parecen pueriles e inanes; pero de ahí a que la Fiscalía se movilice para imponer una denuncia por injurias a la corona por la vía expeditiva, hay un paso muy pero que muy largo.

    ResponderEliminar
  8. Por partes:

    Vaya por delante que las imágenes de un puñado de descerebrados quemando fotos de los reyes no hacen más que daño al (presunto) sentir republicano de la gente de izquierdas y más concretamente al colectivo independentista catalán. La similitud en las imágenes de los encapuchados estos con los fundamentalistas islámicos que queman efigies de Bush o banderas americanas/israelíes/británicas, etc, o los etarras es tal, que estoy seguro que en casa de Puigcercós o Carod no andarán precisamente satisfechos.

    En cuanto a lo otro, me parece un pobre argumentario defender la monarquía con la excusa de que Juanca es un señor muy majo que ha hecho mucho por la democracia (esto no es por tí, Flash, es general) y además al fin y al cabo un presidente de la República no lo iba a hacer mejor, ni los españolitos íbamos a notar la diferencia (esto sí).

    El argumento más obvio y rotundo en contra de estas banalidades, es el que, en una república, los ciudadanos tienen la posibilidad de elegir a quien quieran que les represente como jefe de Estado, y, si no cumple las expectativas,en las próximas elecciones se va a su casa, mientras que en este sistema de gobierno que tenemos, un señor se arroga semejante potestad por derecho divino (¿lo qué?), y además transmite ese derecho a sus descendientes (¿como?), sin que el pueblo tenga derecho a decir ni mu (¿seguro que estamos en el s. XXI?).

    Viniendo de 40 años de dictadura, no me parece precisamente un detalle baladí, sobretodo teniendo en cuenta que este rey fue colocado a dedo por un dictador, con el que compartía palio y mantel, que usurpó a sangre y fuego la voluntad de un país levantándose en armas contra un gobierno democrático, dejando por el camino(aún se desentierran de las cunetas) los cadáveres de millones de demócratas.

    ¿Qué no iba yo a notar diferencia alguna en la hipoteca a fin de mes? Toma, eso ya lo se yo. ¿Habrá diferencia según a quien elijamos en marzo? Si opináis que no, como la mayoría de ciudadanos, entonces se puede aplicar aquí el mismo argumento esgrimido para con la monarquía.

    ¿Pragmáticamente entonces debemos dejar de celebrar elecciones para elegir presidente de gobierno? Al fin y al cabo los que deciden estas cosas (hipotecas y demás)tienen sus despachos muy lejos de Madrid.

    ResponderEliminar
  9. A mi me gustaría que alguien resolviese una duda que tengo yo y es, ¿cuál es el trabajo de un jefe de Estado?

    Creo que, almenos a nivel visible, los que llevan un poco los mandos del país son los tres poderes: judicial, legislativo y ejecutivo. Incluso muchas vistias al extranjero (cosa que el rey también hace), pero creo que esto lo podría llevar a cabo el ministro de asuntos exteriores (siempre que no fuese Moratinos).

    Salud!

    ResponderEliminar
  10. Luismi, al menos en España la labor del jefe del estado es meramente representativa de cara al exterior, amén de ser el mando supremo de todos los ejércitos. Haciendo de nuevo de abogado del diablo, quizá sea más conveniente de lo que parece contar con una figura neutral con autoridad sobre los otrora convulsos estamentos militares patrios.

    Por otro lado, se cuenta que algunas de sus gestiones han hecho por la política exterior española más que algún que otro ministro de exteriores (como el actual). Aunque hay que decir que la circunstancia de su actuación sea no necesaria pero sí aconsejable no deja en muy buen lugar al Ministerio de Exteriores, creo yo.

    Por lo demás, es una figura decorativa. Es el que refrenda todas las leyes que aprueba el parlamento por medio de su firma, pero es que tampoco puede negarse (¿o sí?).

    También se le observa como un elemento aglutinador de ésta España tan diversa en la que los nacionalismos cuentan con tanta presencia. Lo que pasa es que tener la necesidad de ese elemento aglutinante dice bien poco de esa cohesión que la derecha desea defender obsesivamente. Algo tan primigenio e indiscutiblemente inalterable pero que requiere de un agente aglutinador, qué irónico...

    Fogars, sobre la importancia de elegir a un jefe del estado, lo valoraría más si el que tuvieramos fuera todo un desastre, pero no me parece que sea así. El hecho de que no me guste no significa automáticamente que la alternativa planteada me parezca mejor. Para mí sigue siendo más una cuestión completamente moral, por eso que apuntas de haber heredado el cargo del franquismo y por el hecho de estar costeándole la existencia a él y a toda su prole, sub-prole y demás. Aunque el tirano se estará removiendo mil veces en su tumba viendo las nulas atribuciones ejecutivas que ostenta quien designó como su "heredero". Consideremoslo un triunfo postrero ante el propósito de dejarlo todo "atado y bien atado".

    Un saludo a todos/as y gracias por participar.

    ResponderEliminar
  11. Mmmm como mando de los ejércitos todavía lo veo, pero como elemento aglutinador... si es que sirve para eso, me temo que muy bien no lo hace.

    No nos engañemos, a un nacionalista que vea la independencia como via a seguir, se la traerá bastante al pairo ese elemento aglutinador.

    Es más, creo que al ejército se les ha ordenado más desde el propio gobierno que no el rey, otra cosa es que al final sea el rey el que tenga que dar el permiso. Véasen los casos de Irak, Afganistán o el Líbano.

    Salud!

    ResponderEliminar
  12. El ejército está sometido al poder ejecutivo, esto es, al gobierno. Pero una figura que ostente el mando sobre todos los ejércitos, habida cuenta del caracter castrense y la obediencia debida hacia el superior, no ha venido mal en éstos años de democracia, sobre todo al principio.

    Lo que no quita para que se pueda suprimir esa figura una vez se superen del todo toda clase de recelos.

    Y sí, a un independentista le trae al pairo que haya rey o presidente de la república, siempre irá a lo suyo.

    ResponderEliminar
  13. Gallardonice??? XDD curiosa expresión.

    Yo en octubre me voy a vivir a Madrid, entonces descubriré que es una ciudad "gallardonizada".

    En cuanto a Gallardón, hay quien dice que de cara al público el tio se lo curra mucho, y viéndolo, la verdad que el tipo en cuestión parece muy majo. Pero se ve que su lado oculto es cantidad de oscuro... (y no lo digo por todo lo que intentó sacar a la luz ¿Miguel? Sebastián.

    Salud!

    ResponderEliminar
  14. No me entiendas mal, Luismi. Gallardetas es un tipo educado e inteligente que tiene rivales y no enemigos como ocurre con los mandamases de su partido. Luego será todo lo liberal que quiera y no estaré de acuerdo con él, pero mi respeto sí lo tiene.

    Otra cosa es cómo maneja los dineros públicos, con una ligereza difícil de concebir. Tiene a Madrid como la ciudad más endeudada de España.

    ResponderEliminar
  15. Flash, no me refería a eso con su lado oculto.

    Lo que me refiero es que la simpatía, en la intimidad la pierde completamente, se ve que es un "tiburón" de mucho cuidado.

    Salud!

    ResponderEliminar