viernes, 28 de diciembre de 2007

El PP, las bombas y los votos

Impresionante documento el que he encontrado en el blog La Facultad a través del Menéame de Escolar.net. En él, la alcaldesa de Valencia, la popular Rita Barberá, reconoce sin tapujos y sin ningún complejo que los atentados de ETA suponen un caladero de votos para su formación política. Todos aquellos que tenían algo parecido en mente pero que no se atrevían a expresarlo por la crudeza del razonamiento disponen ahora de un demoledor argumento de autoridad: una renombrada integrante del PP reconociéndolo ton total naturalidad.

Seguro que Barberá se arrepintió de soltar lo que sin duda es una metida de gamba, y yo al menos no creo que estuviera dispuesta a asumir rédito electoral alguno a ese precio. El problema es que para su partido no existen los matices, las cosas son en blanco y negro y el gris no existe, tampoco las rectificaciones o las matizaciones. Al menos es la lógica que le aplican al rival.

¿Por qué ellos deben esperar que se les juzgue con otro rasero?

"Ante esos explosivos, más votos para el Partido Popular".

Pese al día en el estamos ésto no es una inocentada, aunque ya me gustaría.

-----------------------------------------

Actualización 15/01/2008: parece que me he pasado de frenada en un dato. El vídeo de la alcaldesa de Valencia está grabado con motivo de un atentado de ETA sino tras el ataque a una sede del PP en Valencia por parte de grupos extremistas. Lo más gracioso es que ese es un dato que he incluido yo sin haberlo leído en ninguna parte, ni siquiera en el blog que aparece citado como fuente.

Siento el error. Es de esos que precisamente no me gusta cometer, pero cometido está y pido disculpas por ello. Ahí queda como testimonio de lo que no puede volver a ocurrir en éste blog.

1 comentario:

  1. Que al PP le benefician los atentados de ETA es más que evidente. Lo malo es que, a falta de ellos (gracias a las FYCSE), buscan votos en donde sea. Si no, ¿a santo de qué iba a votar Rajoy contra el Canon digital?
    Lo que nos queda por ver de aquí a marzo (¡y después!)

    Ah, y feliz año, Flash!!!

    ResponderEliminar