lunes, 4 de febrero de 2008

Defición de miserable: Miguel Ángel Rodríguez

Uno no llega a comprender cómo hay personajes en la vida pública española que han llegado a tener cierta relevancia en los más diversos ámbitos. El mundo de la política no es una excepción.

No alcanzo a entender que un tipo de la catadura moral de Miguel Ángel Rodríguez haya ostentado un cargo de importancia como la portavocía del Gobierno de nuestro país. El que fuera portavoz gubernamental en la primera etapa Aznar hoy se pasea por los platós de TV como tertuliano ¿político? en los que exhibe un talante y unos modos que se dan de tortas con los usos y costumbres de cualquier democracia moderna. Pasen y vean.

Con una sentencia en firme sobre la mesa que exculpa a Luis Montes de toda responsabilidad en el caso de las sedaciones del hospital de Leganés, decir lo que dice el exportavoz aznaril roza lo delictivo, lo calumnioso y le arroja de cabeza al pozo de la inmundicia moral. Éste sujeto se salta todas las convenciones propias de una democracia para seguir diabolizando a una persona que no ha sido hallada judicialmente culpable de delito alguno, pero a él le da igual. Éste miserable sigue actuando como un bastardo de Goebbles, como un propagandista ufano de profanar las reglas democráticas a su conveniencia. ¿Con qué cara ésta hez protohumana puede exigir a un terrorista el cumplimiento de esas reglas cuando él es el primero en saltarselas?

Termino con una reflexión. Sólo hay algo peor que un hijoputa, y es que pueda permitirse hacer pública exhibición de hijoputez sabiendo que le sale gratis. Aunque en el caso del fascista Miguel Ángel Rodríguez, cada vez que abre la boca supone una fuga de votos para el PP. O eso quiero creer.

4 comentarios:

  1. Lo vi la semana pasada y no solo ahí perdió los papeles. Este hombre por unos momentos hizo parecer moderado al mismísimo Zaplana... pero solo unos momentos.

    ResponderEliminar
  2. Y este tío fue portavoz... penoso, muy triste. Menudo sinvergüenza.

    ResponderEliminar
  3. Ya se sabe: la Ley del Embudo. Las sentencias que favorecen a gentuza como estos, son totalmente democráticas y ajustadas a Derecho. Las sentencias como la del 11M, el comisario Rodolfo Ruiz (el caso Bono) o ésta misma, no son más que sentencias "políticas" dictadas por "progres" y blablabla...

    En fin... Nada nuevo bajo el sol.

    ResponderEliminar
  4. "roza lo delictivo, lo calumnioso y le arroja de cabeza al pozo de la inmundicia moral"

    ¿Rozar?, No, no lo roza, evidentemente lo traspasa.

    Creo yo que este pobre correveidile simplemente está buscando notoriedad. Olvidado por sus amos de antaño, parece que lo de tener que trabajar y no vivir de los despojos que le arrojan no le ha funcionado muy bien, así que lo único que ha sabido encontrar es un remedo de su pasada colocación en este empleo de verdulera vomitamierda tan bien pagado en las teles del país. Una vez finiquitado el tomate, queda sitio para MAR, pero antes tiene que currárselo armando escándalo.

    Es evidente que cuenta con la denuncia y con la sentencia en contra que previsiblemente le caerá, y cuenta también con amortizarla en breve.

    ResponderEliminar