miércoles, 5 de marzo de 2008

Post múltiple: Rouco gana, Rajoy se queja, Zaplana vs FARC y el ejemplo irlandés

Inauguro aquí lo que podría ser una nueva forma de postear en ésta bitácora que podríamos denominar “entrada múltiple” y que viene a ser un comentario más o menos somero sobre varias cuestiones, distintas entre sí, que tenga a bien introducir. Es una manera de, por carencia de tiempo de quien suscribe o porque el contenido de las noticias no da para un post individualizado, abarcar un mayor espectro temático que me permita hablar, aunque sea tangencialmente, de todo lo que considero digno de mención en éste blog.

La victoria de Rouco

Pues sí, el inefable Rouco Varela ha sido elegido nuevo presidente de la Conferencia Episcopal. La presumida moderación de Ricardo Blazquez fue derrotada por el el talante notablemente conservadurista de Rouco, tradicionalismo que no le impidió celebrar esponsales entre una casada por lo civil posteriormente divorciada y el heredero de la Corona española, por cierto.

Pero hagámonos una pregunta: ¿Qué se diría de un alcalde si el consistorio que regenta fuese condenado por corrupción y después fuera elegido presidente nacional de su partido? Exacto. Pues lo mismo pasa con Rouco, un tipo cuyo arzobispado, el de Madrid, fue condenado judicialmente como responsable civil subsidiario en un caso de pederastia. Y ahí le tenemos, nuevo gurú de la secta del pareo negro, esa que tiene como objetivo primordial propulsar la injerencia de un estado extranjero (El Vaticano) en los asuntos propios de un país soberano. Y sus fieles aplaudiendo con las orejas. ¡Qué cómodo y placentero debe ser no tener que pensar por uno mismo! ¡La de problemas que uno se ahorra! Siempre que el reblandecimiento cerebral no sea considerado un problema...

Rajoy se queja de que le tiren muertos a la cabeza

Anda compungido Mariano Rajoy porque Zapatero le echó en cara la cifra de fallecidos por terrorismo durante la última legislatura popular. Es, en efecto, una táctica sucia y reprobable. En democracia, los muertos por terrorismo sólo tienen un culpable: los terroristas. Por ello sorprende tanto que Rajoy Brey adopte esa pose de doncella ofendida cuando desde su partido, y él mismo, han acusado repetidas veces al Presidente de actos delictivos que sólo tienen a sus autores como responsables o han instrumentalizado políticamente a las víctimas a su conveniencia.

No justifico a Zapatero porque lo que hizo no hace sino colocarle a la misma altura moral a la que raya su rival conservador. Pero entiendo que años de difamaciones y de infamias trituran la paciencia del más templado, por mucho “talante” que se le presuma. No le viene mal a Rajoy recibir un poco de su propia medicina, aunque siendo el tema sensible que es Zapatero debería abstenerse de repetir fórmula para así no dar la razón a quienes consideran que son dos caras de la misma moneda.

Muere el terrorista que se reunió con Zaplana

Así es. Raúl Reyes, considerado como el nº 2 de las FARC murió hace poco a manos del ejército colombiano. Y ese mismo Raúl Reyes fue quien, en febrero de 2000, fue recibido con toda cordialidad por el entonces presidente de la Comunitat Valenciana, Eduardo Zaplana. Entonces se trataban de encontrar “puntos de encuentro para la paz” y reunirse con terroristas no era venderse ni comprometer la democracia. Aún hacía poco que el PP se refería a ETA como el “movimiento vasco de liberación” y el Gobierno de Aznar aún no disfrutaba de mayoría absoluta.

Las FARC fueron incluidas en la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea sólo dos años después. También está en la lista elaborada por Estados Unidos.

¿Alquien piensa que las FARC fueran menos terroristas en 2000 de lo que fueron sólo un par años después?

El PP necesita un Ian Paisley

Éste reverendo protestante, líder de los unionistas norirlandeses, ha abandonado la dirección de su partido y el cargo que ostentaba de primer ministro en Irlanda del Norte. La noticia es ésta, pero lo que quiero subrayar es cómo alguien que en su día dijo, al mejor estilo Mayor Oreja, que “nunca, nunca, nunca” compartiría gobierno con el Sinn Fein, brazo político del IRA, ha terminado co-gobernando con sus otrora enemigos irreconciliables en aras del entendimiento y la disensión. Paisley aparcó sus principios cuando se dio cuenta que la mejor alternativa para la paz de su pueblo era dejar de anteponerlos al bien común, hasta el punto de ser públicamente reconocido por quien fue comandante del IRA, hoy viceprimer ministro norirlandés, Martin McGuinnes.

Toda una lección para el Partido de Rajoy, ese que supone una inspiración para cierta ultraderecha europea. Es cierto que ETA aún no ha dado los pasos que sí dio el IRA, pero no es menos cierto que el PP sólo está preparado para la continuidad de la actividad terrorista y no tiene nada ni nadie previsto para afrontar un hipotético escenario de abandono de la violencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario