jueves, 3 de abril de 2008

"Clandestinos" y las malas artes de Libertad Digital

Se está hablando mucho de la película “Clandestinos”. Desconozco si aún está pendiente de estreno o si ya está en las pantallas, tal es mi generalizado desinterés por el cine español (salvo honrosas excepciones) pero el motivo de la polémica protagonizada por ésta cinta no es de índole artístico, sino político. Se ha venido a decir que contiene imágenes vejatorias para la Guardia Civil tales como sexo entre etarras y miembros de la Benemérita en un escenario en que éstos se dedican a la caza y captura de chaperos por las herriko tabernas. Parece una fantasía psicotrópica y... efectivamente, lo es.

Y de fantasías psicotrópicas Libertad Digital sabe un huevo, no en vano es el medio que acoge a elementos de la talla intelectual de Federico Jiménez Losantos, Pío Moa e Ignacio Villa entre otros muchos representantes del pensamiento inducido por el consumo masivo de peyote. Observemos cómo describía éste periódico digital el argumento de Clandestinos:

entre otros temas dispersos y epatantes, imagina la tórrida relación entre un guardia civil y un etarra.(...) En esta historia un tanto ridícula, los guardias civiles buscan para su contento chaperos que militan en Jarrai-ETA, por mencionar sólo una de sus líneas argumentales más delirantes.(...) En la peli, hay guardias civiles con apretones fáciles en busca de chaperos baratos por las herriko tabernas.


He de confesar que yo también he caído, sí, me he creído lo que contaba Libertad Digital y hasta he escrito en algún foro persuadido por ello. Tonto de mí, eso me pasa por no tratar a éste libelo de la forma que se merece, que es como ellos tratan a todo aquel que no se cuadre ante sus rancios principios. Hay que decir que ésta polémica artificial ha estado alimentada por un cartel promocional (ver imagen), éste sí, de pésimo gusto y que busca descaradamente la provocación, pero ello no puede convertirse en pretexto para inventarse argumentos falsos con vistas a orquestar una campaña de desprestigio.


El caso es que cada vez nos van llegando más datos sobre el contenido de la cinta, y quienes también se habían dejado llevar por la supuesta polémica empiezan a recular en vista de que tal controversia no tenía razon de ser.


(...)[José Francisco] Silva [presidente de la Asociación de Suboficiales de la Guardia Civil (ASESGC)]reconoce no haber visto la película y, por ello, se sorprende cuando el periodista le explica que en los 80 minutos de película no hay ni imágenes de sexo explícito, ni tricornios, ni, tan siquiera, herriko tabernas.


En ese misma línea se manifiesta Juan Antonio Ramos, secretario de Comunicación de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), la que mayor número de agentes agrupa: “No la he visto, pero los que sí lo han hecho me aseguran que la película no es para tanto. Si es así, con reiterar el cartel, la polémica está zanjada para nosotros”.


No obstante, el equipo de [Joan] Mesquida [director de la Guardia Civil] reconoce que se habían visto “arrastrados” por la polémica, pero insiste en que si finalmente la película no contiene ningún elemento denunciable, “por nuestra parte, se dará carpetazo”.


En el mismo enlace vienen recogidas las matizaciones de algunos políticos, entre ellas la de la portavoz del PP en el parlamento castellanomanchego quien, pese a no haber visto la película, no tuvo reparos en denunciar la subvención que disfrutó por parte de la Junta de Castilla-La Mancha, siempre guiándose por el dichoso cartel que, ni es un fotograma, tal y como afirmó Libertad Digital, ni aparece secuencia parecida en todo el metraje, como también se aseveró en el mismo medio.


Pero no queda aquí la cosa. Libertad Digital también propagó el bulo de que, durante su proyección en el festival de cine gay y lésbico de Madrid se produjeron unos gritos de “gora ETA” entre el público, y ésta es otra cosa que ya ha sido desmentida por los organizadores del certamen a través de la Fundación Triángulo.


En definitiva, que ni felaciones con tricornio, ni etarras vaselinizados ni orgías en herriko tabernas. Pues vaya, todo lo que le confería intere... estoooo... todo lo que había generado la polémica alrededor del film (y la espectación, porque éstos garrulos lo que han conseguido es hacerle una tremenda publicidad a cambio de nada) ha quedado desactivado, pero seguro que funciona a efectos de taquillaje. Yo, lo que saco en claro es que si quiero seguir degustando generosas raciones de periodismo del bueno, ya se a dónde tengo que dirigirme. Se que nunca me van a decepcionar.

2 comentarios:

  1. Bueno, no nos preocupemos: seguro que es cuestión de tiempo que esos humildes liberticidas pidan perdón por sus calumnias, si no lo han hecho ya.

    ResponderEliminar
  2. ¿Taquilla? Datos oficiales: Espectadores: 2.131
    Recaudación: 11.469,70 €

    La polémica sólo sirve para lanzar mierda, pero no creo que hagna rico a nadie.

    ResponderEliminar