miércoles, 4 de marzo de 2009

"Amor" a los animales

El otro día me levanté moderadamente temprano y, a poco de estar despierto, escuché los gemidos lastimeros del perro de un vecino. Éste individuo vive en un bloque junto al mío y su patio interior es medianero con el de mi finca. Al parecer es dueño de las tres plantas de su bloque, de modo que ese patio lo puede usar a su antojo, mayormente para que el pobre animal (el perro, no el vecino) se pase allí una enorme cantidad de horas durante el día, completamente solo y volviéndose loco por el abandono y la frustración. Esa mañana sospeché que el can había pasado también la noche a la intemperie a tenor de lo lastimoso y tempranero de sus lamentos. ¿Podemos decir que su dueño posee un perro porque adora a los animales?

Tiempo atrás, en una conversación en la que me hallaba inmerso con algunos propietarios de mascotas, descubrí que éstos amantes de los animales toman ciertas medidas para acabar con algunas costumbres molestas de sus bichejos. Al parecer la época de celo gatuno es especialmente engorrosa, así que se tira por la calle de enmedio y no es raro llevar a la gata al cirujano para que le extirpe el útero. Así no hay manera de que pueda procrear y desaparecen de un plumazo los malos olores y demás incomodidades propias del trance. Pero no es el único inconveniente de los gatos. Sus uñas suponen otro quebradero de cabeza, así que también son extirpadas. Pero ocurre que la uña se regenera, por lo que la solución es extraer con ella la falange del dedo de la que parte. Como resultado se obtiene un felino de movilidad mermada para el resto de su vida.

Según estaba oyendo todas estas atrocidades me iba preguntando, ¿de verdad se consideran éstas personas amantes de los animales? ¿Para qué quieren un animal si lo acaban convirtiendo en algo distinto a lo que era? Me dio la impresión de que sus necesidades iban a estar igual de cubiertas por un juguete animado, mecánico, sin secreciones malolientes ni afición por estropear el mobiliario, pero por no un ser de carne y hueso con todas las características que lo convierte en tal.

Un animal necesita espacio y atención. Todo el que quiera poseer uno debería tenerlo en cuenta y aceptar que debe atender aspectos que no siempre resultan agradables. Amar a los animales tiene más que ver con renunciar a tener uno si no se le puede prestar la debida atención que con adquirirlo para dejarlo a su suerte o para convertirlo en poco más que un peluche a medida.

12 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo: quien no quiera responsabilizarse plenamente de su mascota, que se compre un Tamagotchi, un Aibo o juegue al Pet Society en Feisbuk.

    ResponderEliminar
  2. Se me revuelve el estómago depensar en como algunas personas tratan a los animales, y eso que lo que has enumerado son supuestos buenots tratos. Cuando directamente son malos tratos...

    ResponderEliminar
  3. Tu texto me ha recordado a otro de Nietzsche en "El Ocaso de los Ídolos". No es exactamente el mismo tema, pero creo que es bastante procedente:

    Pongamos un primer ejemplo totalmente provisional. En todas las épocas se ha querido «mejorar» a los hombres, y a esto se le ha llamado por antonomasia «moral». No obstante, en esta misma palabra se encierran las más diferentes tendencias. A la doma de la bestia humana y a la cría de una determinada clase de hombres se le dio el nombre de «mejoramiento»: sólo estos términos zoológicos designan realidades, y realidades que precisamente el «mejorador» característico, el sacerdote, ni conoce ni quiere conocer... Llamar «mejoramiento» a la doma de un animal es algo que a nosotros nos suena casi como una burla. Quien sepa lo que pasa en los lugares donde se doma a animales salvajes dudará mucho de que éstos sean «mejorados». Se les debilita, se les hace menos dañinos, se les convierte en unos animales enfermizos, a base de deprimirles mediante el miedo, el dolor, las heridas y el hambre. Lo mismo pasa con el hombre domado que ha «mejorado» el sacerdote.

    ResponderEliminar
  4. Buen blog che! Te invito a darte una vuelta por el mío, creo que te puede llegar a interesar por las cosas que veo que posteás (y de paso si querés intercambiamos enlaces).

    Mi blog, principalmente sobre música, lo podés encontrar acá:

    Soy del Montón

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo a medias.
    Tener un perro encerrado es absurdo, completamente absurdo, pues es un animal que necesita correr y esparcirse.
    Eso es un pro a favor del gato, en ese sentido, ya que éste es un animal extremadamente costumbrista y los cambios de rutina le producen mucho estrés.
    Yo tengo uno y bueno, lo de las uñas ni se me ocurre, me parece una atrocidad tremenda, no obstante, está capado, y aunque yo no quería, fue la veterinaria quien me convenció por tres razones:

    1. en la época de celo su necesidad sexual aumenta una barbaridad y no hay posibilidad de que se sacie pues no voy a dejarle que se apareé con una gata callejera y corra el riesgo de enfermar (y todavía, que yo sepa, no existen preservativos felinos)

    2. La que me atañe a mi, iría meándose por todas las esquinas del piso, lo cual, puede fastidiar un poco el mobiliario, y teniendo en cuenta que estoy de alquiler...

    3. La reducción de la hormonación que padece el gato se reduce mucho, con lo cual, el estrés también, lo que hace que al final el gato viva más.

    Y te aseguro, que en un principio yo no quería y no quiero que parezca que capar al gato sea sólo un acto egoísta, pues te aseguro que a este animalito le he acabado cogiendo muchísimo más cariño que a muchas personas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. No pretendo juzgarte pero, Luismi, honestamente, ¿eso que le has hecho a tu gato ha sido pensando en él o en tu propia comodidad personal?

    ResponderEliminar
  7. Honestamente te puedo decir que la decisión la tomé pensando más en él que en mi, como ya te dije, no salió de mí castrar al gato, de hecho yo no quería. Fue la veterinaria la que me expuso los motivos, aunque si que es cierto que la segunda razón que expuse en el comentario anterior también tuvo su peso. No obstante, no fue ésta la razón que más pesó. Para mí, sin duda, la razón más contundente fue la primera.

    Saludos
    P.D: sé que no me juzgas pero a ratos no dejo de sentirme mal por la decisión

    ResponderEliminar
  8. Me alucina la proliferación de “mascotas” que hay en España de unas décadas para acá... para luego constatar que en la mayoría de los casos no es más que puro capricho de sus “dueños”. Quienes, además y por supuesto, los sacan a pasear (léase, a cag...) fuera de sus casas: ya se sabe que el suelo público aguanta lo que no aguanta el parqué (por cierto, ¡qué diferencia con las calles londinenses, donde tan difícil es encontrar una caca de perro!).

    Y si a eso añadimos las mutilaciones y torturas de las que nos habla Flashman...

    ¡¡¡Puajjjjjjj!!!

    ResponderEliminar
  9. No creo que sea lo mismo castrar a un animal que quitarles las uñas o dejarles encerrados durante horas y horas en soledad. Durante muchos años tuve una gata a la cual no castre, consideré que era la opción más adecuada. Años después tuvo cancer y una de las cosas que me dijo mi veterinario era que la castración evita en gran porcentaje la creación de tumores. sinceramente, en ese momento me arrepenti de no haberle castrado, la operamos, pero al mes el cancer se le había reproducido en el cerebro... ahora tengo un gato y no me arrepiento de haberle castrado.

    ResponderEliminar
  10. Llegue aca curioseando y si, estoy como han dicho algunos de acuerdo en que aquel que tiene animales solo porque puede deberia pensarlo antes.
    El tenerlos lleva consigo una responsabilidad que va mas alla de ponerles agua y comida, ya que es similar a tener niños, aunque los hijos crecen y eventualmente para bien o para mal se van del hogar, en cambio los animales envejecen y requieren aun mas cuidados.
    Pero como veterinaria, puedo asegurar que el castrarlos no es una simple comodidad de dueño y tampoco un objetivo economico del veterinario (al menos no debiera serlo), sino x razones medicas comprobadas y fundamentadas.

    ResponderEliminar
  11. Saludos, Doctora.

    A eso es a lo que iba, que si alguien decide adquirir un animal de compañía ha de hacerlo con todas las consecuencias, sean mejores o peores. Baso ése post en los comentarios de personas más o menos cercanas, y lo que extraigo de ellos es que la comodidad prima por delante de la responsabilidad. Pero supongo que no tiene por qué ser la norma.

    ResponderEliminar
  12. Este país es famoso por el abandono MASIVO de animales (una media de un cuarto de millón de perros AL AñO), mas otra verdadera barbaridad en cuanto a gatos. Quitarles las uñas a un gato es una salvajada que los snobs cometen contra gatos normalmente comprados (un amigo no se compra, se adopta). Hay personas que *no viven* por salvar animales de la calle, y no exagero, conozco a muchas personalmente y soy parte de una gigante cadena de difusión de casos de abandono, atropellos, salvajadas cometidas contra ellos (cachorros tirados al contenedor de basura, mutilados vivos, condenados a una 'vida' atados a una cadena en total soledad, uso en peleas, y bueno, un etcétera tan largo que alucinarías). Mi cadena de difusión es corta, y aun así recibo una media de 60 a 70 emails diarios de casos desesperados, inimaginables para algunos. Las perreras, ese sucio negocio de dinero por vidas, asesinan a cientos de animales diariamente.

    Si no ponemos algo de nuestra parte para que no procreen, el enormemente masivo problema de encontrar un hogar a tantísimo animal abandonado crecerá de manera horrorosa, como si no fuera ya de lo peor en Europa.

    Al castrar a los perros y gatos, les evitamos mucho estrés, problemas de salud (sobre todo en hembras), y por cada uno que no nace, se salva otro que está desesperadamente esperando tener hogar. De forma contraria, por cada uno que nace, se condena a muerte a otro que no conseguirá hogar, por 'ocuparlo' ese gato/perro que, de no haberse quedado preñada la hembra, no se habría engendrado en primer lugar.

    Abrid los ojos, por favor. La situación de este país es verdaderamente penosa para los animales. Como siempre, a la cola de Europa en maltratos, abandonos, y superpoblación. Horrible.

    Perdonad si no respondo a posibles respuestas, pero he llegado aquí de casualidad haciendo una búsqueda de otra cosa y tengo demasiado que hacer por los animales, no puedo estar volviendo por si alguien ha respondido. Disculpas.

    ResponderEliminar