viernes, 14 de agosto de 2009

La dictadura de que es víctima el PP

Mariano Rajoy, el líder opositor español fue condenado a 18 meses de prisión en su casa. En un principio, el Tribunal Supremo había sentenciado a Rajoy a tres años de cárcel y trabajos forzados al encontrarle culpable de haber violado su arresto domiciliario. Pero el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ordenó conmutar la pena y decidió confinar al dirigente del ilegal Partido Popular a otros 18 meses de detención en su residencia de Madrid.

El gobierno había acusado a Rajoy de haber recibido en su casa en la capital española a un ciudadano estadounidense, John Yettaw, después de que él se presentara sin aviso en el lugar. La decisión del Tribunal Supremo conocida este martes incluye una condena para Yettaw de siete años de prisión, de los cuales cuatro son de trabajos forzados.

El incidente se produjo en mayo pasado cuando Yettaw cruzó a nado el lago que da a la parte trasera de la vivienda del líder popular y se coló en el interior de la casa en la que Rajoy cumplía desde hacía casi seis años la orden de arresto domiciliario impuesta por el gobierno de Zapatero por su activismo político.

El gobierno insiste en que el incidente fue planificado adrede por Rajoy para avergonzar a las autoridades. Pero seguidores del líder opositor acusan al gobierno español de quererle mantener en prisión para impedirle ejercer su labor opositora. Rajoy no podrá competir en los primeros comicios que tendrán lugar en el país desde 2004, cuando su partido fue derrotado tras una sospechosa maniobra que situó a Zapatero en el poder. Pese a que su partido obtuvo una victoria arrolladora, fue detenido y el auténtico resultado electoral nunca fue reconocido por el partido de Zapatero.

Karishma Vaswani, corresponsal de la BBC en Portugal –el comisariado político expulsó a los periodistas internacionales de España- dijo que el proceso atrajo la atención y provocó la indignación internacional.


El texto que antecede a la imagen es lo que estaríamos leyendo en las páginas de
BBC Mundo si la situación que se denuncia desde la web del PP fuese real. Pero no, la verdadera noticia habla de Birmania y la situación que padece Aung San Suu Kyi, víctima de una dictadura auténtica, concepto éste que es juzgado desde el Partido Popular con la ligereza que acabamos de observar. Pero la consigna desde Génova parece ser un retorno al histrionismo, al trazo grueso, a la burla y a la frivolidad. A todo aquello que les llevó a perder en 2008, me atrevo a decir. ¿Es que nadie se da cuenta de la escasa estofa intelectual que semejante mensaje presupone a sus potenciales receptores?

7 comentarios:

  1. Al lado de estos, los payasos de la tele se iban al paro en dos días. Es que además se lo creen cuando lo dicen. Tremendo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy alucinando. Pero dónde se han dejado la verguenza esta gente, cómo pueden frivolizar tanto situaciones tan graves... Me parece todo un insulto...pfff... Sin palabras.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que escuchar a Dolores de Cospedal quejarse de que los espían como en una dictadura mientras ella veranea de puta madre en Marbella, es un insulto.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Sr. Flashman: me doy cuenta de que algunos de tus comentaristas deben ser de una extracción social realmente baja, pues dan por hecho que veranear en Marbella solo está al alcance de los potentados de la tierra o poco menos.

    En contraste con otros anteriores en los que explorabas difíciles dilemas morales sobre el deporte de alto riesgo, este post resulta más bien flojo e incoherente. Tu ensayo de historia-ficción confunde al lector: al final no se sabe bien lo que quieres decir, si que la manía persecutoria del PP es una fábula o más bien que no deberían quejarse por unos espionajes de nada, ya que en las dictaduras se hacen cosas peores.

    En cualquier caso, tú y los conformistas visitantes de tu blog deberíais saber que el peligro de las escuchas no es una paranoia injustificada. Espiar a la gente es tan fácil, sobre todo cuando existen unos medios técnicos tan sofisticados al servicio de un gobierno que jamás ha destacado por su recato a la hora de servirse de ellos para sus propios fines políticos, que yo, por simple higiene democrática, prefiero acusar preventivamente al gobierno. Luego ya se verá si hay escuchas o no.

    Por eso yo creo a Cospedal cuando dice que el gobierno espía a la oposición. También lo hace con otros partidos. Asi que mucho cuidado con los sociatas. Son unos cabroncetes, una pandilla de simpáticos granujas, entrañables, ocurrentes y todo lo que quieras, pero nada de fiar. Cuando mandan, en vez de hacerles la ola, lo que debería tocar es atarlos en corto y una auditoría constante.

    ResponderEliminar
  5. Patxi, lo que pretendo con éste post es poner de manifiesto las cosas que de verdad ocurren en una dictadura en contraposición a lo que desde el PP se tilda de dictadura. Creo que está bastante claro.

    Sobre lo que dices, estoy de acuerdo en que se debe hacer un control más estricto del gobierno que de la oposición, que para eso es el que manda, pero no por ello ha de descuidarse a la segunda, que a fin de cuentas lo que quiere es llegar a esa posición de poder. Y, por supuesto, lo que pienso es que no todo vale, incluido una acusación de espionaje político de la que no existe prueba alguna a día de hoy. Y más con el historial de veracidades que atesora el PP desde marzo de 2004. A mí las acciones preventivas no me parecen propias de una democracia.

    ResponderEliminar
  6. Tratándose de un gobierno como el nuestro toda acción preventiva se queda corta. Téngase en cuenta que España es uno de los pocos países de Europa Occidental -y esto poca gente lo sabe- en los que las fuerzas de seguridad del estado no precisan de ninguna orden judicial para montar un dispositivo de escuchas. Espiar a la gente es facilísimo. Los proveedores de Internet cooperan gustosos. Las compañías de teléfono te ceden sus centralitas digitales, tanto para los fijos como para los móviles.

    Y si Cospedal, que es parlamentaria y mandamás de un partido político, se siente fisgoneada, imagínese uno lo que podrán hacerle al ciudadano de a pie.

    ResponderEliminar
  7. ¿Estás seguro de lo que dices, Patxi? Recuerdo que el caso Naseiro quedó en nada porque las pruebas (grabaciones donde los implicados hablaban del pago de comisiones, creo recordar) fueron obtenidas mediante escuchas ilegales. Concretamente, las escuchas eran legales pero enmarcadas en otro caso distinto y con autorización judicial, sumario mediante.

    Sentirse fisgoneada no es ser fisgoneada, no hasta que se demuestre.

    ResponderEliminar