martes, 10 de noviembre de 2009

El caso Alakrana y el qué hay de lo mío

El atunero Alakrana es portada estos días en todos los medios debido al secuestro de que es objeto por piratas somalíes y que comenzó hace ya más de un mes. Lejos de sumarme a los análisis que probablemente pueblen multitud de blogs y páginas digitales de opinión, tiraré por otro camino, como acostumbro -o eso intento, no siempre con éxito- a hacer en ésta bitácora.

El pasado 7 de noviembre hubo una concentración en Bermeo, localidad vasca donde se ubica el puerto base del pesquero. El lema era el siguiente: 'Gure Arrantzaleak, Askatu' (Nuestros pescadores, libertad). Se me ocurre preguntarme, ¿a qué marineros de refería ese lema? Porque en el Alakrana hay diez vascos de una tripulación de 36 personas según los medios, y un lema en euskera -encabezado por la palabra "nuestros"- no parece lo más apropiado para que las familias de tripulantes no vascos se sientan incluidas. Quizá es que no hubo intención de incluirlas.

Como también hay marineros gallegos víctimas del secuestro, en Galicia también se han producido actos de protesta y reivindicación, y los Ayuntamientos de los lugares de procedencia de esos marineros se han movilizado para llamar la atención de la opinión pública. Cada vez más, tragedia, sí, pero solo si nos toca de cerca parece la conclusión a extraer.

Y por si hubiera suspicacias, tratándose como se trata de dos regiones españolas con importante presencia nacionalista, vayámonos al sur, ya que uno de los tripulantes del Alakrana es andaluz de Isla Cristina. Como no, también este pueblo ha tenido su correspondiente concentración popular exigiendo la puesta el libertad del paisano. La pancarta exhibida, que se pudo ver también por TV, hacía referencia únicamente al isleño retenido por los piratas somalíes.

Eso sí, a la hora de hablar ante los medios todos lo hacen en términos generales, dando a entender que sus actos están motivados por una especie de solidaridad universal innata. Falsos, aquí cada uno se preocupa de lo suyo. ¿Por qué no se conocen actos de protesta en Cantabria o Asturias? ¿Es que no hay pescadores cántabros o asturianos? Claro que los hay, pero no están en el Alakrana.

6 comentarios:

  1. Muy acertada la reflexión, realmente no se puede añadir nada más.

    Quizá sea interesante hacer notar cómo ese síntoma fragmentario y localista parece restar legitimidad al Estado (aún involuntariamente, a veces), y eso en casos así, puede ser demasiado grave. Pero pasa en más situaciones, me parece.

    ResponderEliminar
  2. Más que restar legitimidad, lo que hace es poner de manifiesto que la tan cacareada unidad de España no es más que un formalismo. Salvo con el fútbol. Qué triste.

    ResponderEliminar
  3. Ayer en una libería hojeaba unos libros, y entre ellos estaba "España invertebrada". Solo leí una frase, escribía Ortega que no entendía porque era tan cuestionado el nacionalismo positivo de Pais Vasco o cataluña y nadie se preocupaba del nihilismo nacional de Anadalucía o galicia (creo que esto habría que modificarlo ligeramente, jejeej).

    Pero bueno, la reflexión me pareció interesante, creo que en España hay mucho patriotismo de semos los mejores, de mis cojones, etc...pero si es verdad que España cada vez parece algo más ajeno. Una pena, estoy de acuerdo.

    ResponderEliminar
  4. Aclaro que a mí el sitio donde estén ubicadas las fronteras me la pela bastante. Lo que me parece triste es constatar la ilusión (en el sentido de irrealidad) en la que viven millones, autoengañados por una idea que ellos creen clara y nítida de lo que es su patria y sus compatriotas, pero que sus propios actos despojan de todo valor.

    ResponderEliminar
  5. A mi el sitio físico me importa poco en el principio de su construcción, pero si bien en un principio son límites arbitrarios, la historia y el tiempo les van cargando de un significado y dentro de esas fronteras se desarrollan movimientos, a veces positivos y otras negativos. Y creo que aquí casi siempre se da más importancia a los negativos...

    ResponderEliminar
  6. ¿Nacionalismo positivo el vasco y el catalán?Si el vasco por ejemplo es de lo más reaccionario,tanto en sus orígenes como ahora.De hecho si uno mira por Internet a Patxi lópez le llaman despectivamente "Paco"o "Francisco"y a Montilla le dan la vara por no hablar correctamente el catalán.Aparte de ser ambos insolidarios.Da corte a veces criticarlos,porque parece que te pones a la altura de nuestra caverna cañí,pero yo no los veo nada de positivos.

    ResponderEliminar