lunes, 21 de diciembre de 2009

Incoherencia gubernamental

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha recordado tras el Consejo de Ministros que las corridas de toros cuentan "con un amplio respaldo en la sociedad" y ha añadido que el Ejecutivo "no es partidario de prohibir, sino de decidir en libertad".
El Mundo, 18/12/2009.

Vaya, el gobierno se declara contrario a prohibir y favorable a decidir en libertad. ¿Podremos entonces organizar peleas de perros en los patios traseros de nuestras casas? ¿Por qué un toro es menos que un perro en lo que a la crueldad de su fin se refiere?
El partido del Gobierno acababa de pactar con los republicanos una Proposición no de Ley que pide al Gobierno la incorporación al ordenamiento jurídico español de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDDHH) de Estrasburgo del pasado 3 de noviembre que señala que los crucifijos en clase vulneran el derecho a la libertad de pensamiento.
Público, 02/12/2009.

Con independencia de que me guste o no (que no me gusta) creo que la presencia de crucifijos en las aulas tiene un "amplio respaldo en la sociedad", de lo contrario no se entendería su supervivencia décadas después del fin del nacional catolicismo. ¿Por qué para una cosa sí y para otra no?
El Ministerio de Sanidad y Política Social prohibirá fumar en espacios públicos cerrados, locales de ocio y restaurantes en 2010, según ha asegurado hoy la ministra del ramo, Trinidad Jiménez, que ha destacado que existe un "grado de consenso bastante amplio".
ABC, 14/12/2009.

Pocas costumbres humanas tienen tanto respaldo social como el hábito de fumar, y pocas se atienen tanto a la libertad individual que supone escoger entrar o no a un local donde ello se permite.

De los extractos que preceden,
¿cabe deducir que el Gobierno es partidario de decidir en libertad o no? ¿De plegarse ante actividades que cuenten amplio con respaldo social o no? Estas son las dudas que surgen cuando un Gobierno da bandazos en su política y no es capaz de mantener una línea de coherencia reconocible.

4 comentarios:

  1. Flashman, déjalo ya. El mundo no tiene la culpa de que no te gusten los toros ni el catecismo ni el tabaco ni los artículos de Hermann Tertsch. Y últimamente tampoco el gobierno, a lo que se ve. Créeme, amigo mío, lo digo por tu bien. Estás demostrando ser un progre de lo más carrozón y un pureta inaguantable.

    Basta ya de joder, caramba, que estamos en Navidad. Si quieres sufrir de verdad y soltar adrenalina mírate un episodio de Galáctica.

    ResponderEliminar
  2. Qué sería de los blogs sin gente que, como Patxi, entra a comentar con el único fin de decirle a sus autores sobre lo que deben escribir y de lo que deben hablar. Un clásico.

    ResponderEliminar
  3. A eso, querido Flashman, se le llama crítica.

    ResponderEliminar
  4. No. La crítica suele ser un argumento fundamentado mientras que tú solo recurres a la alusión personal. Lo tuyo se ajusta más a lo que se conoce como la pura y simple tocada de huevos. Un clásico del igandekoismo, vaya.

    ResponderEliminar