sábado, 27 de febrero de 2010

Por qué es improbable que estallara titadyn en los trenes del 11-M (I): el porcentaje de los componentes

Nuevamente la pasada semana el 11-M fue objeto de actualidad. Esta vez fue por los vídeos de las pericias realizadas para determinar el tipo de explosivo que estalló aquella terrible mañana del 11 de marzo de 2004. El aparato mediático estaba capitaneado por, como no, el diario El Mundo, esta vez acompañado por la cadena de televisión VEO 7, que forma parte del mismo conglomerado empresarial. En dicho canal se emitieron unos fragmentos de vídeo a través de los cuales se intenta convencer al espectador incauto de que quien afirmó una cosa en el juicio sostuvo la contraria durante las periciales. En otras palabras, que hubo perjurio y que este fue determinante en las conclusiones finales de la sentencia.

Lo que intenta transmitir El Mundo con el apoyo audiovisual citado es fácilmente rebatible, tanto que sólo hace falta aplicar unas pocas reglas lógicas junto a la lectura de algunos párrafos de esa sentencia que tanto aborrecen. Como no es este el motivo de esta entrada, aunque está vinculado estrechamente, baste añadir que las periciales de los explosivos ocupan unas 300 horas de vídeo; lo que se ha difundido estos días atrás apenas son unos minutos. No hace falta ser Einstein para establecer que tan nimio porcentaje no puede en ningún caso convertirse en representativo de un todo tan extenso, en el que puede haber mil deliberaciones hasta llegar a unas conclusiones que puedan llamarse definitivas.

El objeto de este post (y, acabo de decidir, al menos otro más) es demostrar, con los datos en la mano, la improbabilidad de que en los trenes del 11-M estallara el explosivo conocido como tidadyn (o titadine), hasta el punto de desechar por completo tal hipótesis. Porque, por si todavía hay quien no se ha enterado, la jugada que busca en entramado conspiranoico que encabeza El Mundo (Luis del Pino ya sigue otros derroteros, si cabe más delirantes) es vincular a ETA con el 11-M a través de uno de sus explosivos más empleados: el dichoso titadyn.

Bien, comenzamos con el dinitrotolueno (DNT). Esta sustancia, polémica a raíz de su aparición en las periciales y que no forma parte de la goma2 ECO, explosivo establecido por los tribunales como arma homicida usada en los atentados, está presente en todos los focos de explosión de los trenes. Y el DNT sí forma parte de la composición del titadyn. Ello ha sido uno de los datos que ha llevado a algunos peritos contratados por las defensas a afirmar con rotundidad que el ese fue el explosivo utilizado aquella mañana. ¿Qué objeciones presenta el argumento? Pues que la proporción de DNT hallada en los análisis, un porcentaje inferior al 0,01 % en todos los casos, es tan sumamente ínfima que no cabe hablar de presencia en grado de componente.

Para complementar el anterior párrafo, tratemos el otro componente de la discordia, ausente de la goma2 ECO y también presente en el titadyn: la nitroglicerina (NG). Esta sustancia aparece en los análisis de uno solo de los focos de explosión, pero es suficiente para que el conspiracionismo se altere ante su sola presencia. Veamos lo que se dijo en el juicio respecto a los porcentajes hallados:

GB: Se refiere, insisto, como ayer, a los focos de explosión.


MF ZARAGOZA: Sí, sí, a los focos de explosión.


GB: Porque hay otras muestras donde sí hay nitroglicerina.


MF ZARAGOZA: A los focos de explosión, han encontrado en una sola.


P6: En una sola, pero usted no sabe a qué niveles, porque estamos viendo un pico ahí, pero eso hay que explicarlo. Estamos viendo, eh… como si… para que se entienda bien, eh… miligramos en tonelada. En una tonelada, buscar miligramos.


MF ZARAGOZA: Trazas de contaminación.


P6: Trazas. Vamos, son absolutamente cantidades ridículas.


MF ZARAGOZA: No de componentes. Es decir, si hubiera sido el componente, si hubiera sido Titadyne, la magnitud de nitroglicerina hubiera sido mayor.


P6: Por supuesto.

De aquí se desprende que para considerar a la NG como componente del explosivo que nos ocupa ésta debe estar presente en un porcentaje mucho mayor. La lógica nos dice que lo mismo se ha de aplicar para el DNT.

Pero hay más. Hablemos de otro componente: el nitroglicol. Volvamos a otro momento del mismo interrogatorio:

GB: Bien, bien, antes que nos vayamos. Usted dice que en el Titadyne hubiera parecido mayor cantidad de nitroglicol que de nitroglicerina.


P6: No, no.


GB: Ah, es que le he entendido mal.


P6: No, igual me he explicado mal, pero yo no quería decir eso. No quería decir eso.


GB: ¿Qué es lo que quería decir, exactamente?


P6: Yo lo que quiero decir que cuando hay una explosión causado por Titadyne, el que más va a desaparecer es el nitroglicol. Siempre. Y así lo he observado yo siempre.


MF ZARAGOZA: Y esto no ha sido así aquí.


P6: Aquí, lo que nos están mostrando es lo contrario.

Es decir, que en una explosión de titadyn lo que primero se volatiliza es el nitroglicol; en cambio, el porcentaje de esta sustancia detectado en la muestra M-1 del foco nº 3 de la estación de El Pozo supera con mucho el de DNT o NG: 0.0022% p/p DNT, 0.014 % p/p nitroglicol, 0.0034 % p/p nitroglicerina (informe de explosivos aquí). Por tanto, es imposible que tras estallar titadyn queden más restos de nitroglicol que de NG o DNT, ergo, no hubo titadyn.


Pero traigamos una última cita:

P8: Me gustaría hacer notar, además, que la cantidad de nitroglicerina cuantificada en esta muestra M1, recuerden, es del 0,0034%, que digamos que es muy próxima, muy parecida, diría yo, a la cantidad de nitroglicerina que hay en un explosivo intacto, que es del 0,0028, que es muy próxima, igualmente, a otra muestra de explosivo intacto, que es del 0,0033, y así podría seguir sucesivamente muchas veces más.

O lo que es lo mismo, la cantidad de NG encontrada en la M-1 bien podría ser producto de una contaminación posterior de NG no explosionada. De hecho, es la explicación más plausible a la luz de los datos de los expertos.

Para terminar con este capítulo, hay que recordar que los análisis realizados en 2004 sobre esta muestra no detectaron NG, siendo uno de sus responsable el perito Manuel Escribano, quien se convirtió en uno de los héroes del conspiracionismo patrio al provocar el affaire del ácido bórico. ¿Aceptan los conspis entonces a este perito, uno de los personajes que más munición les ha facilitado, como parte de la conspiración para ocultar el titadyn?

Y sólo acabamos de empezar.

1 comentario:

  1. No puede ser tytadyn, porque el que robo ETA era de color rojo y el explosivo que vieron los tedax del Pozo y Atocha, era marfil o gris

    ResponderEliminar