viernes, 2 de septiembre de 2011

John Adams o la recuperación de una importante figura histórica

Acabo de terminar el visionado de la miniserie de siete capítulos de la cadena HBO "John Adams", basada en la vida y obra del segundo presidente de los Estados Unidos de América, descrita en un libro de David McCulloch. Es habitual que cuando se citan personajes ilustres que protagonizaron la independencia de los USA sean Thomas Jefferson, como principal inspirador de la declaración de independencia, y George Washington, como héroe de la guerra contra la corona británica y, a la postre, primer presidente, los personajes más renombrados. Incluso Thomas Paine, ideólogo de la independencia aunque no participara en la redacción de la declaración, parece gozar de mayor reconocimiento. Esta serie, emitida en 2008, quizá viene a paliar ese pequeño vacío histórico en torno al que también fuera primer vicepresidente de la nación norteamericana.

La serie está protagonizada por secundarios de lujo de la industria del cine usamericana: Paul Giamatti como John Adams; Laura Linney como su esposa, Abigail; David Morse como George Washington; Tom Wilkinson en el papel de Benjamin Franklin, entre otros. La historia narra el acontecer de John Adams desde que era un simple pero respetado abogado en su Massachussets natal, comprometido con la causa de la verdad aunque le llevara a defender a los ya por entonces impopulares soldados británicos, hasta su misma muerte. Empieza precisamente con el episodio violento conocido como la masacre de Boston, en el que un destacamento británico es acusado de disparar a unos alborotadores de forma indiscriminada. Adams aceptó la defensa de los soldados ganándose así la reputación de imparcial e íntegro, cuando lo fácil hubiera sido añadir la suya a la animadversión general suscitada por la presencia militar británica. Este suceso captó la atención del Consejo Continental (precedente del primer Congreso constitucional). Poco a poco, fue escalando puestos en el engranaje político de la colonia al tiempo que iba avistando la separacion de la metrópoli como un fin al que se había de llegar más temprano que tarde. Podríamos afirmar que fue uno de los primeros patriotas convencidos que tuvo su país ya que,
 despojándose de todo pragmatismo, siempre vislumbró la independencia como el desenlace último de sus anhelos políticos como ciudadano.

Algo que destacaría es que, lejos de parecer una hagiografía, la serie destaca aspectos poco virtuosos del carácter de Adams. Si bien aparece como un hombre cumplidor y leal en lo relacionado con su vida política, en la faceta personal se nos muestra como un padre distante y poco amoroso con sus hijos, a los que deja durante largos periodos de tiempo a cargo exclusivamente de su madre. A ésta se la describe como completamente subordinada a las decisiones de su marido, las cuales le causan no pocos momentos de angustia. No obstante, queda significada la crucial importancia que su apoyo y entereza tuvo para su esposo, abiertamente reconocida por él. También se acentúa el carácter vanidoso de Adams, quien conocedor de su solvencia intelectual no duda en hacer gala de ella sin importarle la distancia que con ello marca con los demás. A duras penas consigue reprimir su inmodestia natural, fielmente aconsejado por su mujer, su principal aliento y consuelo.

Soy consciente de que no se pueden juzgar acontecimientos pasados desde un prisma actual, pero me llamó la atención cómo, en uno de los capítulos, su yerno le afea en una ocasión, al ser rechazada su petición de recomendación, el hecho de que John Adams se las apañara para intentar colocar a sus hijos varones, ya fuera en la política o en la abogacía. A su hijo mayor, John Quincy, le sirvió de trampolín para terminar convirtiéndose en el sexto presidente de los USA. ¿Podemos llamar a esto nepotismo? Como digo, es complicado referirse al pasado basándonos en valores actuales.

Hacia el final de la serie se enfatiza en la amistad que sostuvo con Thomas Jefferson (interpretado por el menos conocido Stephen Dillane), relación cuya solemnidad se trasluce del intercambio epistolar mantenido ya cuando ambos se encontraban en la vejez. Jefferson derrotó a Adams tras finalizar el mandato de este, en el que aquel fue vicepresidente, y ambos mantuvieron importantes discrepancias durante ese periodo. Sus relaciones fueron especialmente tensas al rehusar Adams prestar ayuda a Francia en su guerra contra Gran Bretaña, algo que sentó muy mal en el país europeo y a sus simpatizantes, entre los que Jefferson se encontraba. Pesaba el hecho de que Francia había sido un valioso aliado de los USA en la guerra de la independencia contra el Imperio Británico. Aquí el presidente ya era objeto de ese pragmatismo que atrapa a los gobernantes y que, a veces, soslaya la ética en favor de los intereses, la llamada realpolitik. Precisamente, evitar la guerra con Francia es lo más valorado de su presidencia.

La tragedia se cebó en la familia de John Adams una vez retirado de la vida política. Su hijo Charles murió alcoholizado, su hija Nabby de cáncer de mama, y su mujer, Abigail, de fiebre tifoidea. Adams murió el día del 50 aniversario de la independencia, solo unas horas después de que lo hiciera Thomas Jefferson, a los 90 años.



En resumidas cuentas, me ha parecido una gran serie, de hecho, ha recibido numerosos premios. No hablaré del trabajo de los actores ya que tengo por costumbre no hacerlo cuando no les he escuchado con sus voces originales. La ambientación está bien conseguida y las caracterizaciones muy logradas, con el pero de no haber conseguido un aspecto de vejez más verosímil en el último capítulo. Su fidelidad histórica se la dejo a los profesionales del ramo, pero lo narrado se asemeja mucho a lo que podemos encontrar en Wikipedia.

1 comentario:

  1. Adams, Madison, Jefferson... y, sobre todo, Roger Williams (anterior a ellos y, justo por eso –pero no sólo por eso–, aún más admirable): auténticos próceres de las libertades y de la separación iglesia-estado, por desgracia casi totalmente desconocidos por estos pagos.

    Y así nos ha ido siempre...

    ResponderEliminar