sábado, 10 de septiembre de 2011

El saqueo de la educación pública

Un recorte en educación es una tragedia para un país como España, siempre en los últimos puestos del ránking europeo en rendimiento escolar. Lejos de buscar soluciones, se intenta profundizar aún más en el atraso. El recorte presupuestario en educación es todo un golpe en la espina dorsal de nuestro precario progreso. Se abandona a los menos pudientes como principio para llenar con dinero público las arcas de los centros privados. La Comunidad de Madrid hipoteca el futuro de la mayoría de nuestros chavales. Cuanto más estúpidos más dóciles, parecen pensar.
 
No había otro sito donde meter la tijera. Ni siquiera en el desmesurado presupuesto destinado a la propaganda institucionalHace falta tener la faz de hormigón para decir que el dinero se escapa por la vía de la educación. Y sentir una completa indiferencia por el futuro de este país. No se cómo se las apañan en Finlandia, siendo su sistema educativo completamente subvencionado, para no hundirse en el fango de la mediocridad. Va a ser que no son las subvenciones lo que entierra a España en los baremos educativos continentales.
 
Lamentablemente, la ideología puede más que el amor por la patria que la derecha siempre presume sentir. El dinero que le quitan a la educación pública es menos que en que percibe la privada vía exenciones fiscales y subvenciones directas. Así que no nos engañen. Es ideología, no es una búsqueda del bien común de sus conciudadanos. Y la ideología de Esperanza Aguirre persigue ahogar a la educación pública a base de retirarle cada vez más recursos, los cuales van a parar a centros privados, gestionados en gran medida, qué casualidad, por la Iglesia Católica.
 
Una ideología que puso de manifiesto la propia consejera de educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar. En un encuento con una organización católica beneficiaria de los conciertos educativos declaró sin rubor cómo la CAM facilita el acceso al dinero público de colegios privados, con especial preferencia por los católicos. Incluso revela que la CAM les ha regalado suelo para edificar sus centros de enseñanza (pregunta retórica: ¿por qué lo llaman "educación católica" cuando quieren decir "adoctrinamiento"?). Esto tiene un nombre: saqueo de las cuentas públicas para beneficio de particulares. Pero es legal y se produce bajo el auspicio de la mayoría de madrileños, los cuales saludan estas políticas con su voto masivo. Están desangrando la educación pública poco a poco, la idea es que muera de anemia. ¿Es que no basta con comprobar las prioridades educativas que se gasta la lideresa?
 
Esta es la transcripción de la intervención de la consejera Figar. Los vídeos se encuentran en la página enlazada
 (las negritas son mías).

Lucía Figar: “Yo quisiera solo subrayar algunos aspectos importantes. Quisiera subrayar el factor común de todas las iniciativas, las reformas que hemos llevado a cabo, es decir, intentar ampliar los espacios de libertad o de aumentar las libertades educativas en nuestra región.

En primer lugar, hemos elegido mejorar el panorama de la educación en centros de gestión privada con fondos públicos, ampliar la oferta de plazas en las estructuras de este tipo dentro de la Comunidad de Madrid. Estos centros están sostenidos con el dinero público, con fondos de los gobiernos regionales, pero tienen gestión privada y por tanto tienen titularidad privada y son gestionados de modo privado. Nosotros hemos aumentado las plazas escolares ofreciendo estas plazas a centros que funcionaban como centros privados al 100%, en los que los padres tenían que afrontar el 100% de los gastos; hemos acogido también a nuevos centros que tenían algunas dificultades dentro del programa de centros concertados y desde hace 7 años hemos ofrecido ámbitos públicos, regionales o de ayuntamiento, lugares públicos para que cooperativas, centros religiosos,… puedan llevar adelante sus propios proyectos educativos con la ayuda y el soporte de los fondos públicos.

El problema también del lugar, del terreno, es un problema grave en España. Era un gran problema y nosotros hemos ofrecido estos lugares gratuitamente a organizaciones religiosas, cooperativas y otras estructuras para que crearan centros sostenidos con fondos públicos pero con gestión privada. Esto indica que en los últimos 6 años hemos abierto 79 centros nuevos de este tipo en la Comunidad de Madrid y hoy en día la proporción entre escuela pública, concertada y privada es esta: la escuela pública representa el 52% en nuestra región, la Comunidad de Madrid, la escuela concertada el 33% y la escuela al 100% completamente privada cerca del 15%.Dentro de estos centros, entre comillas, “concertados”, más de 2/3 ofrecen educación católica. Comunión y Liberación gestiona dos centros; C.L. gestiona 2 centros, por lo tanto yo pienso que estos dos centros pueden ser más en futuro obviamente, no sólo quedarse en dos “(aplausos).

(Lucía Figar)”La escuela católica ha sido ejemplar en el responder a muchas demandas de los padres y, además, la escuela católica ha sido ejemplar a la hora de afrontar la disminución del número de sacerdotes en las escuelas. Es ya realidad, no solo una promesa, poder observar la eficacia con la que profesores laicos están asumiendo proyectos educativos de la escuela católica. La Iglesia en España ha hecho grandes esfuerzos con el fin de formar docentes laicos que asumen su encargo identificándose plenamente con el carisma y el ideal de las instituciones religiosas respectivas. Son responsables del proyecto educativo. Se ha visto un esfuerzo material, espiritual y personal de muchas religiosas y religiosos de la Iglesia católica, de las escuelas católicas en general; esto nos ha permitido en esta fase de expansión de centros concertados en España que muchos de los proyectos nuevos estén en manos de religiosos laicos y que muchos más niños puedan recibir la educación católica en nuestra región.”

1 comentario:

  1. Es una lástima que la gente no conozca detalles como los arriba presentados. Hay un plan antipúblico y antieducativo y detrás del mismo está la ya conocida alianza “liberales”/católicos romanos.

    Y lo peor es que no se avista ninguna fuerza capaz de hacer frente a esta peligrosa marea antisocial.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar