sábado, 4 de agosto de 2012

Haciendo un fisking a @UPyD a cuentas del cheque escolar

ACTUALIZACIÓN: tal y como he dicho en comentarios, la página de UPyD que aparece enlazada al principio de la entrada no es parte del ideario del partido sino una enmienda que fue rechazada en su día. En su programa, el bueno, se puede comprobar lo que de verdad piensan sobre la enseñanza pública. Agradezco a Manuel Custodio la aclaración.

No obstante, el cheque escolar es algo sobre lo que merece la pena abrir un debate, al margen de quien lo ponga sobre la mesa, de modo que mantengo la entrada con este fin.

---------------------------------------------------------------------------------

He visto enlazado en Twitter esta página del programa del partido de Rosa Díez, UPyD. Su simplismo y prejuicios son tan enormes que no he podido resistirme a hacerle un fisking, una réplica punto por punto.
Cada vez nuestro sistema educativo está peor por la estatalización y la burocratización y cada vez se propugna intensificar el mal, ya desde los 0 años. La implantación del cheque escolar es una de las vías para invertir la situación. A continuación, por el sistema de pregunta-respuesta, explico en qué consiste esa fórmula.
Decir que un servicio público está mal por ser público no es una explicación de por qué está así, sino una expresión de ideología. Vaya por delante esta puntualización antes de acometer el fisking.
Un bono por el coste del puesto escolar con el que cada familia acude al colegio de su elección es la propuesta del Premio Nobel de Economía, Milton Friedman, para liberalizar el último reducto del estatismo: la enseñanza.
Mal empezamos si para avalar la iniciativa se cita a uno de los ideólogos de la escuela económica que ha parido el sistema que nos ha sumido en la actual crisis. Difícilmente puede ser la educación el "último reducto del estatismo" cuando judicatura, fuerzas de seguridad y sanidad, entre otros estamentos, siguen siendo públicas. El rigor en la afirmación brilla por su ausencia, pero está bien que UPyD se retrate de cara a la consideración que este partido tiene hacia lo público: algo cuya extinción hay que forzar.

- ¿En qué consiste es el cheque escolar?
- Las ayudas del Estado se trasfieren directamente a las familias, de forma que éstas son las que deciden el centro al que envían a sus hijos. La ayuda por cada niño escolarizado se corresponde con el coste del puesto escolar.
Las familias decidirán el centro siempre que haya plazas libres en aquel que escojan. Si la popularidad de un centro educativo se extiende muchos padres y madres querrán llevar a sus hijos allí, lo que irremediablemente llevará a que su oferta se vea superada por la demanda. Y con ello, una de dos: masificación o imposibilidad de ejercer el derecho de libre elección
- ¿Cuál es el efecto sobre el modelo educativo?
- Introduce la competencia. Los centros han de mejorar su oferta para dar satisfacción a sus clientes. Eso eleva la calidad.
Argumento que en teoría funciona pero que la práctica me hace desconfiar. La televisiones privadas no han aumentado la calidad de los contenidos de las cadenas, y las quejas de los usuarios hacia las operadoras de telefonía desde que se liberalizó este sector son muy frecuentes. Por no hablar de los pactos entre petroleras para igualar precios fraudulentamente, hecho que también ocurre en el ámbito de la alimentación. Además, cuando la demanda supera con mucho a la oferta no es necesario fomentar la excelencia para tener clientes: tendrás clientes sí o sí porque a los niños hay que escolarizarlos de todas formas. Y si los mejores centros se colapsan rápidamente sufrirán de masificación, con todos los males que conlleva, mientras que los peores colegios recogerían a los rechazados en los anteriores, con lo que la prerrogativa de elegir colegio se iría al garete.

Añadiría que no se puede hablar de competencia educativa en un país donde los colegios católicos han venido disfrutando de privilegios desde prácticamente siempre. Contando con ese aspecto de partida, la "competencia" es en realidad una pugna desigual en la que los privilegiados parten en condiciones mucho más favorables que el resto. Ignorar este extremo es otro ejemplo de lo que pasa cuando se prefieren seguir dictados ideológicos en lugar de ceñirse al rigor.
- ¿Y sobre el pluralismo?
- Habría un mayor diversidad de la oferta, porque grupos minoritarios de padres podrían estar interesados en que la educación de sus hijos incidiera más en algún aspecto concreto; por ejemplo, la música-. 
Este argumento, sinceramente, no lo entiendo. ¿Grupos de padres determinando materias? ¿Técnicas de aprendizaje? Todos sabemos que sin masa crítica de alumnos no es rentable para un centro no sostenido con fondos públicos ofrecer una asignatura alternativa. Así que perfectamente podría darse el caso de padres interesados en incidir en la formación musical de sus hijos sin centro educativo capaz de satisfacer tal demanda por pura cuestión aritmética. No olvidemos que un colegio privado no deja de ser un negocio, y como tal su prioridad es el beneficio económico.
- Y ¿sobre el profesorado?
- Tendría un incentivo para desarrollar una profesión indudablemente profesional, evitando los efectos de la burocratización. Muchos profesores podrían estar interesados en unirse para poner en marcha sus criterios pedagógicos. Los colegios estarían, además, interesados en fichar a los profesores más creativos, dinámicos y preparados.
De aquí y del anterior punto se desprende que cada centro de enseñanza podría diseñar un proyecto educativo propio, al margen del resto. Tal diversificación haría imposible una enseñanza cohesionada en el sentido de que todos los chicos sean formados en las mismas materias con los mismos criterios. Habría centros que darían mayor peso a determinadas áreas y métodos de enseñanza, creándose un desequilibrio educativo que derivaría en alumnos incapaces de enfrentarse a los mismos retos en igualdad de condiciones. También albergo dudas de que los criterios de selección del profesorado en los colegios privados sean homologables, en términos de objetividad, al de una oposición.

- ¿Quién tendría el poder en el sistema educativo?
- Indudablemente, los padres, pues ellos decidirían a que colegios desean llevar a sus hijos.
Estamos viendo que sobre esta realidad que pintan tan idílica y absoluta penden serias amenazas. Omitirlas o menospreciarlas no es precisamente un ejercicio de honradez intelectual ni de transparencia.
- ¿Podrían los colegios cobrar cantidades adicionales por actividades extraescolares? 
- Es una opción dentro del cheque que, en cualquier caso, cubriría el coste de la enseñanza.
Esto es una puerta abierta a que el tan traido cheque escolar no sea capaz de cubrir todas las necesitades educativas de los chavales, que es lo que se trata de vender.
- ¿Tendría algún otro efecto el cheque escolar?
- Resolvería cualquier conflicto lingüístico, porque los padres elegirían la enseñanza para sus hijos, sin estar condicionados por los políticos.
UPyD y su obsesión antinacionalista periférica. Pero el simplismo es tal que de aquí se extrae que unos padres podrían elegir educar a sus hijos solo en catalán o euskera. O inglés, o chino. Que alguien les revise sus manifiestos o pensaremos que UPyD no es el partido cohesionador que quiere aparentar.
- ¿Qué papel le quedaría al Estado?
- Establecería los mínimos exigibles de la educación y ejercería la inspección. 
Ah, son liberales pero no del todo. El Estado determina los mínimos, en los cuales no podría haber injerencia ideológica, of course. Y si hay centros con problemas, papá Estado al rescate, ¿verdad? Porque el liberalismo está muy bien salvo cuando da pérdidas. No hay nada más liberal que privatizar beneficios y socializar pérdidas.
- ¿Por qué es tabú hablar del cheque escolar?
- Porque cuestiona los estatus de las cúpulas sindicales de docentes y de las patronales, y quita el poder a los políticos para desarrollar procesos de ingeniería social educativa.
No tengo noción de que sea tabú hablar del cheque escolar. De hecho es lo que estamos haciendo. Sobre la primera consideración no tengo datos para cuestionarla. La segunda me hace mucha gracia por la gran cantidad de colegios privados religiosos que se verían beneficiados por la implantación del cheque escolar, y que han venido disfrutando del favor de distintas administraciones públicas. Centros que no desarrollan ningún proceso de ingeniería social ni intentan moldear la mente de sus alumnos, por supuesto...
- ¿Se ha experimentado el cheque escolar?
- Funciona en Nueva Zelanda y Australia, en cinco regiones italianas, en varios estados norteamericanos. En España, el Ayuntamiento de Valencia desarrolla una iniciativa limitada en las escuelas municipales. 
Para ser algo tan estupendo tampoco parece tan implantado, según estos datos. Por contra, podríamos hablar de la educación en Finlandiatotalmente estatal y subvencionada y de la que salen los estudiantes mejor preparados del mundo según el informe PISA.
- ¿Cuáles han sido sus efectos prácticos?
- Reducción del gasto público y mejora de la calidad. En Estados Unidos, los experimentos se han puesto en práctica en barrios deprimidos con escuelas conflictivas y los resultados han sido excelentes. 
Me quedo con los efectos prácticos de una educación pública bien dotada y en manos de personas responsables como la finlandesa. Porque cuando hay interés en que algo funcione, funciona. Cuando no, la desangras, la ahogas y luego la privatizas.
- ¿No quedarían sin atender zonas rurales o deprimidas?
- La enseñanza es un sector con comportamientos similares a cualesquiera otro económico. No hay lugar que queda desabastecido de panaderías. Una enseñanza estatal es un modelo tan ineficiente como una minería o una siderurgia estatales.
Afirmación que no lleva aparejada argumentación que la corrobore. Nuevamente Finlandia le da una soberana patada en el culo a UPyD. De todas formas el ejemplo de las panaderías es válido para exponer algo opuesto a lo que se pretende: al final, el vecino compra el pan en el sitio que más cerca le ponen, no en el mejor. Pensar que la libertad de los padres de escoger centro educativo sería plena y absoluta, sin más condicionantes, es simplificar hasta el absurdo, ignorar la realidad cotidiana y, en última instancia, tomar el pelo con el fin de hacer comulgar al ciudadano con ruedas de molino. Y, por encima de todo, situar la ideología por encima del bien común.

2 comentarios:

  1. Me comentan en Twitter que la página enlazada no forma parte del programa de UPyD sino que es una enmienda que fue rechazada en el último congreso. No entiendo entonces que siga colgada en su web sin nada que la desvincule de su ideario oficial. En cualquier caso, considero que mis respuestas siguen siendo válidas para un debate en torno al cheque escolar.

    ResponderEliminar
  2. http://www.educacionprohibida.com/

    ResponderEliminar