viernes, 25 de enero de 2013

Carta a ese ciudadano acrítico que todos tenemos al lado

Francia, año 1789. El pueblo, harto del gobierno despótico con que la monarquía castigaba a sus súbditos tomó la Bastilla y el filo de las guillotinas comenzó a brillar. La posterior revolución sentó las bases para convertir al país vecino en una nación avanzada, próspera, influyente, laica…

En España se instauró en 1931 la II República tras abolir una monarquía corrupta, pero lo que triunfó en último extremo fue el golpismo fascista que nos llevó a la dictadura, instaurándose tras ella una falsa democracia de la que proviene el régimen despótico partiticrático actual. Gracias a todo ello España es hoy un hazmerreir mundial.

A ese ciudadano acrítico que, al parecer, tanto abunda, le diría que nos hace falta una toma de la Bastilla como el comer, y que seguidamente habría que guillotinar (metafóricamente) a toda la morralla que nos impide prosperar. O al menos que habría que intentarlo, porque cualquier cosa es preferible a seguir viviendo como un zombi del sistema.

Pero lo fácil, lo sencillo, lo que no requiere ningún esfuerzo intelectual ni moral es dejarse doblegar, ceder, transigir con toda clase de abusos, permitir el saqueo continuo, hacerse cómplice de la corrupción del sistema mediante la inacción. Dejarse lobotomizar, en suma, autoconvencerse de que la mejora es imposible, negarse a cuestionar lo que nos dicen, señalar con el dedo al que levanta la voz contra este estado de cosas, convertirse en un correveidile más. Cerrarse en banda para no sufrir y apartar la vista para no darse por enterado de lo que ocurre.

Eso sí, si al final algún movimiento popular consigue algo de lo que todos nos beneficiemos, a disfrutarlo, nada de renunciar a ello. ¿Verdad? ¿Qué nos dice esto de tus valores éticos?

Tú, ciudadano acrítico, mientras de roban, además te ofreces como felpudo para que el ladrón se limpie los pies. Eres alguien que, con esa actitud, contribuye a que este país sea un poquito peor cada día. El sistema te ha fagocitado tan profundamente que lo defiendes a ultranza pese a la catarata de evidencias que lo desacreditan día a día. Pero es que, claro, ya caigo, ahora mandan los tuyos, hay que Marhuendinizarse, a ver si caen prebendas. Por todo ello te doy mi más sincera enhorabuena, hace falta una fuerza de voluntad y un convencimiento realmente titánicos para ser tan servil.

Puedes repetírtelo cuantas veces quieras porque nunca se hará verdad: todo el movimiento que percibes en contra de este Gobierno al que tú votaste no nació con él. Habrá quien se encargue de intentar convencerte que sí, que las protestas son porque el PP está en el Gobierno, pero no es cierto. El #15M y todo lo que conllevó nació con el PSOE en Moncloa, hasta 2012 los gobiernos socialistas promediaron más huelgas generales que los del PP, y con mucho más éxito, y las protestas tuvieron su comienzo tras los recortes que inició Zapatero. Puedes engañarte a tí mismo todo lo que quieras, pero no puedes engañarnos a los demás, ni convertir en verdadero lo que es falso.

No, no se trata de quitar a unos para que vuelvan los otros. A eso te lleva la pereza intelectual en la que otros, los que se benefician de que los ciudadanos no nos hagamos preguntas, te quieren sumir. A día de hoy la diferencia entre PP y PSOE es de matices, nada que pueda marcar verdaderas distancias dentro del esquema general de las cosas. Su preocupación no es ni por tí ni por mí, sino por que su posición quede lo más apuntalada posible de cara a seguir manteniendo su dominio sobre las masas.

Déjame que te lo explique: participación popular una única vez cada cuatro años, partidos políticos subvencionados, fundaciones de partidos políticos subvencionadas, sindicatos subvencionados, patronal subvencionada, dietas de alojamiento a diputados con pisos en la capital, pensiones vitalicias, varios sueldos públicos a la vez, Consejo de Estado para ex-presidentes con sueldo público, un Senado inútil y caro, sistema electoral injusto, enchufismo generalizado de familiares de políticos, Iniciativas Legislativas Populares desactivadas por el Parlamento, política de indultos arbitraria que enmienda la plana al poder judicial, opacidad de las cuentas de las administraciones públicas, jefatura del estado hereditaria y privilegiada, manipulación sistemática de los medios de comunicación públicos, desviación de dinero público a entidades privadas, trato de favor a la Iglesia Católica, relación preferente con la banca… 

¿Seguimos? ¿Después de todo lo anterior de verdad piensas que "régimen despótico partitocrático" es una expresión exagerada? ¿De verdad puedes vivir sabiendo todo esto y seguir votando a los mismos de siempre? Porque, en ese caso, tu voto en lo que te convierte es en cómplice. Sí, cómplice de unas políticas que están empobreciendo a tus compatriotas y que nos han llevado al borde de la bancarrota y la ruina total. Cómplice, lo repito para que se te quede grabado. Puedo pasar tu voto del pasado noviembre de 2011, pero hoy, en el momento actual, seguir votando lo mismo te hace más cómplice que nunca.

Sí, ciudadano acrítico, ya termino. No cabe duda de que nuestra democracia es E-JEM-PLAR y que merece la pena luchar porque siga igual. Cuando una mayoría insostenible de españoles nos encontremos en la ruina podrás darte por satisfecho. Pero te advierto una cosa. Tal vez estemos cada vez más cerca de que alguno de estos conciudadanos tuyos decida que no lo soporta más, que ya no está dispuesto a tolerar más abusos y que es necesario ir un poco más allá porque la protesta convencional no es suficiente. Ese punto de ruptura, el día que se produzca, hará que muchos como tú se pregunten qué nos ha llevado a semejante situación y qué hemos hecho cada uno de nosotros para motivarla.

5 comentarios:

  1. La falta de criterio es un lastre para todo. Se puede tener un criterio pobre, erróneo, incompleto, etc. Pero no tener criterio alguno es abandonarse a la voluntad de otros.
    Si es a título personal, allá tú. Cuando afecta a los demás tenemos un problema. Y gordo, porque la dmeocracia no admite votantes de primera y de segunda, el voto de todos vale lo mismo y así debe ser.
    La única alternativa válida es fomentar la capacidad crítica del pueblo.
    Eso lo debería hacer el propio Estado, aka, dar una buena educación a sus ciudadanos, pero ya sabemos que les salen ronchas por ellos.
    Por tanto, el ciudadano con al menos un mínimo de criterio, aunque sea incompleto o erróneo, debe encargarse de la tarea, ya que su propio interés está en juego.
    Y es lo que toca en los próximos años o décadas: tratar de convencer al ciudadano acrítico (también llamado 'borrego') de que utilice la cabeza para algo más que para dar con la alineación perfecta de su equipo de jumbo favorito.
    Ardua tarea. Suerte y que la Juerza nos acompañe.

    ResponderEliminar
  2. totalmente de acuerdo, muchas gracias por el post.

    ResponderEliminar
  3. cOMO NO soy spanish,lo q ocurra a españa ME DA IGUAL
    la politica no me interesa
    y si intentais convencerme del rollo español
    sabre q sois vosotros los q me acosais
    yo no me creo q la ordenes partan del pp
    q iban a ganar con esto??
    si se muy bien q los q me acosan son la policia
    por q el miguelito el idiota se destapo
    no gracias
    a mi no me atrae los problemas de españa
    ya bastante tengo con mi vida
    como para aguantar los problemas de los demas y su idiotez

    no pienso perder mi tiempo en los españoles
    ninguno merece la pena

    q pasa q el pp le mando al miguelito,ligar??
    venga...
    no me creo nada de vosotros

    ResponderEliminar