jueves, 21 de febrero de 2013

Españistán duele cada día más

No vi la última gala de los premios Goya de cine, pero era de esperar que disgustase a los de siempre. Se queja Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, de que hay actores que tributan en otros países. Mira que tiene por qué callar este sujeto, que cobra dietas por alojamiento cuando tiene tres pisos en propiedad en Madrid. A este miserable habría que sacarle a palos de España. Gentuza como esta es la que hunde la imagen de un país, la que ha convertido España en Españistán, en un triste cubil de forajidos, en una fosa séptica moral. El ideólogo de la amnistía fiscal para defraudadores se pone ahora a dar lecciones... ¿La bajeza de esta casta inmunda no tiene límites?

Pero no nos equivoquemos ni desviemos el foco de donde realmente importa. Si este tipejo y quienes le acompañan no tuvieran legiones y legiones de votantes detrás esto no ocurriría. Estoy leyendo ahora un pequeño libro de Michael Hardt sobre la figura de Thomas Jefferson y la faceta revolucionaria de su pensamiento, que dio lugar a la declaración de independencia de los USA. Es un auténtico bofetón en plena jeta de aquellos que se dicen demócratas y que solo utilizan los resortes democráticos para dominar a las masas y oligarquizar el poder. Hay un momento en que se cita al filósofo holandés Spinoza de la siguiente forma: "si la población es ignorante y supersticiosa, instaurar la democracia significaría simplemente instituir el imperio de la ignorancia y la superstición". Conciso y brutal. La oligarquía dominante se asegura de que el ciudadano nunca ejercite sus facultades críticas a base de desmontar el sistema educativo público, de idiotizarle con la TV y los deportes, de poner trabas al ejercicio de sus derechos, de que nunca se entere de verdad de lo que ocurre de forma que nunca pueda tener una opinión formada sobre prácticamente nada. Aquí enlazaría con el 1984 de Orwell, la implantación del doblepensar, de los dos minutos de odio, el empleo de los eufemismos a modo de neolengua para ocultar las realidades al ciudadano... hasta alcanzar el mayor de los sometimientos. Y estamos así, en pleno 2013. Y con millones de chimpancés protohumanos celebrando que les orinen cada día en plena boca.

Hardt cuenta que Jefferson escondía en su interior un auténtico revolucionario. Defendía que una constitución no debería tener vigencia por más de veinte años, y que lo contrario supone una imposición. Es algo cuya lógica se me antoja incontestable. ¿Quién de nosotros votó nuestra actual Constitución? Jefferson sostuvo que la revolución debería ser periódica y no detenerse nunca como forma de evitar que los gobernantes terminen abusando de su pueblo. Y que, entre otras cosas, el espíritu de resistencia al gobierno quizá conlleve eventuales actos erróneos, pero que ello es preferible a que dicho espítitu nunca se manifieste. Tal cosa equivaldría a la sumisión total, añado, como la que estamos padeciendo ahora mismo. Se están riendo de todos nosotros, porque les protege nuestro desorbitado grado de sumisión y mansedumbre.

Sobre los actores... vuelve el cántaro a la fuente. Lo dije en su momento, los actores se convirtieron en titiriteros el día que se decantaron por la opción política "equivocada". Nunca antes se había puesto en cuestión el tema de las subvenciones, pero fueron hacerse públicas las mayoritarias simpatías políticas del gremio y comenzar el tiro al pichón contra ellos. A partir de ahí se cuestionó el cine español como nunca se había hecho. En Españistán ejercer la libertad ideológica se paga caro...salvo si comulgas con el gobierno de turno, ¿verdad, José Luis Garci?

Sobre las críticas a Maribel Verdú por solidarizarse con los deshauciados cuando no hará tanto hacía publicidad de hipotecas... ¿Le exigen coherencia? ¿Quién es completamente coherente a estas alturas? Y lo que es más fuerte, ¿quién pide coherencia? ¿Los que votaron a Aznar, el falangista anti Constitución que luego se erigió en su máximo baluarte? ¿Los que defienden la memoria de Fraga, el ministro franquista travestido en demócrata cuando las circunstancias se lo impusieron? ¿Los que votan a Rajoy, quizá el mandatario europeo que más rápidamente y en mayor cantidad ha incumplido sus promesas electorales? ¿Qué MIERDA de autoridad moral es esa para reclamarle nada a la Verdú? Pero este es el país de los desvergonzados, de los golfos y los granujas, donde el más infame de los canallas se arroga la potestad de impartir lecciones de moral a los demás.

¿Saben cuál ha sido la GRAN tragedia que ha sufrido este país? Que los fascistas ganaron la guerra. De tal modo, tuvieron cuarenta largos años para construir un arruinado país a su imagen y semejanza, implantando su moral en cada rincón, en cada pueblo. Mientras el fascismo era derrotado y humillado en Europa, en España, aliado con el clero, sentaba las bases de la actual Españistán. Así, en Alemania es delito invocar al Fürher mientras que aquí los alcaldes se pueden negar tranquilamente a quitar placas de calles con el nombre del caudillo. Y todo está lastrado, enmierdado, por esa herencia. La victoria fascista y su posterior dominio plenipotenciario creó todo un perfil de ciudadano: tolerante con el corrupto, sumiso con el poder, indolente ante cualquier atropello que sufra u observe. Y lo que es peor, su victoria les permitió establecer y socializar un conjunto de valores que les han permitido perdurar con cierta comodidad. Los ganadores siempre imponen su versión de los hechos, de ahí que aún pervivan valores heredados de la dictadura y que estos sean impúdicamente exhibidos sin miedo al rechazo social. En España nunca tuvimos una toma de la Bastilla, un desembarco de Normandía o una Revolución de los Claveles que nos librara de la morralla autoritaria y la colocara en el rincón churretoso de la historia que siempre ha merecido.

Y ni PSOE ni gaitas, todo está cubierto por la misma capa de mugre. Hoy el presidente del PSC ha puesto sobre la mesa la abdicación de Bribón I el matapaquidermos. Y desde el PSOE...ay, lo ca dishoooo... que no, que no, que no estamos a favoóooooo.... que eso e mu maloooooo.... Todo basura, cobardía y acomodamiento. ¿Esa es la alternativa? ¿Una simple diferencia de matices? Menudo páramo.

10 comentarios:

  1. Alter: gracias por tu escrito. Sin embargo, una crítica constructiva en contra del término Españistán. Creo que el término España está ya suficientemente depauperado como para insultar a otro países al tratar de calificar negativamente al nuestro. Entiendo la fuerza del vocablo, pero me pesa más la falta de respeto que tiene para los originarios de, por ejemplo, Afganistán, Pakistán, Kirguizistán, Uzbekistán y otros acabados en "istán", todos al Este de los Urales. Quizás denominarlos, respectivamente, Afgaña, Pakaña, Kirguizaña, Uzbekaña, etc. fuera también para ellos despectivo. Y recordemos que la situación de esos países, en gran medida, es responsabilidad de los que vivimos en lo que creemos son "países de primera" y que llevan a cabo determinada política exterior y económica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meca, no veo por qué añadir la terminación de Afganistán, pongo por caso, sea un insulto a los habitantes de ese país. Los países que nombras no son ningún modelo ni de democracia ni de respeto a los derechos humanos. No hablo de sus, a buen seguro, sufridos ciudadanos, sino de lo que cada uno de esos lugares representa como Estado en el que el atraso está enquistado, en gran medida, debido a la corrupción que anida en su seno. Tampoco coincido en otra cosa, y es que no tengo por qué sentirme culpable por como viven por allí ni por como vivo yo, como no tengo por qué seguir pagando el pato de sentirme mal por el colonialismo en África o Latinoaméica. En esos sitios hace ya mucho que se libraron de sus respectivas metrópolis, y hace ya mucho que pudieron empezar a resolver los problemas que, al parecer, les ocasionaba la potencia colonial de turno. No es así en no pocos sitios, y me niego a sentirme responsable por como llevan sus propios países.

      Eliminar
  2. Sublime, Alter. Me has leído el pensamiento. Tremendo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, Alter. ¿Son imaginaciones mías o estás más agresivo, aunque sea verbalmente, de lo normal?
    Porque solo te he leido con ese tono cuando has discutido a cuchillo con algún trollto habitual...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo creas o no he rebajado el octanaje del texto para, digamos, ahorrarme problemas legales...

      Eliminar
  4. Por la referencia a Spinoza, que pudiera inducir a error, me permito uns apuntes sobre este filósofo fundamental.
    Spinoza fue excomulgado y apartado de la comunidad judía. Tomó partido por la libertad de creencias y de pensamiento en el enfrentamiento entre librepensadores y tradicionalistas en Europa. Fue independiente y coherente en su vida. Considerado un filósofo del ateísmo por gente como Voltaire o Malebranche, también fue admirado por su concepción religiosa (Novalis, Goethe). Reivindicado por marxistas o izquierdistas radicales como Negri, por considerar Spinoza la existencia como posibilidad de subversión.

    En cuanto a su filosofía política, como muestra, citar:
    “La finalidad del Estado no es transformar a los hombres, de seres racionales en bestias o instrumentos, sino, antes bien, garantizar que su mente y su cuerpo funcionen con seguridad, que se sirvan de la libre razón y que no se combatan con odio, ira o engaño, ni se enfrenten unos a otros con ánimo inicuo”.
    “Toda sociedad debe tener, si es posible, el poder en forma colegial, a fin de que todos estén obligados a obedecer a sí mismos y nadie a su igual”
    “Toda sociedad debe tener, si es posible, el poder en forma colegial, a fin de que todos estén obligados a obedecer a sí mismos y nadie a su igual”

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que nadie se puede hacer una idea del pensamiento de Spinoza en base a una sola frase. No esperaba que nadie lo hiciera, pero no viene mal tu aclaración por si acaso. El entrecomillado, además, procede de la introducción del libro de Michael Hardt, no es una cita textual (que yo sepa) de Spinoza.

      Eliminar
  5. Leer artículos como el tuyo y ver luego lo que veo en la realidad, hace que mi cabeza no entienda nada. ¿Porqué hay personas que valemos, que tenemos principios, ideologías diferentes y estamos sometidos a la escoria política que nos gobierna?

    Nunca he sido "pro" de la violencia, y siempre pienso que no hay mejor arma que la palabra, pero sinceramente, viendo como se hunde mi país, ¿qué nos espera? ¿qué tenemos que hacer?

    Ya nos hemos dado cuenta de la mentira de nuestro país, de las grandes mentiras de la UE, del capitalismo salvaje, de la globalización. Todo son armas y mentiras de la gente que dice "cambiar" el mundo, pero realmente lo que hace es "someter" al mundo.

    Nos esperan años muy duros, suerte a todos!

    ResponderEliminar