miércoles, 6 de septiembre de 2006

¿Apelación al golpismo?

Escalofriante artículo del pseudohistoriador revisionista Pío Moa en su bitácora titulado Alternativas. Me ha hecho recordar lo que yo he apuntado en algunos foros sin terminar de creermelo por considerarlo inverosímil y absurdo, pero ahí está Moa para darle un siniestro barniz de verosimilitud: la derecha talibán, de la que él es un fiero militante, pretende instalar en la sociedad un estado de opinión tan visceralmente opuesto al actual gobierno que asuma como tolerable, o como "mal menor", una acción violenta contra el mismo. Leámosle:
Algunos ven la solución en prepararse para las elecciones del 2008 y votar al PP. Sin embargo no existe la menor seguridad de que el PP vaya a ganar las elecciones, vista su asombrosa flojera y torpeza. Y si las ganase, no hay la menor seguridad de que diera marcha atrás a las fechorías del gobierno Zapo. Sería suicida supeditar los intereses ciudadanos a las aspiraciones de poder de un PP precisado de una urgente regeneración interna. 
¿Pasar a la violencia, entonces? Cuando el gobierno rompe las reglas del juego, cuando no solo legaliza el asesinato como forma de hacer política, sino que lo premia ofreciendo a los asesinos la liquidación de la Constitución y del estado de derecho, obviamente abre paso a la violencia y se priva de cualquier autoridad moral para condenar la que pudiera ejercerse contra él. 
Sin embargo eso es una cosa, y otra que la violencia fuera una buena salida y no condujera a la descomposición social. Si el gobierno puede obrar como obra sin una reacción ciudadana suficiente –por ahora–, se debe no sólo a que domina el aparato del estado y los medios de masas. Se debe a que una gran masa de ciudadanos ha sufrido una prolongada "deseducación democrática", la cual no corrigió el PP, en absoluto, cuando tuvo el poder. Muchos reducen la democracia a los votos, y creen que con ellos en la mano se puede infringir la ley o cometer cualquier felonía contra la unidad de España y las libertades. Han sido muchos años de corrupción intelectual, madre de las demás corrupciones, y en ellos ha crecido la España de la falsificación histórica, de la telebasura, del botellón, del pacifismo pro terrorista o pro islámico…
¿Ésto no sería calificable como apología del golpismo?

2 comentarios:

  1. Una apología como un piano, en efecto.

    ResponderEliminar
  2. Lo de este hijo de puta es ya de vergüenza. Propongo hacer una colecta para pagar a un abogado que meta a este terrorista (es obvio que no ha dejado de serlo) entre rejas.

    ResponderEliminar