viernes, 15 de septiembre de 2006

Un bocazas llamado Rodríguez Zapatero

Podemos leer en la web de la Cadena SER:
El Gobierno considera que el clima de pesimismo sobre los contactos con ETA de las últimas semanas se ha disipado y estamos en el momento más propicio para que comience el diálogo, según ha sabido la Cadena SER. El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha limitado ha repetir que el proceso será "largo y difícil" y ha pedido "prudencia" a todos.
Otra vez. Nuevamente, ésta vez por boca del ministro de Interior que, imagino, cuenta con el aval de su jefe, se nos hace llegar una información que nos transmite que el llamado proceso de paz sigue su curso, con lo que no debemos perder la esperanza de un final próximo del terrorismo etarra.

Debo estar volviendome paranoico, pero da la impresión que existe una estudiada dosificación de noticias como esta para que siga penetrando en la opinión pública la idea de que el fin del terrorismo está próximo y que debemos tener esperanza, que todo va a salir bien.

10-02-2006

ha dicho el presidente, tras la reunión del Consejo de Ministros, sosteniendo además que “estamos en el mejor momento en muchos años, podemos estar en el inicio del principio del fin” de la violencia.
21-05-2006
Tras apelar al recuerdo, la valentía y la esperanza, Zapatero reconoció que hay razones para que algunos tengan un margen de incertidumbre ante el proceso, pero se mostró convencido de que los ciudadanos vascos van a hacer posible la paz.
07-09-2006

"La paz necesita y merece tiempo, necesita y merece prudencia y paciencia después de más de treinta años de terrorismo", señaló Zapatero, quien recordó que, tras el anuncio de alto el fuego permanente de ETA, hace casi seis meses, habló de un año como el tiempo necesario para "despejar un horizonte positivo".
Sin embargo, lo difuso de éstas informaciones, lo poco explícito de las mismas me dan que pensar. Si fuera realmente malpensado empezaría a imaginar que tal goteo de mensajes esperanzadores responde a un interés partidista en alimentar esa esperanza y utilizarla para mantenerse arriba en las encuestas hasta que los votantes ejerzan la función que así les denomina.

Y, ojo, no digo que "el proceso" no esté siguiendo su curso real y que incluso no vaya a llegar a buen puerto (que ojalá sea así) pero, señor Zapatero, si no tiene nada concreto que decir, si no tiene ninguna información tangible sobre la que todos podamos sustentar nuestras ansias de paz, por favor, NO DIGA NADA. Es preferible.

Aunque sea por puro pragmatismo electoral. Imaginemos lo que pensarían todos aquellos que les dieron su confianza con arreglo a éstos mensajes inetermitentes si, por ésto o por aquello, "el proceso" se tuerce y ETA retorna a la actividad armada. ¿Qué les va a explicar? ¿Cómo lo va a vender?

El ciudadano medio no le reprochará ésta política de comunicación si al final cumple con el objetivo por todos deseado, pero si no es así, el cadáver político en que se convertirá Rodríguez Zapatero olerá bastante más allá de Moncloa.

1 comentario:

  1. Supongo que el motivo de dar informaciones difusas con cuentagotas es contrarrestar la continua propaganda de la izquierda abertzale sobre lo mal que va el proceso, y la crítica mordaz del PP y medios afines.
    Tengamos en cuenta de que el PSOE no tiene sólo la tarea de conseguir un fin dialogado de la violencia etarra, sino también tiene que convencer a la ciudadanía de que está haciendo lo correcto; y probablemente esto último sea aún más difícil que lo primero.
    Otro asunto es que esta forma de dosificar la información sea el modo correcto de ganarse la confianza de la gente... muy discutible.

    ResponderEliminar