lunes, 30 de octubre de 2006

La deuda de Madrid

Alberto Ruiz Gallardón nos ha tranquilizado a todos los madrileños. El sobrecoste de la mega obra de la autopista de circunvalación M-30 no será de 1.040 millones de euros, sino de sólo 355. Todos tranquilos, eso es para el faraónico alcalde de Madrid mera calderilla completamente asumible.

Resulta que ésto responde a "la introducción de mejoras al proyecto inicial solicitadas por los vecinos, así como por los nuevos condicionantes exigidos por la Confederación Hidrográfica del Tajo en los tramos junto al río Manzanares, y por una nueva infraestructura que se añadió relacionada con la operación campamento en la A-5". O sea, que huele a improvisación sobre la marcha sobre un proyecto cargado de deficiencias desde su inicio.

No nos puede sorprender cuando el consistorio que Gallardón regenta comenzó el año 2006 con un 147% más de deuda con respecto al anterior equipo de gobierno municipal. Si al menos tal grado de endeudamiento estuviera redundando directamente en la calidad de los servicios que los madrileños recibimos, nos lo tomaríamos de otra manera, pero me cuesta creer que sea así.

De hecho, hay ciudadanos que han llevado a los tribunales los perjuicios que éstas obras les están ocasionando. Y todo ello, sin mencionar la posible vulneración de la normativa europea en la que el ayuntamiento capitalino podría haber incurrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario