lunes, 20 de noviembre de 2006

Ésta oposición es una ruina (II)

Continúo con la relación de cosas iniciada en la primera parte de ésta serie que convierten, a mi juicio, a la actual oposición ejercida por el Partido Popular en el mayor despropósito visto en el congreso durante nuestra aún joven democracia.

Reformas estatutarias

El famoso estatuto catalán ha sido otro de los caballos de batalla que la oposición que ¿capitanea? Mariano Rajoy ha utilizado en su inmisericorde política de desgaste del gobierno socialista, fantochada de cara a la galería incluida. Su delirio llego al punto de pedir un referéndum, cuando la ilegalidad de tal propuesta era la misma que la que él mismo denunciaba en relación al refrendo propuesto por el Lehendakari vasco para su Plan Ibarretxe. Detalló la cuestión en el debate preceptivo:
Porque se supone que debemos aprobarlo, pero ya se ha anunciado el
propósito de convertirlo en hecho consumado y, nos guste o no nos guste,convocar un referéndum ilegal.
(...)
Señorías, ni siquiera el presidente del Gobierno puede convocar un referéndum sin la autorización de estas Cortes.
Menos puede hacerlo ningún presidente de comunidad autónoma, y si
alguno lo hace, prevarica, es decir se sitúa fuera de la ley.
No sé de qué se sorprende el señor Ibarretxe si es que habla de buena
fe. Él sabe perfectamente que no está facultado para convocar un referéndum.
Tampoco lo está para dictar sentencias en los tribunales u operar de apendicitis.
La ley no se lo permite y no creo que le moleste. Ser el representante del Estado
no conlleva poder suplantar al Estado.
A la luz de la barbaridad jurídica que proponía y que, según sus propias palabras, colocaba su iniciativa fuera de la ley, alguien le debió comentar que el procedimiento ordinario, tal y como describen los artículos 87.3 y 92.2 de la Constitución española, pasa por la presentación de un número no inferior de 500.000 firmas en el Congreso y por su posterior aprobación por la diputación permanente, cosa ésta última que tenían garantizado que no iba a pasar. Pero había que hacer ruido. Y luego acusan a Zapatero de improvisar...

Del estatut ha dicho de todo: "principio del fin del Estado", "
primer estatuto del disenso y la división", "una bomba de relojería que puede explotar mañana", entre otras lindezas. Su partido ha presentado recurso de inconstitucionalidad a tenor de la "quiebra los principios de libertad e igualdad entre los españoles que establece la Carta Magna" que, a su juicio, representa. Aderezado todo ello con una tramposa y demagógica pregunta que les iban a hacer a los convocados a su referéndum. Por ello, sorprende muchísimo que luego, en comunidades regentadas por el PP como Baleares, las similitudes con el texto catalán sean muy significativas. Incluso una diputada popular balear se queja de los sucesivos aplazamientos de su estatuto pese a que el líder de su partido ha repetido hasta la saciedad que la reformas estatutarias no están entre las prioridades ciudadanas. Será que los estatutos que promueven ellos han de tener un tratamiento preferencial, igual que el valenciano.

El último en tramitarse ha sido el estatuto andaluz y ha supuesto toda una sangría para la credibilidad de los conservadores a cuentas del uso de la expresión "realidad nacional". Manuel Rico ha expuesto con soberana claridad en su blog la tremenda incongruencia que ha presidido ese partido tan cohesionado como es el PP en éste tema, de modo que no añadiré más. Ya en el debate de investidura, Zapatero sacó los colores a Rajoy, que ya empezaba a apretar las tuercas con el asunto de los estatutos, hablándole del acuerdo al que había llegado su partido para reformar el estatuto canario.

Incongruencias que han llegado a denunciar hasta sus medios más afines.

Inmigración

La inmigración es otro tema envuelto en polémica, y el PP también lo ha tratado con una demagogia sonrojante. Ha criticado hasta el hartazgo la regularización masiva impulsada por el gobierno en 2005 achacándole un más que discutible "efecto llamada". Lo que no se cuestiona es cuándo ha llegado éste contingente de inmigrantes a nuestro país, ya que entonces se tendría que enfrentar al hecho de que, muy probablemente, su llegada se haya producido con un gobierno del PP en el poder, y quien sabe cuantos entrarían con Mariano Rajoy como ministro del interior. Además, el líder de los populares no es quién para dar lecciones en materia de regularizaciones ya que las que auspició su partido no fueron precisamente un modelo a seguir cuando no se exigía ni contrato de trabajo:

Hasta el momento, abril de 2004, la respuesta a la presencia de los extranjeros que residen en España ha sido de tipo coyuntural, mediante la convocatoria de sucesivas regularizaciones generales extraordinarias que han hecho aflorar de forma masiva este tipo de situaciones. Sucesivas regularizaciones que, a diferencia del actual, no vinculaban la normalización de la persona inmigrante a su relación laboral. Un dato ilustrativo de esta situación de crecimiento de la población inmigrante y regular, que, tal y como se detalla en el informe, tuvo alguno de los principales escollos en la falta de participación social y en la rigidez de los procedimientos creados, es que muchos de los inmigrantes que regularizaron su situación de uno de esos procesos extraordinarios tuvieron dificultades después para renovar sus papeles, quedando en una situación alegal. La anterior Legislatura concluye en las oficinas de extranjería con cerca de 375.000 expedientes de personas extranjeras pendientes de resolver.

En conclusión, tres reformas de legislación de extranjería en una misma Legislatura y cinco procedimientos extraordinarios de regularización, a los que se suman más de un millón de nuevos inmigrantes legales y otros tantos ilegales, hacían claramente necesario abordar la situación y dar una solución tanto a esas personas como a la propia sociedad española y a los empresarios, que, según los datos que ya conocemos, quieren contratar legalmente a esos trabajadores.

Y ahora nos sale Ana Pastor, secretaria de política social del PP, con que habría que impedir a los inmigrantes ilegales el acceso a la educación y sanidad públicas. Pero, ¿quién puso en negro sobre blanco, a través de una ley de extranjería en 2000, que tal acceso se permitiese? Pues sí, el mismo Partido Popular que viste y calza, y que además entonces gobernaba. Una hipocresía que se repite con el asunto de los traslados de inmigrantes desde Canarias a la península ibérica, criticado por Mariano Rajoy pero llevado a cabo cuando Ángel Acebes era ministro del interior del ejecutivo Aznar.

Vamos, como para abrir la boca al respecto...

Ayudas europeas

A cuentas de la reducción de cuantía de las ayudas procedentes de la Unión Europea, el PP también entró al trapo de la demagogia y la falacia. Responsabilizó a Zapatero de la "pérdida de peso" de España en la UE y a su pésima gestión la mengua de ingresos. Pero los hechos son tozudos, don Mariano, y la verdad es que esa reducción ya estaba prevista, incluso aceptada por el anterior ejecutivo al que ud. mismo pertenecía. Es lo que pasa cuando una economía, gracias precisamente a los fondos europeos, despega y funciona, que deja de percibir dinero, y más cuando ahora hay que repartir entre un mayor número de socios, siendo los nuevos más pobres:
Aznar es consciente de que el maná comunitario se acaba. No sólo por la llegada de los países del Este, sino porque España va alcanzando paulatinamente el límite para recibir ayudas europeas.
Pero, con toda la desfachatez del mundo y sin inmutarse, Rajoy acusó a Zapatero de "dejadez" en la negociación de los fondos estructurales. ¿Podemos afirmar taxativamente que éste señor intentaba engañarnos?

Y habrá una última entrega.

6 comentarios:

  1. Hoy, leyendo la versión digital de "el país" (pravda como lo conocen algunos iluminados), salía un artículo que decía que según el pulsómetro, la diferencia entre PSOE y PP ha aumentado en seis puntos a favor del primero, curiosamente este artículo no estaba ni en la razón ni en el mundo, ¿por qué será?

    Realmente, creo que el PSOE no está haciendo grandes méritos para aumentar esta diferencia, creo que todo el mérito hay que atribuírselo a la nefasta oposición del PP.

    Por cierto, a ver si me vas contestando a lo que voy escribiendo, y no me digas que es por trabajo porqué posts añades y comentarios tampoco hay tantos para tener que atender a todos :P.

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Hola Luismi, perdona por no contestar pero no quería inflar artificialmente el nº de comentarios de cada post con intervenciones propias, ese es el único motivo. La verdad es que últimemente dispongo de un tiempo con el que no contaba y que no se hasta cuando durará, de modo que lo aprovecho al máximo, con el blog y con otras cosas.

    Respecto a lo que cuentas del pulsómetro, la última y recientita del CIS da sólo 1,5 puntos de ventaja al PSOE, lo que unido a la desastrosa historia demoscopica de los medios nacionales en los últimos 10 años, me hace ser escéptico con cualquier encuesta, sea del medio que sea.

    ResponderEliminar
  3. Sí, también he visto lo del recorte de diferencias y me ha sonado un poco a chino, joder, de 6 puntos a 1,5... hay un buen trecho.

    Ahora venía de escuchar un momento un comentario de un hombre de IU, que decía, que esta diferencia se debía a la bajada del PSOE, pero no realmente a que el PP se esté ganando al electorado, pues a pesar de todo lo mal que lo pueda hacer el PSOE, el PP va por detrás, es más, el lider más valorado después de Zapatero es Llamazares, aunque su partido casi no obtiene ni representación en el parlamento. Lo que venía diciendo este hombre de IU, era que a la gente, el PP no le parecía la alternativa al mal gobierno, sino que el desencanto hacia el PSOE estaba llevando al electorado a no sentirse representado, de aquí la gran abstención en Cataluña (elecciones en las cuales no voté por el mismo hecho que señala este hombre), además, que estoy bastante desencantado con la democracia representativa en general.

    Viva la democracia directa! :P

    Salud!

    ResponderEliminar
  4. Tengo una teoría personal que he visto en algún lado también reflejada: se está generando un voto oculto socialista, algo tradicionalmente vinculado a la derecha. Y lo está provocando la virulenta campaña que los medios de la derecha talibán (vinculados al PP o no tanto...) llevan protagonizando contra Zapatero desde hace 2 años.

    Está creando un estado de opinión tan visceralmente opuesto al ZP, cuando no promoviendo directamente el odio contra él y su gobierno, que por pura machaconería acaban haciendo dudar a más de uno y más de dos de que el voto socialista sea un voto éticamente defendible.

    Piensa que desde esos medios se están transmitiendo cosas gravísimas a la ciudadanía con una impunidad alucinante, y más de uno, sobre todo los más desinformados o los que limitan su información a los titulares del telediario, son los más susceptibles de "avergonzarse" de su intención de voto.

    Pero es sólo una teoría personal.

    ResponderEliminar
  5. De todas maneras, los medios, aunque no nos gustan lo que diga, son libres y así deben ser, la libertad de opinión y expresión es algo universal y no se puede censurar.

    Contra estos ataques envenenados, la única poción efectiva es el cerebro.

    De todas formas, tampoco creo que haga falta demasiada campaña antiPSOE para lo que dices, creo que Zapatero también la está cagando el solito sin ayuda de ningún medio.

    Salud!

    ResponderEliminar
  6. La única limitación que deben tener los medios es el código penal. Aunque a veces órganos como el polémico CAC me han parecido bien en sus intenciones, tengo mis dudas sobre su funcionamiento en la práctica.

    ResponderEliminar