lunes, 12 de marzo de 2007

Apropiación bastarda de símbolos

La visión patrimonialista que la derecha española alberga de todos los símbolos del Estado tiene ya una fuerte raigambre. Durante el franquismo se hizo impúdica exaltación de los mismos, lo que llevó a un buen número de españoles a desarrollar un desapego, cuando no abierto rechazo, hacia esa simbología por haber estado ligada durante casi cuatro décadas al régimen dictatorial que ejerció la represión sobre ellos. Hoy día, percibo que ese desapego aún pervive, en muchos casos estúpida e injustificadamente, pero en otros, como evidencian las sucesivas manifestaciones convocadas en los últimos tiempos por la derecha troglodita, uno no puede evitar sentir cierto repelús por el ideario que se ve representado por esas banderas blandidas por gente gritando consignas a cual más trapacera.

En el paroxismo de la tergiversación y la vileza, la derecha talibán ha terminado vampirizando atributos clásicos de la izquierda en una falaz y manipuladora transfiguración de términos, que no hace sino consolidar su carácter embaucador y tramposo. Los últimos ejemplos han sido éstos:

-Venceréis pero no convenceréis: con la excusa de la devolución a Cataluña de la documentación incautada a la Generalitat catalana por el ejército golpista de Franco, que se encontraba almacenada en Salamanca, el alcalde de ésta ciudad hizo uso de la frase para encarnar su oposición al traslado del archivo. Originalmente se le atribuye a Demóstenes, pero quien la convirtió en una enseña frente a las actitudes totalitarias fue Miguel de Unamuno en su célebre enfrentamiento con el militar golpista Millán Astray en octubre de 1936, siendo rector de la universidad de, precisamente, Salamanca. Incluso los nietos de Unamuno mostraron su rechazo al uso que el PP salmantino dio a unas palabras tan cargadas de simbolismo para quienes se opusieron a la dictadura en ciernes.

-El lazo azul: el símbolo creado por la coordinadora pacifista Gesto por la Paz para representar el rechazo civil a ETA también ha sido objeto de la vorágine fagocitadora del PP. Ésta vez el pretexto, exteriorizado en la manifestación del pasado sábado, son las supuestas cesiones a la banda terrorista protagonizadas por el Gobierno de Rodríguez Zapatero y personificadas en el paso a prisión atenuada de Ignacio de Juana Chaos. Huelga decir que semejante discurso es mendaz, desleal y fraudulento, pero para quien hace del engaño y la hipocresía permanente una forma de hacer política éstos términos son un acompañamiento irrenunciable. Nuevamente, quienes trasladaron el uso de éste símbolo a la sociedad muestran su repulsa al uso torticero que el partido de Rajoy Brey le da, aunque hay que decir que también hay en las filas del PSOE quien, en una patética manera de demostrar cómo la oposición le marca la agenda, se hace acreedor de idéntica crítica.

-Libertad sin ira: no abandonamos la multitudinaria protesta del pasado sábado, ya que ésta vio cómo la legendaria canción de Jarcha, considerada todo un himno de la Transición española, se convertía en uno de sus colofones. Absolutamente paradójico a tenor de la cantidad de nostálgicos del franquismo (a los que, recordemos, sólo se les instó a no portar simbología pre-constitucional, no a que se abstuvieran de asistir) que se ven atraídos por las marchas que convoca o secunda el Partido Popular y que han llevado a uno de los fundadores del grupo y al autor de la canción a lamentar el uso partidista que se le dio el fin de semana.

¿Con qué culminarán su (segura) próxima convocatoria popular? ¿Con el No Pasarán?

4 comentarios:

  1. A mí ya es que no me sorprendería ni que salieran a manifestarse con la bandera de la República...
    Ah, no, espera, que eso ya lo hicieron unos presuntos comunistas en la penúltima manifestación del PP.
    Pues entonces: pasapalabra!

    ResponderEliminar
  2. Creo que están en contacto con la discográfica de Lluis Llach para usar el estribillo de Al Vent como sintonía de campaña para las próximas elecciones.

    P.D. Muy bueno tu blog, felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Están desesperados por ganar las próximas elecciones y piensan que así lo conseguirán.
    En fin...

    ResponderEliminar
  4. Esos símbolos siguen estando a disposición de quienes los quieran utilizar. Si quieren.

    ResponderEliminar