jueves, 5 de julio de 2007

El mejor Zapatero destroza al peor Rajoy

Pese a que ya han transcurrido tres días y un tema así pronto deja de interesar al españolito medio, no quiero dejar de lado éste análisis del enfrentamiento que tuvieron el Presidente Rodríguez Zapatero y el líder de la oposición Rajoy Brey en el marco del Debate sobre el Estado de la Nación. Sobre todo porque, a mi juicio, ha sido el combate dialéctico más fascinante de los que hasta ahora habían llevado a cabo. Así he visto yo el cara a cara ZP-Rajoy.

En su discurso inicial, Zapatero estuvo triunfalista y autocomplaciente, como siempre hacen los políticos que han de presentar su gestión al Congreso desde el cargo de Presidente. Pintó una realidad de color de rosa que, para muchos, poco se deja traslucir en la calle. Previsible a más no poder aunque de Zapatero se esperaba un poco más de humildad.

Rajoy después estuvo en su linea, dibujando esa realidad tenebrista y ruinosa que es todavía más increíble que el mundoguay de ZP. Le noté menos acelerado, con un tono más ensayado, casi teatral. Pero en el fondo nos vino con más de lo mismo.

La sorpresa y la miga del debate estuvo en la réplica de Zapatero. Tras iniciarla de un modo más que demagógico, lanzando continuos ad hominems a Rajoy que hacían presagiar lo peor, fue cogiendo fuerza y, desde una seguridad en sí mismo que para muchos les era desconocida, tiró de datos propios de ésta y otras legislaturas para ofrecer su cara más combativa y despiadada. En pocas palabras, despedazó, se merendó a Rajoy. Su primera réplica fue devastadora para el ¿jefe? de la oposición. Se afanó en subrayar una serie de datos que dejaron al líder conservador con las vergüenzas al aire de una forma bochornosa. Tan cómodo se sintió ZP que incluso se permitido un hablar fluido sin incurrir demasiado en esas insufribles pausas entre palabras que tanto le caracterizan. En ésta réplica vio al Zapatero que muchos desde su vertiente ideológica querían ver.

Cómo fue la bofetada, y el desconcierto, que Rajoy siguió ateniéndose al guión sin reaccionar ni un ápice, no volviendo a hacer mención a nada que tuviera que ver con inmigración, empleo, políticas sociales o economía. No refutó nada de lo dicho por Zapatero, evidenciando que no se había preparado nada más que eslóganes y consignas que no se iba a molestar en demostrar. Por momentos parecía la viva estampa de ese boxeador sonado que, pese a estar manifiestamente derrotado, deambula por el ring con la única obsesión de no besar la lona. Ante tal perspectiva, se agarró a lo que todos imaginábamos: ETA, ayudado por el atentado de Líbano. Desconozco si se mueve más cómodamente en asuntos en los que hay muertos de por medio o qué, pero esos son los temas casi monográficos de sus siguientes réplicas. Luego ha justificado la escasa cantidad de minutos dedicados a los temas de la vida cotidiana en que su tiempo estaba limitado, "no como el del presidente", y eligió dedicar mayor cantidad de minutos a aquello que, según su punto de vista, más interesa a la sociedad. Objeto de interés éste que señala Mariano fluctuante en función de lo que interese trasmitir en cada momento.

Llegados a éste punto, y en vista del shock sufrido por Rajoy, Zapatero se relajó sabedor de que, a efectos mediáticos, la derrota de su rival era un hecho inapelable. Se limitó a recalcar obviedades, recuperando ese hablar entrecortado tan irritante, mientras que Mariano seguía con el piloto automático de ETA puesto. No se que resulta más patético, si mostrarse humano y hacer notar el golpe sufrido o comportarse como si tal cosa e ignorar la circunstancia, pese a que hace daño a la vista de puro evidente. Rajoy eligió lo segundo, tal vez pensó que era la más digno, pero lo cierto es que ambas salidas le dejaban en pésimo lugar. Uno de los momentos que certificaron el nulo contenido de las invectivas del ¿líder? popular fue cuando, tras tildar Rajoy la Educación para la Ciudadanía de “catecismo socialista”, Zapatero le retó a subir al estrado con un libro de texto de ésta asignatura para citar un solo párrafo donde se respire adoctrinamiento. Rajoy no lo volvió a mencionar. ¿Y éste hombre fue al Congreso a debatir?

Además, resulta paradójico que se queje del tiempo del que dispone cuando, en al menos sus dos últimas réplicas, no hizo uso de la totalidad del mismo. Y al final recibió el "regalo" de una postrera intervención no reglamentaria, todas ellas para repetir lo ya dicho una y otra vez. ¿No podía haber utilizado alguno de esos minutos para rebatir alguno de los datos del Presidente sobre economía, inmigración, paro o avances sociales en lugar de enrocarse en una única cuestión? Suena a excusa de mal pagador.

Luego está el asunto de las actas. No paró de pedir (y sigue con ello) las actas de las reuniones del gobierno con ETA, aludiendo constantemente, sin nombrarlas directamente, las noticias del diario abertzale Gara. Olvida que Gara ya publicó en su día un acta de reunión entre los emisarios de Aznar y ETA, en el que se podían leer párrafos tan jugosos como éstos (negritas mías):

REPRESENTANTE ESPAÑOL-I: Hemos hecho un esfuerzo para asumir la lógica del otro, y dentro de esa lógica no pensamos que ETA se va a rendir. Sabemos que ETA tiene todavía capacidad mortífera. No pensamos que lo que nosotros les podamos decir sobre la lucha armada, sobre la violencia pueda modificar actuaciones de la Organización. Esa es la lógica de esta interlocución. Hemos hecho un esfuerzo. No venimos a la derrota de ETA.

REPRESENTANTE ESPAÑOL-II: Si Aznar no admitiera la existencia de un conflicto ­que es evidente, no hay más que ver la Historia y las hemerotecas­, si no existiera ese conflicto no estaríamos aquí.

Hace 25 años el escenario era distinto, no había la Constitución española. No estamos hablando de un tema de competencias. Nadie sabía hace veinte años en qué situación nos íbamos a encontrar ahora y si nos preguntan que va a ocurrir dentro de 15 años, nadie puede responder.

Desde su lógica, el último momento sería: tres provincias más una más tres unificadas e independientes. Es claro que es lo que ustedes quieren. Por otro lado tenemos la Constitución española. No somos capaces de averiguar el futuro. Hay que crear una nueva dinámica y lo que decidan los ciudadanos. Si la mayoría del Parlamento español lo decide, si la mayoría de los ciudadanos lo decide, entonces O.K.

Mira que Zapatero podía haberlo esgrimido para terminar de humillar a Rajoy, pero quizá se abstuvo para no violentar ese marco, en el que siempre presume moverse, de no confrontación política a cuentas del terrorismo. A fin de cuentas no le hizo falta, aunque Rajoy bien que se lo merecía. Cabe señalar que traer a colación ésta acta no es para darle mayor o menor credibilidad. A lo que venga de un medio simpatizante de ETA le daré siempre la credibilidad que se merece: ninguna. Mi intención con ello es poner de manifiesto la hipocresía de quien escoge creer a la portavocía etarra sólo en los casos que le interesa, ignorando o menospreciando informaciones publicadas por el mismo medio pero que le son desfavorables o directamente perjudiciales. Habría que hacerse, a propósito de las actas, la siguiente pregunta: ¿su contenido es vinculante? A la vista de los hechos posteriores a la tregua del 98, en absoluto. Pero ocurre que el PP espera ver recogidas en esas actas algo que ponga en el disparadero al gobierno socialista para después venderlo como la prueba definitiva del engaño a la nación. Algo como, quizá, lo que quien suscribe acaba de transcribir de los emisarios de Aznar en la reunión que mantuvieron con miembros de ETA en Suiza.

Es muy triste que la carrera de un político democrático dependa de las publicaciones que hacen los propagandistas de ETA, hasta el punto de convertirse en el altavoz de los mismos, pero de las patéticas réplicas de Rajoy Brey podemos inferir que éste hombre es perfectamente consciente de tal hecho, de que esa es la cruda realidad que le toca vivir. La réplica de Zapatero fue demoledora, pero contrarrestable si su contendiente hubiera querido. Lo que terminó de apuntillar al ¿líder? de la derecha fue su impasibilidad ante tamaña relación de datos, como si los temas abordados por el Presidente no fueran dignos de serles dedicados unos pocos minutos. Le hundió trasmitir la impresión de que temas como empleo, políticas sociales, inmigración, educación o economía, o no le interesan o nada tenía que replicar a lo dicho, y con esa actitud bendijo el discurso de Zapatero, lo dio por bueno. ¿No tuvo tiempo para refutar algunos datos, aunque sólo fuera uno, de absolutamente ninguno de esos temas? Rajoy acudió al Congreso a un debate de consignas y se estrelló de bruces con un debate de contenidos para el que, increíblemente para alguien que aspira a gobernar un país, no estaba preparado. Abdicó de sus obligaciones como jefe de la oposición, se negó a discutir los problemas cotidianos de los ciudadanos que, por mucho que le pese, gozan de mayor protagonismo en la vida de los españoles que verse envuelto en un atentado de forma circunstancial. Nos negó a todos un debate sobre problemáticas reales y se lo jugó todo, su futuro político incluido, a una sola carta: ETA.

La obligación de una oposición es controlar al Gobierno en todos los órdenes, y no sólo en los que generan beneficio electoral; salir al paso de sus errores y exigirle rectificaciones, pero siempre con arreglo a unos argumentos sólidos y demostrables. Rajoy acudió al Debate sobe el Estado de la Nación con las manos vacías; vacías de propuestas, vacías de argumentos, vacías de ideas y vacías de datos. Y vacías de honestidad intelectual. Es un líder en proceso de derribo que no hizo sino fortalecer a aquel al que pretendía abatir, y ello es una auténtica desgracia para todos.

La España de ensueño que pinta Zapatero no hay quien se la crea, lo que ocurre es que el reverso de la moneda está habitado por gente como Rajoy, que resulta órdenes de magnitud menos confiable que el actual presidente. Si quien personifica la tarea crítica a la que debe someterse un Gobierno renuncia a su labor en el mismo marco habilitado para ello, ¿qué elemento de control gubernamental nos queda, habida cuenta de lo poco que trascienden las intervenciones de los grupos minoritarios? ¿Esa prensa sectaria y demagoga a más no poder que padecemos a diario?

Soy consciente de que me he alargado, pero no quiero dejar sin citar el golpe de efecto que ha copado los mayores titulares de éste debate: el pago de 2.500 euros prometido por Zapatero por cada hijo nacido a partir de la fecha misma del debate. No entraré en lo oportunidad del anuncio por una simple razón: me parecen tan justificadas las voces que la tildan de electoralista como las que señalan el acierto del momento escogido por su relevancia pública. No obstante, sí me parece criticable el modo, la pompa con la que se ha adornado la proclamación de la medida y, sobre todo, la ausencia de datos que la acompañaran. ¿Serán 2.500 euros mondos y lirondos o estarán sometidos al pago del I.R.P.F.? ¿Habrá que declararlos como ingreso en la declaración de la renta? Quien tenga trillizos, ¿cobrará 7.500 euros o hay letra pequeña al respecto? Confieso que fui uno de los incautos que al oirlo recibí como algo positivo la noticia, pero rascando, rascando, uno llega a ésta conclusión: ¿cobrará esos mismos 2.500 eurazos un constructor y un peón de albañil? ¿Un banquero y una empleada de la limpieza? Si a los millonarios galácticos de Raúl e Iker Casillas les da por tener otro hijo, ¿el Gobierno les va a obsequiar también con esa cantidad, no sea que con sus sueldos no les llegue para pañales? ¿Se da alguien cuenta de lo injusto de la medida, que ni siquiera tiene en cuenta la renta de cada familia de forma personalizada, para no dar más dinero a quien ya lo disfruta en cantidades industriales? Espero fervorosamente la publicación del texto que relate la medida, pero pocas esperanzas tengo de que vaya a ser algo distinto de lo que se ha anunciado.

3 comentarios:

  1. Vaya pedazo de análisis, Flashman. Me ha encantado esta entrada.

    Yo no ví nada de nada del debate y al final me voy a arrepentir de no haber visto a ese ZP tan suelto que mencionas, je je.

    Lo de los 2.500€ fue un golpe de efecto y me parece genial, pero serían mucho más útiles otro tipo de medidas como más guarderías públicas, baja maternal de al menos 6 meses para ambos padres, ayudas económicas mensuales hasta la mayoría de edad del hijo... Y como tú dices, ya veremos en que queda esto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Se você quiser linkar meu blog no seu eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. (If you speak English can see the version in English of the Camiseta Personalizada. If he will be possible add my blog in your blogroll I thankful, bye friend).

    ResponderEliminar
  3. Que bueno Flash, mira, me ahorro el esfuerzo de escribir algo sobre el tema. Esto es difícil de mejorar.

    Chapeau.

    ResponderEliminar