lunes, 7 de enero de 2008

El símbolo de la paz y el amor cristiano


Siempre me he preguntado cómo el cristianismo puede tener como uno se sus mayores símbolos una imagen como la que corona éste post (pínchese para ver con más detalle): un tipo clavado en una cruz y sangrando copiosamente por tan terrible padecimiento. A mi juicio es una imagen sádica, violenta y morbosa. Parece mentira que haya quien encumbre la tortura y el sufrimiento atroz como manifestación máxima de una religión presuntamente basada en el amor hacia el prójimo. Y quien la reverencie y la reconozca como expresión de paz y amor.

Eso sí, los que proclaman que semejante tormento es el camino para alcanzar la salvación eterna son los que menos se exponen a tales martirios.

1 comentario:

  1. La mejor descripción que he oído de él últimamente (creo que a uno de los redactores de El Manifestómetro) es: "el zombi extraterrestre que se cree que es su propio padre".

    ResponderEliminar