lunes, 20 de octubre de 2008

Clasismo italiano

Hace unos días saltó a los medios la siguiente noticia:
El Gobierno italiano quiere implantar clases específicas para los inmigrantes

El Gobierno italiano quiere implantar un sistema de acceso a la escuela sólo para los alumnos inmigrantes, mediante un test de ingreso y clases diferentes, lo que ha provocado duras críticas de la oposición que califican la medida como discriminatoria.

Llama poderosamente la atención la deriva de ese país, tendente a adoptar medidas que señalan con el dedo a la inmigración y que están lejos de favorecer la integración. Y más por ser un lugar como Italia, foco de emigración hacia el continente americano durante décadas. ¿Estarán contentos en los EE.UU. al haber recibido el modelo italiano de delincuencia? Tal vez un Gobierno norteamericano en sintonía con el de Berlusconi hubiera tomado medidas preventivas contra los paisanos de Il Cavaliere hace un siglo habida cuenta del trato que él dispensa a los ciudadanos que traspasan las fronteras de su país buscando fortuna:

Italia impulsa una ley que convierte en delito la inmigración ilegal

El Gobierno de Silvio Berlusconi aprobó ayer unproyecto de ley que define la inmigración clandestina en Italia como un delito,según ha informado el ministro de Asuntos Exteriores, Franco Frattini. La decisión ha sido adoptada durante el primer Consejo de Ministros del Gobierno de Berlusconi, celebrado en la ciudad de Nápoles y que ha durado cuatro horas. [21/05/2008]

No digo que no haya que establecer controles, pero qué distinto es el presente con respecto al pasado en virtud de las necesidades egoistas de un Estado:

Italia abre las puertas a la inmigración para mantener su población

Permitirá la entrada de 150.000 extranjeros cada año para evitar las consecuencias de la baja natalidad [15/02/1997]

Yo no estoy de acuerdo cuando de habla de racismo y xenofobia en relación al fenómeno migratorio. No es tanto cuestión de raza como de situación económica. Es un clasismo brutal. Su pecado no es tener un tono de piel más oscuro o diferentes rasgos faciales, sino ser pobres o "inútiles" de cara al Estado. Otro ejemplo:

Veintitrés brasileños contra Brasil en la Copa del Mundo de fútbol sala

El caso más notorio es el de Italia, selección en la que todos los jugadores que tomarán parte en esta Copa del Mundo son brasileños nacionalizados italianos.

¿Alguien duda que si los chavales a los que van a separar del resto del alumnado italiano fueran potenciales cracks del balón, las ciencias o las artes, no sólo no serían segregados sino que recibirían parabienes (y quien sabe si ayudas materiales) por parte del ejecutivo transalpino? Pero han tenido la mala suerte de nacer y crecer pobres y tener la misma necesidad de emigrar que muchos italianos en el pasado. Ahora les quieren endosar el estigma de la delincuencia cuando si hay alguien que ha acreditado una habilidad nada superflua en ese terreno es el emigrante italiano. ¿Qué tal le sentaría a Berlusconi una generalización como ésta (injusta, como todas las generalizaciones) y un tratamiento al emigrante italiano con arreglo a ella?


1 comentario:

  1. Si, pero por horrible qué nos parezca. ¿Qué hacemos? A fin de cuenta, ese señor está ahí porque la gente lo ha votado, y este hombre siempre ha sido así, lo que hace suponer que los italianos que le votaron, que fueron más que los que no le votaron, comulgan con sus ideas.

    Yo creo que el debate de la inmigración es más profundo y complicado. Si este problema persiste me da a mi que es porque los gobernantes, de uno y de otro bando, tampoco han hecho demasiado por un problema que ha sido silencioso hasta que poco poco se ha inflado, discúlpame por el símil, pero ha sido como la economía.

    No me extrañaría que en España estalle un problema similar en un par de años.

    No apoyo a Berlusconi, desde luego, pero cuál es la solución al "problema" de la inmigración.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar