martes, 7 de octubre de 2008

La triste paradoja de Pilar Manjón

He conocido a través del blog de José Donís la respuesta que Pilar Manjón, presidenta de la Asociación 11-M Afectados Por Terrorismo, le ha dado a las veleidades conspiracionistas del presidente de la AVT, Juan Antonio García Casquero. Éste señor, sucesor de Paco Alcaraz al frente de la mayor oganización de víctimas del terrorismo de España, hace suyo el discurso que su antecesor en el cargo blandió durante la pasada legislatura, en el sentido de poner en duda aspectos clave del dictamen judicial sobre el 11-M. García Casquero ha llegado al punto de llevar éstas presunciones hasta la mismísima ONU; nótese pues la paranoia que aqueja al individuo sobre el particular.

No niego que tanto erre que erre sobre el tema termine agotando los nervios y la paciencia de quien sólo quiere pasar página y continuar su vida tras la tragedia, pero la sra. Manjón bien debería hacer exámen de conciencia sobre algunas de sus actitudes, aunque en sentido opuesto quizá más paralelas a las sostenidas por la AVT de lo que le gustaría admitir.

Como digo, la asociación que preside Manjón ha emitido un comunicado de repulsa en respuesta a García Casquero. Las afirmaciones que me han llevado a decir lo que antecede son éstas (negritas mías):
(...)por el amor infinito a nuestras víctimas, no estamos ya dispuestos a continuar admitiendo en silencio los atropellos e insidias que desde sectores de la derecha se vienen realizando con respecto a quienes hemos sufrido tanto por culpa de unos brutales atentados de yihadistas que respondían a la descabellada política exterior de Aznar.

(...)para que podamos honrar a nuestras victimas y dejarlas descansar en paz necesitamos que se aplique la Ley a todos aquellos que cuestionan no ya la verdad indiscutible de los hechos sino que, además, hacen una utilización política y económica de nuestros más queridos seres, a los que hemos perdido por la acción irresponsable del Gobierno de Aznar y el actuar criminal de los yihadistas.

En el mismo documento, Pilar Manjón se queja de la “utilización política” que el conspiracionismo hace de los fallecidos en los atentados de Madrid y echa la culpa, al menos en parte, de esos atentado a la política del ex-presidente Aznar. ¿Acaso no es eso otra forma de utilizar políticamente el 11-M?

No es ésta una bitácora proclive a cantar las hazañas del anterior jefe de Gobierno, pero de ahí a señalarle como responsable parcial de la masacre de Madrid media un abismo que al menos yo no estoy dispuesto a saltar. La sra. Manjón debería tener claro que los culpables de los atentados terroristas son quienes los cometen, los que activan la bomba, los que aprietan el gatillo y sus inductores. Porque razones para justificar sus actos se nos pueden ocurrir muchas, de hecho, se puede justificar cualquier cosa a poco que uno ponga algo de empeño.

Sin ir más lejos, el argumento de Manjón podría servir como aval para justificar los atentados de ETA: la política del Gobierno español de acosar policialmente y no ceder ante las pretensiones de quienes se arrogan la representatividad total del pueblo vasco conduce a que haya respuesta en forma de antentados. ¿O acaso está reconociendo a los terroristas del 11-M la representatividad de todo el mundo musulmán? ¿O la de todo el pueblo iraquí? ¿Justificaría o encontraría sentido a un atentado yihadista si se hace bajo el pretexto de la presencia militar española en Afganistán, siendo Zapatero co-responsable por mantenerlas allí desplegadas? Además, no olvidemos que Al Qaeda, organización terrorista en la que se inspiró la célula del 11-M, persigue un mundo (o al menos el de arco de infuencia musulmana) dominado por la sharía islámica sin la más leve injerencia extranjera, verdadero leit motiv de sus actos criminales.

Peligroso y quebradizo hielo es por el que camina Manjón. La idoneidad de alguien como ella para encabezar una asociación como la que nos ocupa, con esa facilidad para caer en una contradicción tan flagrante, debería ser seriamente cuestionada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario