sábado, 13 de diciembre de 2008

Políticos de tercera división (II)

En vista de la tremenda repercusión de mi post sobre políticos de tercera división, la portavoz parlamentaria del PP, que atiende por Soraya, ha querido unirse al coro de necios horas después de que hiciese lo propio el único representante del Pleistoceno que aún sobrevive a nuestros días, ésto es, Manuel Fraga, tras responder a otro firme candidato a enarbolar la bandera de la estupidez, un irrelevante miembro de ERC.

Dice Soraya que la frase de Fraga alusiva a su deseo de ver colgados a los nacionalistas es... Bueno, la explicación es tan surrealista que la tengo que transcribir según la reproducen los medios:
En declaraciones a TV3, Sáenz de Santamaría ha afirmado que su expresión fue "muy ambigua" y que "puede significar muchas cosas", pero ha dicho que la "interpretación más exacta" es otra distinta a la que han hecho el resto de partidos."Por lo que allí le preguntaban, por el peso de los nacionalistas en relación con la composición de las Cámaras, hablaba de ponderar y de colgar, que es una expresión que en ningún caso se refiere a personas, sino a ponderar ese peso, y antes se pesaba colgando las cosas de una romana, de una báscula", ha argumentado la dirigente.
¡El que pueda leer el párrafo citado sin esbozar una mínima sonrisa que levante la mano! No se lo que gana ésta mujer pero, a juzgar por las astracanadas que se tiene que inventar para justificar los exabruptos de sus compañeros de partido, es poco. Menudo papelón el suyo, llegar a casa y ver en el telediario tamaño despropósito saliendo de su boca. Tiene que saber, porque tiene que saberlo -no creo que ésta chica sea tan absolutamente lerda- que los demás notamos que nos está tomando por imbéciles. Y dar la cara ante los medios pese a ello debe suponer de un sobrecoste de autoestima colosal, el que se esfuma al saber que se está cayendo en el más espantoso de los ridículos y que los demás así lo perciben.

Ya vemos, en lugar de ser coherente y exigir al ex-ministro franquista su acta de senador, tal y como exigieron al alcalde de Getafe, le disculpan y se inventa una explicación que optaría al premio en un certámen de retorcimiento argumental. Cualquier día le excusan por su avanzada edad que le lleva a decir frases como quien se tira pedos, sin ton ni son.

Y los del PSOE, otros que tal bailan, pidiendo explicaciones por las palabras de Fraga tras disculpar a Pedro Castro. Al menos éste se excusó por llamar "tontos de los cojones" a los votantes de la derecha. Aunque bien podría haberse referido a votantes derechistas que, aparte, son tontos de los cojones, con lo cual estaría discriminando sin englobar a todo ese electorado en tan singular definición, sólo a los que verdaderamente son tontos de los cojones: seguro que ésta explicación alternativa es del gusto de Soraya.

Pues sí. Tercera división y sin opciones de ascender.

3 comentarios:

  1. Dices, estimado Flash de cámara, que Pedro Castro llamó tontos a los votantes del PP. Creo que las palabras exactas fueron: "tanto tonto de los cojones que vota a la derecha". Las siglas PP o Partido Popular no fueron pronunciadas. ¿Se han quejado los del PNV, los de CIU, los de CC, los de UPyD (¡uy! ya le di idea a Doña Rosa Díez)? No, ¿verdad? ¿Por qué se dan por aludidos, precisamente, los que son de centro, liberales y reformistas? Algo no me cuadra. Creo que deberían haberse molestado los de España 2000, Democracia Nacional, Falange... pero no, se dan por aludidos los que se llevan toda la vida viajando al centro, al parecer todavía no han llegado. Según el enojo visto y explicado.

    ResponderEliminar
  2. La leche, Juan, pues tienes razón. Nombró a la derecha y no al PP. Éste jodido bipartidismo al final va a ser verdad que nos termina coartando hasta la capacidad expresiva, aunque creo recordar que previamente había mencionado a Amenaza Aguirre, de ahí la asociación de ideas. Pero voy a corregirlo en aras del rigor informativo. Y gracias.

    ResponderEliminar
  3. Yo escuché las palabras de Sorayita en la radio y me dio auténtica vergüenza ajena. La patética demostración de wishful thinking solo sirvió para insultar la inteligencia de los oyentes. Yo no sé si algún votante del PP se tragó ese sapo, pero si es así, se merece algo más que que le llamen "tonto de los cojones".
    En fin...

    ResponderEliminar