miércoles, 15 de abril de 2009

Desfachatez católica

Ésta semana ha saltado a los medios la noticia de la no renovación por parte del Gobierno de Cantabria del concierto educativo que mantenía con un centro de enseñanza privado. El motivo es que éste centro, religioso, es solo de niños, incumpliendo éste hecho con la legislación vigente y vulnerando los principios del sistema educativo basado en la igualdad de trato. Pero lo más llamativo es lo que ha salido de boca de padres, profesores y alumnos para protestar por la decisión. Atentos:
"Los poderes públicos deberán legislar y promover acuerdos con los representantes de la enseñanza de Cantabria que favorezcan la libre elección de modelo educativo. Este derecho a elegir un centro educativo no será real mientras los poderes públicos no lo financien."
Vamos a ver. Cada padre es libre de escolarizar a sus hijos donde le plazca, es algo que nadie discute y no está en cuestión. Ahora bien, los conciertos educativos se entablan con centros que cumplen unos determinados requisitos. Y si no se cumplen, no hay concieto, así de sencillo. Desde 2006 hay una ley vigente votada por el parlamento, legítimo y legal representante del pueblo en una democracia. Y un colegio que no respeta los principios de igualdad de trato y no discriminción por motivo de sexo que recoge la ley incumple los requerimientos necesarios para acogerse al concierto.

Que nadie olvide que un centro educativo privado es un negocio particular, y como tal busca por encima de todo el beneficio empresarial. Bastante es que las administraciones públicas les concedan subvenciones provenientes del erario público. Ésto es algo que, pienso, en el futuro habría que revisar, pero siempre en el caso de que la oferta pública sea lo suficientemente sólida, tanto en calidad como en cantidad.

Lo verdaderamente descacharrante es la última frase. Dicen éstos sujetos que ven lesionado su derecho a elegir modelo educativo por la ausencia de financiación pública. Es decir, que si yo quiero instruir a mi hijo en, por ejemplo, las bondades del machismo, no solo me asiste el derecho de tener a mi alcance un colegio acreditadamente cualificado para ello, sino el de (que digo el derecho, ¡el deber!) de exigir financiación pública para ese centro. De lo contrario estaré siendo objeto de discriminación. Y donde digo machismo puedo perfectamente decir racismo, nacionalismo extremo, islamismo radical o culto mormón, por citar varios ejemplos en abierto conflicto con la legislación vigente.

Pero lo más llamativo es el descaro, el desparpajo y la desvergüenza con el que ésta gente hace gala de su desprecio por la igualdad efectiva de las personas y su apuesta por la segregación sexual. Si quieren criar a sus hijos en guetos a medida que lo hagan, pero sin un sólo céntimo proveniente de las arcas públicas. Espero que el caso del Gobierno cántabro y éste colegio se convierta por fin en la norma y no en la excepción.

5 comentarios:

  1. Llevas toda la razón en este post.Pero ¿sabes quién introdujo la financiación de los centros concertados en España? Sorpresa: Felipe González.

    ResponderEliminar
  2. A ver, los conciertos no son malos en ausencia de alternativa pública suficiente, y siempe bajo control férreo de los poderes públicos. Pero en mi opinión se ha de trabajar en pos de esa alternativa para eliminar los conciertos. González no lo hizo y Zapatero tampoco. No parece que desde el PSOE se reme en esa dirección.

    ResponderEliminar
  3. Desfachatez es la palabra, en efecto. Pues hay que tener cara dura para exigir que la otra parte cumpla una ley que ellos están incumpliendo (de hecho, lo que están exigiendo es que el gobierno incumpla la ley, que es lo que haría si les financiase a pesar de que ellos no cumplen los requisitos para ello).

    Pero es que el romanismo siempre ha buscado fueros propios (léase, privilegios), como paso previo a su dominación social. Y actualmente lo llevan adelante con éxito.

    Por cierto, ¿qué problema hay con el culto mormón? (No soy mormón, aclaro :-)

    ResponderEliminar
  4. El culto mormón está en "abierto conflicto con la legislación vigente" porque, que yo sepa, la poligamia no está prmitida. ¿O me equivoco?

    ResponderEliminar
  5. Los mormones establecidos en España (pertenecientes a la rama principal del mormonismo, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días) hace muchas décadas (quizá más de un siglo) que abandonaron la poligamia. Esta práctica la conservan ramas escindidas, muy minoritarias.

    ResponderEliminar