viernes, 17 de abril de 2009

Los constructores se burlan de los ciudadanos

Después de leer ésta noticia se ha apoderado de mí tal indignación que he tenido que entrar en el blog y dar cuenta de ello. El presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) ha tenido los santos bemoles de afirmar que el derecho constitucional de los españoles a tener una vivienda digna debería llevar al Gobierno a una política de ayudas al sector de la construcción.

Hace falta tener la jeta del mismo hormigón que emplean las empresas pertenecientes a su asociación para decir ésto sin que se le caiga la cara de vergüenza. ¿Dónde estaba ese mismo derecho que ahora invoca cuando los precios de los pisos obligaban a entramparse por décadas a esos mismos españoles que ahora tanto le preocupan? ¿Tan seguro está de la indolencia del español medio como para recrearse en su ultraje de esa manera, no siendo además la primera vez?

Cuando el viento económico sopla a favor, entonces no, al Estado no lo quieren ni ver. Que no intervenga en el mercado no sea que su cuenta de resultados esté por debajo de lo previsto. Ahora bien, si vienen mal dadas que acuda al rescate o de lo contrario le arrojararán sobre la mesa la responsabilidad de miles de familias en paro y otras miles de familias incapaces de afrontar su hipoteca, víctimas de su voracidad especulativa.

Ésto sólo puede ocurrir en un país de ciudadanos dóciles y conformistas en extremo. Que alguien insulte la inteligencia de la gente de una forma tan palmaria sin que haya legiones de personas en la calle dispuestas a plantarse y exigir cambios profundos en el sistema es como para desalentar al activista más combativo. Qué país, joder, qué país.

4 comentarios:

  1. Y lo peor, a mi entender, es que encima de burlarse, más de uno, por no decir que la gran mayoría van a huir con su dinero y van a dejar a muchas personas en el paro.

    Ya hay quien apunte que el paro puede ser más que desastroso:
    http://www.elpais.com/articulo/economia/Taguas/advierte/tasa/paro/llegara/21/2011/elpepueco/20090421elpepueco_5/Tes

    Esto se debe, entre otras cosas, a hacer depender la economía española del ladrillo. Ahora nos pasa factura y más que nos va a pasar.

    Un amigo que vive en Inglaterra me cuenta que allí el paro está al 9% y parece ser que la crisis no está haciendo tanta mella como aquí, aunque allí también están cerrando bancos...

    Aznar le dio alas a este sector y nos hizo ver, y nos sigue queriendo hacer ver, que fuimos el motor de Europa, que éramos los que más crecíamos. Sin embargo, lo único que hizo fue hipotecarnos. Zapater, es de todas todas un inepto, los números eran buenos, ¿para qué tocar la cosas? pues quizás para que España no sea uno de esos países que encabeza las listas de todo lo negativo...

    En fin, la próxima vez lo va a votar quien yo sé, porque desde luego que yo no. Ni a él, ni a ningún otro, yo ya no creo en la clase política. Soy un decepcionado más de este sistema, que ya no es el democrático, sino el capitalismo agresivo.

    ResponderEliminar
  2. Pues sabe, Luismi, en quién no creo yo: en la ciudadanía. Estoy harto, sin ser político, de escuchar ese discurso y después dar los avales a los que nos han llevado a esta situación. Estoy hasta las narices de los ciudadanos investidos de poderes para juzgar a todo el mundo y, sin embargo, no dejar de ser los actores principales con sus desmesuras, sus avaricias, su mirar para otro lado ante la corrupción...

    ResponderEliminar
  3. No hables por mi. He dicho que no creo en la clase política, ni en el sistema. No que no vaya a votar ni hacer nada por cambiar lo que hay.

    Lo que se merecen los políticos es que no lo vote ni cristo, para eso creo que lo suyo sería el voto en blanco. Eso sí, con una participación mucho mayor.

    Si la abstención no fuese tan alta, no podrían echarse la culpa unos partidos a otros jugando al despiste con el ciudadano.

    Si en vez de 30% de abstención fuese un 30% de votos en blanco se pondrían a temblar...

    El discurso es ya algo desesperado, momentos de estos en que dices que las cosas así no van bien pero que como individuo no te ves capaz de cambiar nada.

    Saludos

    ResponderEliminar