lunes, 30 de noviembre de 2009

Algo huele mal en la prensa española


Sí, algo huele mal y la saharaui Aminatu Haidar parece saber de donde viene. Eso o al maquetador de la edición digital de Público se le ha pasado momentáneamente por alto lo que éste irrelevante bloguero ha cazado a la primera. Un par de minutos después la foto y el artículo de Haidar ya habían sido desplazados hacia abajo, pero ahí queda la curiosa composición.

Edito la entrada por dos motivos: porque me ha quedado demasiado corta y porque me puede la indignación tras leer, vía Facebook, el blog de Rosa María Artal, en el que figura la siguiente portada de ABC del pasado 28 de noviembre, y cuya foto de portada la ocupa Diego, el padrastro de la niña fallecida recientemente y que ha sido sometido a un rabioso e irresponsable linchamiento desde los medios:


Hay que decir que el director del diario conservador ha pedido disculpas a Diego en su videoblog, pero ello no debe desviarnos de los problemas que sufre esta cada vez más desprestigiada profesión en nuestro país: lenguaje visceral, prejuicio ideológico, sensacionalismo cutre, apelación a los bajos instintos, preponderancia del efecto mediático frente al rigor informativo... Ni dos docenas de disculpas diarias serían capaces de ocultar la fétida realidad que enmierda al periodismo patrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario