jueves, 16 de septiembre de 2010

Gracias a dios, soy ateo

El Papa de Roma, Benito 16, ha comparado al ateísmo con el nazismo. Según la prensa, para el níveo ensotanado el totalitarismo nazi es comparable al actual "ateísmo radical" en el que, según se desprende, vive hoy sumido el mundo. Lo ha dicho en un discurso durante su visita al Reino Unido.

Como es lo habitual, un acto de este tipo no es más que una sucesión de consignas sin posibilidad de réplica. De no ser así uno le hubiera preguntado en qué consiste, donde se da y qué perjuicios causa ese ateísmo extremo que tan nervioso le pone. Pero eso es algo que se cuida mucho de hacer, no vaya a ser que alguien le deje en ridículo con un par de simples frases. Total, a verle sólo pueden ir hordas de rendidos devotos que no parecen tener otro objetivo que responder con un "sí, bwana" a cualquier soflama que se le ocurra expeler.

Joseph Ratzinger es consciente del momento en que vive el club que preside. Azotado por los cada vez más difundidos -y ya era hora- casos de pederastia en el seno episcopal, y por un devenir mundial que cada día abre los ojos a más personas a la realidad de un mundo sin dios piadoso que valga, Benito 16 está agitando el fantasma de un ateísmo agresivo que no existe, para combatir un cada vez más floreciente pensamiento independiente, crítico e ilustrado. Sabedor de que es el tipo de arenga que miles de sus fieles están esperando escuchar para poner dar rienda suelta a su faceta más montaraz, el Papa alemán que fue nazi pone sobre aviso a quien desde ya quiera frenar la progresión de toda reflexión desligada de dogmas y verdades preconcebidas. Ese pensamiento es el mayor enemigo al que la Iglesia puede temer.

Con el descaro que quien se sabe arropado por millones de serviles y acríticos incondicionales, y con el apoyo cómplice de gobiernos enteros, Ratzinger se atreve a efectuar esa siniestra comparación. Un tipo que fue nazi, cabecilla máximo de una de las instituciones que más seres humanos ha masacrado en la historia de este planeta, institución que desconoce el significado de la palabra "democracia" y que hace de la discriminación sexual una de sus señas de identidad, líder de una secta plagada de sátrapas violadores de niños, ¿se presenta ante el mundo como referente moral? ¿Y señala a los ateos como el verdadero peligro? Definitivamente, algo está muy jodido en este mundo si este sujeto en lugar de recibir la atención que recibe no acaba perseguido por la justicia.

Ratzinger el bombero pirómano. Primero crea el problema, un conflicto donde no lo hay, con el fin de movilizar a las masas católicas para plantar cara al peligro ateo. Enciende la mecha, espera a que la bomba explote, cosa que está por ver, para luego presentarse salvador manguera en mano. Y es que ya ven lo peligrosos que somos los ateos. Solo buscamos vivir nuestra vida en paz sin que nadie nos marque el paso en materia moral, sin sufrir las directrices de gentes que ni nos conocen y a las que, en el fondo, les importamos un comino. Queremos que los teístas nos dejen vivir nuestro ateísmo libremente, pero esta simple declaración supone un peligro para ellos, lo interpretan como una amenaza. Religión institucionalizada y libertad son términos antagónicos. Y su gurú espiritual, el ex nazi de límpido blanco, nos quiere poner en el disparadero, convertirnos en carnaza para fanáticos. No creo que el Papa sea tan estúpido: sabe lo que dice, quien recibe el mensaje y como lo interpreta buena parte de esa audiencia.

Por todo ello, no puedo callarme. El Papa de Roma, Benito 16, el ex nazi Joseph Ratzinger (no creo que le importe la reiterada mención ya que él es el primero al que gusta mencionar a sus antiguos camaradas), es un miserable, un mendaz, un manipulador y un canalla de la peor especie, que solo busca el enfrentamiento con el fin de que su secta siga prevaleciendo para condicionar la moral de pueblos enteros a los que maldita la falta que les hace su perniciosa ayuda. No, machote, no vas a conseguir que nos callemos. Seguiré luciendo mi ateísmo con orgullo, en completa libertad y con total tranquilidad de conciencia. Porque...

GRACIAS A DIOS, SOY ATEO

...y también gracias a Ratzinger.

PD: en Murcia, una discoteca llamada "La Meca" ha decidido cambiar su nombre y su decoración debido a las amenazas de grupos radicales islámicos, que consideraban ofensivo el local. Una nueva muestra de la amenaza para la libertad de las personas que representa la religión, venga en el formato que venga. Tarde o temprano nos arrepentiremos de que este país no haya avanzado más en su laicidad.

¿Esto es lo que les molesta?


Pues que lo disfruten.

15 comentarios:

  1. Amigo Flash, coincido en la mayor parte de lo que dices (de hecho, pensé en gran medida lo mismo que tú cuando me enteré de la asociación de ideas que hacía Benito entre ateísmo y nazismo).

    Comparto y aplaudo, por ejemplo, el párrafo franco en el que dices:

    «Un tipo que fue nazi, cabecilla máximo de una de las instituciones que más seres humanos ha masacrado en la historia de este planeta, institución que desconoce el significado de la palabra "democracia" y que hace de la discriminación sexual una de sus señas de identidad, líder de una secta plagada de sátrapas violadores de niños, ¿se presenta ante el mundo como referente moral? ¿Y señala a los ateos como el verdadero peligro? Definitivamente, algo está muy jodido en este mundo si este sujeto en lugar de recibir la atención que recibe no acaba perseguido por la justicia.»

    Me agrada que digas: «Queremos que los teístas nos dejen vivir nuestro ateísmo libremente, pero esta simple declaración supone un peligro para ellos, lo interpretan como una amenaza», aunque esta última parte me parece una generalización (este teísta que te escribe no os ve en absoluto a los ateos como una amenaza para nosotros, particularmente en el momento actual).

    Concuerdo bastante contigo en que B16 «solo busca el enfrentamiento con el fin de que su secta siga prevaleciendo para condicionar la moral de pueblos enteros», aunque en realidad te quedas corto, pues sus fines son más ambiciosos: quiere el Poder, incluso TODO el Poder.

    [Discrepo, en cambio, en frases como “...por un devenir mundial que cada día abre los ojos a más personas a la realidad de un mundo sin dios piadoso que valga...” Mi percepción del asunto es que, para bien y sobre todo para mal, ya estamos en la Era Neorreligiosa, con lo que tiene de creciente retorno a la religiosidad en todo el mundo, en alto grado merced al terror que el propio Sistema promueve con ése y otros fines. Tampoco creo que la “reflexión desligada de dogmas...” sea “el mayor enemigo al que la Iglesia puede temer”, pero respeto que tú lo veas así y en gran medida simpatizo con ello.]

    Ahora bien, desde el respeto a tu libertad de expresión, me pregunto si consideras realmente necesaria la viñeta que reproduces al final. Ya sabes que no comulgo con tu adhesión a las versiones oficiales de los macroatentados de este siglo (11-S, 11-M...), pensados para alentar la islamofobia y expoliar los recursos de los países mayoritariamente musulmanes. Ya sólo eso desacredita la caricatura en cuestión. Pero no es eso lo que más me importa e inquieta aquí... supongo que me entiendes.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Respecto a tu último párrafo, te remito a un artículo
    publicado por el filósofo ateo norteamericano Sam Harris sobre el conflicto de la mezquita junto a la zona cero. Y ya sabes que no comulgo en absoluto con las diversas teorías de la conspiración existentes alrededor de los atentados que mencionas, así que cualquier opinión derivada de ellas se desacredita a sí misma. ;-)

    ResponderEliminar
  3. La declaración de ese imán, tal como la reproduce el artículo que enlazas, parece un intento de ganar respetabilidad en medio de una polémica delicada y convulsa. De todos modos, de haber tenido tiempo, me hubiera dedicado a investigar a fondo el tema del centro islámico en la zona ésa, pues tiene muchos “palillos” más que llamativos (lo del pirómano pirado fue la guinda).

    Dices que no comulgas “en absoluto con las diversas teorías de la conspiración existentes alrededor de los atentados” como el del 11-S, pero te supongo enterado de que la versión oficial es una teoría de la conspiración. Completamente inverosímil, claro está. Por eso ya la mayoría de los estadounidenses, aunque les ha costado lo suyo (ellos tienen el Enemigo dentro), no tragan con ella. Incluso ex miembros de la Comisión que la “investigó” en su día reconocen actualmente sus grandes lagunas (de más está decir que en su momento se les “olvidó” hablar de cierto Edificio 7 que cayó sin que ningún Boeing le impactara).

    Y, por cierto, como al viejo magnate Benedictus Sarkobama..., parece que otro sector del núcleo duro del Poder se ha ido de la lengua:

    http://www.sott.net/articles/show/215088-Bombshell-from-London-Think-Tank-No-Al-Qaeda-Threat-

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. Lo que revela el enlace no me supone sorpresa alguna, es algo soterradamenta sabido y me alegra que alguien a ese nivel lo admita.

    Ya sabes que con lo que no comulgo es con la teoría del ataque de bandera falsa. Sobre el 11-M ya conoces la atención que desde aquí se le ha prestado.

    ResponderEliminar
  5. Pero es que ese enlace delata la “bandera falsa” en que consisten las excusas para la guerra contra Afganistán...

    ResponderEliminar
  6. De lo que habla es de la poca relevancia de la amenaza de Al Qaeda en Afganistán y de los intereses que hay detrás de la permanencia militar allí, no de que el 11-S fuera un ataque de bandera falsa.

    ResponderEliminar
  7. Lo que la noticia muestra, Flash, es que Puslandia está haciendo una guerra contra Afganistán con una excusa falsa. Recordemos que el genocida Obama, desde que ocupó su infame cargo, ha incrementado al doble sus tropas en ese país, argumentando la excusa terrorista. Y “ahora” resulta que los “alqaédicos” son allí cuatro gatos.

    A partir de la lógica que cabe deducir de ahí, basta tirar del ovillo... (pero hay que hacerlo sin miedo a la verdad y, para evitar prejuicios, analizando el 11-S independientemente de macroatentados posteriores).

    Por lo demás, tampoco creo que tú niegues por sistema las operaciones de bandera falsa, que son muy viejas en la historia (y, desde luego, nada nuevas en la historia yanki: Maine, Northwoods, Tonkín...).

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  8. Y yo te vuelvo a decir que eso, ya supuesto desde hace mucho, no significa que los servicios secretos decidieran asesinar a 3000 compatriotas para justificar su campaña militar. Como si les hiciera falta. Esa es la asociación que haces porque cuadra con tus esquemas, pero ya hemos hablado de esto, Cordura, aquí y en tu blog, y no parece que ninguno haya variado mucho su parecer ni su apreciación, así que no tiene mucho sentido volver a lo mismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Pues claro que les hacía falta una buena excusa con tal fin! Hombre, que es conocido que en el año 2000 circuló un informe (fácil de encontrar en Internet) a cargo del PNAC (los del “Nuevo Siglo Estadounidense”), según el cual era necesario que el país sufriera un ataque para asegurar su hegemonía en el siglo XXI.

    Con el cuento del 11-S se plantaron en Afganistán y aún lo rentabilizaron para invadir Irak. De hecho, la inercia de guerra psicológica que crearon gracias a su reacción al 11-S aún la explotan para ir contra Irán.

    [Basta pensar en cualquiera de los elementos básicos del invento para comprender la farsa (que si lo del Pentágono, que si la caída de las Torres, que si el Edificio 7...). Pero si encima tienes en cuenta los detalles contextuales, entonces sólo el prejuicio te impedirá reconocer el fraude.]

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  10. Ah, resulta que elaboran un informe en el que detallan un plan para un autoataque que les convalide un despligue militar mundial que acepte la opinión pública, lo hacen y luego cuelgan el informe en internet para que todos lo vean. ¿Es eso?

    Lo siento, he leído demasiadas tonterías, demasiadas afirmaciones tajantes sobre la conspiración del 11-S que en dos golpes de Google se podían refutar; demasiadas similitudes entre el argumentario de los truthers y el de los conspiranoicos españoles... Como decía Einstein, si tuvieran razón con una sola prueba bastaría.

    ResponderEliminar
  11. No fue exactamente “eso”, amigo. Pero aunque hubiera sido “eso”, si luego se produjo ese ataque interno, ¿no crees que el dato debería ser tenido en cuenta? Si tú hubieras perdido a algún familiar en las Torres ese día, ¿te lo tomarías a broma como haces aquí? Seguro que lo investigarías... (por eso, cuando se analiza una tragedia es preciso, sea cual sea nuestro grado de proximidad a la misma, tratar de verla como una tragedia, no como un mero objeto de polémica en un juego analítico).

    En tu segundo párrafo, si al hablar de “demasiadas similitudes entre el argumentario de los truthers y el de los conspiranoicos españoles”, te refieres (al aludir a los segundos) a los del 11-M, entonces confirmarías que tu visión sobre este macroatentado funciona en ti como prejuicio respecto al 11-S (en cualquier caso, si te fijas, comprenderás que, según ese párrafo, funciona en ti un prejuicio).

    Y respecto a la frase de Einstein (en realidad es un criterio de verificabilidad científica muy anterior a él), es que –y eso trataba de explicarte– con el 11-S basta una sola de las pruebas mencionadas (lo que pasa es que nadie tiene la culpa de que haya más de una... bueno, salvo los criminales semichapuceros que las dejaron). Por ejemplo, es COMPLETAMENTE INCREÍBLE que casi una hora después del impacto contra la primera Torre (y más de una hora después de que el avión se desviase de su ruta), pudiera otro avión estrellarse contra el Pentágono (cuando ya mucho antes los gerifaltes de la Casa Blanca se habían metido en búnkers). Y el colmo, confirmatorio, es el testimonio de Mineta (¡ministro de Pus a la sazón, por favor!), que por cierto la Comisión convenientemente ignoró...

    Buen día.

    ResponderEliminar
  12. ¿Qué ha pasado con mi último comentario? Lo he insertado hace unas horas y ahora no está...

    Para colmo, era más bien largo y no he guardado copia. [Como sé que no has podido censurarlo, Flash, te rogaría que, si lo ves por ahí, lo recuperases.]

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Efectivamente, no es cosa mía. Acabo de googlear y he entrado en un foro de comienzos de año en los que se exponía la problemática de la desaparición de comentarios en Blogger. Cuentan que esto ocurre a veces cuando se implementan actualizaciones o se añaden utilidades nuevas, pero que en todo caso es temporal. Si es así igual tienes que esperar unas horas para ver publicado el comentario. Creo que a mí también me ha pasado alguna vez en otros sitios, y tras repetir el comentario, al final aparecía por duplicado.

    Paciencia y a ver si se soluciona.

    ResponderEliminar
  14. Ya estamos a sábado y el comentario no aparece. Lo siento mucho, Cordura, veremos por la mañana pero me temo lo peor. Gracias por tu esfuerzo y colaboración de todos modos. Blogger a veces da mucho por saco.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por los esfuerzos, Flash. A ver si todavía aparece (por cierto, durante un rato me salía un aviso de que no se podían insertar comentarios; te recomendaría “La Comunidad”... si no diera otros problemas).

    En cualquier caso, lo que quería decirte, en relación con tu última intervención sobre el hilo, era básicamente lo siguiente:

    –Decías: “Ah, resulta que elaboran un informe en el que detallan un plan para un autoataque que les convalide un despligue militar mundial que acepte la opinión pública, lo hacen y luego cuelgan el informe en internet para que todos lo vean. ¿Es eso?”

    No fue exactamente “eso” lo que ocurrió. Pero, aunque hubiera sido “eso”, ¿no crees que aun así el tema merecería investigación igualmente? Pensemos en los familiares de las víctimas. Seguro que si estuvieras entre ellos te tomarías el asunto más en serio, amigo (creo que cuando hablamos de una tragedia hay que procurar verla siempre como tal: como una tragedia, con independencia de nuestro grado de proximidad a la misma, y no como el mero objeto de un juego analítico). Seguro que entonces ponderarías que el análisis del PNAC (cuyo nombre ya es revelador) resulta muy lógico para sus fines, y que lo que afirmaba y lo que no mucho después ocurrió involucra demasiada coincidencia como para no tenerla en cuenta.

    –Y luego: “Lo siento, he leído demasiadas tonterías, demasiadas afirmaciones tajantes sobre la conspiración del 11-S que en dos golpes de Google se podían refutar; demasiadas similitudes entre el argumentario de los truthers y el de los conspiranoicos españoles...”

    Da la impresión de que reconoces tu prejuicio (quizá en alusión al 11-M, por lo de los “conspiranoicos españoles”, pero en todo caso). Lo que hay que hacer, ya te lo dije, es analizar el 11-S por sí mismo, que además fue previo al otro macroatentado.

    –Concluyes: “Como decía Einstein, si tuvieran razón con una sola prueba bastaría.”

    Ese criterio de verificación (anterior a Einstein) es ciertamente válido. Pero, si te fijas, es justo lo que yo te dije con anterioridad. Una sola prueba basta. Por ejemplo, que casi una hora después del impacto del primer avión contra la primera Torre (y más de una hora después de que se comprobase el desvío de su ruta), otro avión se estrellase contra el Pentágono (¡ja!), sin que hubiera salido ningún caza para hacerle frente. Contra el centro militar más protegido del mundo. Y, para colmo, con el testimonio de Mineta (¡ministro a la sazón de ese gobierno!), que la Comisión tuvo a bien ignorar.

    Ya “sólo” esa prueba basta. Pero nadie tiene la culpa de que haya más (excepto, claro está, los criminales semichapuceros que las sembraron).

    Un saludo.

    ResponderEliminar