miércoles, 22 de septiembre de 2010

La huelga general más necesaria

Yo haría huelga si pudiera. Me lo piden el cuerpo y la cabeza. Será la primera huelga general que viva en mi actual empresa, pero hay veteranos del lugar me cuentan que la doctrina oficial es “aquí no se hace huelga”, y quien la haga que se atenga a las consecuencias. Con ese panorama y con el mercado laboral en estado de derribo comprenderán ustedes que no es buen momento para jugarse las lentejas. Lamentablemente, esta última será la reflexión que empuje a muchos a sus puestos de trabajo el próximo día 29.

No obstante, pienso que la huelga es muy necesaria, aunque solo sea para dejar de dar esa imagen que como pueblo estamos dando ante la oligarquía dominante: dóciles, aborregados, sumisos, adormecidos y capaces de tragar con todo, con cualquier abuso que suframos nos afecte como nos afecte. Llevamos demasiado tiempo enviando ese mensaje como sociedad a nuestra corrupta clase dirigente y ya ha llegado la hora de decir basta. Hay que decir basta o lo podemos pagar caro a medio y corto plazo.

Y la protesta no solo debería estar acotada a las reformas impuestas por el Gobierno, encaminadas a hacer pagar el coste de la crisis a los menos culpables, que también, sino que
debería extenderse hacia el sistema propiamente dicho, ese que facilita el acceso de personajes siniestros a puestos de poder con el único fin de medrar y forrarse; o que permite el uso de nuestro dinero para rescate de los bancos, los cuales han sido parte desencadenante de la situación de crisis actual y que mantienen un descarado y obsceno influjo sobre el poder político; o que consiente que los mandatarios elegidos en las urnas presten más atención al dictado de mercados y especuladores que a sus propios compromisos electorales.

En definitiva, la huega del próximo día 29 podría ser empleada para protestar por el ROBO a mano armada al que nos están sometiendo. No quiero pensar que no lo notamos debido a la falta de uso, a que nuestra escasa cultura democrática no ha permitido el arraigo del hábito democrático. Porque lo que nos estan robando es la democracia, o lo que es lo mismo, el poder de decidir acerca de nuestro propio futuro. O al menos los últimos jirones de la débil y precaria democracia que aún nos permitían disfrutar.

7 comentarios:

  1. YO HARIA HUELGA PARA APOYAR AL HONORABLE Y SIEMPRE ILUSTRE DR. ALVARO URIBE VELEZ, EX PRESIDENTE POR EXCELENCIA; PARA QUE VUELVA A RUEDO POLITICO Y LA CASA DE NARIÑO EN EL 2014. QUE DIOS Y MARIA SANTISIMA LO COLME DE GRACIAS Y BENDICIONES Y LE CONCEDA SUS MAS GRANDES ANHELOS. AMEN ASI SEA.

    ResponderEliminar
  2. Ejem, creo que tenía que haber aclarado que el post se refiere a España...

    ResponderEliminar
  3. Creo que tiene mucho valor el reconocimiento a arriba: tanto porque constata el terrorismo psicológico patronal, como porque presta pese a ello su contribución a una huelga efectivamente necesaria.

    ResponderEliminar
  4. Pues en teoría tienes toda la razón pero lo malo es que esta huelga se debería haber hecho hace mucho mucho tiempo, a estas alturas del partido es una tomadura de pelo más de gobierno y sindicatos que mientras el pais se hunde ellos viven mejor que nunca por hacer el paripé. Yo personalmente voy a venir a trabajar, pero no por desidia ni porque no me importe lo que está pasando sino porque a lo que me niego es a que me tomen el pelo también los sindicatos.
    Por cierto que lo que hacen de impedir a la gente que vaya a trabajar como hicieron con la última huelga de metro de Madrid también es robo de democracia.

    ResponderEliminar
  5. No creais que no me siento culpable por hacer la declaración de mi primer párrafo para luego hablar en los términos que lo hago. Es algo que me está costando conciliar.

    ResponderEliminar
  6. Puede que no ir a la huelga por miedo a represalias tenga justificación aquí y ahora; pero, ¿y para el siguiente trabajo? ¿Y el de tus descendientes? ¿Por cuáles derechos van a tener que luchar ellos?
    En fin, no todos tenemos las mismas capacidades de aguantar, es verdad, pero habrá que hacer algo, ahora, luego será tarde.

    Queríamos una huelga, tenemos una ya, lo demás son excusas baratas o no tener claro que somos sólo nosotros, todos y cada uno, los que debemos defendernos y no esperar a que vengan a sacarnos las castañas del fuego. Ahora toca huelga, luego tocará criticar pero construyendo sin perder de vista dónde está la causa de la crisis y las culpas que los causantes quieren endosarnos haciendo pagar los platos rotos.

    Protestemos, pero construyendo.

    ResponderEliminar
  7. Lo de Anónimo, muy respetable en cualquier caso, me recuerda a eso que decían los de Corriente Roja: aunque reconozco la necesidad de la huelga, con tal de fastidiar a los capataces (los sindicatos), me pongo de parte del patrón (el Sistema).

    Muy bueno lo de Paco.

    Saludos para todos.

    ResponderEliminar