jueves, 28 de febrero de 2013

La alternativa a la mugre es más mugre

Uno de los grandes problemas de la política nacional es la falta de alternativa inmediata. A los golfos que nos gobiernan solo se les puede contraponer la golfería rival que representa el PSOE. Pero este partido supuestamente socialista tiene un gran problema, y que se ha tirado la torta de años gobernando en España desde que la diñó el caudillo. Desde 1977, año de la celebración de las primeras elecciones legislativas desde 1936, ha gobernado alrededor de veintiún años, siendo con mucha diferencia el partido que más tiempo ha detentado el poder a nivel nacional desde que Franco tuvo a bien palmarla.

El resultado de todo ese tiempo en la cúspide del poder, sin negarle los méritos atribuibles a quien heredó una España sumida en el subdesarrollo y la dejó recibiendo fondos de cohesión europeos a cascoporro, tampoco es que sea para enorgullecerse en demasía. De hecho, algunos capítulos de ese historial son todo un lastre que incapacita a los socialistas para erigirse en guardianes de las buenas prácticas políticas.

Todo esto viene a cuento a raíz del rifirrafe suscitado en ese monumento a la inoperancia y el despilfarro conocido como Senado. Allí, representantes peperos y sociatas se han enzarzado a cuentas de la gestión actual y pasada de la TV pública. Una senadora socialista reprochaba la tibieza de "Informe semanal", un programa histórico de TVE, con respecto al caso Bárcenas. El presidente de RTVE nombrado por el PP respondió con una ración de "ytumasismo" de manual, recordando idéntica tibieza en el mismo espacio televisivo durante los mandatos socialistas, cuando los afectados por casos de corrupción eran allegados al PSOE. No vamos a aplaudir el lamentable recurso del "y tú más", tan tristemente instalado en la política española, pero no podemos dejar de admitir que el principal partido de la oposición carece de autoridad moral para criticar no pocas cosas habida cuenta de su pasado reciente.

Y he ahí el problema, que la alternativa a la mugre actual es otra mugre, puede que con algo más de sensibilidad social, pero sin ser suficiente para considerarla otra cosa que mugre. Siempre lo he dicho: la TVE que impulsó Zapatero durante su mandato mejoró la gestión habida en tiempos aznariles, pero no por ello fue una TV ejemplar, ni de lejos. Hasta un bonobo con autismo agudo hubiera mejorado lo perpetrado por el felpudo maldito y sus secuaces, tal fue lo inmisericorde de su asalto a los medios públicos. Pero ¿ahí había que quedarse? Ni por esas, pero ahí es donde eligió quedarse el bambi ZP.


Recordemos la entrevista censurada a José María García, la continuidad que se le dio a los programas de cotilleo, la desmesurada cobertura que se le dio a la elección de Joseph Ratzinger como papichulo de moda, la misa de la mañana puntual cada domingo en La 2, los publireportajes a mayor gloria de Zapatero que emitía el Telediario 2 presentado por Pepa Bueno y de los que fui testigo... ¿Quién coño son los sociatas, qué autoridad moral tienen, para reclamar nada? Son los mangantes rivales de los mangantes que mandan ahora, y hasta que algunos no les entre eso en la mollera aquí no habrá nada que hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada