domingo, 12 de agosto de 2007

Rodríguez Ibarra vuelve a tener razón

Nueva muestra del doble rasero con el que se manejan algunas instituciones públicas:
El ex presidente de la Junta de Extremadura y secretario general del PSOE extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, solicitó hoy la dimisión del presidente de RTVE, Luis Fernández, y del jefe de los Servicio Informativos de TVE, por emitir en sus telediarios las acusaciones vertidas por el abogado de 'El solitario' contra su persona y contra la Guardia Civil acerca del asesinato de un pastor en 1996, y criticó que el fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, no haya intervenido ante tales imputaciones.

Estamos demasiado habituados a que desde toda clase de púlpitos se viertan toda suerte de insultos, difamaciones y acusaciones calumniosas sin que las autoridades actúen de oficio. A fin de cuentas, los ciudadanos de a pie tenemos al alcance de nuestra mano los artilugios legales para limpiar nuestro nombre si consideramos que ha sido mancillado injustamente. Pero ocurre que las instituciones públicas parecen más sensibles ante unos hechos que ante otros, lo cual nunca puede ser síntoma de buena salud democrática.

Hace poco he tratado en éste mismo blog el polémico secuestro de la edición de la revista satírica El Jueves. Mostrar una caricatura del heredero al trono Borbón fornicando con su mujer mientras se ironiza sobre una supuesta alergia al trabajo hizo saltar a la Fiscalía general del Estado, la cual instó a la Audiencia Nacional a hacer desaparecer dicha revista de los kioskos. Sin embargo, mira hacia otro lado cuando al inquilido de La Zarzuela le imputan cosas mucho más graves.

Meses antes, ya con Luis Fernández como director (elegido en el Parlamento por consenso de los partidos) TVE censuró una entrevista con José María García bajo el pretexto de los "insultos y descalificaciones" contenidos en ella. En cambio, ofrece espacio en sus telediarios para que el abogado de El solitario impute delitos alegremente a quien le de la gana y sin aportar prueba alguna. Ibarra, señalado por éste individuo, tiene todo el motivo para estar indignado, al igual que la Guardia Civil.

Podría extenderme, pero el ex-presidente extremeño se ha despachado tan acertadamente en el primer artículo aquí enlazado que no hace falta añadir mucho más. O todos o ninguno, o se sigue un criterio de actuación concreto o cundirá la idea de que se actúa por conveniencia. No puede ser que se censure una entrevista por incluir opiniones polémicas cuando al poco tiempo se proporciona espacio catódico a quien difunde imputaciones delictivas gratuitamente.

1 comentario:

  1. Si te soy sincero Flash, este es de los políticos que peor me caen, es más, todavía no comprendo muy bien que hace en el PSOE. Y mira que el PSOE cada vez tiene políticas más conservadoras, a pesar que luego haga cuatro reformas sociales más bien de cara a la gradería.

    Este hombre, hay veces que, podría meterse la lengua por el culo, porqué muchas veces sólo abre la boca para soltar berborrea e insultar. Incluso en ocasiones me recuerda a Bono.

    A pesar de todo esto, en este caso, le doy la razón. La doble vara para medir las cosas y negar a unos la palabra para dárselas a otros que van a decir lo mismo me parece antidemocrático. Por lo visto, hoy día, todavía hay ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda...

    Salud!

    ResponderEliminar