viernes, 5 de octubre de 2007

Joaquín Calomarde no es mediático

A través del blog de Merce he conocido un nuevo artículo del diputado nacional por el PP Joaquín Calomarde en el diario El País. En él se critica la última estrategia diseñada desde Génova consistente en tildar de “electoralista” toda propuesta gubernamental puesta en marcha tras el verano, inmersos como se sienten en la precampaña electoral más larga que se recuerda. Pero como dice Calomarde, “el gobierno de España no es interino” y esperar que se inhiba de su tarea de gobernar es algo insólito en el ámbito de la oposición, ya que su exigencia debería ser trabajar "hasta el último minuto de la legislatura."

El diputado Calomarde cobró cierta relevancia a causa de una colaboración con el diario de PRISA en las que se mostraba crítico con la manera de hacer oposición de su partido. Ese mismo día, la dirección nacional popular le relevó del cargo parlamentario que ostentaba producto, dijeron, del elevado absentismo laboral causado por sus problemas de salud. Cabe añadir que el siguiente en la lista de absentistas del hemiciclo entonces era el ex ministro de justicia José María Michavila, y no se conoce que sufriera amonestación alguna por éste hecho. Calomarde interpretó la destitución como una represalia por su actitud disidente y la atmósfera generada en torno a él dentro de su partido le llevó a renunciar a su militancia en el PP, lo que fue aprovechado por los medios de izquierdas para señalarle como prueba palpable del peligro que corren dentro del partido conservador quienes se apartan de la doctrina oficial. Fuera de ésto, sólo alguna prensa digital se hizo eco de su trasiego.

Pero ahí quedó la cosa. Calomarde no acaparó titulares de batalla, no protagonizó (que yo sepa) grandilocuentes ruedas de prensa ni se hizo célebre por sus altisonantes intervenciones radiofónicas. No le dieron más cobertura mediática o no quiso aprovecharla y cuando sintió que la posición dentro de su partido era insostenible decidió irse. La semejanza con el caso de Rosa Díez es palmaria pero también la diferencia. Calomarde no es mediático, no acapara la atención de los medios y tampoco le ofrecen un sillón y un sueldo alternativos para abandonar el que ocupa.

De las personas que en España están al tanto de la política habría que preguntar cuantos conocen a Rosa Díez y cuantos a Joaquín Calomarde. ¿Nos atrevemos a especular? Es cierto que Díez lleva tras de sí una carrera política más en primera línea pero los titulares que protagoniza desde que ocupó su escaño (al que ya ha renunciado) en el parlamento europeo desde 2004 no suelen estar relacionados con su actividad política. La prensa de derechas ha amplificado cada frase, cada declaración suya que pudiera servir como elemento de erosión al gobierno, y Díez se ha movido muy cómoda en esa dinámica de guiños continuados hacia el rival político y sus medios afines. Se sabe objeto de deseo mediático y se deja querer.

De Joaquín Calomarde sabemos bien poco, lo que escribe en la prensa y lo que se cuenta de él a raíz de dichas intervenciones. No ha convertido sus discrepancias en un circo ni su salida del PP en un espectáculo para para periodistas sedientos de titulares amarillistas. No es más mediático que cualquier otro político que escribe en la prensa, y supongo que por dos motivos: porque él no quiere y porque los medios (especialmente algunos) tampoco quieren.

10 comentarios:

  1. No creo que comparar a Calomarde con Rosa Díez sea medianamente justo. Si este Calomarde fuese un poco decente, abandonaría su puesto en lugar de engrosar los escaños del grupo mixto. Pocas señorías evitan sucumbir ante los sueldos y prebendas que los escaños facilitan.

    Existen muchos casos como este en política. Sin ir mas lejos el portavoz socialista de la diputación de Ávila dimitió en 2006 ya que, si no me equivoco, en el Psoe le obligaban a rectificar sus declaraciones en contra del traslado de los fondos del Archivo de Salamanca. No recuerdo tampoco excesos entorno a su persona.

    Me da la sensación de que Calomarde tiene cosas que callar y es por ello por lo que sus apariciones mediáticas están muy medidas. He leido que hay un fallo judicial que le ha condenado por un delito de vejaciones y acoso telefónico a una mujer. En su defensa ha aplicado la doctrina de Moncloa, si tienes un problema, la culpa es del PP.

    Pocos son los partidos que permiten salir de las tesis oficiales, y cuando se hace lo mas común es llamar a capítulo. Si el sujeto/a no rectifica ... adios.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hombre, lo que es muy casual es que el mismo día que publica su primer artículo crítico con el PP su partido le destituya de su cargo parlamentario arguyendo razones que no parecían importantes un sólo mes antes.

    Efectivamente, renunciar a su escaño hubiera sido la guinda a su actuación, pero recordemos que Rosa Díez no ha sufrido actuaciones en su contra por parte del PSOE sino que sus discrepancias eran de índole político. Díez además siguió engrosando las filas socialistas al tiempo que dedicaba toda clase de adjetivos negativos a la política antiterrorista del Gobierno, un asunto capital para ella. Si no le hubieran ofrecido un puesto en una nueva lista electoral igual la teníamos todavía ahí.

    Me hace gracia lo de la "doctrina Moncloa" cuando quien abrió el fuego de las acusaciones fue la derecha, política y mediática, con toda clase de imputaciones. Desde rendirse a ETA, vender Navarra, romper España, vulnerar la constitución con el Estatut, ocultar "la verdad" del 11-M... hasta encarcelar a la Pantoja.

    ResponderEliminar
  3. Añado que atribuir la falta de relevancia mediática de las intervenciones de Calomarde a sus problemas con la justicia es un juicio de intenciones. Habría que atribuírselo a los medios que no quieren, al contrario que en el caso de Rosa Díez, convertir sus palabras en titulares de portada, ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, de ahí que respecto a este tema encabece el párrafo con un "me da la sensación".

    Estarás conmigo que al hablar de medios de comunicación, la izquirda está infinitamente mejor servida .. a menos que condideres lo que queda de ABC como prensa pro PP.

    ResponderEliminar
  5. Me da la sensación de que no sueles leer mucho ABC y sí escuchar lo que otros dicen que es...

    ResponderEliminar
  6. Desde hace dos años, recibo en casa a diário El Mundo. En el trabajo me traen el Hoy (Vocento)y por internet ojeo y leo aquello que me interesa de El País y Libertad Digital.

    Hacía lo mismo con el ABC pero desde que copiaban los titulares y editoriales de El País, decidí ahorrarme unos minutos que dedico a Marca.

    Que tuviesen a Campmany hasta sus últimos tiempos es poco significativo. En El Mundo escriben Gala y hasta el mes pasado Javier Ortiz.

    O me levanto muy temprano o empiezo a trabajar a las 11:00 ...

    Advierto un juicio de valor en tu comentario.

    ResponderEliminar
  7. ¿Hoy no era un diario gratuito de tarde editado por Planeta? Lo daba por desaparecido desde poco después de su aparición ya que tardé poco en dejar de verlo por el transporte público de Madrid, era como una versión asilvestrada (más si cabe) de La Razón.

    Lo que dices de ABC creo que se enmarca en la campaña de desprestigio que la derecha más rabiosa emprendió contra éste diario a raíz de su actitud manifiestamente crítica con los delirios conspiranoicos sore el 11-M. El Mundo, COPE y LD la emprendieron contra ABC por no secundar sus locuras conspiranoides, pero el tiempo y el juicio han demostrado que la postura de ABC era la más lógica, honesta y racional de todas.Fuera de ésto, la beligerancia hacia el Gobierno de Zapatero es plena y total, no hay más que leer sus editoriales, artículos de opinión y titulares. En éstos últimos la palabra Rajoy está presente en numerosas ocasiones.

    sALUDIS.

    ResponderEliminar
  8. El Hoy es el diário de Badajoz, y desde hace unos años es de Vocento .. la verdad es que desde que cambió la línea editorial no ha parado de perder lectores. Hace dos semanas cambiaron al director para ver si remontan. Es un periódico al que tengo especial cariño ya que mi abuelo fue el fotógrafo "oficial" durante mas de 50 años.

    Como cambian las cosas, no hace mucho el diário ABC era defendido por la derecha y difamado por la izquierda ...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Poco ha tardado Calomarde en sacar su verdadera cara ...

    ResponderEliminar
  10. Si te refieres a la votación de los presupuestos, en efecto, parece que Calomarde actúa por despecho. La verdad es que tras dejar el PP lo consecuente hubiera sido dejar el acta de diputado conseguido a través de su militancia en ese partido. Éste hombre creo que está políticamente acabado.

    Lo que me llama la atención es que Calomarde saque su "verdadera cara" y Rosa Díez sea un modelo de coherencia durante los años que ha militado en el PSOE, cobrado por el puesto de europidutada conseguido gracias a su militancia mientras abominada terriblemente de su partido.

    ResponderEliminar