miércoles, 23 de septiembre de 2009

La rémora moral de la izquierda española

Miguel Bosé ha explicado en el "NO-DO" los preparativos para el polémico concierto que el cantante colombiano Juanes pretende dar el próximo 20 de septiembre en la Plaza de Oriente de Madrid, y cuyo único objetivo es "trabajar en la reconciliación de la sociedad española" y fomentar "la concordia y la paz social".

Bosé, que forma parte de este proyecto que lleva adelante la organización 'Paz sin Fronteras', ha aprovechado la oportunidad para defender que "
no se crea nada con el inmovilismo que fomenta el dolor" y ha calificado de "cita histórica" el concierto de Juanes, una oportunidad para "resolver muchos conflictos familiares". "Para unos se abre una puerta de paz en España, para otros se acaba el negocio", ha afirmado muy tajante el artista.

El cantante español ha asegurado que "entiende que aún haya gente que sienta dolor", pero que "
mantenerlo vivo implica dedicar una energía que supone demasiado esfuerzo", al tiempo que ha explicado los duros momentos que está pasando su colega Juanes, que ha llegado a recibir amenazas físicas a diario por parte de miembros del exilio español que vive fuera de España.

La paz, "esa palabra tan chiquitita y tan devaluada por las Misses", según Bosé, ha llevado a Juanes a pedir a artistas de todo el mundo que colaboren en este evento en un "momento muy importante, una cita histórica, que
puede llevarnos a resolver muchos conflictos familiares", tal y como ha explicado Bosé.

"
Son ya cuatro generaciones de exiliados y han cambiado mucho", ha detallado el cantante madrileño, que ha recordado que cuando anunciaron la celebración del concierto un 90% de exiliados se oponía. Un dato que, a medida que han ido pasando los meses, ha ido cambiando: el 47% de los exiliados preguntados en la última encuesta está ahora a favor de la celebración del concierto, mientras que un 27% no sabe o no contesta.

Respecto a por qué ha sido elegida la emblemática Plaza de Oriente para el recital, Bosé ha explicado que "no había otro lugar, y allí también celebró Pío XII su misa", pero "
no lo elegimos porque allí haya dado siempre sus discursos el Caudillo".
Noticia real, aquí. La travesura consiste en sustituir Cuba y por España y todo lo relativo al contexto cubano-castrista por el español-franquista.

¿Alguien se imagina a Miguel Bosé recitanto esa retahíla de perlas en, pongamos, 1970, y refiriéndose a nuestro país? Sin duda, una de las mayores rémoras que aún arrastra un importante sector de la izquierda española, y que supone una brecha bajo la línea de flotación de su credibilidad, es la condescendencia para con la dictadura cubana. Como si sus víctimas y represaliados fueran muy diferentes de los producidos por el franquismo o el pinochetismo. Pero ahí siguen, encantados de haberse conocido, entregados al doblepensamiento y, además, sintiéndose con autoridad moral para hacer exhibición de principios e impartir lecciones de democracia a cualquier iletrado que ose cuestionarles.

Que se pregunte Bosé, o ese otro conocido hostigador de dictaduras que responde por Víctor Manuel, si hubiera tenido los arrestos necesarios para apelar de esa forma al estoicismo de los exiliados españoles ante un evento de iguales características celebrado en la España franquista.

10 comentarios:

  1. Vaya entrada.

    Ese juego de España por Cuba, de castrismo por franquismo que has realizado es patetico.
    ¿Que hay que imaginar? ¿Que arrestos de quién? ¿Que condescencia? ¿Que estás comparando?.
    ¿A lo mejor que el exilio español era sobre todo gente de izquierdas, gente obrera a la que un golpista masacró mientras acababa con un gobierno salido de las urnas; mientras que el exilio cubano es gente de derechas, los ricos que eran amos de todo, muy a gusto en una dictadura y a los que la revolución les quitó el chollo de vivir a costa de su pueblo?.
    Venga hombre.
    Estoy de acuerdo en que Cuba es una dictadura pues no permite el juego libre de partidos. Pero la critica a ese concierto me parece trasnochada, torticera y vil. Decir que con él se le hace el juego al castrismo es de un miope que clama al cielo. No hace falta ser muy listo para darse cuenta que cosas así hacen mas para el fin del castrismo y la apertura de Cuba, que no han hecho ni harán nunca el embargo o el dinero de los exiliados.
    Menos mal que nadie os ha hecho caso a los que rabiais por eso. ¿O lo que pasa es que no te gusta Bose?

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu aportación, english little bird.

    Vamos a ver. Esta entrada no habla del régimen previo a la revolución castrista ni cuestiona la legitimidad del exilio cubano por el hecho de ser ricos y de derechas. (Inciso:no sabía que ser rico y de derechas estuviera penado, me pegunto que pensarían de ello los exiliados españoles que hicieron fortuna en las Américas, aunque claro, siendo de izquierdas quedan automáticamente absueltos, ¿no?; fin del inciso).

    Hablo, partiendo de la base de que Cuba está regida por un sistema dictatorial que cercena libertades esenciales, del doble rasero con que determinados representantes del izquierdismo español tratan a las dictaduras en función de su sesgo ideológico. Y para ello me sirvo de la analogía con el franquismo.

    Todo lo que dices no me sirve, porque ya me dirás a costa de quien vive la clase dirigente cubana. Es más, ni siquiera estoy criticando el concierto en sí, que sería como criticar a los Beatles por venir a tocar a España durante el franquismo. Es el tono de las declaraciones de Bosé lo que me parece inmundo, apelando a la reconciliación entre cubanos como si la dictadura fuese una pequeñez, una ligera rencilla familiar por la que un par de hermanos regañaron veinte años atrás y que se puede olvidar de un día para otro.

    Yo no se si estos conciertos ayudan al aperturismo o afianzan al régimen, no tengo una visión tan preclara, lo que sí se es que el castrismo los ha utilizado en su provecho y los artistas han tragado con las exigencias de la organización.
    ¿Y todavía se sorprenden? Venga ya.

    ResponderEliminar
  3. En todo esto creo que el detalle principal, que a la mayoría se les escapa es... la mega pasta que se han embolsado, tanto el empresario (que ya de artista poco) Miguel Bose como el resto vendiendo la emisión a televisiones varias.
    Lo malo de las ideas trasnochadas es que sirven para hacer creer a la gente que todo son hermanitas de la caridad.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Flash:

    Al margen de la opinión que me merezca un cantante tan “progretón” como Bosé (tan iluso como para creer en el farsante Obama), creo que no has elegido el mejor momento para meterte con la izquierda española.

    Ese concierto, como explica el propio Bosé, ha sido en efecto un paso hacia la reconciliación. Está constatado que mucha gente desde Miami acabó aplaudiéndolo. Incluso sirvió para confirmar signos aperturistas en el régimen castrista (por cierto, se vertieron críticas a éste en el escenario).

    Encuentro loable que desde tus posiciones ideológicas (que, por cierto, ¿están evolucionando?) seas capaz de criticar, incluso duramente, al sector que te es (¿era?) afín. Pero no, éste no parecía el momento más idóneo para ello.

    [Por lo demás, tampoco el paralelismo que estableces con las postrimerías del franquismo resulta muy acertado.]

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  5. Darío:

    No encuentro nada anormal en que Bosé se lucre con el concierto, a fin de cuentas es su trabajo y de ello vive.

    Cordura:

    Encuentro un contrasentido en que alabes la crítica que hago a lo que denominas "mi sector ideológico" y al mismo tiempo te preguntes si ya no lo es porque he "evolucionado". Ello da a entender que no concibes crítica al universo ideológico propio y permanencia en el mismo; únicamente como paso previo al abandono de dicho universo. Desde luego, si es así, no comparto tal apreciación.

    Sobre la oportunidad de mi entrada, ciertamente ni se me pasó por la cabeza estar siendo "inoportuno" o no. Me deja perplejo este comentario.

    Eres el segundo comentarista que me subraya el poco acierto de mi analogía con el franquismo, y el segundo que, se momento, se abstiene de argumentar por qué.

    ResponderEliminar
  6. Te aclaro las dos cosas, Flash:

    –Iba deprisa, pero te preguntaba si estás “evolucionando” (lo cual me parecería ENTERAMENTE RESPETABLE) porque las últimas tres entradas de tu blog tienen todas, por así decirlo, un énfasis “antiprogre”. (Te lo preguntaba por simple curiosidad, pero igual no hay nada de eso; sé que ya hace tiempo evidenciaste idéntico espíritu antisectario).

    –La analogía con el franquismo no es oportuna porque en 1970, ni siquiera en 1975, hubiera sido inconcebible algo como lo del otro día en La Habana.

    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, Darío (y Flash), los conciertos “Paz sin Fronteras” son GRATUITOS y los artistas que participan en ellos no cobran por sus actuaciones.

    Ver http://es.wikipedia.org/wiki/Paz_sin_fronteras

    ResponderEliminar
  8. ya lo he explicado aunque digas que me he abstenido solo hay que leer. La analogía con el franquimo, pues empezando porque los exiliados españoles huian de que no los matarán y los exiliados cubanos huyen de que les quiten sus privilegios y sus riquezas, aqui se les alojó en campos de concentración, alli en chalets de Miami, aqui fue un golpe de estado fascista contra un gobierno democratico, alli una revolución contra un dictador fascista. A mi Bosé no me gusta, pero ni ha cobrado ni esta mal el concierto. Cuba es una dictadura comunista y estas cosas no la favorecen. Dicen que has evolucionado en tus post, o a lo mejor has involucionado.
    Sr. Cordura: Si Obama es un farsante, claro ojala hbiera ganado el otro con su Palin y todo, honrados a tope, como la derecha de aqui que es mucho mas horada que el ZP como todos saben y se demuestra cada dia.

    ResponderEliminar
  9. ¿Énfasis antiprogre en las últimas tres entradas? Este blog tiene 362 entradas desde agosto de 2006, ¿de verdad crees que la tendencia la marcan las últimas tres? Como comprenderás no tengo necesidad ni deseo de justificarme, escribo sobre aquello que me ronda la cabeza y que me apetece compartir, sencillamente. No lo hago para satisfacer a este o aquel colectivo ideológico, pero si lo hago condicionado por la realidad que me toca vivir en cada momento. Una cosa si te concedo: con el tiempo me vuelvo más pragmático y menos idealista, pero en cuestión de principios sigo suscribiendo lo que escribí allá por febrero de 2007.

    ResponderEliminar
  10. Yo no veo argumentos en tu última intervención, Pajarito Inglés, sino tópicos y lugares comunes. ¿Te atreves a decir que no ha habido represión política en Cuba hacia la disidencia? ¿Que no ha habido presos políticos y persecución política? No me soluciona nada que me hables del comienzo de la revolución cubana, como si yo te intentara justificar en cierta medida el franquismo mencionando la etapa del aperturismo y obviando los años de la dura represión.

    Ah, y para Cordura, ya se que un concierto semejante fue impensable incluso durante el tardofranquismo, pero el caso es que a nadie se le ocurrió, y a ningún artista de izquierdas se le pasó por la cabeza, ni siquiera de pasada, que los exiliados españoles tuvieran que hacer un esfuerzo por olvidar su dolor.
    No creas que estoy buscando una falsa equidistancia, es que pienso que no podemos ser únicamente afines al dolor de nuestros allegados ideológicos.

    ResponderEliminar