viernes, 8 de enero de 2010

Internet y el P2P se cuelan en la Audiencia Nacional

Hoy se aprueba el anteproyecto de ley de economía sostenible, contenedora de la archifamosa disposición de la Ministra González Sinde que, en un primer momento, pretendía regular las descargas de material sujeto a derechos en Internet sin el concurso de un juez. En el momento de escribir esto Twitter arde con el tema. Las últimas novedades son que por fin será un profesional de la judicatura el que decida sobre el cierre de las páginas web que vulneren el derecho a la propiedad intelectual, cosa que podrá hacerse mediante una especie de procedimiento de urgencia.

Desde esta bitácora me he pronunciado en contra de que algo tan serio como cerrar una página web (que es como cerrar un comercio o una publicación) se salte el paso fundamental del juzgado, pero tampoco he mostrado mayores simpatías por el manifiesto que en su momento se redactó en contra de la medida. Me parece que parte de la reivindicación de un presunto derecho adquirido de los internautas que no es tal, y es el de la libre disposición y distribución de la obra ajena. Como dije en aquella entrada del blog, cultura libre no equivale a cultura gratis, o así lo entiendo yo. Todo el mundo tiene derecho a intentar vivir de su propia producción si encuentra quien se la pague y sin que nadie se la apropie por la cara. Posiblemente hay aspectos cuestionables en la ley que protege la propiedad intelectual, como puede ser el tiempo en que este queda vigente tras el fallecimiento del autor (70 años), a todas luces excesivo, o el derecho del usuario a la copia privada, marcado en los últimos tiempos por la implantación del aberrante canon digital.

Dicho lo anterior, de lo que hasta el momento se sabe me llama la atención una cosa: el procedimiento exprés que se habilitará para cerrar una web en tiempo récord si viola la ley. Uno se pregunta, ¿tan importante es esto como para acelerar el proceso de esta forma? Y se sigue preguntando, ¿es que no hay casos que demandan esa misma rapidez y que tienen una mayor trascendencia? Es decir, se transmite que la justicia no es intrínsecamente lenta, sino que la hacen lenta, y cuando no interesa que lo sea, la aceleran. O eso o el juez que le toque un caso relativo a la disposición Sinde (aunque parecen haberla apartado de la redacción final, al menos de cara a los medios) deberá dar prioridad a su nueva "patata caliente" en detrimento de otras causas quizá con menor peso mediático pero de idéntica relevancia para sus implicados.

A lo anterior sumémosle que, según los medios, será la Audiencia Nacional la encargada de tramitar las causas relacionadas con el cierre de páginas P2P. Recordemos que las competencias de este organismo tienen que ver principalmente con el crímen organizado, léase terrorismo, narcotráfico y similares, aunque no son las únicas (vease enlace). ¿Nos están diciendo que puede darse el caso en que un juez de la AN tenga que interrumpir la instrucción de una causa por terrorismo para resolver otra sobre descargas ilegales? Es una broma demasiado pesada para que sea cierta, así que esperemos a que se haga público el texto definitivo antes de anticiparnos a ello con demasiada virulencia.

Creo que a todo esto le están dando una importancia desmedida, tanto el Gobierno, sospechosamente interesado en satisfacer a colectivos de artistas que, casualidades de la vida, nutren su masa electoral, como la comunidad internauta, presa de un histerismo propio de quien se va a ver privado de un bien de primera necesidad.

PD: un ejemplo de las sandeces que pueden llegar a decirse cuando todo se sale de madre:
Victor Manuel: "Si pagas por los langostinos de tu boda tienes que pagar por la
música"
Claro, si no fuera porque los langostinos los pagas una vez, los repartes si te place y a comer, mientras que tú quieres que se pague cada vez alguien ponga uno de tus discos aunque ya se haya abonado una cantidad por su adquisición. Espero que no tarde en recuperarse del denuedo intelectual que le ha llevado a semejante razonamiento, que a esas edades los sobreesfuerzos se pagan. Y a los usuarios les diría: si lo consideran un abuso, lo deberían tener claro: no consumir. Pero los hay en apariencia demasiado enganchados al consumo como para poder soportar tamaña abstinencia.

1 comentario:

  1. Exacto, un escritor o músico ha de cobrar por reediciones o el uso de su obra por terceros, pero un escultor, un arquitecto, un pintor, un ingeniero o un chef crea su obra, la vende, cobra y se olvida. No ha de preocuparle que el comprador la revenda a precio desorbitado o que su edificio se alquile o realquile.
    Los derechos de autor se inventaron para pagar una miseria a los autores y sólo pagarles si su obra daba beneficios, riesgo mínimo. Si a un compositor se le pagase por su trabajo y no por su posible beneficio otro gallo cantaría. Que las discográficas y editoriales arriesguen y si los músicos quieren rentabilizar trabajos pasados que den conciertos o renegocien sus reediciones.

    ResponderEliminar