viernes, 15 de febrero de 2008

Cuatro años de oposición de la mano de Goebbels

La última polémica surgida en ésta pre-campaña electoral (miedo me da pensar en lo que podremos oir durante la campaña en sí) gira en torno a las palabras cazadas a contrapelo al presidente del Gobierno tras finalizar la entrevista mantenida con Iñaki Gabilondo en Cuatro. A éstas alturas habrá ya pocos ciudadanos que desconozcan el asunto, por lo que procede analizar las, en mi opinión, desproporcionadas e interesadas reacciones suscitadas.

Pero no sería riguroso separar ésta polémica de otras que han trufado el mandato de Rodríguez Zapatero. Todo ha sido producto de una estrategia basada en la desligitimación desde el primero momento de la victoria socialista el pasado 14 de marzo de 2004, y consistente en elevar el tono de crítica hasta un grado lo suficientemente insoportable (la tan conocida crispación) para crear en la ciudadanía una sensación de hartazgo capaz de desembocar en una artificial necesidad de cambio político. Y para analizarla vamos a echar mano del manual de técnicas básicas de propaganda obra de Joseph Goebbels.

  1. Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.

Cualquiera que haya estado al tanto de la actualidad política española de éstos últimos cuatro años conocerá que a Zapatero le han atribuido cualidades cuasi demoníacas, haciendole responsable de, entre otras calamidades, la ruptura de España, la rendición del Estado ante ETA, la venta de Navarra a los etarras, ocultar información sobre el 11-M, mercadear con el terrorismo, destruir la familia, perseguir a la Iglesia... ¡hasta de entrullar a la Pantoja! Toda ésta retahíla de catástrofes y otras muchas, personalizadas en un solo individuo. Y ninguna de ellas, fuera del terreno de la valoración, es cierta o se ha visto cumplida.

  1. Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

Todos los epítetos dedicados a Zapatero y/o su Gobierno se convierten automáticamente en extensivos a todo aquel que le demuestre apoyo o afinidad, ya sean grupos parlamentarios, medios de comunicación, colectivos de artistas y sociales o ciudadanos corrientes. Ejemplos: ERC, PRISA, los actores o el colectivo gay. La contumacia llega hasta el punto de considerar extremista a todo aquel que no tenga un pensamiento en sintonía con Libertad Digital o COPE. Será que desde una postura extrema sólo se es capaz de ver objetividad en otra postura extrema.

  1. Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. "Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan".

Si los hechos han constatado que lo sostenido por la derecha talibán en el comentario sobre el punto 1. no tenía fundamento (seamos benévolos y no hablemos de mentiras como bien harían ellos) la consigna subsiguiente es revolverse contra Zapatero y atribuirle exactamente aquello de lo que ellos mismos se saben merecedores, pero exagerándolo hasta el paroxismo. Ejemplo: los juicios equívocos (ésto es ser muy benevolente) lanzados desde el PP sobre el malogrado proceso de paz, al no verse corroborados por la realidad, mutan en una batería de improperios hacia el Presidente llamándole mentiroso de mil formas distintas, justo el calificativo que más se ajusta a las actuaciones que ellos venían teniendo.

  1. Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

Aquí entraría por derecho propio ese “desliz” del presidente que motiva éste post. Se le da la peor interpretación de todas las posibles que, curiosamente, es la más favorable a los intereses de quien la difunde, sin contemplar ninguna otra alternativa. De ésta forma se reafirma al hooligan y se intenta dirigir la conclusión del indeciso.

  1. Principio de la vulgarización. Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar.

Para comprobar esto no hay más que entrar en internet y visitar foros con abundante presencia talibanesca. Éstos foristas, a los que pedirles una argumentación coherente les produce una terrible crisis de ansiedad, no paran de repetir la soflama de turno mientras se muestran impermeables a todo argumento que les contradiga, por contundente que sea, reaccionando siempre con falacias de generalización y alusiones personales. Éstos sitios virtuales de reunión terminan convertidos en lugares de práctica de lo que Harvey Keitel en Pulp Fiction denominaría mutua chupada de pollas.

  1. Principio de orquestación. La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas. De aquí viene también la famosa frase: "Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad."

Desde Manuel Pizarro hasta Ángel Acebes pasando por Esperanza Aguirre no se han cansado de machacar los medios con la consigna de la semana en referencia a las palabras fuera de microfóno de Zapatero en Cuatro, ayudados por su corifeo mediático habitual que tiene su prolongación en los medios digitales y en los mencionados foros y bitácoras afines.

  1. Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

En ésta legislatura casi no ha habido semana en la que el Gobieno no tuviera que estar dando explicaciones por distintos infundios, generalmente propalados desde los soportes mediáticos del PP. Por el 11-M, por ETA, por las misiones de las tropas españolas en el extranjero, por ETA, por el estatuto catalán, por ETA... Ésto ha sido una constante durante el mandato de Zapatero.

  1. Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

Los medios digitales son especialistas en citar “fuentes de toda solvencia”, “fuentes cercanas” que nunca identifican, aunque muchos titulares de El Mundo se han construido sobre ésta no-información. Cuando lo relatado suministra carnaza no se duda: hay que utilizarlo. Un ejemplo fue la declaración de Rajoy Brey sobre un artículo de éste diario acerca de la mochila de Vallecas del 11-M. Especuló sobre la anuación del sumario pero tras aclararse el “misterio” tuvo que recular. No obstante, el mensaje ya había sido lanzado y sus receptores convenientemente aleccionados.

  1. Principio de la silenciación. Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

Aquí entraría el bombo que desde el PP se ha dado a la dimisión de Rosa Díez poniéndolo como ejemplo de las discrepancias que suscita la política gubernamental entre sus propias filas. Por el contrario, la existencia en el Congreso de un diputado del PP dimitido como Joaquín Calomarde, que ya antes de renunciar hizo pública su disconformidad con la estrategia de oposición marcada por la dirección de su partido, apenas ha merecido referencia alguna en los medios afines al partido de la calle Génova.

  1. Principio de la transfusión. Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

Vincular al actual Gobierno con el comunismo soviético o el régimen cubano también es un recurso habitual, pero no deja de ser una falacia ad hominem. No es difícil que a uno le tilden de estalinista cuando osa discrepar de un argumento que un troglodita derechón considera sensible y no sujeto a discusión, como ocurre con el terrorismo. Incluso si le demuestras que tu discrepancia tiene fundamento y con la mayor de las educaciones. La alusión a la Gestapo que hizo Esperanza Aguirre a cuentas del caso Bono es otra clara muestra, dejado en evidencia por una sentencia judicial, por cierto.

  1. Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente de que piensa "como todo el mundo", creando una falsa impresión de unanimidad.

La derecha política lleva cuatro años atribuyéndose la representatividad de la mayoría de los españoles o, en su defecto, segregando a los ciudadanos entre quienes son de bien (los que se adhieren a sus posturas) y quienes no lo son (los que no lo hacen). Un ejemplo palmario es la AVT, cuyo presidente suele referirse a su asociacion como “las víctimas”, dando a entender que o no hay otras asociaciones de víctimas o que no son merecedoras de la misma atención que la suya.

Y después de todo esto pretenderán que con ellos se utilice un rasero distinto. Con ellos precisamente, que nunca entienden de matices, de aclaraciones, de interpretaciones; que viven en un mundo de blancos y negros, cainita y maniqueo, y que jamás conceden el beneficio de la duda a un adversario al que terminan convirtiendo en enemigo. Esa es hoy día nuestra alternativa de gobierno, y esa y no otra es la causa por la que no me quedaré en casa el próximo 9 de marzo.

15 comentarios:

  1. Ha sido, sin duda, el cuatrienio más duro de oposición contra ningún gobierno de la democracia, superando incluso la saña que en su día empleara el PSOE con el gobierno de UCD. Las técnicas goebbelsianas empleadas (aunque cabe recordar que los nazis aprendieron mucho de los métodos de propaganda británicos en la IGM) han contado, además, con los mejores padrinos: la ICR (el Vaticano), con su aliento permanentemente en la nuca de Zapatero; y a la vez, desde la distancia, la presión del Imperio (mitad desplantes, mitad chantajes).

    Zapatero y Gabilondo no estuvieron finos (más bien, tan torpes como maliciosos). Pero lo cierto es que el primero se ha limitado a decir lo que cree que le conviene a su partido para ganar las elecciones. Resulta pasmoso que la Derechosa, que lleva crispando y tensando brutalmente la vida política española todos estos años, se rasgue ahora las vestiduras porque el presidente diga eso de cara a la campaña electoral, época en la que resulta cuasinatural, aunque insufrible, que todos los políticos tiendan a tensar la cuerda para movilizar a los suyos.

    Especialmente nauseabundo resulta el escándalo fingido del Gran Líder de la Derechosa (justo el personaje que más ha VIOLENTADO la convivencia de los españoles durante este cuatrienio). Puede oírse aquí:

    http://www.lamanana.com.es/index.php/lamanana/escuchar/viernes_15_de_febrero_de_20083/

    Un cordial saludo,

    Cordura

    ResponderEliminar
  2. Bueno, se ha cortado. Vuelvo a ponerlo (y si no sale esta vez, casi mejor, pues es basura radiofónica):

    http://www.lamanana.com.es/index.php/lamanana/escuchar/viernes_15_de_febrero_de_20083/

    ResponderEliminar
  3. Goebbels ha creado escuela, quizás no vio cumplido su sueño de ver una Europa nazi, pero sus métodos todavía se difunden y lamentablemente en España lo sufrimos...

    Aunque estoy de acuerdo con lo que dices, y me parece todo muy bien argumentado, no es motivo suficiente para movilizarme. Me explico, tengo que pedir el voto por correo, que lo haré, pero todo esto lo sucedido no me moviliza a votar por ningún partido en concreto y lo siento, me niego a votar a un partido para que no salga otro... así que lo más probable es que mi voto sea en blanco, pues para mí, el defecto no está ya en qué partidos han de gobernar, sino en el sistema en sí.

    Votaría a un partido que propusiese listas abiertas, entendiendo listas abiertas como la posibilidad de elegir directamente al gobierno y no al parlamento. Ciudadanos defiende las listas abiertas, pero no de la manera que entiendo yo que deba ser... así que me temo quemi voto sólo va a servir para mostrar mi desacuerdo con esta pantomima.

    Salud!
    P.D: Por fin acabé los exámanes :D

    ResponderEliminar
  4. Cordura, aunque el enlace aparezca cortado en pantalla se puede seleccionar correctamente para copiar y pegar. Pero aquí lo tienes más fácil.

    ResponderEliminar
  5. Luismi, te voy a exponer mi opinión pero, por favor, no consideres que intento convencerte o que me muestro crítico hacia tu postura.

    Yo también tengo ideales y me gustaría que éstos fueran los que definieran los términos de la sociedad en que vivimos, pero el mundo real, ese que ni tú ni yo podemos cambiar, funciona en muchas ocasiones al margen de esos ideales últimos. Es ahí donde uno ha de escoger entre permanecer fiel a sí mismo o pensar en toda la sociedad como un todo del que se forma parte.

    En otras palabras, y en un contexto como el actual al borde de unas elecciones, me cuestiono si ser fiel a unos principios personales es la mejor alternativa cuando el resultado de esa fidelidad (traducida en abstención)en la práctica es facilitar la llegada al poder de justo la opción más opuesta a esos principios.

    Me gustaría que hubiera un partido en el que me viera identificado mucho mejor que el PSOE, el cual ha dado motivos para dejar en casa a muchos votantes, de acuerdo, pero si esa inacción de castigo supone una ayuda para quien representa todo aquello que yo aborrezco, la antítesis de mis planteamientos, entonces me trago mis principios personales, dejo de pensar en mí mismo y pienso en todo del que formo parte.

    Espero haberme explicado.

    ResponderEliminar
  6. Sí, te has explicado Flashman y no considero que me intentes convencer ni nada de eso ;).

    De todas formas, para mi no se trata de prácticar la abstención, sino de votar en blanco. Creo que con un porcentaje notable de votos en blanco los políticos se darán cuenta que algo no funciona y creo que se verán obligados a cambiar ciertas cosas, sobretodo, a ese tipod e discurso tan alejado de la realidad y de la gente.

    En el 2004 sí practiqué la abstención, pero abstenerse es una forma de mostrarse de acuerdo con todo lo que haya, es decir, asumir cualquier cosas, con lo cual, abstenerse, para mi, significa no poder dar clases de moral ni ética.

    Yo respeto tanto al que vota como el que no, tanto el que vota al PP como el que lo hace al PSOE o IU, pero evidentemente, cada opción me merece después una opinión distinta, que no tiene porqué ser negativa ni de crítica.

    Soy agnóstico pero rezo porqué se acabe ya esta forma de hacer política... tanto la de oposición como la de gobierno.

    Por cierto, a nivel de ideas soy bastante contrario a esta democracia, no porqué sea totalitarista, sino todo lo contrario, por utópico, pero como tú bien dices, vivimos en una sociedad que no vamos a cambiar con revoluciones y que de por sí, cuesta cambiar poco a poco... así que dentro del sistema que hay, hay que "jugar" a cambiar las cosas pasito a pasito...

    Salud!

    ResponderEliminar
  7. De acuerdo, Flashman (lo compruebo y tienes razón).

    Por cierto, qué tiempos aquellos en Libertad Dactilar, ¿eh? :-)

    Os dejo con una actualización:

    No violencia activa (III): El amor contra la voluntad de poder

    http://lacomunidad.elpais.com/periferia06/posts

    El Blog de Cordura
    Testimonios del crepúsculo

    Saludos,
    Cordura

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. No hablaba de revoluciones. Pero las cosas se pueden cambiar, como tú dices, poco a poco. Quizá más despacio de lo que a muchos nos gustaría pero el problema es la alternativa. La alternativa es todo lo que he dejado reflejado en éste post. Eso es lo que habrá si no vamos a votar o no lo hacemos en contra de esa inmundicia.

    Se que parece una petición de voto encubierta para el PSOE pero no me importa. La cosa me parece lo suficientemente grave como para andarme con remilgos. Si no provocamos que la casta de infames que gobierna el PP salte por los aires no habrá paz en éste país mientras a menos que ellos manden. Si no se les envía un mensaje claro de que toda la basura vomitada les pasa factura volverán a repetir la siguiente vez, y se sentirán con fuerzas y respaldo para llegar un poco más allá ¿hasta dónde la próxima vez?

    Lo único que Zapatero ha hecho en ésta legislatura ha sido gobernar, mejor o peor, pero ha hecho aquello por lo que fue elegido y de lo cual no se deriva ninguna catastrófica consecuencia de las que la oposición nos ha vendido. Se nos ha tratado de ENGAÑAR una y otra vez con acusaciones gravísimas que NUNCA se han visto corroboradas. Se nos ha tratado como deficientes mentales, como simples consumidores de propaganda y, personalmente, yo no lo puedo dejar pasar, por ello votaré EN CONTRA del PP. Que eso suponga dar mi voto al PSOE para mí es lo de menos. Hay cosas con las que he estado de acuerdo y otras con las que no, quizá no las suficientes como para, en un escenario político medianamente normal, regalarles mi voto. Pero el alud de mentiras, desde el 11-M, el Yak-42, el España-se-rompe, la rendición a ETA, la-familia-se-rompe... toda esa MIERDA no puedo pasarla por alto.

    Facilitarles el camino con mi abstención, o voto en blanco, es algo con lo que mi estómago no puede. Si tengo que votar a un presidente mediocre le votaré, porque es infinitamente peor un mentiroso que encuentra solaz en tomar permanentemente por estúpidos a los ciudadanos a los que pretende gobernar. Y que perciban que con tamaña campaña de manipulación obtienen el premio del Gobierno... no quiero pensar de lo que serán capaces la próxima vez.

    ResponderEliminar
  10. Han sido 4 años de oposición de la mano de Goebbles precedidos de 8 de gobierno y de otros cuantos de cuando fueron oposición con Felipe González. Se les da muy bien aplicar las técnicas del método manipulación de masas goebbleliano.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Seamos serios, amigos: en el felipismo eran su protagonista y su recua los que usaban técnicas "goebbelsianos".

    Pero hoy, como bien dice Flashman, basta el motivo de que la Derechosa necesita una mínima cura de humildad para evitar a toda costa (dentro de márgenes lícitos, por supuesto) una victoria del PP.

    En este sentido, no estaría de más que IU, en bloque, echara una manita... No tanto, en el fondo, para Zapatero ni para el PSOE, sino en beneficio de la libertad de conciencia, amenazada por la Derechosa clerical en la coyuntura mundial presente.

    Un saludo,

    Cordura

    ResponderEliminar
  12. Entiendo perfectamente lo que dices Flashman, pero el problema que yo tengo, no es sólo que me cause náuseas ver a la cúpula del PP difamando mentiras o comportándose como auténticos talibanes, mi problema es el sistema en sí. Aborrezco este sistema y la única forma ética que encuentro yo, a NIVEL PERSONAL, de protestar es votando en blanco o a las malas, al PGB...

    Ironías a parte, yo tengo que votar por correo y no sé muy bien cuando se me acaba el plazo para votar, pero si la cosa se pone muy muy muy muy fea, entonces, sólo entonces me veré "obligado" a votar en contra del PP. De momento el margen es 1'5, en cuanto la diferencia entre PSOE y PP se acerque más al 1 o rebaje del 1, entonces votaré PSOE (aunque me pese).

    Por cierto, hacía tiempo, mucho tiempo que no veía un post tuyo con tantos comentarios, a ver si esto sigue creciendo porqué creo que merece la pena ;).

    Salud!

    ResponderEliminar
  13. Fantástico post Flashman.

    Estoy totalmente con lo que dices.Yo me encuentro en una situación bastante similar a la tuya. No es el PSOE lo más maravilloso que existe, ni comulgo con todo lo que dice o hace. Pero hay que machacar al PP por salud democrática. Hay que infringirles una derrota clara y humillante, por higiene.

    Pero, amigo, no las tengo todas conmigo. La verdad es que nunca me he sentido más decepcionado de mi pueblo (de España hablo). No puedo entender como una cosa tan descarada como el PP pueda tener tanto millones de acólitos. Porque se puede ser de derechas. Pero ser del PP ahora, votar al PP ahora, no es ser de derechas; es ser un... bueno, dejémoslo. Un partido que no se harta de insultar a la inteligencia de sus compatriotas, de mentir más que habla y que no tiene empacho es desear lo peor para su pueblo si esto le resulta rentable en votos.

    Luismi, perdona que tercie, pero no malgastes tu papeleta. Ya ves que yo sí te digo sin rodeos que votes. Y no tanto a favor de PSOE sino CONTRA el PP (triste tener que pedir algo así, pero estamos en situación de emergencia nacional). Dices que no ves aún motivo suficiente para movilizarte. Creo que sí lo hay. Ahora se trata de "salvar" al país de su ruina moral, política, de dignidad, de vergüenza y amor propio . Más adelante, si conseguimos que la bazofia desaparezca y los políticos, sean de derechas o izquierda o centro, sean medianamente decentes y no nos insulten, podremos pensar en otros objetivos. La política es "el arte de lo posible".

    Saludos


    Pedro Pelija


    PD:
    (O mi ordenador no va bien, o yo soy muy torpe. Pero sigo viéndome obligado a entrar como Anónimo. Poniendo mi nombre en la opción Nommbre/URL no hay tu tía.)

    ResponderEliminar
  14. Para empezar creo que Fede sigue un ejemplo más castizo como es el de Queipo de Llano. Como Queipo de Llano no solo miente y hace demagogia, intenta denostar hasta el infinito a los adversarios, llegando incluso al insulto personal o a hacer alusiones a sus orígenes o su aspecto físico. Lo único que diferencia a Losantos de Queipo es que a Fede no le falta ninguna parte de su cuerpo, que yo sepa - como le pasaba a Queipo, pero está tan tarado como él. Lo qe no sé es si Fede le da al etanol.

    ResponderEliminar