domingo, 30 de agosto de 2009

El cine español, estigmatizado desde el "No a la guerra"

Hace unos días la actriz Marisa Paredes declaró que "el cine español está en la picota desde el No a la guerra". Y no le falta razón. Antes de aquello el cine español no era motivo de controversia ni se producían airados debates con motivo de su financiación vía subvenciones estatales. Ni siquiera parecía objeto de análisis la polémica sobre su calidad o su ausencia. Pero, ay, en el momento en que un significativo sector de la profesión cinematográfica decidió entrar en arena política todos esos debates saltaron a la palestra. A partir de entonces pasaron a ser los titiriteros, tal es el epíteto que la brunete mediática comenzó a emplear para referirse a los actores que osaron hacer demostración pública su antipatía por el PP y su sesgo izquierdista

Con todo ésto, y no siendo en absoluto devoto del cine patrio -más bien al contrario-, lo que quiero decir es que las películas españolas eran igual de buenas o igual de malas que antes de ese posicionamiento político. El sistemático ataque que de desde la derecha conservadora han sufrido muchos artistas, y que se recrudeció a raiz de la cosa aquella de la ceja, tiene en la política a su único componente. Jamás a los representantes de La Caverna se les oyó antes del No a la guerra una sóla voz en contra de la política de subvenciones del cine español; y mucho menos en la etapa de gobierno del PP, en la cual esas subvenciones se repartían con idéntica soltura que en la actualidad, de ahí que no se pueda contemplar su inquietud sobre el particular como una preocupación real.

Es política partidista, no importa ni la calidad ni el dinero, todo se reduce a con quien simpatizas, y aún peor, si exteriorizas esa simpatía. Los artistas, a ojos de cierta derecha sectaria hasta el cansancio, tuvieron la desfachatez de congeniar con el bando equivocado. La prueba es que quien desde el mundillo artístico no sigue esa pauta viciada de raíz recibe toda clase de parabienes de los adalides políticos de esa derecha (más aquí y aquí), entrando en contradicción directa con el discurso de éstos al financiar por entero películas cuyos autores sí están bien vistos. En tales ocasiones no parece que las subvenciones al cine español, su calidad o el escaso éxito en taquilla supongan un problema.

22 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo.Yo hice un post en su día en blog en el que decía exactamente lo mismo.Hay una caza de brujas al cine español(independientemente de su calidad)por parte de los sectores más conservadores de este país,con el rollo de las subvenciones y tal,cuando callan como...con lo de la película de Garci.

    ResponderEliminar
  2. Lo más gracioso es que muchos de le pegata y el grito de "no a la guerra" nos metieron en la OTAN... jajajaja

    La calidad del cine español es de mucha mierda, alguna joyita y las pajilleras de alfredo landa versión siglo XXI

    ResponderEliminar
  3. El cine español tiene muy buenas películas, buenas películas, malas y muy malas... como cualquier otro cine. El cine extranjero que nos llega a España procedente de otros paises es sólo un mínimo porcentaje de lo que se ve en sus salas de cine.
    Pero es cierto que hay un grave problema con las subvenciones en este pais. Para recibir una subvención un productor de una película sólo tiene que hacer un pequeño estreno de dicha película, aunque sea en un pequeño teatro y sin dar publicidad (este es el caso de, por ejempo, "antes de morir piensa en mi" que el productor hizo un estreno de tapadillo al que ni siquiera invitó al director). Muchas buenas películas españolas se quedan, una vez hechas, en los almacenes esperando una oportunidad... Porque no son rentables. Porque parece que en España sólo nos gustan las "americanadas" o las películas de humor estúpido y fácil. Y así seguimos perpetuando el típico del mal cine español.
    bicos

    ResponderEliminar
  4. Que el cine espeñol es malísimo parece opinión unánime ("una española"), sea de Garci o de Torrente. A lo mejor la diferencia está en que hasta el 2005 no padecíamos la peor crisis desde el 29, y ahora duele que regalen dinero. A lo mejor es porque nunca hasta ahora habíamos tenído a una ministra como Sindescargas repartiendo pasta a sus amigotes de la ceja. O, a lo mejor, sencillamente es que cuánto menos caja hacen más les dan, porque no creo que nadie piense en el no a la guerra para entrar al cine.
    Y desde luego, quienes estuvimos contra la invasión de Irak, no necesitábamos a los cómicos para oponernos, ni que les subvencionen por falsas películas que ni estrenan (¿para qué? si se hacen por la subvención), menos aún cuando llevan décadas sin decir ni pío sobre ETA en Sansebastián.

    Total, excusas de Marisa Paredes para un cine que no ve ni ella.

    ResponderEliminar
  5. ¿Alguien oye hablar del teatro español, que no sea para bien? Pues son los mismos actores. Siempre que he ido al teatro he salido contento, a veces incluso encandilado.

    ¿Alejandro Sanz o Amaral reciben subvenciones? No, con la pequeña diferencia de que llenan estadios y cuando salen fuera de España lo petan.

    ¿Alguien se acuerda del "no a la guerra" en TV? ¿No? Pues los actores son los mismos, y "Cuéntame...", Aída, "Amar en tiempos...", o El Internado llevan décadas triunfando sin parar.

    ResponderEliminar
  6. Donís, eso de la Sinde no deja de ser demagogia, ya que ese reparto es el que se hacía también con otros ministros de cultura, socialistas y populares.

    Nadie necesitó nada para oponerse a la guerra de Irak, pero creo que todos, sean quienes sean, merecen posicionarse como les venga en gana sin recibir represalias por ello. Yo no me opongo a que se revise la política de subvenciones, o que se supriman en gran medida, pero entiendo que el cine es una forma de cultura que todos podemos apreciar y que vende imagen de España en el exterior. Otra cuestión es la calidad de los largometrajes, pero el gusto subjetivo de cada uno hace mucho, y no creo que sea cuestión de intentar convertir la opinión personal en norma universal, así como también debería ser de esperar que nadie le diga a nadie cuando y como ha de expresar su rechazo contra ETA.

    Sobre el teatro, recuerdo una gala de los MAX vetada por el entonces presidente de la Xunta Manuel Fraga, ya que se iba a celebrar en Galicia. La excusa es que los actores se dedicaban a insultar al PP, o algo así.

    Me estoy sintiendo como abogado del diablo, cuando lo cierto es que yo tampoco doy un céntimo por el cine español, aunque veré "Agora" de Amenabar en cuanto tenga ocasión.

    ResponderEliminar
  7. Me viene a la memoria la crítica que la derecha hizo de "Mar Adentro" (entonces escuchaba a diario Onda Cero), ahora que menciono a Amenábar, al tiempo que defendía "Tío Vivo" de Garci como la peli que hubiera debido defender a España en los Oscars. Fue "Mar Adentro" y ganó. Como para fiarse del criterio de éstos. Y el cambio radical con Almodóvar, pasando de defender a ultranza su "Hable con ella" frente a la seleccionada ese año "Los lunes al sol" de Fernando León, a tildarle de "maricona" en cuando hizo explícitas sus simpatías políticas. Sin duda un dechado de principios éticos los de ésta gente.

    ResponderEliminar
  8. Sin abogados del diablo, que para eso está Marisa Paredes:

    Yo no veo ese chantaje por ningún lado. El teatro, los Max y los actores son los que son, y llenan teatros ofreciendo calidad (muchísima calidad). Lo contrario que en el cine, donde hagas lo que hagas paga Sindescargas.

    El cine español no funciona, en parte, porque las subvenciones matan el talento. En general porque es aburridísimo.

    Todo eso de "la derecha", la brunete y demás pamplinas no veo qué tenga que ver. ¿O en España solo hay gente de derechas? ¿Los de izquierda no van al cine?
    Hable con ella es una buena peli, como Volver, y Todo sobre mi madre una obra maestra. Pero si Almodóvar enlaza con auténticos bodrios como las dos últimas, habrá que decirlo, ¿o no?

    PD
    Sin verla casi sé que Agora será una maravilla :)

    ResponderEliminar
  9. Eso de que es unánime la opinión de que el cine español es malísimo, no es cierto. A mi no me parece malo. Creo que hay de todo. Claro que no me gustan basuras como Torrente u otras. Pero me gusta muchísimo Amenabar, Coixet... Y hay muchísimas películas españolas que no poseen la publicidad que obtienen las anteriores, que acaban echándose en cines minoritarios y que son maravillosas.
    Sobre las subvenciones, son los productores los que hacen las películas sólo por las subvención, no los directores y demás. Aunque sí, hay que cambiar, cuanto antes, la ley de subvenciones en España.
    Sobre el teatro.. qué voy a decir. Me encanta.

    ResponderEliminar
  10. Eso de las subvenciones matan el talento no me parece que sea algo matemático. Los 80 fueron la edad de oro de las series españolas, todas ellas producidas por TVE con dinero público. Te acordarás de Cañas y barro, La barraca, La huella del crimen y tantas otras. Se conjugaban buenos guiones basados en originales literarios o sucesos reales, actores de verdad y directores competentes. Mucho talento junto. Puede que ahora suframos un déficit de talento, o que el ansia de competir con el cine yanki haya bajado el índice de exigencia en busca de la taquilla fácil, pero no creo que la ecuación subvención + cine español = bodrio se cumpla siempre, ni con mucho.

    El teatro tiene mucho menos alcance y mucha menos atención mediática. De todas formas no he enfocado el post hacia los motivos por los que el cine español pierde público, sino la estigmatización sufrida a manos de la derecha más rancia del país por motivos exclusivamente políticos.

    ResponderEliminar
  11. La politización obsesiva de todos los temas, incluso de los más banales, es un defecto típico de la mentalidad española que no se sabe bien por qué se ha acentuado durante los últimos lustros, posiblemente como reacción a una prolongada desmovilización ideológica durante el franquismo. Antes de hacer buen cine el país deberá aprender a no ser tan burro y no estar siempre bailando al son de lo que toca el gerifalte de turno.

    ResponderEliminar
  12. Es increíble lo que hay que leer. Cierto lo de la derecha sectaria, como lo es cualquier partido en España, y cierto es que no les parecía mal que el Cine estuviera subvencionado, lo que no quiere decir que acertaran con ello. Y en todo caso, que les subvencionen no significa que se pueda hacer cualquier cosa con dicha subvención.

    En efecto, cuando un sector subvencionado se dedica a hacer política a favor de cualquier partido, se convierten desde ese momento en unos titiriteros.

    Y ahora viene la otra parte. Independientemente de a favor de que partido se pusieran, lo que diga tanto uno como otro es independiente del hecho de que sean unos titiriteros, que lo son por cómo sus actos les definen. Si uno de los partidos les llama titiriteros, no lo serán menos por no haber actuado dicho partido como debieran en su día, o no hacer de titiriteros a su favor, lo que esta por ver si les hubiera gustado o dejado de gustar, cosa que no ha ocurrido jamás. El caso es que la defensa ideológica fraudulenta a favor, lo ha sido de un partido en concreto, y no del otro. Para hablar hay que hacerlo con fundamento, no sobre castillos en el aire.

    Y ya por último, pretender descalificar la opinión de alguien por errores del pasado o por pertenecer a un partido, como se está haciendo en este artículo, es uno de los actos mas totalitarios y antidemocráticos por antonomasia que se pueden realizar. Y esto no es cuestión de opinión, sino de definición, por pretender descalificar la opinión de alguien por su condición. Desear inhabilitarles para la libre expresión y defensa de su ideología, se esté de acuerdo con ella o no.

    No he acabado. Nadie en absoluto está diciendo nada sobre las películas, nadie se queja sobre la calidad, la cual es discutible en cualquier caso, antes y ahora, lo que se está criticando desde gran parte de la sociedad, no únicamente desde un partido, es el uso de subvenciones para publicitar ideologías desde una posición privilegiada, a la que los ciudadanos que pagan con ese mismo dinero, no pueden acceder. Es decir, un verdadero abuso totalitario, engaño y fraude a los ciudadanos.

    ResponderEliminar
  13. Vaya, Lino, me lo pones muy fácil para replicarte.

    Me tildas de "totalitario" porque cometo la osadía de criticar ciertas actitudes de ciertas personas o grupo de personas, en un acto que supone un ataque a su libertad de expresión. Y acto seguido tú haces exactamente lo mismo conmigo.

    Se conoce que para tí esas personas tienen todo el derecho a expresarse sobre quien quiera y en los términos que deseen, cosa que yo no les he negado como tampoco les he "deshabilitado" para el ejercicio de ningún derecho -contrariamente a lo que dices- pero en el momento en que alguien les somete al mismo tratamiento que ellos dispensan pasa a ser un "totalitario". ¿Te das cuenta del dislate en que incurres?

    Lo del uso de subvenciones para publicitar ideologías es algo sobre lo que tendrías que extenderte, ya que no creo que sea algo que se mueva fuera del terreno de la opinión personal y, por tanto, no es una realidad objetiva que todos debamos acatar.

    Además, no creas que todo eso que denuncias se produce sólo desde un partido. En la época en la que el PP sí votaba a favor del canon digital, artistas que se beneficiaban del mismo como Julio Iglesias, Bertín Osborne o Raphael hacían campaña activa a favor de éste partido sin pasar a ser "titiriteros" y sin sufrir linchamiento mediático alguno. Y lo mismo podemos decir de deportistas que han expresado simpatías por el PP (algo a lo que tienen todo el derecho) y que disfrutan de becas ADO concedidas por un organismo público.

    Denuncias un intento (falso) de cercenar la libertad de expresión en ésta bitácora pero al mismo tiempo defiendes consecuencias para quien ejerza esa misma libertad desde el mundo del cine. A mí me da que lo que te escuece es a quien van dirigidos sus dardos, o bien que te desagradan las filias políticas de quienes los lanzan, no el hecho en sí desprovisto de cualquier componente partidista. Antes de calificar la casa del vecino haz el favor echar un vistazo a la tuya no sea que luego te saquen los colores.

    Nunca dejará de sorprenderme el modo en que algunos utilizan a la ligera el término "totalitario". Se nota que no han vivido de forma directa lo que supone un totalitarismo real.

    ResponderEliminar
  14. No Flashman, no es así. Tu no criticas la actitud de ciertas personas, tu criticas que esas personas se manifiesten, simplemente. Ya que no dices que lo que digan no sea cierto, simplemente haces alusión a su actitud pasada o a su ideología. Y si dejas caer que no es cierto que sean titiriteros, es porque lo dice el PP, que por lo visto todo lo que dice es falso, solo por que son del PP.

    Yo no he hecho eso contigo

    Sobre los titiriteros. Lo son desde el momento en que hacen uso de su posición, en este caso no son cargos públicos, pero son gente pública al pertenecer al mundo de la información y espectáculo. Y si pertenecen a ese mundo es gracias en gran parte a las subvenciones que reciben del partido por el que toman parte. Esto es ser unos titiriteros de tomo y lomo.

    Si esto también ocurría en la época del PP, cosa que no recuerdo al menos en el grado que está ocurriendo ahora, no lo hace más justificable, y es igualmente criticable.

    No confundir con el derecho de defender o favorecer al partido que desee, y por otra parte recibir becas o subvenciones deportivas que responden a otros criterios (salvo que realicen sus actividades deportivas al tiempo que hacen la expresión con la ceja). Los que están en el paro reciben subsidio porque les corresponde, por lo tanto pueden realizar campañas políticas por quien quieran. Cosa que no es lo que ocurre con los titiriteros, que simplemente por ser lo que son , hacer lo que hacen y dedicarse a lo que se dedican, reciben subvenciones.

    En definitiva, criticas que unas personas, por sus errores del pasado, o por su actitud pasada o ideología, puedan criticar la actitud de otras, sin argumentar si están en lo cierto o no. Simplemente no pueden hacerlo. Si eso no es cercenar la libertad de expresión es por que no les puedes tapar la boca. Eso se llama descalificación, es decir, cuestionas la calificación de alguien para opinar.

    Por otro lado, no te conozco, y no se me ocurriría decir que eres una cosa u otra, pero si que puedo criticar las manifestaciones u opiniones por lo que contienen o por lo equivocadas que están, no por lo que seas tu. Y estas actitudes son profundamente anti-democráticas ya que si algo es sagrado en una democracia es en no cuestionar la capacidad de opinar en base a la condición de la persona (puede que en ningún otro supuesto), pero si poder criticar la opinión en si.

    Espero habértelo dejado claro esta vez.

    PD: viví hasta los 9 años en el régimen anterior. Se lo que fue y no me hace falta vivir un «totalitarismo real» recuerdo aquella época y la me la recuerdan todos los días artículos como este

    ResponderEliminar
  15. No, en absoluto. Lo que quiero recalcar es la HIPOCRESÍA de quienes callaban cuando los suyos hacían lo que ahora hacen sus adversarios y que tantas críticas les suscita. Y que incluso ahora siguen haciendo como en el caso de la película de Garci "Sangre de Mayo", integramente financiada por la CAM.

    En efecto, no entro en si lo que dicen es cierto o no porque es algo sujeto a opinión, no se trata de señalar a éste o a aquel como emisores exclusivos de la verdad absoluta. Además no es la intención de éste post, y me reconocerás el derecho de dar el enfoque a los artículos de mi blog que yo estime más oportuno, ¿verdad?

    Lo que sí cuestiono, y por ello me permito hablar en éstos términos, es su autoridad moral para hablar del modo que lo hacen. Eso sí es algo que les niego por completo, y estoy en mi perfecto derecho a decir que quienes en su día callaron (y callan) cuando los de su cuerda hacer tal acto montan en cólera en caso de hacerlo el adversario. Les niego toda legitimidad moral, por supuesto, pero jamás, y de mi post no de puede extraer tal cosa, el derecho a expresar cualquier opinión por disparatada que sea.

    Legitimidad o autoridad moral. ¿Te queda claro ahora?

    Eso sí, considero, y no me parece nada antidemocrático, lejos del histrionismo y la ligereza con que te refieres a "totalitarismos" , que no todas las opiniones son respetables. Lo son las personas, no las opiniones. Una opinión basada en la superioridad aria no tiene mi respeto, por ponerte un ejemplo antes de que empieces otra vez a tirarte de los pelos.

    Además, para enfatizar que no me conoces haces unos juicios bastante concretos y contundentes, por desgracia falaces. Tampoco he dicho que todo lo que diga el PP es falso, es una falacia de hombre de paja de libro. Incluso me esmero en no generalizar cuando me refiero a la derecha, porque tengo el convencimiento de las generalizaciones siempre son injustas.

    No me tengo por un paradigma de objetividad, todos tenemos nuestros sesgos. Pero por favor, lecciones, sobre todo después de soltar determinadas perlas, las justas.

    ResponderEliminar
  16. Legitimidad moral la tienen pocos partidos, y la tienen menos los que ahora callan ante la actitud de los titiriteros. El sistema está así montado, y como está así montado y hasta que no se cambie, precisamente los que más legitimidad tienen para decir algo, es la oposición, nos guste o no, es la que hay.

    En todo caso, me reitero en lo dicho, no es democrático.

    Tampoco he dicho que todas las opiniones sean respetables, digo que todo el mundo puede opinar, y el encasillar a alguien en una u otro ideología, por mala que sea y por cierto que sea, no le invalida para hacerlo. Será la propia opinión la descartable por si misma, no por quien lo diga.

    La exageración en la que he incurrido, lo admito, no es una falacia del hombre de paja. La falacia del hombre de paja es la que haces tu, menospreciando, inhabilitando al PP (hombre de paja) para opinar. No lo quería decir y prefería explicarlo, Gracias por recordarmelo.

    ResponderEliminar
  17. Pues permíteme que te diga que te podías habar ahorrado la explicación, porque es errónea. El hombre de paja es atribuir al oponente algo que no ha dicho, tergiversar o caricaturizar su argumento para después rebatir esa caricatura y no el argumento en sí. En eso has incurrido al decir que yo inhabilito, cosa que no hago como ya he dejado meridianemente claro. Reprochar la nula autoridad moral a alguien en virtud de su pasado inmediato no es un hombre de paja. Repásate los apuntes de lógica. ;-)

    ResponderEliminar
  18. Tienes razón. Tu falacia es ataque ad-hominem

    La otra es esta: Falacia del Muñeco de Paja

    Una deforma la posición del contrincante para debilitarlo (hombre de paja), y la otra, la tuya, es atacar a la persona y no a lo que defiende.

    Gracias de nuevo

    ResponderEliminar
  19. Yo no he cuestionado ni apoyado lo que se dice desde la derecha talibán. Sencillamente el hilo conductor de mi análisis va por otros derroteros. He analizado un comportamiento concreto y a través de dicho análisis he llegado a una conclusión. En todo caso sería un argumentum ad hominem, que no es lo mismo que una falacia ad hominem (la definición de wikipedia me parece más completa).

    Pero te hago notar, porque es algo que muchos pasan por alto, que, en cualquier caso, el centro de las invectivas de alguien que emplea el argumentum ad hominem siempre es un hecho CIERTO. Ejemplo: Fulanito no puede opinar sobre tal o cual tema porque es un borracho; bien, puede ser un borracho pero ello no es óbice para que esté cualificado para opinar sobre ese tema, porque no puede estar borracho 24 h al día 365 días al año.

    Con lo cual, al aplicarme esa norma lógica, estás admitiendo implícitamente que el post que he escrito está cargado de razón. ;-)

    ResponderEliminar
  20. Vamos a ver Flashman, o no te enteras de nada o me estas tomando el pelo. En cualquiera de los dos casos no tengo tiempo para perderlo aquí.

    ES SIDO EL PRIMERO EN ADMITIR QUE EL PP NO ACTUÓ CORRECTAMENTE EN SU DÍA, Y NO TIENE LEGITIMIDAD desde un punto de vista estricto.

    ¿Queda claro esto? Bien, a partir de aquí, la cuestión es que, sean borrachos o del PP (sic) los que lo digan y defiendan, LOS CINEASTAS SON UNOS TITIRITEROS VENDIDOS AL RÉGIMEN, Y EL RÉGIMEN ACTUAL CALLA Y SE BENEFICIA DE ELLO, POR LO QUE POR LA MISMA LÓGICA, CARECEN EXACTAMENTE IGUAL DE LA MISMA LEGITIMIDAD. Cosa que queda en un segundo plano, lo que si que es sintomático de muchas cosas.

    Por otro lado, la legitimidad del sistema, que no es democrático sino basado en partidos y no en los ciudadanos, OTORGA IGUAL LEGITIMIDAD A AMBAS PARTES PARA DEFENDER SUS POSTURAS. No es la legitimidad anterior, sino las que las reglas del sistema político imponen. Además, el pretender descalificar a la oposición para ejercer su labor como tal, ES MÁS ANTIDEMOCRÁTICO TODAVÍA SI CABE. Si no te gusta esto, como a mi, entonces habrá que cambiar el sistema, y no criticar o como quieras llamarle, y muchos menos descalificar, a la oposición, que no hace otra cosa que agravar el problema

    El que ha sacado el tema de las falacias has sido tu, por motivos que no he acabado de comprender.

    No tengo más tiempo, lo siento

    ResponderEliminar
  21. A mí también hay no pocos aspectos de nuestro actual sistema que me desagradan. Lo que pasa es que mientras éste sistema permanezca vigente acato sus normas. Pero bueno, es otro tema.

    Como te he dicho, no descalifico A LA OPOSICIÓN sino ACTITUDES CONCRETAS aquí descritas de la oposición, así como de su corifeo mediático. Que hacerlo a tí te parezca antidemocrático ya es de aurtora boreal. ¿Acaso crees que porque unos señores no detenten el poder ya no deben estar sujetos a crítica? ¿Ese es el sistema que anhelas? Desde luego no es el mío. Sometido a crítica ha de estar todo cristo, amigo Lino, tanto el que manda como el que pretende mandar. Con más motivo el primero, por supuesto, pero sin descuidar el marcaje del segundo.

    Es curioso. Abominas del sistema pero me dices que es antidemocrático criticar a una fuerza política que forma parte del mismo, sólo porque no manda. Pero eso sí, me das la razón en que hay materia para criticarle ("no tiene legitimidad", dices, que es lo que yo venía sosteniendo). Aclarate porque no parece que andes muy fino con ésto.

    Sobre los actores, es que, como ya he subrayado, NO ES EL TEMA DEL POST. Si tú lo quieres desviar en esa dirección, por mí perfecto, pero la entrada va de otra cosa. ¿Son unos vendidos? Es opinable. En los USA hay posicionamientos políticos más que nítidos entre el mundillo y no creo que exista (que no lo se) política de subvenciones. Durante la etapa pepera esas subvenciones existían y el posicionamiento visible era el que es ahora, con lo cual no parece haber relación causa-efecto entre subvención y postura política.

    Con las falacias, machote, has empezado tú al atribuirme cosas que no he dicho. Creí que había quedado más que claro.

    ResponderEliminar
  22. Si, si, tu marea la perdiz

    El que quiera que se lea el post entero, que dicho está y clarito. Si queda alguna duda que la pregunta, por favor.

    ResponderEliminar