sábado, 9 de febrero de 2008

¿Mintió Zapatero en los contactos con ETA?

No paro de oir y leer comentarios sobre la entrevista que publicó El Mundo relativos a la autorización que el Presidente del Gobierno declaró dar a los contactos con ETA tras el atentado de la T4. La jauría talibán no cesa de repetir desde entonces que los emisarios de Zapatero mantuvieron los contactos tras ese atentado mortal pese a llevar meses rechazando informaciones en tal sentido, o lo que es lo mismo, que ZP mentía a sabiendas cada vez que negaba dichos contactos.

Veamos pues el fragmento de la entrevista que tanta polvareda ha suscitado.

P.- ¿Cómo se entiende entonces que después de que usted adquiere conciencia de la verdadera naturaleza de esos individuos, continuaran los contactos?
R.- Pero continuaron con una situación ya muy deteriorada, muy deteriorada. Y fue debido al deseo de instancias internacionales.Al ver que tenían toda la buena voluntad de que pudiera verse la luz al final del túnel, de que aquello no fuera el fin...Pero la verdad es que había ya muy pocas posibilidades.
P.- ¿Y no sintió en ese momento ningún escrúpulo moral al autorizar que siguieran los contactos con quienes acababan de matar, rompiendo sus propias reglas de tregua?
R.- Matar habían matado siempre
P.- Pero usted dice que autorizó esos nuevos contactos a petición de instancias internacionales. ¿No le creó eso un conflicto ético?
R.- En absoluto. Mi ética es la ética de la responsabilidad.Mi principio ético era agotar hasta el último suspiro para evitar que hubiera más víctimas. Es difícil de transferir. Es la parte más difícil de ser presidente de una democracia con un grupo terrorista enfrente.


Una vez leído, yo no encuentro dónde dice Zapatero que ordenara a sus enviados proseguir el contacto con ETA. Según afirma, son “instancias internacionales” las que pidieron continuar el diálogo, no hay nada referido a enviados directos del Gobierno. Es algo sobre lo que ha incidido posteriormente y que ha corroborado el ministro de justicia en las páginas del mismo diario.

Esto, ni es cogérsela con papel de fumar ni es seguidismo ciego, no he sido yo el que ha convertido ésta entrevista en la nueva verdad revelada. En cambio, los que se aferran a las respuestas de Zapatero como demostración palpable de su presunto engaño sí son quienes le atribuyen un hecho que no se desprende de sus palabras, quienes interpretan en lugar de enunciar. Si ahora hay que tomar sus palabras como ciertas sin asomo de duda dice entonces ciñámonos a lo que dice sin añadir ni una coma, porque salirse de ahí es manipular y tratar de engañar.

¿Que nos parece mal que Zapatero diera validez a contactos entre ETA y esas “instancias internacionales” tras un atentado mortal? Pues muy bien, enunciémoslo así entonces, porque lo que se está vendiendo no es eso, sino algo más perverso.

Zapatero también afirma tajantemente que no se promovieron contactos con nadie del entorno etarra ni antes de la tregua ni antes de llegar al poder. Si en esa entrevista no hay reflejadas nada más que verdades, ¿a qué esperan para descedirse y reconocerse como mentirosos quienes señalaban, igual de tajantes, que esos contactos existieron? ¿O solo hay que concederle veracidad a lo que la táctica política convenga?

Desde esta bitácora se ha criticado la forma de llevar el llamado proceso de paz emprendido por Zapatero desde que ETA anunciara su “alto el fuego permanente”. Que la gestión de ese proceso deba examinarse con lupa no es algo que quien suscribe vaya a contradecir, ni se desprenderá desde aquí crítica alguna hacia quienes siempre pensaron que no hay que hablar de nada con ETA. Podré estar en desacuerdo, que lo estoy, pero al mismo tiempo les reconocería una coherencia y legitimidad moral que ha brillado por su ausencia en la tropa que se ha entregado por completo a la teoría de la rendición.

Lo que me parece insoportable hasta el vómito es que toda la basura, todas las insidias y majaderías expelidas sobre el malogrado intento de paz vengan de quienes saludaron, avalaron e incluso condujeron el anterior proceso abierto por Aznar en 1998. De quienes no se han cansado de mentir, de manipular y de falsear la realidad obsequiándonos con estupideces como esa de la rendición; de quienes han encontrado solaz en burlarse de los españoles con total desparpajo cada vez que abordaban el tema de la tregua; de quienes han dado más crédito al entorno etarra que al Gobierno del Estado, pese a que los propios terroristas les atribuyen actitudes análogas a las que llevan meses censurando.

Han tomado por tullidos intelectuales a los ciudadanos hasta hartarse y, por lo que vemos, no van a descansar hasta obtener su único y verdadero objetivo: el poder. ¿Se lo vamos a seguir permitiendo?

2 comentarios:

  1. no se quien es la persona que ha escrito esto... pero se palpa el principal error que rodea ultimamente al socialismo español... y no es el pensamiento idealista que arrastran, sino un profundo defecto de base sobre el que construyen un defecto aun mayor, pero que a grandes rasgos, aparentemente convencen, como? con el don de la sofistica!. el que no vea que zapatero miente, le defendera hasta la saciedad, pero en realidad no sabe que defiende, solo verborrea y parafernalia. siento que sea asi, pero se agradeceran a si mismos un poco de autocritica!

    ResponderEliminar
  2. Sr. Anónimo, ¿cómo que quien ha escrito ésto? ¿Es la primera vez que entra a un blog?

    Señáleme ud. dónde está esa mentira y entramos a discutirla, pero no me venga con dogmatismos sobre lo que dicen los demás porque no hace otra cosa que retratarse ud. mismo. Todo lo que ha dejado dicho es perfectamente aplicable a ud., con el agravante de que no puede sostener lo que dice con arreglo a la información de que se dispone, y yo sí.

    Así que, no le vendría mal echar un vistazo dentro de su propia casa antes de entrar en la ajena a dar lecciones. ¿No se da cuenta que ese permanente menosprecio por el rival ha sido una de las causas de su derrota electoral?

    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar