lunes, 28 de enero de 2008

Apoyar la guerra de Irak fue un error, coño

Ayer el ¿líder? del Partido de la Patraña, Rajoy Brey, se desmelenó y decidió dar un paso al frente en la dirección correcta. Lástima que le haya costado más de cuatro años y verse inmerso en una campaña electoral a nivel nacional para dar paso a ésta mini campaña de lavado de imagen.
Rajoy reconoce que "se cometió un error" al apoyar la guerra de Irak

En honor a la verdad hay que decir que ya había apuntado algo en ese sentido meses atrás.
"Hay una diferencia sustancial, solo hay una. Y es que en Iraq se fue sin resolución de Naciones Unidas y en Afganistán se fue con resolución de Naciones Unidas"(27-09-2007)

Aunque bueno, la verdad es que la precampaña está vigente casi desde el final del verano del pasado año.

Podría parecer un arranque de honestidad del cabecilla popular, pero hay trampa. Quiere que sigamos comulgando con ruedas de molino en referencia a la no presencia de las archifamosas armas de destrucción masiva y, de éste modo, absolver toda decisión tomada desde el Gobierno presidido por Aznar relativa a éste asunto. En otras palabras, ellos siempre actuaron de buena fe. La malicia y el interés partidario sólo son endémicos en el rival.
"toda la Comunidad Internacional creía que esas armas de destrucción masiva existían", aunque admitió que tuvieron, "como todo el mundo", una "información equivocada".

Ésto es, como es bien sabido, mentira. Y Rajoy se agarra a la misma mentira que su jefe. De ser cierto lo que dice, hubiera existido esa resolución de la ONU que daba cobertura legal la invasión, que entonces daban por existente y que ahora el propio Mariano afirma que nunca existió. Puede que Rajoy tenga un jefe que le mueva los hilos, pero éste a su vez responde, al menos en lo referido a Irak, ante instancias mayores. Y al capo supremo no se le desaira culpándole de suministrar información falsa.
Rajoy respalda que Aznar avalase sin condiciones la guerra de Irak (27-09-2007)

Dice Rajoy que la petición de Aznar para que Bush esperara una nueva resolución no tuvo éxito, pero que ello da idea del "peso específico" de que gozaba España en su relación con los EE.UU. Ahí es nada, según la lógica que manejan en la calle Génova tener peso es que no te hagan ni puñetero caso.

Conviene recordar también lo taxativos que se mostraban los dirigentes populares en aquellas fechas, lo seguros que estaban de contar con la información correcta.
Aznar asegura tener información de que Irak es una amenaza para la seguridad mundial y para España (02-02-2003)

Con especial mención del mismísimo Rajoy Brey.
Toda la comunidad internacional de Irak cree que Irak tiene -porque además las ha utilizado- armas de destrucción masiva, salvo el Partido Socialista Obrero Español".(11-06-2003)

Pero, ¿que contesta Rajoy cuando le preguntan por Irak sin haber un horizonte electoral en ciernes?
"Estoy en otras cosas... éste es un país civilizado, coño" (13-02-2007)

Tras lo cual no me queda otra cosa por añadir más que: sr. Rajoy, es ud. un absoluto incompetente. Coño.

viernes, 25 de enero de 2008

Insultando la memoria de Heath Ledger

¿Y éstos se llaman a sí mismos cristianos? Jesucristo, de haber existido tal y como lo cuentan, si volviera a resucitar vomitaría hasta los tuétanos para después volverse a la tumba sólo de ver cómo engendros como los que pueblan ésta comunidad se apropian de su mensaje para prostituirlo y pisotearlo. El fanatismo llevado al extremo de la ruina moral. Una secta anticristiana con todas las letras.

Lichtjahre, el espectacular directo de Lacrimosa

Ese proyecto musical llamado Lacrimosa que comanda el músico y compositor germano Tilo Wolff acaba de publicar un disco doble en directo absolutamente devastador. En Lichtjahre, Wolff se rodea de una auténtica banda de Rock para regalarnos un disco de Metal épico cómo sólo Lacrimosa era capaz de crear.

Sin dejar completamente a un lado las orquestaciones, éste directo se vuelca, más que nunca en la carrera de ésta formación radicada en Suiza, hacia el Rock pesado, dejando su lado más barroco y sinfónico para grabaciones en estudio. A buen seguro que los aficionados a su vertiente clásica tendrán ocasión de disfrutarla en subsiguientes entregas, pero Tilo ha decidido orientar Lichtjahre hacia su faceta más rockera con un resultado apabullante. Incluso sus evidentes carencias vocales terminan en un segundo plano ante el arrollador despliegue de la banda que le acompaña, conviertiendo en una bomba incluso el pasaje más trivial.

Grabado en lugares tan dispares como Centroeuropa, Mexico y China, Lichtjahre es todo un regalo para los amantes del Metal con carga épica y atmósfera gótica.

En un directo de 1997, Schakal.


miércoles, 23 de enero de 2008

Hollywood pierde a dos jovenes valores

Hace pocos días conocimos por la prensa el fallecimiento Brad Renfro con tan solo 26 años. Éste joven actor saltó a la fama con sólo doce años al interpretar al adolescente que trae de cabeza a Susan Sarandon en El cliente (The client, 1994). Posteriormente protagonizó el drama psicológico Verano de corrupcción (extraña traducción del original Apt pupil, 1997) metiéndose en las carnes de un joven que extorsiona a un vecino, interpretado por Ian McKellen, al descubrir que es un excriminal de guerra nazi. Vinculada su muerte al consumo de drogas, en los últimos años no se le conocían trabajos de gran relevancia en los que lucir ese gesto insolente tan propio de la adolescencia.

Hoy nos despertamos con otra noticia luctuosa que afecta a un actor joven, aunque con una carrera mucho más consolidada en La Meca del cine. El australiano Heath Ledger, de 28 años, fue hallado muerto en su casa de Nueva York. Se desconocen las causas pero se apunta como primera hipótesis el consumo excesivo, accidental o intencionado, de determinado tipo de pastillas. Al contrario que Renfro, Ledger se encontraba en la cumbre de su carrera habiéndose hecho un nombre en última instancia gracias a la nominación al Oscar que le proporcionó su interpretación de vaquero gay en Brokeback Mountain. Tenía varias películas de inminente estreno, una de las cuales era una nueva secuela de Batman en la que se calza los zapatos del Joker, y se encontraba inmerso en un nuevo rodaje cuando se ha conocido la fatal noticia. Personalmente, me quedo con su papel de carcelero por tradición familiar en Monster's ball, un personaje duro en una película sin concesiones.

Muchos se acordarán de River Phoenix, actor hermano de Joaquin Phoenix, fallecido en 1993 a los 23 años por causa de las drogas cuando su carrera despuntaba como una de las más prometedoras del Hollywood de entonces. Ahora, Brad Renfro y Heath Ledger pasan a engrosar esa lista de jóvenes valores del cine estadounidense prematuramente desaparecidos.

martes, 22 de enero de 2008

El patriotismo de la izquierda española

Me parece que, en el caso de nuestro país, afirmar que la derecha sociológica se encuentra mucho más cómoda desfilando detrás de la bandera española que la izquierda es un hecho que no ofrece muchas dudas. En los últimos años, pródigos en manifestaciones más o menos multitudinarias convocadas desde ámbitos derechistas, hemos podido comprobarlo en numerosas ocasiones. Sin embargo, cada vez que se produce una concentración masiva de ciudadanos a instancias de colectivos de izquierdas donde los trapitos de colores tengan razón de ser, no son precisamente banderas rojigualdas lo que más destaca entre los asistentes. ¿Implica ésto que en dichos actos no hay exhibición de simbología representativa del estado? No. La izquierda también también es patriota y gusta de lucir sus símbolos.

No parece osado afirmar que la enseña tricolor de la II República goza de mayores simpatías y entre muchos integrantes de la izquierda sociológica. Cuando veo a uno de éstos izquierdistas portar una de éstas banderas me pregunto cual es la diferencia entre él y un derechista ufano de lucir los colores constitucionales (no hablemos ya de la simbología pre-constiticional), ya que ambos parecen orgullosos de verse representados por un símbolo creado para representar al estado, el mismo estado.

La izquierda no deja de ser tildada de antipatriota por esa derecha que se apresura a apoderarse de la simbología nacional vigente para patrimonializarla y hacerla suya. Aduce el conservadurismo patrio en su defensa que se ven espoleados a ello al ver cómo buena parte del progresismo nacional hace, llamémoslo así, dejación de simbología, como si las enseñas nacionales que hoy imperan en el estado español fueran un anatema para ellos. Y ello es leído por el espectro conservador como un menosprecio, una ofensa que les reafirma en su afán implícito de asociar la iconografía propia del país con su ideología.

El origen de esa alergia (tiendo a generalizar para establecer unos términos en los cuales se entienda lo que quiero expresar, pese a saber que no es un recurso recomendable) que la izquierda siente hacia los símbolos nacionales viene de un período histórico concreto, y aún reciente, como fue el franquismo. Aún hoy día, desde amplios sectores progresistas se identifica la exaltación de los símbolos nacionales con la que, durante casi cuarenta años, se hizo desde un estado dictatorial que reprimía duramente la disidencia. Se relacionan con la dictadura imágenes e incluso valores que entonces se hicieron fuertes por la vía de la coacción y el miedo, creando un poso de rencor que aún dura hoy día en miles de españoles que vivieron aquella época.

¿Esas personas sienten un desapego, cuando no rechazo, hacia todo lo que huela a patriotismo? En mi opinión no. Sencillamente, el patriotismo lo vinculan a otros valores no enlazados con los que consideran heredados por la simbología estatal de ahora sino a los que descollaban antes de que el franquismo se los llevara por delante. De ahí la profusa utilización de la bandera republicana en mitines y manifestaciones de corte izquierdista. La izquierda es patriota, sí, pero reclama su derecho a serlo bajo unos valores que una vez fueron de todos y que fueron pisoteados por un golpe de estado y duramente reprimidos por una larga y severa dictadura. Y para ellos, esos valores van asociados una simbología concreta.

Pero, ¿es justo que la bandera o el himno constitucionales arrastren las consecuencias de haber sido utilizados por un dictador como enseña de un régimen atroz, habiendo sido recuperados para la causa democrática? Supongo que no, pero de igual forma tampoco fue justo que millones de personas vieran su vida devastada porque un puñado de militares quisiera imponer por la fuerza sus ideales y su forma de entender la vida a todo un país.

En suma, la izquierda es patriota. Lo que no quiere es compartir su sentimiento junto a quienes juzgan herederos ideológicos de los que trataron de aniquilar su sentir patriótico; junto quienes se envuelven orgullosos en la rojigualda mientras se adhieren a posturas reaccionarias que les retrotraen a épocas pasadas y dolorosas. Aunque tal vez ese sea un error de cálculo. La derecha post franquista se ha mimetizado con el panorama democrático español y, en gran medida, ha terminado por aceptar sus modos y maneras de igual forma que ha aceptado el escudo constitucional a cambio del águila de San Juan, sin que ello le haya supuesto renunciar a gran parte de los valores que el pollo representó durante la dictadura, los cuales cada vez tienen menos complejos en reivindicar.

Quizá ese pragmatismo, ese saber renunciar a unos máximos utópicos para ir asegurando unos mínimos, plasmado en esa capacidad de mimetización que aludía a cierta derecha (recuerdo que la generalización solo era un recurso retórico), sea una asignatura pendiente en un importante sector de la izquierda española. Tampoco hay tanta diferencia entre la España actual y la que ellos añoran, no tanta como para situar un muro infranqueable entre una bandera y otra, entre un sentir patriótico y otro.

miércoles, 16 de enero de 2008

Rajoy y Aguirre truncan las ambiciones de Gallardón

El sector ultramontano que domina la dirección del PP ha cosechado una nueva victoria sobre el sector moderado a costa de aplastar las aspiraciones políticas de Alberto Ruiz Gallardón. El alcalde de Madrid no será diputado gracias a la abrupta intervención de su amiga Esperanza Aguirre, presidenta de la CAM, que no dudó en amenazar con dimitir y competir con él si su amigo era incluido en la lista que encabezará Mariano Rajoy por Madrid de cara a las elecciones del 9 de marzo.

Con una campaña electoral en ciernes el ¿líder? popular, Rajoy Brey, no podía permitirse la estampa del alcalde y la presidenta madrileños peleándose por sus despojos antes incluso de una hipotética derrota dentro de dos meses. Con ésta sacudida política, queda en evidencia la poca fe que sus otrora confesos baluartes tienen en la victoria de un PP comandado por Rajoy. No conviene transmitir la imagen de incapacidad para ordenar tu propia casa cuando intentas venderte como el epítome de la buena gestión política, así que el mandamás popular ha considerado que la cirugía era el mal menor para erradicar la infección que afectaba a su liderazgo.

Pero toda cirugía deja cicatrices, y hay post operatorios que son largos y duros. Con un horizonte electoral tan próximo, dejarse en el camino a un receptor de voto moderado como Gallardón, y más cuando ha sido en pugna con una representante de la vertiente más reaccionaria del partido como Aguirre, puede suponerle al PP un coste en las urnas de muy complicada digestión.

Gallardón ni confirma ni desmiente que vaya a dejar la política tras el 9 de marzo; de irse le seguiría su fiel vicealcalde, Manuel Cobo; y la alcaldía quedaría ocupada por la segunda teniente de alcalde, la sin par Ana Botella, señora de Aznar. Que ésta mujer se pueda convertir en la regidora madrileña me produce un estupor difícil de describir, pero esperemos a que las informaciones se confirmen antes de ponernos en lo peor.

Una cosa ha quedado clara: ni Gallardón ni Aguirre parecen apreciar el cargo que los madrileños les otorgaron más allá de como mero trampolín para alcanzar objetivos políticos mayores. Si Gallardón abandona la alcaldía tras las generales será la confirmación de tal hecho y un triste colofón a su brillante trayectoria.

Y a todo ésto, en Ferraz se frotan las manos.

jueves, 10 de enero de 2008

Recién huida de la secta de los Peones negros

Hoy nuevamente cedo el protagonismo a un texto ajeno que considero de interés. Se trata del relato de una ex-peón negro que finalmente ha comprendido el engaño a que estaba siendo sometida por la banda de Luis del Pino. Firma las siguientes palabras en el blog de José Donís, Políticamente Acorrecto. Os dejo con Amelia de Querol Orozco y Conspiranoia en blanco y negro.

---------------------------------------------

Frente a la moda del enigma y el agujero negro en formato editorial, ha aparecido en el horizonte un libro con aires nuevos: "Conspiranoia", escrito por el periodista D. Enrique de Diego. Un libro ágil y fluido que se lee de un tirón y con contenidos ciertamente interesantes. Un libro que nos acerca al fenómeno conspiracionista surgido a raíz del atentado terrorista del once de marzo de 2004, con una visión clara, bien documentada y coherente, desde el rigor y la precisión argumental y siempre desde el buen hacer lingüístico. De Diego se atreve a poner muchos puntos sobre todas esas íes que configuran el panorama mediático de parte de la derecha española, que abanderada por COPE, EL MUNDO y Libertad Digital se aboca a una deriva delirante en pro de tesis "antisistema". Un libro valiente que ofrece esa información útil y veraz que reclama gran parte de la derecha ideológica que no quiere sumarse a la locura del conspiracionismo.

Un capítulo que me llama especialmente la atención en su libro, por la generosidad con que es tratado, es el referente al movimiento de peones negros. Con rigor afronta el reto de exponer el nacimiento y desarrollo posterior del que va a ser, según propias palabras del autor "el primer movimiento asociativo espontáneo, informal, no subvencionado, ni con vocación de satélite de partidos". Internet era la herramienta adecuada para hacerla realidad

Comparto la opinión, tan bien expuesta en "Conspiranoia", en la que de Diego señala como personaje más relevante en el nacimiento de peones negros a Luís Miguel, mas conocido por su alias en Internet: The Smoker. Participante en el blog de Luís del Pino, decide crear su propia página web donde reunir toda la información disponible sobre el 11M. Este lugar de Internet se fue convirtiendo poco a poco en un referente obligado de consulta y reunión. Muchos ciudadanos, algunos expulsados del blog de Luís del Pino, desean conocer la verdad sobre ese "confuso" 11M y se acercan a este movimiento. En su libro, de Diego ofrece un acertado retrato de The_smoker. O por lo menos de la personalidad que los peones negros percibíamos, hoy bastante deteriorada. Hombre entusiasta y sin complejos, tiene un gran carisma que permite que cada día se agrupe más gente en torno a su proyecto. Un proyecto que nació ilusionante, pero que poco a poco fue dejando ver las carencias que como organización le acompañaban y transformaban en, prácticamente, una secta:

- La primera, el propio nombre. Surgido días antes de la manifestación convocada el 26 de junio de 2006 por la AVT, cuando un internauta conocido con el apodo de Ziriaco compara la investigación del 11M con una partida de ajedrez entre las piezas blancas, primeras en mover en el juego, y las negras, que han de responder al movimiento. El peón "sugiere la condición de gentes normales, sencillas" que, paso a paso, sin pausa, pueden inclinar la partida. La idea, incomprensiblemente bien acogida, fue degenerando en una dialéctica endiablada donde o eres "de los negros" (los buenos, los amigos) o eres "de las blancas" (los malos, los enemigos). Es la imagen de un fenómeno que poco a poco ha ido radicalizando aquel movimiento hacia un maniqueísmo peligroso y convirtiéndolo en un reducto de fanatismo.

- La segunda, la pretendida independencia, cacareada como signo definitorio, ha resultado claramente falsa. Dependíamos, en primer lugar, de las opiniones y dictados de nuestro líder, de sus intereses, de sus "investigaciones" (y las de otros autores conspiracionistas), que no eran nunca cuestionadas, y de una cobertura mediática de COPE, El Mundo y Libertad Digital , sin los cuales peones negros nunca hubiesen existido.

Y mejor ni hablar de aspiraciones políticas

- La tercera, la discrepancia. peones negros se ha ido consolidando como una secta que obedece de forma ciega los dictados de su gurú, donde cualquier signo de crítica no es bienvenido. O estás conmigo o estás contra mí. La polarización es cada vez mayor. Pero sucede que yo no estoy contra nadie. Si seré ingenua, que sólo buscaba la verdad...

Esa deriva sectaria sitúa a los peones negros al límite de la realidad

- Y la cuarta, el aislamiento de la realidad que lleva al aislamiento social y mediático. Más allá de la COPE, el Mundo y LD, nadie da ya cobertura a la conspiración.

Sin embargo, de Diego entiende que hay un grupo de peones (los peones negros libres, entre los que yo me encontraba) que nos mostrábamos dispuestos a no dar la espalda a la realidad, manifestando un distanciamiento de esta secta de la que algunos hemos logrado salir. Y agradezco sinceramente su comprensión

Aún queda un pequeño reducto aferrado a su líder y éste, a sus patrocinadores, pero están condenados a la marginalidad y al ostracismo. Les animo a que hagan la precisa autocrítica.

Resumiendo. "Conspiranoia" es una explicación interesante, documentada y amena de un lamentable fenómeno y espero que abra muchos ojos.

Aquí yace la mentira

Junto a nuestra confiada inocencia.

lunes, 7 de enero de 2008

El símbolo de la paz y el amor cristiano


Siempre me he preguntado cómo el cristianismo puede tener como uno se sus mayores símbolos una imagen como la que corona éste post (pínchese para ver con más detalle): un tipo clavado en una cruz y sangrando copiosamente por tan terrible padecimiento. A mi juicio es una imagen sádica, violenta y morbosa. Parece mentira que haya quien encumbre la tortura y el sufrimiento atroz como manifestación máxima de una religión presuntamente basada en el amor hacia el prójimo. Y quien la reverencie y la reconozca como expresión de paz y amor.

Eso sí, los que proclaman que semejante tormento es el camino para alcanzar la salvación eterna son los que menos se exponen a tales martirios.

jueves, 3 de enero de 2008

Por la abolición de un concordato obsoleto

Espero que las últimas apariciones públicas de esos farsantes que componen la jerarquía eclesiástica hayan hecho aflorar los sentimientos laicistas del mayor número posible de personas. Éstos señores se siguen apoyando en la firma de un concordato con el Vaticano en 1979 que aprovechaba la frágil y quebradiza etapa de la transición, en la que se intentó dejar a todos más o menos contentos para evitar convulsiones que hicieran peligrar el proceso, y siguen planteando unas exigencias que colisionan con los fundamentos básicos de la Constitución española.

Hoy día ese concordato ya huele a cadáver y creo que va siendo hora de somerterlo a una profunda reforma orientada exhortar a la Iglesia Católica (en adelante, IC)a que consiga la tan cacareada autofinanciación.

Dice nuestra Constitución que España es un estado aconfesional que mantiene una particular relación con la IC según el artículo 16.3:

Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

La contradicción entre ambos preceptos es palmaria. Un estado no puede autodefinirse como aconfesional (que es equivalente a laico) al tiempo que diseña un régimen de privilegios destinado a una sola confesión religiosa. Estaríamos hablando de un estado confesional encubierto o, para ser más exactos, de un estado semiconfesional, lo cual es un disparate. No se puede ser laico a medias, o se es o no se es, y tratar de contentar a todos en ésta cuestión ni es serio ni es viable.

Observemos algunos artículos del concordato firmado en 1979 con la Santa Sede a los que el paso del tiempo ha tratado con especial dureza.

Sobre asuntos económicos:

ARTICULO II

1. El Estado se compromete a colaborar con la Iglesia Católica enconsecución de su adecuado sostenimiento económico, con respeto absoluto del principio de libertad religiosa.

Un Estado laico no puede colaborar económicamente por sistema con una confesión religiosa. Han de ser los feligreses quienes lo hagan con sus aportaciones voluntarias. Obligar a todos los ciudadanos al sostenimiento económico de una institución que gobierna el universo moral y, por tanto, perteneciente a la esfera personal de cada uno, sin posibilidad de objeción de conciencia, es un abuso incompatible con las reglas democráticas establecidas.

4. En tanto no se aplique el nuevo sistema, el Estado consignará en sus Presupuestos Generales la adecuada dotación a la Iglesia Católica, con carácter global y único, que será actualizada anualmente.

Esto es una prolongación de lo anterior. Los contribuyentes colaboran con el sostenimiento de la IC con independencia de su credo. Con ello, no sólo dejamos abierta la puerta a que terminen hablando de derechos adquiridos, sino que institucionaliza el saqueo a las arcas públicas de una organización privada dependiente de un estado ajeno: El Vaticano.

5. La Iglesia Católica declara su propósito de lograr por sí misma los recursos suficientes para la atención de sus necesidades. Cuando fuera conseguido este propósito, ambas partes se pondrán de acuerdo para sustituir los sistemas de colaboración financiera expresada en los párrafos anteriores de este artículo, por otros campos y formas de colaboración económica entre la Iglesia Católica y el Estado.

Éste es un propósito que no está en vías de cumplirse a juzgar por la última renegociación que el ejecutivo socialista propició. La IC está más que contenta con las nuevas condiciones sonsacadas a éste Gobierno tan anticatólico.

Nótese que, pese a comprometerse con el objetivo de la autofinanciación, la IC se reserva la opción de seguir recibiendo dinero estatal. Las arcas vaticanas parecen no tener fondo.

ARTICULO IV

1. La Santa Sede, la Conferencia Episcopal, las diócesis, las parroquias y otras circunscripciones territoriales, las Ordenes y Congregaciones religiosas y los Institutos de vida consagrada y sus provincias y sus casas tendrán derecho a las siguientes exenciones:

A) Exención total y permanente de la Contribución Territorial Urbana de los siguientes inmuebles:

1) Los templos y capillas destinados al culto, y asimismo, sus dependencias o edificios y locales anejos destinados a la actividad pastoral.

2) La residencia de los Obispos, de los Canónigos y de los Sacerdotes con cura de almas.

3) Los locales destinados a oficinas, a Curia diocesana y a oficinas parroquiales.

4) Los Seminarios destinados a la formación del clero diocesano y religioso y las Universidades eclesiásticas en tanto en cuanto impartan enseñanzas propias de disciplinas eclesiásticas.

5) Los edificios destinados primordialmente a casas o conventos de las Ordenes, Congregaciones religiosas e Institutos de vida consagrada.

B) Exención total y permanente de los impuestos reales o de producto, sobre la renta y sobre el patrimonio.

Esta exención no alcanzará a los rendimientos que pudieran obtener por el ejercicio de explotaciones económicas ni a los derivados de su patrimonio, cuando su uso se halle cedido, ni a las ganancias de capital, ni tampoco a los rendimientos sometidos a retención en la fuente por impuestos sobre la renta.

C) Exención total de los Impuestos sobre Sucesiones y Donaciones y Transmisiones Patrimoniales, siempre que los bienes o derechos adquiridos se destinen al culto, a la sustentación del clero, al sagrado apostolado y al ejercicio de la caridad.

D) Exención de las contribuciones especiales y de la tasa de equivalencia, en tanto recaigan estos tributos sobre los bienes enumerados en la letra A) de este artículo.

Toma castaña. ¿Éstos privilegios tienen cabida en una democracia donde todos somos teóricamente iguales? En Europa, donde siempre van varios pasos por delante, no deben pensar así ya que la Comisión Europea obligó al Gobierno a modificar los acuerdos económicos con la IC para adaptarlos a la legislación comunitaria. Y nosotros, a verlas venir. Y todo a pesar de la caterva de ateos que nos gobiernan.

Sobre enseñanza y asuntos culturales.

ARTICULO II

Los planes educativos en los niveles de Educación Preescolar, de Educación General Básica (EGB) y de Bachillerato Unificado Polivalente (BUP) y Grados de Formación Profesional correspondientes a los alumnos de las mismas edades incluirán la enseñanza de la religión católica en todos los Centros de educación, en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales.

Por respeto a la libertad de conciencia, dicha enseñanza no tendrá carácter obligatorio para los alumnos. Se garantiza, sin embargo, el derecho a recibirla.

(...)

En los niveles de enseñanza mencionados, las autoridades académicas correspondientes permitirán que la jerarquía eclesiástica establezca, en las condiciones concretas que con ella se convenga, otras actividades complementarias de formación y asistencia religiosa.

La doctrina nunca puede estar presente en la enseñanza pública de un estado laico/aconfesional. Éste Gobierno al menos ha tenido la valentía de retirarla del expediente académico (uno de los escasas medidas valientes que ha tomado en éste ámbito, en contraposición a una actitud bastante genuflexa ante la jerarquía católica) y la sigue manteniendo como asignatura opcional pero no puntuable. Solo faltaba que los valores morales y religiosos del alumno contribuyeran a engordar o menguar su nota media general basada esencialmente en disciplinas eminentemente empíricas y/o científicas.

Y por supuesto, la jerarquía eclesiástica no puede estar por encima de las autoridades académicas a la hora de definir contenidos o actividades. En un estado laico este sería un problema inexistente.

ARTICULO V

El Estado garantiza que la Iglesia Católica pueda organizar cursos voluntarios de enseñanza y otras actividades religiosas en los Centros universitarios públicos, utilizando los locales y medios de los mismos. La jerarquía eclesiástica se pondrá de acuerdo con las autoridades de los Centros para el adecuado ejercicio de estas actividades en todos sus aspectos.

Otro abuso que la IC se reservó al firmar el concordato. Una institución privada al servicio de un estado extranjero no tiene legitimidad para utilizar instalaciones públicas de ninguna clase. No más que cualquier otra organización privada. Si las susodichas instalaciones estás sujetas a alquiler puntual, lo exigible es que el realquilado pague por ese uso. Ninguna administración pública tiene derecho a ceder espacio público alguno a entidades corporativas particulares a cambio de nada, ya que no es propietario sino gestor.

ARTICULO VII

La situación económica de los Profesores de religión católica, en los distintos niveles educativos que no pertenezcan a los Cuerpos docentes del Estado, se concertará entre la Administración Central y la Conferencia Episcopal Española, con objeto de que sea de aplicación a partir de la entrada en vigor del presente Acuerdo.

Otro ejemplo de lo desfasado del concordato al referirse a la administración central cuando, a día de hoy, la educación se encuentra gestionada por las comunidades autónomas.

ARTICULO X

3) Los alumnos de estas Universidades [católicas privadas] gozarán de los mismos beneficios en materia de sanidad, seguridad escolar, ayudas al estudio y a la investigación y demás modalidades de protección al estudiante que se establezcan para los alumnos de las Universidades del Estado.

Es decir, equipara las cuantías estatales destinadas a ayudas en la educación pública con las que recibe la enseñanza privada católica. Se beca a estudiantes de universidades, que no dejan de ser negocios privados, en la misma medida que los que cursan estudios en las universidades públicas. Así, consiguen inyectar un plus de prosperidad a sus negocios porque el Estado financia parte de los estudios de sus alumnos, con cargo al bolsillo de todos los contribuyentes. En otras palabras, el Estado colabora económicamente en que los alumnos de las universidades católicas cumplan sus objetivos académicos, con lo que contribuye a asegurar la viabilidad de éstos centros.

ARTICULO XIV

Salvaguardando los principios de libertad religiosa y de expresión, el Estado velará para que sean respetados en sus medios de comunicación social los sentimientos de los católicos y establecerá los correspondientes acuerdos sobre estas materias con la Conferencia Episcopal Española.

El respeto no entraña obligación, pero actualmente la televisión pública sigue emitiendo misa los domingos por la mañana y dedica coberturas desmesuradas cuando un Papa se va al otro barrio. Y todo ello a pesar de que contamos con un presidente que es la personificación del ateísmo.

ARTICULO XVII

2) Quedan asegurados, no obstante, los derechos adquiridos de las Universidades de la Iglesia establecidas en España en el momento de la firma del presente Acuerdo, las cuales, sin embargo, podrán optar por su adaptación a la legislación general sobre Universidades no estatales.

Desconozco cuales son esos “derechos adquiridos”, pero sabiendo que provienen de la época del nacionalcatolicismo me temo lo peor. Eso sí, nos hacen el favor de contemplar la posibilidad de asumir la legislación vigente resultante de ese proceso que provoca tantas reticencias llamado transición. Dí que sí. Ante todo, talante y hechuras democráticas.

Me dejo en el tintero lo relativo a las Fuerzas Armadas pero me da pereza meterme con ello. También vienen reflejadas situaciones de trato de favor aunque, en apariencia, de menor relevancia que las arriba reseñadas.

Por la abolición del concordato y la puesta en práctica del laicismo institucional, lo que no conlleva convertir a España en un país anticatólico. Que nadie se engañe con esa patraña.

miércoles, 2 de enero de 2008

La jerarquía católica entra en campaña electoral

La cúpula dominante de la Iglesia Católica en España entró a bocajarro en la campaña electoral el pasado domingo 31 de diciembre, pese a no estar oficialmente abierta. Estamos habituados a que pinceladas como éstas se produzcan en el mundo de la política, pero durante ésta ya moribunda legislatura los prebostes del catolicismo patrio no han dudado en posicionarse cuantas veces ha hecho falta al lado del único partido conservador con opciones de gobernar.

Que una institución sufragada en gran parte por el Estado, es decir, por todos nuestros bolsillos, se posicione políticamente me parece cuestionable desde un punto de vista ético, pero podría ser algo circunscrito en el ámbito de la libertad de expresión. Lo que ya no soporta el menor análisis desde una perspectiva democrática es que se censuren tácita o explícitamente decisiones votadas en el Parlamento nacional para luego, con toda la desvergüenza del mundo, afirmar que España está abocada al fin de la democracia porque esas decisiones no comulgan con el credo fundamentalista católico que ellos promueven.

Criticar las resoluciones tomadas desde las Cortes Generales desde un prisma confesional, apelando a la Constitución y omitiendo el carácter laico de la misma, sí que es un retroceso democrático. Pero qué talante democrático debemos esperar de una institución en la que jamás ha enraizado ninguno de los valores vinculados a la democracia, hasta el punto de haber subsistido en España durante cuatro décadas al amparo de una dictadura.

Las majaderías que han dicho aquellos que, desde el engaño y la falsedad, prostituyen unas creencias milenarias llámándose a sí mismos cristianos, no tienen desperdicio.

La Comunidad cifra los asistentes en más de un millón. Los organizadores, en más de dos

Mal empezamos. Que la CAM mienta en relación al número de asistentes en las concentraciones que apoyan es algo que ya no sorprende. Pero siendo los organizadores unos señores que predican sobre, entre otras cosas, la verdad, que se descuelguen con semejante cifra ya nos habla mucho de la clase de elementos tenemos entre manos: unos profesionales de la mentira.

El Papa apuntaba también que "los padres tienen la obligación fundamental de educar sus hijos en la fe"

En lugar de generalizar, no hubiera sobrado una mención expresa a que éste llamamiento va dirigido a los padres católicos. No siendo así, a lo que suena es a imposición. Y eso que Benito 16 fue de los más moderados.

"La familia, fundada en el matrimonio, comunión indisoluble del hombre y la mujer, constituye el ámbito en que la vida del hombre está protegida", afirmaba Benedicto XVI.

Vaya. Entonces debemos inferir que la existencia de curas, monjas, obispos y cardenales entrañan una amenaza para el “ámbito de la vida del hombre” ya que suponen una interrupción del ciclo de la vida que acentúan como esencial, ¿no?

Pero entró en acción Rouco Varela y el éxtasis de la indecencia alcanzó las cotas esperadas en un personaje de su calaña.

Rouco criticó que se estén fomentando "principios y estilos de vida opuestos al matrimonio indisoluble y a la transmisión de la vida", y que eso "se posibilite y favorezca jurídicamente por las leyes vigentes". Recordó que "el origen y el fin del matrimonio, sus elementos constitutivos y sus principios vienen determinados por Dios a través de la ley natural", y que ni los grupos sociales ni la autoridad del Estado "pueden manipular a su gusto esos principios y elementos esenciales".

Que un tipo que ha consagrado su propia existencia a unos principios que niegan en su propia persona la progagación de la especie y, por tanto, de la familia, nos hable de “la transmisión de la vida” en esos términos es un mal chiste, una broma de mal gusto, un insulto. Luego, sin mencionarlas, arremete contra leyes votadas en el Parlamento como la del divorcio y la de los matrimonios gays, apelando a lo que no es otra cosa que un dogma de fe y despreciando la aconfesionalidad del estado consagrada en la Constitución. Esos “principios elementales” son SUS principios, no son los míos ni los de millones de personas en España, y un estado laico como el nuestro debe legislar para todos, sobre todo cuando esas leyes que tanto disgustan a Rouco no suponen menoscabo alguno para los derechos de sus feligreses.

Por cierto, ¿matrimonio indisoluble, dices? ¿Como el de Rociíto, quizá, anulado por el Vaticano? ¿Cómo se llama eso, Rouco? ¿Hipocresía? ¿Doble moral? ¿Cuánto cuesta una gestión de ese calibre?

"¡No hay tiempo que perder! Urge la respuesta cristiana a esta pregunta crucial para nuestro futuro, el de España, el de Europa y el de toda la humanidad"

Si la respuesta cristiana es el veneno de la mentira que traen tus palabras, Rouco, no me queda más que calificarte de ferviente anticristiano.

Eso sí, el cardenal recalcó que "ofrecemos ese testimonio, no lo imponemos", pero "sí pedimos que sea comprendido, que sea aceptado".

Pero qué cara más dura. No lo impones porque no puedes, ya bastante imposición tuvimos durante los cuarenta años de franquismo. Aún así, utilizas todos los resortes disponibles para que los valores que forzaron a millones de españoles a plegarse al nacionalcatolicismo vuelvan a estar vigentes. Y si es posible, legislación mediante. Porque tu fe sí se puede estar presente en la legislación, ¿eh, Rouco? Para eso es la única y verdadera...

Porque, según el cardenal, "nos entristece tener que constatar que nuestro ordenamiento jurídico ha dado marcha atrás respecto a lo que la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas reconocía y establecía hace ya casi sesenta años, a saber: que 'la familia es el núcleo natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a ser protegida por la sociedad y por el Estado'".

La peor mentira de las que han trascendido a los medios de comunicación es ésta. La familia nunca ha dejado de estar protegida o, en su defecto, sigue igual de protegida que cuando no te manifestabas, Rouco. Las leyes que tan poco te gustan no son de obligado cumplimiento sino voluntarias, ¿comprendes, Rouco? Es natural que no lo entiendas habida cuenta de que la libertad de elección brilla por su ausencia en el ámbito en el que te mueves. La jerarquía eclesiástica reprime sitemáticamente los intentos para que curas y monjas puedan contraer matrimonio y tener familia. Sí, familia. ¿Quiénes son los curas para hablar de algo que nunca han tenido? O para que las mujeres puedan acceder al sacerdocio en igualdad de condiciones que el hombre. O para que la iglesia de base tenga voz y no se vea abocada al permanente ninguneo por parte de la Conferencia Episcopal y los arzobispados.

Sí, Rouco, mientes porque no buscas decir la verdad. Mientes porque lo que quieres es hacer política manipulando a los que sabes fieles seguidores que no te cuestionan, porque pretendes decantar la balanza electoral hacia una opción más propicia a tus intereses, los cuales, no son otros que el dinero y el poder.

Pero lo que más me puede, lo que más me enerva, es que éste tipejo hable de moral cuando el arzobispado que dirije está condenado en firme por el Tribunal Supremo como responsable civil en un caso de pederastia. O que en el seno de la jerarquía católica se de cobijo, y en calidad de obispo, a una basura humana que se atreve a justificar los casos de pederastia porque hay niños que “si te descuidas, te provocan” y a eximir tácitamente de culpa a sus agresores. O que en una manifestación en defensa de la familia no se haga mención alguna a que una figura, en principio de confianza y que representa valores inatacables como es un sacerdote, se convierta en una amenaza para el principal tesoro de las familias: sus hijos.

El déficit moral de la jerarquía católica española es abrumador. Qué triste es ver que hay miles de ciudadanos dispuestos a avalar tan estruendosa y lamentable carencia con su apoyo incondicional.

Luego entró en liza el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez. Se mostró más contenido pero aún así dejó alguna perla que merece la pena destacar.

Una familia, advirtió, a la que algunas tachan de "tradicional" despectivamente, como si se tratase de "la familia superada por el correr del tiempo, anacrónica y trasnochada". Al contrario, según el presidente del episcopado, "la familia es tradicional, porque hunde sus raíces en la misma naturaleza humana; es antigua y nueva; su vigencia es de ayer, de hoy y de mañana; la medida de su verdad es la perduración".

¿Sabes, Blázquez? Quien se pica ajos come. No conozco a nadie que haya dedicado esos adjetivos a la familia, y de ser así. ¿Consideras justificado montar todo éste putiferio para dar réplica a no se sabe qué autor de dichas palabras? ¿No estarás inventando tú también la existencia de un enemigo, agitando el fantasma de una amenaza que no existe, para mantener prietas las filas y evitar fisuras que puedan hacer tambalear vuestra autoridad, la de quienes manejáis el chiringuito episcopal a vuestro antojo? ¿Todo esto no será más que una coartada para salvar vuestro propio y bien posicionado culo?

La pirotecnia retórica llegó con el cardenal de Valencia, el arzobispo García Gasco. Se descolgó con estupideces como las que siguen.

A su juicio, "los poderes públicos deben proteger y defender la familia y no socavar sus fundamentos". Porque "la cultura del laicismo es un fraude y un engaño, no construye nada, sólo desesperanza por el camino del aborto, del divorcio 'express' y de una ideología que quiere manipular a los jóvenes".

El problema para éste señor es que sólo contempla un tipo de familia y, mal que le pese, la que le gusta no es la única, y la obligación de los poderes públicos es velar por TODAS las personas, de ahí que se legisle en esa dirección, independientemente de la familia que formen. Su alusión a la “cultura del laicismo” es la propia de un fanático, de un integrista católico. Resulta que en Francia la “cultura del laicismo” es una de las bases de su democracia, y ahí tenemos a ese país, uno de los punteros del planeta. Será que allí no cuentan con lumbreras como el cardenal de Valencia marcando directrices.

Fijémonos cómo no hace alusión al divorcio a secas, sino al “divorcio express”, tal y como se ha denominado a la última reforma de dicha ley llevada a cabo por el ejecutivo socialista. En teoría, desde una perspectiva religiosa, tan pecaminoso es uno como otro, pero ocurre que al primero se han acogido numerosas personalidades del entorno conservador nacional, y tampoco era cuestión de azotar a quienes engrosan las propias filas. De hipocresía la jerarquía católica sabe un huevo, así que hay que saber callar cuando conviene y soltar a la bestia que llevan dentro cuando toca desgastar al rival político. Esa es su auténtica guerra, una especie de yihad incruenta.

Relacionar laicismo y aborto es otra de las aberraciones vomitadas por éste disminuido moral. Aborta quien se ve en la necesidad o quien quiere y puede hacerlo, por ello es necesaria una legislación al respecto que no condene al desamparo y a mala praxis médica a quien tenga la decisión firme de abortar. Precisamente, si hay algo que NO ES el colectivo sudamericano en España es laico, y ello no es obstáculo para que sea la comunidad que más ha elevado el índice de abortos en nuestro país, que sigue estando por debajo de la media europea y de países como EE.UU. y Canadá, por cierto.

Las veladas alusiones a la asignatura Educación para la Ciudadanía son insultantes viniendo de quienes impusieron su credo como integrante indivisible del sistema de enseñanza público durante casi cuatro décadas. Y son tramposas ya que los contenidos impartidos no difieren mucho de los que jamás les sacaron a la calle mientras la asignatura se llamó Ética. Pero es que entonces no se daba el problema que ahora sí tienen: el gobierno del Estado no les es afín.

"Por ese camino no se respeta la constitución de 1978, por ese camino nos dirigimos a la disolución de la democracia"

No, señor arzobispo de Valencia, no. Lo que es un ataque a la democracia es que a unos contribuyentes se les obligue a pagar forzosamente a una institución privada dedicada a marcar el horizonte moral únicamente a los adscritos a su credo, vía IRPF. Una ofensa a la democracia es que a uno no le permitan la apostasía cuando fue incluido en el rebaño católico a poco de nacer y sin uso de razón. Y no cumplir con la Constitución de 1978 es mantener vigente un concordato que atenta contra las bases de la Carta Magna en lo tocante a la aconfesionalidad del Estado y no velar por la igualdad de derechos entre ciudadanos, que es lo que la secta anticristiana de la que formas parte persigue con tanto empeño. Por no hablar de la obligación de la Iglesia Católica, también reflejada en el concordato, de buscar la autofinanciación, pero se conoce que lo que no conviene cumplir, sencillamente, no se cumple.

De increíble cabe calificar su bajeza moral cuando hablan de “disolución de la democracia” quienes no sienten el menor apego por los mecanismos que regulan y gestionan un sistema democrático.

Luego se unió al estomagante coro el arzobispo de Toledo, monseñor Cañizares.

"la sociedad española vive una gran amenaza social con legislaciones inicuas e injustas" y "recibe ataques de gran calado".

Las legislaciones siempre tendrán defensores y detractores, pero jamás podrá ser injusto aquello que reconoce derechos a quienes carecían de ellos sin tocar los ya existentes. Y los ataques que menciona no son otra cosa que una reducción de privilegios, inadmisibles en un entorno democrático. La generosa reforma de los acuerdos Iglesia-Estado que les ha regalado éste malo malísimo gobierno socialista, no olvidemos, se hizo a instancias de la Unión Europea debido a la incompatibilidad de los privilegios fiscales que hasta entonces disfrutaba el estamento eclesiástico nacional con la legislación comunitaria.

También hubo actuaciones estelares de monos de feria como un tal Kiko Argüello, fundador de una secta llamada Camino Neocatecumenal. Nos dejó alguna que otra deposición especialmente fétida.

El don de la familia que, según Argüello, hay que defender frente "este Gobierno, ateo y laico, que nos quiere hacer creer que la nave de nuestra vida no va a ningún sitio. Pues si va, va al cielo"

¿Gobierno ateo, cuando renegocia al alza con la jerarquía católica los acuerdos Iglesia-Estado? ¿Gobierno ateo el que garantiza la presencia religiosa confesional en la enseñanza pública pese a la calidad de aconfesional que disfruta nuestro Estado? Pero claro, es que no es obligatoria ni puntuable para el expediente académico, y eso que dicen que no quieren “imponer”... Además, éste fundamentalista católico dice “ateo” como si fuera algo malo... Ojalá éste Gobierno tuviera los suficientes arrestos para llevar a término un programa verdaderamente laico sin estar pendiente de los exhabruptos expelidos por el integrismo católico.

Y después de todo lo anterior, el último chiste:

Y al pie de la enorme cruz del estrado, una pancarta: "La familia cristiana goza de buena salud".

Si la familia cristiana se siente tan robusta, ¿qué sentido tiene organizar ésta romería?

A lo que lleva estar en campaña electoral. A demostrar no tener un ápice de vergüenza y encima presumir de ello. Complejos fuera. Un exhibicionismo digno de la cabalgata del día del orgullo gay.